15/2/18

EL SERVICIO AÉREO Y PRIMEROS AVIADORES DE LA GUARDIA CIVIL
















Emblema del Servicio Aéreo de la Guardia  Civil

En el año 1973 fue creado el Servicio Aéreo de la Guardia Civil, recibe sus dos primeros helicópteros BO105, con el fin de mejorar su actuación en las Misiones que desarrollan, desde el Rescate en Alta Montaña y el Apoyo a otros Organismos que les necesitan, hasta la Evacuación de heridos y la participación en Operaciones de Seguridad Ciudadana y mantenimiento del Orden público. Ello hizo necesario enviar a la Escuela de Helicópteros del Ejército del Aire, situada entonces en el aeródromo militar de Cuatro Vientos, a un pequeño grupo de pilotos y mecánicos para recibir la correspondiente instrucción en aparatos de alas giratorias. Al principio esta primera Unidad estuvo estacionada en la Base Aérea de Colmenar Viejo de las Fuerzas Aeromóviles del Ejército de Tierra. Al irse recibiendo más helicópteros se hizo necesario su traslado a la Base Aérea de Torrejón del Ejército del Aire en 1978.                   






Hoy día el Servicio Aéreo de la Guardia cuenta con una plantilla de 381 Guardias Civiles entre Pilotos (134), Mecánicos (150), Ingenieros aeronáuticos, Operadores de radar y personal Técnico y Administrativo, y una plantilla de Aeronaves formada por 2 aviones CN 235-300, 16 helicópteros BO-105, 8 helicópteros BK-117, 13 helicópteros EC-135 y 4 Helicópteros Dauphine AS 365 N3.











Pilotos de helicópteros de la Guardia Civil


A partir de 1983 comenzó el despliegue de las Unidades Periféricas que ha ido en aumento. En 1997, a partir del anterior, el Servicio Aéreo se reorganizó en 2001 como el Órgano Especializado en las funciones encomendadas a la Guardia Civil con medios y material aeronáutico, dependiente de la Jefatura de Unidades Especiales y de Reserva que tiene a su cargo la organización, coordinación y explotación de los medios aéreos de la Guardia Civil. Así como el asesoramiento técnico al desempeño de las competencias de Policía Administrativa Aeronáutica que tenga asignadas el Cuerpo. De igual modo, colabora con las Autoridades Judiciales y las Unidades en asuntos propios de la especialidad aérea como peritajes, informes técnicos y accidentes aéreos.

El Servicio Aéreo de la Guardia Civil cuenta con Bases en:       




El Servicio Aéreo se cuenta con los siguientes medios:

















Helicóptero modelo BO-105


Helicóptero modelo C-135. Plan de sustitución progresiva de los veteranos BO-105 


Helicóptero modelo BK-117


Helicóptero modelo Dauphine AS 365 N3. Cedidos 4 por el Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente (MAGRAMA) 



Avión modelo CN-235 de CASA

















Avión modelo P2006T MRI

En el año 2016 participó con la Guardia Civil  en la Operación Indalo y la Operación Closeye de Frontex, completando las dos Operaciones de Vigilancia a zona del sur de Italia el tráfico de embarcaciones ilegales implicadas en el tráfico de inmigrantes, apoyando las labores de salvamento.  



 LOS PRIMEROS AVIADORES DE LA GUARDIA CIVIL 


Pero muchísimos años antes ya hubo miembros de la Guardia Civil que a los mandos de sus aviones habían surcado los cielos, no solo de la Península Ibérica sino también del antiguo Marruecos español. El monumento a los 42 Caídos de la Aviación Militar, que se encuentra en la lonja del Cuartel General del Ejército del Aire, en la Plaza de la Moncloa, en cabeza de esos gloriosos aviadores está el nombre de un Guardia Civil. Era el Primer Teniente Máximo Ramos Martínez, y la fecha de su fallecimiento la del 26 de enero de 1914. Es decir, la segunda Víctima de nuestra Aviación Militar después del Capitán de Infantería Celestino Bayo Lucía, muerto en junio de 1912.


Monumento a los 42 Caídos de la Aviación Militar en la  Lonja del Cuartel General del Ejército del Aire en la Plaza de la Moncloa

Se han podido encontrar un total de nueve miembros de la Benemérita que obtuvieron el título de Piloto Militar antes de Guerra Civil. El Capitán Montero había sido el precursor del piloto automático de aeroplanos, con su invento, ha pasado a la Historia de la Aviación con el nombre del “Aerostable Montero”. La mayoría se forjaron como Aviadores y Observadores en la Campaña de Marruecos entre 1919 y 1927, volando numerosas Misiones en condiciones muy críticas y difíciles y apoyando con grave riesgo de sus vidas a nuestras Fuerzas terrestres durante toda la Campaña. Como ejemplo de la dureza en la que tuvieron que participar se debe recordar que durante las Operaciones en la de Guerra de Marruecos, que se iniciaron el 2 de noviembre de 1913 hasta su finalización el 10 de julio de 1927, nuestra Aviación Militar perdería 139 aviones y 79 aviadores (pilotos, observadores y ametralladores) encontraron la muerte.


El Capitán D. Carlos de Haya González, insigne aviador de la Aviación Militar Española y que durante nuestra Guerra Civil se consagró como uno de sus más grandes pilotos y arriesgó su vida para abastecer desde el aire a los Guardias Civiles y a sus familiares durante los nueve meses que resistió aquél heroico reducto que fue la defensa del Santuario de Santa María de la Cabeza. Sus restos descansan junto a los del Capitán Cortés en dicho Santuario.


Capitán de la Guardia Civil y aviador militar

MÁXIMO RAMOS MARTÍNEZ  


El primer aviador de la Benemérita muerto en Acto de Servicio


El Primer Teniente Máximo Ramos Martínez


El 11 de julio de 1903, ingresó en la Academia de Infantería de Toledo. En julio de1906, fue promovido al empleo de Segundo Teniente. Siendo su primer destino el Batallón de Cazadores de Madrid nº 2.

En abril de 1910, le fue concedido el ingreso en el Instituto de la Guardia Civil, con el empleo de Primer Teniente y destinado  a la Sexta Compañía de la Comandancia de Guadalajara, a la Línea de Pastrana.

En marzo de 1913, se le autoriza a realizar las prácticas previas para adquirir la instrucción de piloto de aeroplano que tendrían lugar en el Parque Aerostático de Guadalajara y en el Aeródromo Militar de Cuatro Vientos. Siendo declarado apto es llamado nuevamente a la Escuela Militar de Aviación.            


En uno de sus vuelos a los mandos del BOXKITE

(Foto de Blanco y Negro)

El 25 de octubre de ese año, superadas las pruebas reglamentarias, para las que utilizó el Boxkite b.B nº 1, fue declarado Piloto aviador Militar de Segunda Categoría. Posteriormente pasaría a la Escuela de Aviación Militar de Cuatro Vientos para iniciar las prácticas establecidas para obtener el título de Primera Categoría.

El 26 de enero de 1914, el Primer Teniente y aviador militar perteneciente a la Guardia Civil Máximo Ramos, fallecía en el Aeródromo de Cuatro Vientos al estrellarse contra el suelo el aeroplano que pilotaba, el Bristol Boxkite b.B número 2. Era el primer aviador de la Historia de la Guardia Civil fallecido en Acto de Servicio.

Según informe del Jefe de Línea de Campamento remitido al Jefe del Tercio de la Comandancia Norte de la Guardia Civil, dice que… al tratar de aterrizar en el Aeródromo de Cuatro Vientos el Primer Teniente Máximo Ramos Martínez se salió violentamente de su asiento, haciendo dar la vuelta al aeroplano, que cayó a tierra con el Oficial de referencia, que resultó muerto casi instantáneamente por efecto del golpe y quedando destrozado el citado aeroplano.

Aprobada en 1912 la Ley por la cual el Servicio Militar Aeronáutico  sería considerado como de Campaña y daría derecho al personal que tripulase un aeroplano, a los beneficios del Reglamento de Recompensas en tiempo de Guerra. S. M. el Rey D. Alfonso XIII, con fecha 15 de abril de 1914, concedió “al Primer Teniente de la Guardia Civil al empleo de Capitán, con antigüedad de 26 de enero último.  


Su nombre en el Monumento a los Caídos de la Aviación Militar


Capitán de la Guardia Civil y aviador militar

DANIEL MONTERO MARTÍN 

Inventor del “Aerostable Montero”



El Capitán Aviador de la Guardia Civil Daniel Montero Martín


Causó alta en el mes de marzo de 1891 en la Tercera Compañía del Primer Batallón en el Regimiento de Infantería del Príncipe nº 3 como voluntario en el Ejército por el tiempo de tres años. Causando baja en 1894.

          En el verano de 1896, fue nombrado por Real Orden Alumno del Colegio de la Guardia Civil en la localidad de Getafe. Cursando estudios en dicho Colegio, fue ascendido al año siguiente al empleo de Sargento. En diciembre de 1898 por una Real Orden se le concedía el empleo de Segundo Teniente de la Guardia Civil. En diciembre de 1903 se le declara apto para el ascenso a Primer Teniente del Cuerpo, continuando en el mismo Destino.

Años más tarde, debido a la inquietud del Teniente Montero por el problema de la estabilidad de los aeroplanos, le llevó a cursar Instanciapara efectuar prácticas en la Escuela Militar de Cuatro Vientos y poder obtener el título de Piloto aviador, con el fin de adquirir los conocimientos necesarios en el manejo de estos aparatos y poder ensayar los dispositivos de su invención para la resolución de la estabilidad automática de los aeroplanos”.

En septiembre de 1912, una Circular publicada en el D.O. del Ministerio de la Guerra, dispuso que el Teniente de la Guardia Civil Montero Martín, pudiera realizar las prácticas de Aviación, siendo el primer Oficial de la Benemérita en ser convocado para un Curso de Piloto Militar.

El 3 de noviembre de ese mismo año, es ascendiendo al empleo de Capitán. Posteriormente, según otra Circular, declarado apto en las prácticas previas, es convocado para recibir instrucción de Piloto aviador en el Aeródromo Militar de Cuatro Vientos.  























El aeroplano Farman MF-7 donde iniciaría sus primeros vuelos

 El Capitán Aviador de la Guardia Civil Montero, sería el protagonista español de un invento de estabilidad automática de aeroplanos, al que bautizó con el nombre  de “Aerostable”. El aeroplano de Montero era, muy parecido al de Farman, pero presentaba un ingenioso sistema estabilizador automático, que puede ser calificado como “el primer piloto automático” construido en el mundo.  
























Aparato tipo Farman dotado con el invento de Daniel Montero (1915)     

          En 1914, uno de esos vuelos de ensayo el “Aerostable Montero” montado en un Farman resultó destruido en un aterrizaje desafortunado y por falta de recursos y apoyos económicos el Capitán no pudo continuar perfeccionando su invento. Desgraciadamente el perfeccionamiento del “Aerostable Montero”, primer piloto automático de la Historia de la Aviación, no seguiría adelante.


Capitán de Carabineros y aviador militar

LUIS RUANO BELTRÁN   

Mártir por la Patria


En 1921, en el Aeródromo melillense de Nador, el Teniente Luis Ruano Beltrán cuarto por la izquierda

El 5 de junio de 1914 ingresó en el Regimiento de Artillería de Melilla como Artillero de 2ª voluntario. Al año siguiente fue nombrado Alumno de la Academia de Infantería por una Real Orden, y en julio de 1918 fue promovido al empleo de Álferez de Infantería, y destinado al Regimiento Galicia nº 19 en la localidad de Jaca.

En septiembre de 1919 una Ral Orden disponía que se incorporase al Aeródromo de Cuatro Vientos el Alférez Ruano con el objeto de seguir un Curso de Observadores de aeroplano. Más tarde, se incorpora al Aeródromo de Getafe para realizar las prácticas reglamentarias para adquirir el título de Piloto de aeroplano, hasta que le destinan a Melilla para incorporarse a la Segunda Escuadrilla de Marruecos de la Aviación Militar, en el Aeródromo de Zeluán, próximo a la ciudad.       
                                                    
El Alférez Ruano, comenzó como Observador de aeroplano efectuando vuelos en Misiones de reconocimiento aéreo sobre distintas zonas de Marruecos. Siguiendo en 1921 en dicha Escuadrilla de Melilla desplegada en Zeluán, el ya ascendido a Primer Teniente.

Después de la pérdida de Zeluán y una vez recuperados por el Ejército español los terrenos ocupados, el Aeródromo se traslada a las instalaciones de Nador al sur de Melilla, iniciando con su Escuadrilla, los vuelos de reconocimiento y bombardeo, cooperando, en lo que se llamó “Campaña de Desquite”, teniendo una heroica actuación en la Campaña de Marruecos.























Avión Cazabombardero Bristol F-2B de la Base de Nador

En abril de 1922 y mediante Orden del Minsterio de la Guerra, se le concedía el ingreso en el Cuerpo de Carabineros en el empleo de Teniente efectuando su alta en la Comandancia de Orense, pero continuando sus Servicios en la Aeronáutica Militar. Siéndole concedido por Real Orden en julio el título de Piloto Militar de Aeroplano. Por su heroica participación con la Segunda Escuadrilla de Melilla, le sería concedida la Medalla Militar Colectiva. 

Su participación en el Desembarco de Alhucemas el 6 de septiembre de1925, lo realizó con la Segunda Escadrilla del Grupo de Hidroaviones estacionados en la Base melillesnse de El Atalayón, en la Bahía de Mar Chica.     

      
Base de Hidroaviones de El Atalayón de Mar Chica, en Melilla

A finales de 1930, causó baja en su destino en la Comandancia de Huelva pasando, a petición propia, a la situación de Supernumerario e incorporándose como Piloto aviador en la Compañía de Líneas Aéreas Subvencionadas, SA. En el año 1933, es ascendido a Capitán de Carabineros por una Orden Ministerial. Siendo piloto de la Compañía Aérea LAPE, propiedad del Estado, el 7 de agosto fue detenido y trasladado a la Prisión de San Antón,  siendo sacado de ella el día 4 de noviembre y fusilado sin juicio ni defensa en Rivas de Vaciamadrid con otros compañeros Militares y civiles.


Capitán de la Guardia Civil y aviador militar

JOSÉ ARIAS JIMÉNEZ

Un excelente aviador y profesor de Vuelo

El día 24 de agosto de 1913, ingresa como alumno en la Academia de Infantería. En junio de 1916, fue promovido al empleo de Segundo Teniente de Infantería. Siendo destinado al Regimiento de Infantería de Extremadura nº 15 en la ciudad de Algeciras.

Mediante escrito del General Jefe del Servicio de Aeronáutica Militar, se comunicaba al Teniente de Infantería Arias Jiménez asistir al Curso de Pilotos de Aeroplano al Aeródromo Militar de Cuatro Vientos en Madrid, incorporándose en septiembre de 1920.

Una Real Orden de junio de 1920, disponía que se le había concedido el ingreso en el Instituto de la Guardia Civil al Teniente José Arias Jiménez. Autorizando a continuar en el Servicio de Aviación y quedando agregado a efectos de Haberes al Primer Tercio de la Guardia Civil.

Una vez terminado el Curso, es destinado al Aeródromo de Cuatro Vientos para la Primera Escuadrilla de  De Havilland 300 Hispano. Por una Real Orden de agosto de 1921, causaría alta en los Servicios de Aeronáutica Militar y baja  en el Primer Tercio de la Guardia Civil. 



Avión DH-9A 300 Hispano de la Primera Escuadrilla de Cuatro Vientos

El Teniente Arias Jiménez, en el año 1923 tuvo sus primeras Misiones como Aviador en Marruecos. En el Desembarco de Alhucemas, perteneciente a la Segunda Escuadrilla del Aeródromo de Sania Ramel, de Tetuán, tuvo una participación muy intensa y heroica con su Unidad en las Operaciones aéreas previas al Desembarco.           
Por Real Orden Circular el 23 de noviembre de 1925, se le designaba Inspector de la Escuela Civil de Pilotos de Albacete, incorporándose al Aeródromo albaceteño de La Torrecilla ese mismo mes. Por otra Real Orden, el 6 de octubre de 1928, se le concede el empleo de Capitán de la Guardia Civil, pasando destinado a la Comandancia de Lérida continuando en comisión en Aviación. En enero de 1929 por una Real Orden, es ascendido en la Escala del Servicio de Aviación a Jefe de Escuadrilla, destinándole a  los Servicios de Instrucción, continuando en Los Llanos como Inspector de la Escuela.


Los Bristol F-2B avión de enseñanza dela Escuela la Torrecilla

En febrero de 1931, el Capitán Arias, causaba baja en el Servicio  de Aviación  al no poder desempeñar destino con Mando de Fuerza. Había comenzado a sufrir una dolencia cardiaca que le afectaba a sus condiciones físicas y no podía continuar su vida aeronáutica. El 7 de octubre de 1933, fallece a los 40 años de edad en Villa de Arganda (Madrid). 


Comandante de Carabineros y aviador militar

JOSÉ SIMÓN LAFUENTE

Primer Guardia Civil piloto del Ejército del Aire


El Coronel del Ejército del Aire José Simón Lafuente

Ingresó en la Academia de Infantería de Toledo el 7 septiembre de 1914 y el 13 de julio de 1918, fue promovido al empleo de Alférez, siendo destinado al Regimiento de Infantería  de la Albufera nº 26, en Lérida. Después de sus destinos en Marruecos, por Real Orden Circular, en marzo de 1921, ascendía al empleo de Teniente de Infantería.

Por una Real Orden del 12 de diciembre de 1921 se dispone que tras haber solicitado el Curso Observadores, el Teniente Simón Lafuente, se incorpore al Aeródromo Militar de Cuatro Vientos para iniciar las clases teóricas y prácticas de vuelos reglamentarias. Al término del Curso, es destinado al Grupo Occidental (Escuadrilla de Larache) en Marruecos. Allí solicita prestar Servicio en el Cuerpo de Carabineros, en septiembre de 1922, una disposición del Ministerio de la Guerra, le concedía el ingreso en el dicho Cuerpo pasando destinado a la Comandancia de Carabineros de Huesca, pero continuando prestando sus Servicios en comisión en el de Aviación.

En julio de 1923 se marcha al Aeródromo de Getafe para seguir el Curso de Piloto de Aeroplano, una vez terminado, se incorpora  al Segundo Grupo de Larache. El 15 de mayo de 1932 ascendía al empleo de Capitán de Carabineros, continuando en el Arma de Aviación, pasando destinado como forzoso al Grupo de Hidroaviones nº 6 de la Base de Los Alcázares (Murcia).       
























Avión Bruguet XIV

Por Orden de la Dirección General de Aeronáutica en abril de 1936, le destinaba como Observador al Destacamento de Pollensa al mismo Grupo de Hidros 16. Durante los años de la Guerra Civil, desempeñaría misiones y distintos cargos de su empleo en el Servicio con la Aviación Nacional.

Por Orden del 3 de agosto de 1938, fue promovido al empleo de Comandante del Cuerpo de Carabineros. Debido a la Ley de febrero de 1940, que disponía que las Escalas del Aire y de Tierra del Arma de Aviación quedarían constituidas por los Jefes y Oficiales que se relacionaban, causando baja en las Armas y Cuerpos de procedencia y alta en el Cuerpo de Aviación, causa baja en el Cuerpo de Carabineros, y se le concede la antigüedad en el empleo de Comandante del Ejército del Aire de 12 de enero de 1932.

Una Orden del 8 de octubre, que publicaba el B.O. del Ministerio del Aire, se le asciende al empleo de Teniente Coronel, y posteriormente fue designado Jefe del 33 Regimiento de Asalto  en la Base Aérea de Valladolid. 


























Avión de Caza I-15 Polikarpov (Chato) del 33 Regimiento de Asalto de la Base Aérea de Villanubla. Valladolid en 1942

El 6 de octubre de 1943 se le concedía el ascenso al empleo de Coronel y en junio de 1960, por Orden Ministerial pasaba a la situación de Retirado. 


Teniente Coronel de la Guardia Civil y aviador militar

FERNANDO GARCÍA LÓPEZ

Una brillantísima carrera militar frustrada por la Guerra Civil

Obtuvo plaza de Alumno en la Academia de Infantería de Toledo, en septiembre de 1914, siendo promovido en junio de 1917 al empleo de Segundo Teniente del Arma y destinado al Regimiento de Infantería Asturias nº 31 en Madrid. Su empleo de Segundo Teniente tomaría la denominación de Alférez según lo dispuesto por Ley en agosto de 1918, continuando en el mismo destino. Por la Real Orden Circular de 30 de junio es ascendido  al empleo de Teniente.

El 5 de noviembre de 1921 por una Real Orden se le concedería el ingreso en el Instituto de la Guardia Civil y el mismo mes era destinado a la Comandancia de Huelva.

Una Real Orden de 20 de diciembre de 1921, disponía la asistencia del Teniente García López al Curso en el Aeródromo Militar de Getafe, sigue perteneciendo a la Guardia Civil pero en comisión en el Servicio de Aeronáutica. Terminado el Curso en julio de 1922 se incorporó al Aeródromo de Larache, a la Segunda Escuadrilla de las Fuerzas Aéreas de África.

En el año 1925 tras haberse incorporado a Tetuán, participaría con la Segunda Escuadrilla de aviones Fokker C-IV en el Desembarco de Alhucemas, en vuelos de reconocimiento y bombardeo.   


Avión FOKKER C-IV

En febrero de 1935 sería destinado a mandar la Escuadrilla de Observadores de Cuatro Vientos. Al estallar la Guerra Civil en julio de 1936, continuó prestando los Servicios como Piloto, hasta que en agosto, consiguió evadirse de la Zona Republicana con un Breguet XIX a la Zona Nacional. Pidiendo voluntariamente ser destinado a mandar la 27 Cía. del Sexto Batallón de San Marcial y tomar parte activa con su Batallón en numerosas acciones de defensivas y ofensivas.


 Cuatro Vientos en 1936. Aviones Breguet XIX

Por Orden Circular de mayo de 1937, fue ascendido al empleo de Comandante. En octubre de 1937 fue reclamado por el Ministerio del Aire como Piloto y Observador de aeroplano, figurando en la Escala provisional del Arma de Aviación por Orden del Ministerio del Aire, y causando baja en la Comandancia del 12 Tercio de la Guardia Civil en Burgos, donde estaba agregado, pasando a prestar Servicios al 18 Grupo de la 14 Escuadrilla en el Aeródromo de Valenzuela, en Zaragoza. Por una Orden Circular, en 1940 ascendía al empleo de Teniente Coronel, destinándolo como Jefe del 16 Regimiento de la Región Aérea Cántabra en el Aeródromo de Villanubla, Valladolid.               






















Avión Heinkel -111  del 18 Grupo de la 14 escuadrilla del Aeródromo de Valenzuela, en Zaragoza

En octubre de 1941, el Consejo de Guerra de Oficiales Generales se reuniría en Madrid para ver y fallar el sumarísimo contra el Teniente Coronel por delito de auxilio a la rebelión al haber prestado Servicio a los republicanos hasta que se pasó a la Zona nacional. Sin embargo en el expediente de indulto al Teniente Coronel se declaraba extinguida la pena de prisión menor pero quedaba Separado del Servicio, causando en noviembre baja en el Ejército del Aire.

 El 21 de enero de 1941, realizando un vuelo  de enseñanza chocaría contra el Hangar del Aeropuerto de Barajas falleciendo en el acto a los 45 años de edad.


Comandante de la Guardia Civil y aviador militar

CARLOS GALÁN RUIZ

Un triste final para un gran militar

Ingresa en septiembre de 1915 como Alumno en la Academia de Infantería en Toledo, y en el mes de julio de 1919, es promovido al empleo de Alférez por una Real Orden, siendo destinado al Regimiento de Infantería de Luchana nº 28 en Tarragona. Por una Real Orden Circular de junio de 1921 es ascendido a la empleo de Teniente.

En diciembre de 1921, fue designado para efectuar un Curso de Piloto de aeroplanos. Comenzaría el año 1922 realizando dicho Curso en el Aeródromo de Getafe. Por  Real Orden, en julio se le concedería el título de Piloto  Militar de Aeroplano, pasando destinado un mes más tarde a la plantilla de los Servicios de Aeronáutica Militar. En noviembre, se incorporaría al Segundo Grupo de Escuadrillas de Larache, donde efectuaría Misiones de reconocimiento fotográfico y de bombardeo de posiciones enemigas.                 





















Soldados con bombas se dirigen a un Breguet XIV en el Aeródromo de Larache       

            En 1925, por Real Orden de 5 de marzo, se le concede el ingreso en la Guardia Civil y por una Real Orden del Servicio de Aeronáutica es destinado al Grupo de Getafe a la Escuadrilla de Instrucción de Cuatro Vientos, pasando por otra Orden en comisión en el Servicio de Aeronáutica Militar, quedando  a efectos de Haberes al Primer Tercio  de la Guardia Civil.

En abril de 1928 es designado por Orden de la Jefatura Superior de Aeronáutica a tomar parte de un Curso de vuelo de hidroaviones en el Aeródromo  de Los Alcázares (Murcia). Por Real Orden, en abril de 1929 se le concede en la Escala del Servicio de Aviación la categoría aeronáutica se Jefe de Escuadrilla. El 25 de agosto de ese mismo año, volaría con un hidroavión Dornier 16 sobre la ciudad de Santander, llevando a bordo a S.M. el Rey Alfonso XIII. En 1934 permaneciendo en el destino de la Base de Hidros de Ceuta, es ascendido por una Real Orden al empleo de Capitán de la Guardia Civil.   

        
Un Dornier  Wal similar al nº 16 en el que voló S.M. el Rey Alfonso XIII

Cuando comenzó la Guerra Civil en 1936, se encontraba destinado en la Comandancia de la Guardia Civil de Marruecos. En el año 1937, al mando de la Segunda Compañía  del Batallón de Cazadores San Fernando nº 1 desplegado en Alzazarquivir, embarcaría destino a Algeciras para continuar por ferrocarril hacia el Frente de la provincia de Córdoba y seguiría combatiendo con el Ejército nacional hasta terminada la Contienda. El 7 de agosto de 1940 se le concede el ascenso al empleo de Comandante por una Orden del Ministerio del Ejército.

Una Orden de agosto de 1941, disponía  que con arreglo a la Ley de 1 de marzo de 1940 pasaba a la Situación de Retirado, causando baja en el Servicio Activo de la Guardia Civil. Dicha Ley era la de la Represión de la Masonería y del Comunismo. Según D.O. había una orden de Subsecretaria que recogía el Acuerdo del Consejo Superior del Ejército sobre Separación del Servicio del Comandante Galán. Al parecer dicho Oficial había pertenecido a la Masonería, razón por la que quedaba separado del Servicio. En septiembre de 1971 fallecería en Barcelona.


Teniente de la Guardia Civil y aviador militar

JOSÉ LUIS GISTAU MAZZANTINI 

Editor de la Revista Técnica de la Guardia Civil



Teniente Miguel Gistau, fundador de la Revista Técnica de la Guardia Civil

José Luis Gistau Mazzantini por Real Orden de 5 de agosto de 1914, ingresa como Alumno de Infantería en la Academia del Arma. Por Real Orden de junio en 1817, es promovido al empleo de Segundo Teniente de Infantería. Siendo destinado al Regimiento de Infantería de Saboya nº 6 en Madrid. De acuerdo con lo dispuesto por Ley de 29 de junio de 1918, le sería variada la denominación del empleo de Segundo Teniente por la de Alférez.

Destinado a Marruecos en abril de 1919 al Regimiento de Infantería  del Serrallo nº 69 en Ceuta, ascendería al empleo de Teniente de Infantería por una Real Orden de julio del mismo año, continuando en su Unidad efectuando  Servicios de Campaña. El año 1920, tuvo una participación muy intensa y heroica con su Unidad en las distintas Misiones encomendadas.

El 4 de julio de 1921 se le concedió el ingreso en el Instituto de la Guardia Civil de acuerdo con una Real Orden, siendo  destinado por otra a la Comandancia de la Guardia Civil de Málaga, realizando las prácticas reglamentarias en Archidona a las órdenes de su Capitán.

La Circular de la Sección y Dirección de Aeronáutica  de diciembre de 1921, lo designaba para asistir a un Curso de Pilotos de Aeroplano. Debiendo incorporarse al Curso de Piloto el 2 de enero en el Aeródromo de Getafe, y que continuaría perteneciendo a la Benemérita  y en comisión en el Servicio de Aeronáutica. En febrero de ese año, causaría baja en el Curso de Pilotos debido al origen de un incidente que había tenido en Madrid. En marzo de 1923 solicitaba volver de nuevo al Servicio de Aviación, pero la Jefatura Superior de Aeronáutica no lo consideró acreedor debido a los informes del Fiscal Militar del Consejo Supremo de Guerra y Marina, volviendo destinado por una Real Orden en 1925  a la Comandancia de la Guardia Civil de Marruecos.   






     


















Avión Avro 504 K del Aeródromo de Getafe

Desgraciadamente el 7 de enero de 1931 fallecería en Madrid. Cuando falleció, era propietario  junto con su hermano Tomás y su madre de la Revista Técnica de la Guardia Civil que había fundado su padre, Miguel Gistau Ferrando. Siendo declarada por una Real Orden de utilidad pública.


Revista Técnica de la Guardia Civil


Alférez de Carabineros y aviador militar

FRANCISCO BALLESTEROS ALONSO

Un Carabinero tenaz defensor de sus derechos profesionales

          Según un Oficio Circular de 28 de julio de 1922 del Director General del Cuerpo de Carabineros, Francisco Ballesteros Alonso, el 17 de septiembre se incorpora a los Colegios de Carabineros del Escorial adquiriendo la instrucción Militar. Una vez jurado Bandera y finalizada la Instrucción se incorpora a la Comandancia de Algeciras, donde  a lo largo de 1923 prestaría sus servicios en la misma.

En enero de 1926, haría su presentación en el Aeródromo Militar de Cuatro Vientos, quedando agregado al Curso de Pilotos para el que había sido convocado por una Real Orden. Posteriormente hace su presentación en la Escuela Civil de Pilotos de Aeroplanos de Carabanchel en Madrid, consiguiendo el título de Piloto Civil de Primera Categoría el 17 de mayo.

El 2 de agosto de 1927, el Coronel Director de los Colegios de Carabineros informaba al Director General del Cuerpo de los exámenes aprobados por el aviador Ballesteros Alonso. Promoviéndose al empleo de Cabo de Infantería Supernumerario. Habiendo sido destinado en 1928 a la Segunda Escuadrilla del Tercer Grupo de la Escuadra Aérea  de Marruecos.

Al llegar la II República, el Cuerpo de Carabineros queda encuadrado en el Ministerio de Hacienda. Por ello, por una Orden de dicho Ministerio de febrero de 1934, promueve  al empleo de Sargento de Infantería del Cuerpo, en concepto de Supernumerario siendo destinado a la Comandancia de Sevilla. Tras sufrir los exámenes para el ascenso a Alférez con resultado favorable, el Ministerio de Hacienda, por Orden de septiembre de 1934, le promueve al empleo de Alférez del Cuerpo, en concepto de Supernumerario.

A comienzos de 1934, consta que presta sus servicios como Piloto en la Aviación Militar en el Aeródromo  Sania Ramel de Tetuán. Al año siguiente, por Orden Circular de 23 de noviembre, el Alférez Ballesteros fue destinado a la Escuadra de Aviación nº 2 en Sevilla. Continuando en 1936 en el mismo destino, el 3 de junio durante la ejecución de un vuelo nocturno sufrió un accidente y como resultado del mismo resultaría con heridas muy graves, siendo ingresado en el Hospital Militar de Sevilla, falleciendo dos días más tarde debido a las heridas sufridas en el fatal accidente aéreo.




Bruguet XIX como en el que perdió la vida el Alférez Ballesteros Alonso


Comandante de Intendencia y aviador militar

CARLOS DE HAYA GONZÁLEZ  

El heroico Piloto del Santuario de Santa María de la Cabeza 



Carlos de Haya con el Uniforme de Caballero Cadete de Intendencia

Fue nombrado Alumno de la Academia de Intendencia por Real Orden en junio de 1918. En julio de 1921 es promovido por otra Orden al empleo de Alférez de Intendencia, siendo destinado el mismo mes a la 6ª Comandancia de Tropas de Intendencia en Burgos. Por Real Orden de agosto de 1923, se le ascendió  al empleo de Teniente de Intendencia.

El 9 de junio de 1925, una Real Orden de la Sección de Aeronáutica, ordenaba la incorporación del Teniente Carlos de Haya a la Escuela Civil de Albacete para seguir el Curso de Piloto de aeroplanos, para más tarde ser destinado a la Escuela de Transformación de Cuatro Vientos formando parte de la Veintisiete Promoción de Pilotos Militares. Terminado el Curso, sería destinado al Primer Regimiento incorporándose a Getafe. En julio de ese año, es designado para asistir al Curso de Hidroaviones en la Base de Los Alcázares, una vez concluido, se incorpora a Melilla, donde realizaría vuelos locales, de bombardeo y reconocimiento.

Por una Real Orden en septiembre de 1932, se le concedería el ascenso al empleo de Capitán de Intendencia, para posteriormente ser destinado a la Escuadra de Aviación Militar nº 2 de Sevilla, pasando a mandar la 3ª Escuadrilla del Grupo 22 de Reconocimiento.  


Un Loring III similar al que Haya volaría en el Grupo 22 de Reconocimiento

En julio de 1936, se encontraba destinado en Aeródromo sevillano de Tablada, como Jefe de la 2ª Escuadrilla del Grupo 22. Capturado en Tablada un Douglas DC-2, gracias al valor y decisión del Capitán Vara del Rey, Carlos Haya continuará con ese aparato su actuación en la Guerra.

El Capitán Haya efectuaría su primer vuelo de aprovisionamiento con su Douglas DC-2 a los defensores del asedio del Santuario jienense de Santa María de la Cabeza tan pronto tuvo notica. Dicho  asedio comenzaría el 15 de septiembre de 1936, después de que el Capitán de la Guardia Civil Santiago Cortés González, teniendo a su cargo unas 1.300 personas, se hiciera fuerte en dicho Santuario situado en el Cerro del Cabezo.

El Capitán Haya, el día 9 de octubre, realizó un vuelo con el DC-2 de aprovisionamiento y reconocimiento aéreo de la zona, pudiendo lanzar en seis pasadas 628 kilos de víveres, contenidos en sacos. Para ello había quitado la puerta y colocado una rampa que permitiese resbalar los sacos hacia el exterior y para aumentar la capacidad de carga se eliminaron los asientos de los pasajeros. Ésta, sería las primera de las misiones de socorro que haría en apoyo al Santuario, siendo su principal Objetivo hasta su caída el 1 de mayo de 1937.       

 Los días posteriores al 9 de octubre no fueron malos para los defensores del Santuario, ya que dispusieron de aviones que lograrían arrojar víveres y también palomas que servirían para mandar mensajes. Pero a partir del 1 de noviembre, la situación comenzaría a ponerse difícil debido al bombardeo aéreo y fuego de cañones enemigos. Ese mismo mes el Capitán Haya, gracias a una bomba “H” de metralla incendiaria de su invención, realizaría un abastecimiento nocturno al Santuario, lanzando una buena cantidad de víveres, seis palomas, cartuchos y una ametralladora, además de bombardear las posiciones de los sitiadores. Gracias a disponer el Capitán Cortés de dos palomas mensajeras, una de ellas, pudo realizar hasta cinco vuelos manteniendo la comunicación entre el Santuario y el Gobierno Militar de Córdoba.

El 13 de enero de 1937 había comenzado un temporal de agua y niebla que dificultaría los vuelos de aprovisionamiento, pero ante la información que envía el Capitán Cortés el día 15 de que llevaban tres días alimentándose de plantas silvestres, Carlos Haya se vuelca en llevar toda clase de víveres de manera ininterrumpida en los 8 vuelos que llega a efectuar en dos días, incluso sobrevolando la zona alrededor del Santuario bombardeando las avanzadillas enemigas y sus baterías e interceptando aviones enemigos en más de una vez.



















El histórico avión Douglas DC-2, con el nombre “Capitán Vara de Rey” con el que Haya comenzaría sus vuelos de abastecimiento la Santuario 


El día 18 de febrero 1937, pudo efectuar hasta tres vuelos de aprovisionamiento con el Saviola-81, arrojando un total de 3.900 kilos. Siendo ese día, su último abastecimiento al Santuario, ya que tuvo que interrumpir los vuelos por ser destinado a Salamanca al mando de una Escuadrilla de vuelo nocturno equipada con aviones Junker-52.

El 17 de marzo, estaban prácticamente agotadas las reservas de víveres de los defensores del Santuario. Pero el día 20 se trasladada la Escuadrilla de vuelo nocturno de Salamanca a Sevilla y el Capitán Haya, ese mismo día vuelve a socorrer a los sitiados con dos Junker-52 de su Unidad, pilotado uno de ellos. El 16 de abril, es cuando comienza un auténtico asalto contra el Santuario con decenas de cañones y carros de combate, tres de los Junker-52 de la Escardilla de Haya, con éste pilotando el primero de los aviones, bombardean duramente a los atacantes, por lo que el enemigo fue obligado a frenar su avance.

El sábado 1 de mayo, se produciría el asalto final. Ese día el perímetro defensivo de 2,8 kilómetros estaba defendido por tan sólo 50 combatientes ilesos y otro centenar de valientes combatientes heridos leves. Al atardecer dos Junker-52 de la Escuadrilla de Haya, volando él en el primero, después de más de dos horas de vuelo regresan a su Aeródromo de Tablada sin poder lanzar su carga ni bombardear por haber observado que “una larga caravana humana caminaba desde el Santuario por la carretera de Andújar”. El heroico Capitán Cortés había sido herido mortalmente en el vientre y el desconcierto que ello provoca hace que uno de los combatientes detenido levantara una bandera blanca. Ya no habría ninguna resistencia. El Capitán Haya a su regreso a Sevilla informaría de la dramática pérdida del Santuario.

Tras la caída del Santuario, la Escuadrilla de vuelo nocturno que mandaba el Capitán Haya, el 2 de mayo de 1937 se incorpora al Grupo 1-G-22. Participando en diversas misiones de bombardeo, en la batalla de Brunete y posteriormente en la batalla de Belchite. En noviembre de 1937 sería destinado como agregado al Mando del XXIII Grupo de Caza, quedando como  adjunto del Comandante italiano Andrea Zotti. Después de unos vuelos de adaptación al Caza Fiat CR-32 (Chirri), se prepararía para participar en las primeras misiones de combate en el Frente de Teruel. El 21 de febrero de 1938, en vísperas de la reconquista de Teruel, el Grupo As de Bastos, como se le conocía al Grupo de Andrea Zotti, estaba preparado para despegar con la misión de proporcionar escolta directa a una formación de Heinkel-45 (Pavos), que iban a bombardear la zona de Valdecebro, participando el Capitán Haya en la acción del combate entre los 24 Fiat del Grupo y los 40 Chatos y Moscas. En ese combate encontraría la muerte instantánea el Capitán Haya al haberse quedado sin munición en sus ametralladoras y ante el peligro que corría un compañero de uno de los Fiat de la amenaza de un caza I-15 Chato  que estaba colocado a la cola de éste para abrir fuego, intenta chocar con las ruedas del tren de aterrizaje de su avión contra los planos superiores del caza enemigo, pero desgraciadamente la colisión se produjo con el morro del Fiat precipitándose sin control contra el suelo a pocos kilómetros del término de Aldehuela.      


 Estela del lugar donde cae Carlos Haya

El Teniente Coronel Jefe de la Región Aérea del Centro eleva una propuesta el 1 de abril de 1938 para el ascenso del Capitán Haya. Siéndole concedido con efecto retroactivo, el 1 de marzo de 1938.   

El Ministro del Aire italiano, por Real Decreto de 2 de septiembre de 1938, le concedería al Comandante Haya la Medalla de Oro al Valor Militar. 


La Orla donde está la concesión por el Rey de Italia al Capitán Haya de la “Medalla de Oro al Valor Militar”, dada a conocer públicamente gracias a su hija

En noviembre de 1939, se le concede la Medalla Militar Individual, y el 1 de septiembre de 1942, se le concede la Cruz Laureada de San Fernando por los méritos contraídos durante la Campaña.            


Entrada a la Cripta en el Santuario de Santa María de la Cabeza  donde reposan los restos de los héroes, Capitanes Cortés y Haya y los tenientes de la Guardia Civil, Ruano, Rueda y Porto



Francisco Javier de la Uz Jiménez


Fuentes consultadas:

Los primeros aviadores de la Guardia Civil, por el General de División del Ejército del Aire D. José Sánchez Méndez.

Atlas Ilustrado de la Guardia Civil, por el Teniente Coronel de la Guardia Civil D. Eduardo Martínez Viqueira.

WEBS:






3 comentarios:

Juan Salafranca dijo...

Como siempre, magnífico y bien documentado trabajo.
Gracias, Javier

Anónimo dijo...

Felicitarle por el articulo pero apuntarle que el Polikarpov I-15 que aparece es del 32 Regimiento de Asalto con base el Rabasa (Alicante).

Javier de la Uz dijo...


Muchas gracias por ambos comentarios.

Pero quisiera aclarar al ANÓNIMO, que el General de División del Ejército del Aire D. José Sánchez Méndez publica en su libro “Los Primeros Aviadores de la Guardia Civil”, concretamente en la página 101 del mismo, una fotografía del avión Caza I-15 Polikarpov, apuntando su pertenencia al 33 Regimiento de Asalto de la Base Aérea de Villanubla, Valladolid en 1942. Lo que con todo mi respeto, lo hace más verosímil.

Atentamente

Javier de la Uz