ESE EJÉRCITO QUE VES.
Y así, de modestia llenos,
a los más viejos verás,
tratando de ser lo más,
y de parecer lo menos.
Poetas Muertos
INICIO

21/11/16

TRAYECTORIA, LEGADO Y LOS MITOS QUE AÚN CIRCULAN EN TORNO A FRANCO














ENTREVISTA A PÍO MOA:





FRANCO FUE UNO DE LOS MEJORES ESTADISTAS QUE HA DADO ESPAÑA


Propuso que el año 2016 fuese el de la "reivindicación" de la figura de Franco. En el 41 aniversario de la muerte del militar, Moa analiza su trayectoria, su legado y los mitos que aún circulan en torno a su figura.



Se da un contraste brutal entre el éxito de sus libros y su casi nula visibilidad pública, excepción hecha de este grupo. Moa es un historiador incómodo, silenciado por los grandes medios de comunicación y rechazado con desdén por la mayoría de sus colegas de profesión. La Guerra Civil y el régimen de Franco son tótems a los que nadie debía acercarse; existía un relato oficial sobre ambos períodos desde 1975 y él osó discutirlo. "Revisionista" le llaman. Y epítetos más gruesos. Claro que él tampoco se queda atrás. Esto dice sobre el General Franco.

-¿Por qué tarda Franco en sumarse al levantamiento militar?

Temía que el alzamiento fracasase. Iba a ser un golpe militar y efectivamente fracasó. Estaba renuente porque pensaba que el remedio podía ser peor que la enfermedad. Podían ser definitivamente aplastadas las derechas. Al final, y sobre todo tras el asesinato de Calvo Sotelo, ya se decidió por completo. Y una vez se decidió ya fue hasta el final. Siempre tuvo fe completa en la victoria, a pesar de que partía de una situación casi desesperada. 

-Existe una gran controversia sobre si Franco quería o no entrar en la Guerra Mundial. La versión que ha quedado es que Serrano Súñer era partidario de sumarse al Eje, pero el propio Serrano desmintió esas tesis en más de una ocasión.

Serrano tuvo mucho resentimiento contra Franco y eso le hace ser muy injusto y falsear la historia. Quien realmente decidió sobre la entrada en la Guerra o no era Franco y no podía ser más que Franco. Franco desde el principio vio claro que no convenía a España la entrada en la Guerra Mundial. Las instrucciones que le dio a Serrano cuando éste fue a Alemania fue que una guerra corta, si nos la garantizan, sí entramos; una guerra larga ya veremos… Esto lo vieron muy bien los alemanes. Y los italianos. Franco lo que quiere es no entrar hasta que la guerra esté resuelta y sacar el máximo provecho con el mínimo esfuerzo. Para Franco lo principal era reconstruir el país después de la Guerra Civil y a eso supeditó todo. Esa fue la razón por la que no entró en la Guerra Mundial, no hubo otra. Haber eludido la Guerra Mundial fue una hazaña política y diplomática de primer orden que califica a Franco como uno de los mejores estadistas que ha tenido España en siglos. Hay que decir también que lo que se dice en la izquierda y en el separatismo sobre Franco es pura falsedad. Es una mezcla de calumnias y falsedades. Yo parto de un principio y es que todo lo que diga esta gente es falso mientras no se demuestre lo contrario. Y rara vez se demuestra lo contrario. 

-¿Puedo terminar la Guerra Civil en cinco meses como apuntan algunos historiadores?

Sí. Si no hubiera llegado la ayuda soviética al Frente Popular, con mejores aviones, mejor artillería, mejores tanques, etc, Madrid hubiera sido conquistado y se habría acabado la Guerra en pocos meses. La prolongación de la Guerra se debe, sobre todo, a la Unión Soviética. A la Unión Soviética le interesaba una guerra larga para que las democracias llegaran a intervenir en España y que la Guerra Mundial, que ellos estaban seguros que se iba a producir, se diera entre las democracias y los países fascistas en lugar de entre Alemania y la Unión Soviética. Por eso maniobró para traer a las democracias a la Guerra Civil diciéndoles que el régimen frentepopulista español era una democracia cuando no lo era en absoluto. Stalin era muy hábil, muy muy hábil.

-Pero hay un relato según el cual fue el propio Franco el que alargó deliberadamente la Guerra al objeto de acabar con cualquier tipo de oposición. 

Eso es lo que dice Preston (ríe). Es una gran tontería. Sí es cierto que hay una frase de Franco diciendo que le interesaba ir poco a poco para ir pacificando la retaguardia, pero eso era hacer de necesidad virtud. Él no podía ir más aprisa porque el ejército que tenía enfrente era muy fuerte, y era peligroso. No tuvo más remedio que ir así. Y al final tuvo razón, ganó con el mínimo de esfuerzo y con el mínimo de sangre. Porque sólo empezó a ser materialmente superior a sus contrarios después de la caída del norte, aunque se puede decir que hasta la Batalla del Ebro las cosas no estaban del todo claras. La Batalla del Ebro fue decisiva, Cataluña fue ocupada muy rápidamente y luego quedaba una gran zona en el centro oriental de la península, desde Almería hasta Castellón, que incluía Madrid, puertos importantes y entre 600.000 y 800.000 soldados en armas. En aquél momento Franco sí era ya absolutamente superior, y si fuera verdad lo que dice Preston de él habría aprovechado para masacrar totalmente a sus enemigos, sin embargo esperó a que el enemigo se descompusiera y sin disparar un tiro ocupó toda aquella zona. Esto es otra hazaña que muy pocos generales tiene en su haber. 

La represión franquista: "11.000 personas", la mayoría "chequistas, torturadores y asesinos"

-Sin embargo sí que se dio, tras la Guerra, una represión feroz por parte del nuevo régimen. 

No. Eso es otra leyenda. Actualmente estamos en vías de conocer el verdadero alcance de la represión: se han abierto unos archivos en Ávila sobre las penas de muerte que se remitían a Franco, dado que era él que podía o no computarlas. Y entre 1939 y 1960 fueron aproximadamente unas 22.000 penas de muerte, de las cuales se conmutaron la mitad a cadena perpetua. Una cadena perpetua, por cierto, que no solía durar más de seis años. Lo importante aquí es que la mayoría de los que fueron condenados a muerte habían cometido crímenes espeluznantes: eran chequistas, torturadores y asesinos. Fueron juzgados y fueron fusilados. Esto se hizo de manera legal, mientras que en el resto de Europa, tras la guerra, la represión se llevó a cabo por puro y simple asesinato, sin juicio de ninguna clase. 

-Pero los juicios que se celebraron en aquella España tenían muy pocas garantías para los acusados.

Bueno, tenían pocas garantías comparado con los que se hacen ahora, pero comparado con los juicios militares que se celebraban entonces en todo el mundo tenían todas las garantías, y desde luego muchas más que los tribunales populares del Frente Popular. Esa es la realidad de la represión. 

-¿Qué opinión tiene de la llamada Ley de Memoria Histórica?

Es una ley hecha por fulanos que se identifican con aquellos asesinos. Ahora dicen que aquellos asesinos y chequistas eran víctimas del franquismo. Evidentemente cayeron también inocentes porque, dada la situación emocional del momento no podía ser de otro modo, pero claro, si usted llama a todos víctimas está denigrando a los inocentes poniéndolos al nivel de los asesinos y está ensalzando a los asesinos poniéndolos al nivel de los inocentes. Y realmente con quien se identifica los autores de la memoria histórica es con los asesinos. Aparte de que quieren imponernos desde el poder una visión de la historia, algo que sólo pasa en países totalitarios, no es propio de una democracia. 

-Entonces, según usted, la represión se limitó a 11.000 personas. 

Efectivamente, los fusilamientos fueron entre 10.000 y 12.000 personas. Son archivos que aún están siendo estudiados pero, en general, ya se conoce su alcance. De todas formas, hay gente que dice que fueron 100.000, 200.000, 80.000… en fin, son gente subvencionada, gente muy interesada y que les interesa decir que hay miles de fosas porque así van a seguir teniendo subvenciones indefinidamente. Se pasará la vida y sus hijos y nietos seguirán con el cuento de las fosas. Desgraciadamente se ha convertido en un negocio miserable que no ha sido debidamente denunciado. Muchísima gente lo acepta porque dan cifras que nadie verifica y lo difunden por los grandes medios, lo dicen historiadores de tres al cuarto, pues es lo que tenemos. 

-Frente al relato de la vida austera y casi espartana de Franco, ahora hay voces que aseguran que se hizo rico. 

No. Eso lo dice Viñas y creer a Ángel Viñas o (Paul) Preston a estas alturas en que hay otras fuentes es un poco lamentable, sin embargo como tienen acceso a grandes medios de masas mucha gente lo traga. Viñas es un gran admirador de Negrín, que es el personaje más corrupto que ha habido en España en el siglo XX, ha robado a todo el mundo, él organizó desde casi el principio de la Guerra el robo. 

-¿Por qué se elaboró ese relato antifranquista, hoy hegemónico?

Este relato se estableció en la Transición, que partió de muchos equívocos, como por ejemplo que se reconciliaron los españoles, y no es verdad, se reconciliaron los políticos. Los españoles estaban muy reconciliados, gracias a eso fue posible la Transición con unos políticos tan mediocres como los que la hicieron. En aquél momento se identificó antifranquismo y democracia y siendo así, los más demócratas habrían sido la ETA y el Partido Comunista en tanto que hicieron oposición real al franquismo. El franquismo no tuvo oposición democrática, esto es importante recordarlo.

-¿Y los monárquicos?, ¿y los cristianodemócratas?

Eso no era nada. El único que pudo traer la Monarquía fue Franco, y si hay Monarquía es por Franco. Eran pocos y no fueron reprimidos apenas. En la cárcel no había ni un sólo demócrata. Con la amnistía de la Transición salen unos 300 presos políticos que había en toda España, un país que tenía entonces 36 millones de habitantes. Y de esos 300 presos políticos, casi todos eran comunistas y terroristas. Esta es la oposición real que tuvo Franco. Ese equívoco que estableció que ser antifranquista era ser demócrata ha envenenado la política desde entonces. Es, por ejemplo lo que ha permitido que a la ETA se le diera una salida política, que es lo que le dio oxígeno durante años. 

-¿Pero con qué objeto se crea este relato antifranquista? 

El objetivo, por parte de las izquierdas y los separatistas, era que ellos, en tanto que vencidos en la Guerra, eran los demócratas. Esto es una barbaridad, no había ni un demócrata entre ellos. Este relato les interesaba, pero la derecha ha sido la mayor culpable porque trató de que se olvidara el pasado porque ellos venían del franquismo. Trataban de mirar al futuro pero sin aprender del pasado. Y así es como tenemos que los principales creadores de opinión antifranquista en España no han sido la izquierda y los separatistas, han sido personajes que venían de la derecha como Ansón y Cebrián, cualitativamente los más importantes, que destruyeron cualquier posibilidad de replicar aquella propaganda falseadora de la historia. La falsificación está pudriendo la democracia.

El legado de Franco en la actualidad

-¿Qué queda del franquismo hoy en día?

Franco derrotó a una revolución totalitaria, derrotó al separatismo en la Guerra, mantuvo a España fuera de la Guerra Mundial, que fue un logro enorme porque nos hubiera traído desgracias mucho mayores que la Guerra Civil, luego venció al Maquis que era un intento de volver a la Guerra Civil, luego industrializó al país, creó la Seguridad Social. El país se reconcilió, los odios de la República quedaron olvidados para la gran mayoría ya en los años cuarenta y dejó un país próspero, industrializado, reconciliado, sin grandes tensiones excepto las que provocaban los grupos comunistas y terroristas y eso fue lo que permitió la Transición. Y si se olvida esto se está socavando la propia Transición. La Ley de Memoria Histórica deslegitima no sólo al franquismo, también a lo que viene de él: la Monarquía y la democracia. El año pasado yo dije que el 2016 debía ser el año de la reivindicación de la figura de Franco. 

-Usted sabe que lo que está diciendo resulta un escándalo a la mayoría de españoles hoy en día.

¡Me da igual! La verdad hay que defenderla, si no estamos perdidos. Franco salvó a España de una revolución totalitaria, salvó a España de la disgregación a manos de los separatistas, salvó a España de una nueva Guerra Civil en el Maquis, salvó a España de la Guerra Mundial, dejó un país industrializado y con Seguridad Social, uno de los países del mundo con más esperanza de vida al nacer, después de que durante la República fuera de los más bajos… ¿Por qué odian a Franco? ¿Lo odian a pesar de esto, que ellos saben que es verdad? ¡No, lo odian por esto! Ellos, para empezar, odian a España 

-¿Franco sabía que tras su muerte iba a haber una democracia?

No lo sabemos. Yo creo que sí. El régimen de Franco, siempre se olvida, se proclamó católico, y claro, después del (Concilio) Vaticano II se quedó sin discurso, se quedó ideológicamente vacío. Franco, y por su puesto Carrero y los demás se dieron cuenta de que aquello iba a cambiar de una manera importante, probablemente en dirección a una democracia que además era posible por primera vez dado que ya no había aquellos odios y aquella miseria de la República. Por ejemplo Carrero Blanco estaba ya en tratos incluso con comunistas como Tamames para ir preparando el postfranquismo. Casi todo el mundo veía que eso se iba a producir, lo que no se veía claramente es cómo hacerlo. En cualquier caso, Franco sabía que las cosas no iban a ser lo mismo. Una vez incluso se lo dijo al propio Rey, cuando no era Rey todavía. Juan Carlos le preguntó que por qué no le llevaba a los Consejos de Ministros y Franco le respondió: “Esto después va a ser muy distinto, esto no le va a servir a usted de mucho”. 



 Francisco Javier de la Uz Jiménez

1 comentario:

Rafael Ruiz de Eguílaz dijo...

Muy esclarecedor Javier. Soy seguidor de Pío Moa; y cuántas verdades dice...¡y eso que en sus "albores" fue militante comunista!....
Pensar que Franco fue el Horror (llevando a España a ser la 10ª potencia económica mundial sin prácticamente ayuda internacional), y la gentuza de políticos que tenemos ahora son los buenos.... "Pero es que España con la democracia es lo que es!..., ¡joeé!, y ¿qué hubiera sido si hubiera seguido Franco?.....
En fin, "me se salen las carnes de su sitio"..., perdón si a alguien ofendo.