ESE EJÉRCITO QUE VES.
Y así, de modestia llenos,
a los más viejos verás,
tratando de ser lo más,
y de parecer lo menos.
Poetas Muertos
INICIO

9/11/16

EL MAQUIS EN ESPAÑA













EL ORIGEN.-

El equivalente francés de guerrillero es precisamente el Maquis, integrado por ciudadanos que durante la ocupación alemana se batieron audazmente. De ahí que ese mismo equivalente pasara luego a España con la denominación popular del país de origen.

En el desarrollo y posterior actuación del Maquis español incidió notablemente la enorme experiencia acumulada por la mayor parte de sus integrantes; veteranos de las dos Guerras, la nuestra y la mundial, en muchos casos con unos grandes conocimientos especiales adquiridos en la Resistencia francesa -Fuerzas Francesas del Interior- (FFI).


Una Compañía de la 35 Brigada de la UNE

La policía francesa definió así de bien UNE (Unión Nacional Española) en 1942 a raíz de una redada masiva en el Lôt-et-Garonne: “Organización terrorista española jerarquizada y secreta de elementos del antiguo Ejército republicano, comunistas, anarquistas y republicanos de izquierda, socialistas, dedicada a sabotear el traslado de franceses y extranjeros para trabajar en Alemania, repartir propaganda subversiva contra el Gobierno francés y el ocupante alemán, pasar clandestinamente evadidos por la frontera, robar pólvora, dinamita, detonadores de minas y que tiene como finalidad postrera unir los españoles désireux de rétablir la République dans leur pays (deseosos de restaurar la República en su país)”.

Fundada en 1941 por Jesús Monzón Reparaz y el General Joan Blázquez Arroyo, para ayudar a Francia pero con el pensamiento puesto en España, se organizaron Brigadas guerrilleras en el seno del Maquis francés (FFI).

El Maquis es una creación del Partido Comunista, que en una situación que consideran muy favorable intenta reanudar la Guerra Civil mediante una guerra de guerrillas que traería al final una intervención exterior.

Sigue siendo la misma estrategia de tiempos de Negrín, de alargar la Guerra hasta provocar una intervención exterior, que venga alguien que les ayude y les haga victoriosos. La guerra del Maquis, era precisamente eso. Fue siempre dirigido por el Partido Comunista, es cierto que en algunas guerrillas había personas que no eran comunistas, podían ser socialistas, incluso algún republicano o algún anarquista, etc. Pero su origen y su dirección es Comunista.

Hay que ver en qué situación histórica aparece el Maquis. Aparece cuando Alemania está a punto de ser vencida, a punto de caer, entonces creen que el Régimen de Franco se va a hundir. Es una situación en la que en Francia, en Italia y en Grecia hay importantes Fuerzas Armadas comunistas.

En España, los comunistas no disponían de Fuerzas Armadas, como en Francia e Italia que existían unas guerrillas, unas Fuerzas Armadas comunistas muy considerables que nacieron de la Resistencia a los alemanes, estas Fuerzas no llegaron a intentar la Revolución. No llegan a intentar la intervención armada porque estaban en inferioridad de condiciones ante el Ejército Norteamericano y Británico que se encontraba en estos países; pero en Grecia, las guerrillas comunistas si intentaron el asalto al Poder, y lo intentaron muy en serio, tanto que podían haber vencido, de no haber sido por la intervención anglosajona y, aun así, los ingleses se agotaron frente a los guerrilleros griegos, siendo necesaria la implicación de EEUU.




























Grupo de Maquis instruyéndose en el manejo de las armas

Sin embargo, en Francia si disponían de miles de personas que habían estado en la Resistencia, precisamente de ella es tomada la palabra Maquis. La Resistencia francesa, fue en parte española, ya que muchos grandes dirigentes del Partido Comunista español se unieron a ella.

En España, había un cierto número de fugados o huidos, gente que durante la Guerra Civil había escapado al monte y allí sobrevivían en base al bandolerismo. Uno de los objetivos del Partido Comunista era reunir a estas Fuerzas en un movimiento politizado, claramente político, además de intentar agrupar a ese movimiento a toda la Oposición que estaba casi toda en el Exilio.

Fecha de origen del Maquis, septiembre de 1943 y se acaba en el 1948-49. En 1948, Stalin sugiere a Carrillo acabar con esa estrategia que no tiene ninguna salida. 
























Grupo de Maquis en España

Los comunistas partían de una estrategia inteligente y de miras bastante amplias. Contaban con varias ventajas, primero, que los vencedores de Hitler estaban en la frontera francesa y en la frontera de Marruecos, parecía que España estaba emparedada. A demás que nadie imaginaba que Franco pudiera resistir la presión de los que habían destruido a la Alemania Nazi, la segunda ventaja que tenían, era que como resultado de esta presión y de esta situación general el propio Régimen parecía agrietarse. En aquellos años la situación era muy difícil, y todos los enemigos de Franco y otros, que habían sido amigos pero que en aquél momento no le veían futuro se pusieron contra él; sobre todo D. Juan, el sector monárquico, etc. D. Juan cometió allí un error que le costó ya la Corona para siempre.

Tras la Conferencia de Potsdam, los Aliados, están contra Franco, pero no van a tomar ninguna medida clara. Al final, la decisión que tomaron fue la de aislamiento, decisión francamente reprensible, porque España no había participado en la II Guerra y su neutralidad había beneficiado sobre todo a los Aliados de manera estratégica, y además lo que perseguían con el aislamiento era hacer masiva el hambre y la miseria en España, para empujar a los españoles a revelarse y que ellos resolviesen el asunto.

Europa, estaba en ruinas y eso es un caldo de cultivo excelente para la Revolución y para la guerra civil, y meterse en España era una aventura que no se sabía cómo iba a acabar, y eso aparte de que aunque el Ejército español carecía de medios modernos importantes, tenía una voluntad de lucha considerable, que la había demostrado la División Azul en Rusia.

Debido a esta situación, los Aliados no se atreven a intervenir porque Franco se mantiene firme y el Régimen aunque sufre ataques, no se resquebraja, se mantiene firme también.

A pesar del hambre y de la pobreza, aunque se estaban superando muchos de sus peores efectos, la gente no quería volver a una guerra civil y lo que planteaba el Maquis, era una nueva guerra civil, una reanudación de la Guerra Civil, desarrollar una guerra de guerrillas.

La Guardia Civil en época de los Maquis


         La única posibilidad de que el Maquis fuera adelante, sería que consiguiera un apoyo popular, un arraigo importante y no lo consiguió en ningún momento, raras excepciones, no tuvo el suficiente para garantizar eso. Por otra parte, el Régimen vio el peligro claramente y no escatimó medidas en cortarlo; lo que hizo fue perseguir y acosar al Maquis, empleó también tácticas de contrapartida que se llamaban, que simulaban ser guerrilleros con vestimenta, armamento, modales e idiosincrasia semejante, tratando de confundir al campesino, conocer sus preferencias y poder destruir los imprescindibles puntos de apoyo de la guerrilla. Estos pequeños grupos armados solían estar compuestos por un Jefe, un segundo Mando, seis o siete Guardias Civiles, y algún exmaqui, detenido o desertor, convertido en delator para beneficiarse con atenuantes a su posible condena. Sólo en menor medida empleó Fuerzas Militares, bastándole en la mayoría de los casos la Guardia Civil y la Policía. Quizá ninguna otra guerra de guerrillas resultó vencida tan completamente y con tanta economía de fuerzas.

Según lo expuesto en su día por el Teniente Coronel de la Guardia Civil Aguado Sánchez: Preocupación constante para la güerilla “comunista” fueron las Contrapartidas. Consistían en pequeños grupos de Guardias Civiles al mando de un Oficial, Suboficial o Clase, según su importancia, vestidos a la usanza del país, que llegaron a ser el verdadero azote de las Agrupaciones.


Contrapartida del Cabo de la Guardia Civil Casimiro Gómez,  activa en la zona cántabra

LA INVASIÓN.-

Monzón que estaba en Europa, era el que dirigía el PC en España, después de fundar La Junta Suprema Nacional y autonombrarse Presidente, mientras que Carrillo permanecía en Sudamérica.

En esa época, en media Francia ya estaban los alemanes retirados y piensan que con la huida de los alemanes del país, llegó el momento de España, sin embrago la situación no era tan buena como ellos creían.

La Dirección General de Seguridad, veía que no era tan negativa la situación en España, o que no había suficiente “caldo de cultivo” para que una revolución de este tipo causara éxito. Se hablaba de la formación de un Cuerpo de Maquis en Francia para entrar en España formado por veteranos de la Brigada de Lister.

El Maquis empieza en el año 1943 y luego en 1944 con la invasión del Valle de Arán, aunque ésta, siendo muy sonada porque atacaron en tromba, fue un fracaso, pero es en 1943 cuando empieza a plantearse claramente, y en el año 1948, el Partido Comunista decide retirar el Maquis, aunque siguieron algunos hasta en los años 50 y hasta en el año 1965 murió el último en Galicia. A partir del año 1947 el Maquis está vencido, y Carrillo reconoce ese fracaso y en 1948, ordena la retirada, algunos no querían retirarse, y fue acompañada de crímenes entre ellos mismos.

No sólo fue financiado por la Unión Soviética, que siempre estuvo apoyando al Partido Comunista, sino que también tenía negocios en Francia. Los franceses lo prohibieron en un momento dado, porque no les gustaba tener allí a una serie de gente armada molestándoles, aunque fuera en España; pero en parte hacían la vista gorda. Y los comunistas crearon allí unas Industrias madereras que servían de encubrimiento y a la vez, de financiación. Estas expectativas fracasaron, y el Maquis se vino abajo.

A parte de los grupos guerrilleros ya activos en el interior y los que se fueron sumando, el PCE contaba con unos 10.000 militantes en Francia dispuestos y bien dotados de armamento ligero, muchos de ellos entrenados en la lucha contra los alemanes.

Se diseñó un plan de invasión que incluía una serie de acciones menores para dispersar al enemigo y distraer su atención del golpe clave a asestar por el Valle leridano de Arán. Las infiltraciones comenzaron a principios de octubre a cargo de unos mil Maquis que pasaron la frontera en grupos de unos centenares y decenas por Roncesvalles y otros puntos. La Agencia Reuters informaba de un Ejército republicano cruzando los pirineos, y otros medios, de un levantamiento antifranquista. Menudearon los choques con varios muertos entre Guardia Civil, Policía Armada y Tropa (parte de un Batallón de Montaña), pero los guerrilleros se llevaron la peor parte, muchos de ellos se replegaron a Francia desanimados.


Columna de Maquis atravesando los pirineos

Teniente Coronel Vicente López Tovar en 1944.
Miembro del PCE. Durante la Guerra Civil se 
formó en el V Regimiento del Ejército Popular



Al amanecer del 19 de octubre del 44, en conjunción con nuevas incursiones por Navarra y Aragón, se produjo el ataque por el Valle de Arán de cerca de 5.000 hombres armados al mando del Teniente Coronel Tovar, tomaron 15 ó 20 aldeas donde desplegaron el habitual aparato de mítines, banderas e himnos, y en Francia se publicaron partes cargados de optimismo.

El Maquis fracasó ante Viella, capital de la comarca, donde pensaban instalar un Gobierno provisional. La rápida reacción del Gobierno de Franco, a cargo de Yagüe, García Valiño y Moscardó, desbarató las partidas y embolsó a los guerrilleros, antes de terminar el mes anunciaba Moscardó, que la zona había quedado libre de Maquis. La mayoría había logrado volver a Francia, pero el saldo había sido desmoralizador: 129 guerrilleros muertos, 241 heridos y 218 prisioneros, fue un desastre.



 Santiago Carrillo, habiendo regresado a Francia, aprovecha el fracaso de la Reconquista para liquidar políticamente a Monzón, y para incrementar su  liderazgo estableciendo un cambio de táctica, mucho más sencilla y efectiva: introducir en España pequeños grupos, máximo de tres o cuatro hombres, previo contacto con células del PC implantadas en el país. Pero en 1948, ya a cargo de la dirección del Maquis, comprobó su estancamiento y fracaso del intento de congregar en torno al PCE a los exiliados y “republicanos”, pues la memoria de las persecuciones entre ellos estaba muy viva y poco se fiaban de los comunistas. Pensando en incrementar el Maquis, Carrillo fue a Yugoslavia en busca de consejo y ayuda, pero Tito le remitió a Stalin, que era quien realmente decidía. El Jefe soviético, para su sorpresa, le recomendó abandonar las guerrillas y dedicar su esfuerzo a penetrar los Sindicatos “fascistas” y otras instituciones.


Santiago Carrillo flanqueado por Enrique Lister y Pasionaria. Toulouse 1945

Sin embargo, señala Ricardo de la Cierva, no parece creíble que una decisión de aquél fuste, de atacar el Valle de Arán, la hubieran tomado exclusivamente Monzón y los suyos. Enrique Lister, afirma que el propio Stalin la decidió, algo bastante verosímil, se trataba de un proyecto muy ambicioso y de una completa racionalidad aparente. El fracaso siempre recaería en otros hombros, en los hombros de Monzón, que sirvió como chivo expiatorio del fracaso.

Un asunto muy interesante relacionado con el Maquis, cuyo conocimiento se le debe a Luis María Ansón, dice: “Poco antes del fin de la Conferencia de Yalta donde se acordó una Europa con sistemas democráticos, los tres grandes, pensaron que debía aplicarse también a España. El Jefe de la OSS, el embrión de la CIA y futuro jefe de ésta, Allen Dulles, habló con el Conde de Barcelona, y empieza felicitando a D. Juan, comunicándole que todo ha quedado resuelto, Stalin no se ha opuesto a la solución Monárquica. El Kremlin admitía una salida Monárquica previsiblemente endeble y transitoria como habían aceptado los regímenes democráticos. El horizonte parecía por ahí despejado, pero D. Juan realista, preveía la necesidad de una acción bélica, pues Franco, no daba señales de rendirse por meras presiones diplomáticas; eso también estaba pensado por los norteamericanos.  

Dulles, le informa de que los Aliados no piensan declarar la guerra a España y le expone el proyecto: los Milicianos exiliados, con la autorización del Gobierno francés exigida por EEUU hostigarán el Norte de España, habrá lucha, ante el peligro de que se extiendan los choques armados, los Aliados para no comprometer la paz europea intervendrán de forma fulgurante en España, derrocarán a Franco, llamarán a D. Juan y convocarán elecciones libres. Hay sin embargo una exigencia para el Rey, éste debe hacer pública una declaración condenando el Régimen totalitarista de Franco.

El consejero de D. Juan, Ramón Padella, tuvo la impresión de que Dulles no estaba dando consejos, sino instrucciones. El agente useño, dice Ansón, se entendió a las mil maravillas con D. Juan, mantuvo perfectamente informado del desarrollo de la guerra.

 Ricardo de la Cierva, señala Ansón, es el único que ha vislumbrado el papel de Allen Dulles, top secret, cerca de D. Juan. Sainz Rodríguez  aprobó el plan; la pesadilla de Franco está a punto de terminar, López Olivan, empieza a trabajar en el manifiesto en contacto con Allen Dulles que era quien marcaba la pauta.

El mismo D. Juan explicará a Ansón: “quiero que quede completamente claro que yo no acepté el plan, y claro, mucho menos lo estimulé, pero debo decir que no me opuse, escuché lo que me decían y san se acabó”.  

Pero claro, al principio nadie podía hablar del asunto, porque se habría estropeado, y después porque nadie habría entendido que yo estuviera de acuerdo en que los Milicianos entraran en España para que fuesen el pretexto de los Aliados para derribar a Franco. Lo habría entendido bastante gente como alta traición, al tratar de provocar una invasión armada desde el exterior, además sirviéndose de una Milicia comunista para que le nombren Rey. En realidad, el pretendiente aceptó el plan según explicaría a su cronista Ansón, porque lo mejor que le podía pasar a España en ese momento era la desaparición de Franco a cualquier precio, no me opuse por eso con declaraciones públicas a la operación, me la plantearon como un hecho consumado.” 

También hubo manejos para que los británicos ocuparan las Islas Canarias.

(Todo esto lo cuenta Ansón en su libro sobre D. Juan). 

LA ESPAÑA DEL MAQUIS.-


Distribución geográfica del Maquis en España

El Maquis, existió prácticamente cinco años, después vivió otros años más, pero fueron coletazos. A partir del año 1949 se puede certificar el fin de la resistencia armada. Ya son sólo grupos que como en la época de los huidos sobreviven con una especie de fatalismo personal. En el 50, 51 y 52 atravesar España era muy difícil y si el PCE ha alardeado de tener controladas las rutas de paso debería de haber contribuido a poner a estos acorralados a salvo. A partir de 1952 ya no hay guerrilla en el monte, hay mitos, leyendas y personajes de leyenda. Los grupos que quedan son prácticamente de bandoleros, delincuentes, que tienen que sobrevivir, y algunos de ellos fueron liquidados después cuando volvían a Francia, porque siempre había sospechas de que podían estar infiltrados.

En 1948, el Buró Político del PC, siguiendo órdenes directas de Stalin, comunica a un escogido grupo de camaradas la conveniencia de desarticular las partidas de guerrilleros que combaten en el monte, encargando a Santiago Carrillo la dirección de este cometido.

Enrique Lister, que fue Comandante del V Regimiento del Ejército Popular, cuenta que varios de los hombres enviados por Carrillo desde Francia tenían como expresa misión la liquidación física de los Jefes de partidas que no acatasen la orden estalinista de disolución de las mismas.

José Javier Esparza, en “El libro negro de Carrillo”, cuenta:

“Y entre los liquidados aparecen, curiosamente, militantes encargados del “sistema de pasos”, es decir, los que se encargaban del paso de los activistas a través de la frontera francesa. Así fueron asesinados, según Lister, José el “Valenciano”, y un “camarada conocido por Lino”. El tal Lino fue enterrado en el jardín de una villa cerca de Saint Germain-en-Laye, uno de los “hotelitos” donde vivían los dirigentes del PC en París.

Las liquidaciones –informa el propio Lister- sobre todo en la Agrupación guerrillera de Levante-Aragón, se encontraron por docenas. Allí envió Carrillo a Romero Marín y a José Gros, especialistas en las ejecuciones de las sentencias ordenadas por él.”

La intervención del Maquis, fue una guerra oculta, pero muy dura. Hubo Agrupaciones guerrilleras que intervinieron por todo España, unas más, otras menos, pero todas actuaron bastante.

La Agrupación guerrillera de Levante–Aragón fue sin duda la más importante, la mejor organizada y la que más serios golpes infringió  a las Fuerzas del Gobierno y, posiblemente, también la última o de las últimas en disolverse, de hecho guerrilla propiamente hablaríamos de esa zona que incluye Aragón, Valencia y Castilla La Mancha. 


Distintivo del Maquis en esas Regiones

La segunda en importancia fue Granada–Málaga. No sólo fueron las más importantes cuantitativa y cualitativamente, sino que pervivieron a las otras zonas. Tienen un grueso de Maquis que vienen de haber participado en la Resistencia con un alto grado de conciencia y organización política.
























Maquis de la Agrupación guerrillera de Granada







La de Galicia–León es una guerrilla muy simbólica, aquello se adelantó al “foquismo” del Che Guevara, en una zona donde casi no había habido Guerra y donde las dificultades hacían imprescindible el apoyo de la población.













Maquis en Galicia-León


La otra Agrupación importante fue la Asturiana y es en la que más violencia se produce. Aunque allí no hubo ningún tipo de organización, cada partida iba a la suya, no había una estrategia común. Se había convertido en una micro–guerra civil en la que se multiplica la dureza.


























Los Caxigales, legendario grupo guerrillero asturiano que estaba dirigido por los hermanos Manuel y Aurelio Díaz González


Cuando el 29 de mayo de 1955, quien había iba sido durante los doce años anteriores el Director General de la Guardia CivilTeniente General Camilo Alonso Vega- y máximo responsable de la contención del Maquis, se despidió de su cargo, reconoció que aquello había constituido para el Estado un problema nacional de gran trascendencia y que gracias al sacrificio y abnegación de los Guardias Civiles de aquella época se pudo salvar la delicada situación que llegó a crearse.

Aún quedaron algunas partidas y componentes aislados que fueron siendo eliminadas o capturadas durante los diez años siguientes, hasta que el último Maquis cayó tiroteado en la ribera de Chantada. El guerrillero, sorprendido por la Guardia Civil, murió en la mañana del 10 de marzo de 1965. -Según la escueta nota que la prensa entonces publica– el veterano guerrillero José Castro VeigaO Piloto” murió en la parroquia chantadina de San Fiz, cerca del embalse de Belesar, tiroteado por un agente de la Guardia Civil. 




El veterano guerrillero José Castro Veiga O Piloto

Mucha mayor importancia cabe darles a los llamados Maquis del llano. Esos hombres, mujeres, viejos y niños configuraban los enlaces, confidentes, puntos de apoyo, estafetas y simpatizantes totalmente imprescindibles para el mantenimiento de la lucha armada contra Franco. Fueron, sin la menor duda, los ojos, los oídos, protección, alimentación y avituallamiento de los guerrilleros, sin los que jamás hubieran podido asentarse en las montañas. Cierto es que no todos fueron voluntarios en la imprescindible ayuda. La soledad, el miedo, la ignorancia y, en varias ocasiones, la codicia y ambición de desaprensivos totalmente carentes de ideología, engrosaron también las filas de los colaboradores.

BAJAS HABIDAS.-


Respecto a las bajas entre los miembros de las Fuerzas de Orden Público y Fuerzas Armadas, se evidencia la mayor actividad y actuación de la Guardia Civil, que tuvo entre sus filas la mayor parte de ellas.

Guardia Civil: 257 muertos y 370 heridos.

Policía: 23 muertos y 39 heridos.

Ejército: 37 muertos y 39 heridos

Entre los civiles, ocasionaron 953 muertos. 

Sobre las bajas entre las filas del Maquis y quienes le apoyaban las cifras disponibles son las siguientes, acreditándose la guerra sin cuartel que se les dio:

Muertos: 2.173. Heridos: 467. Detenidos: 2.374. Presentados: 546. Enlaces detenidos: 19.444

En relación a la actuación del Maquis las cifras relativas e imputadas al mismo durante dicho periodo son las siguientes:

Asesinatos: 953. Secuestros: 845. Sabotajes: 538. Atracos: 5.963. Enfrentamientos: 1.826

Sobre armamento intervenido a las partidas del Maquis, donde puede apreciarse que se trataba sólo de portátil como es lógico a su tipo de actuaciones:

Ametralladoras y Fusiles ametralladores: 24. Subfusiles: 516. Pistolas: 3.075. Fusiles y Mosquetones: 2.003. Escopetas y Rifles: 1.522. Granadas: 7.904

RELATOS DE ALGUNOS PROTAGONISTAS.-


El Capitán de la Guardia Civil F.L.B. retirado. En aquella época era Jefe de Puesto en un pueblo leridano: “Aquello fue algo que demostró dos cosas; la primera, que el enemigo común no había renunciado a la lucha después de su derrota en abril del 39; la segunda, que la Guardia Civil mantenía el mismo espíritu que a lo largo de toda su brillante historia. Sin regatear sacrificios, supo dar adecuada réplica a la intentona de provocar otra guerra civil. Por supuesto, aquello no fue más que el principio, porque después, durante varios años, las partidas continuarían dando mucho trabajo, aunque también dieron motivo para demostrar al mundo entero que aquí no había nada que hacer por el camino de la violencia.”

J.H.G., ex guerrillero, de La Coruña: “Entre Galicia y León existían ya, desde el 39, grupos de resistentes con quienes conseguimos enlazar desde nuestra invasión de Navarra por Valcarlos, en el que tomé parte. Luego nos trasladamos a los bosques de la zona de Lugo. Tanto aquellos –los que ya actuaban desde el 39- como nosotros, infligimos serios golpes a los fascistas de aquellas comarcas, consiguiendo irradiar nuestra acción hasta La Coruña y Vigo, en cuyas dos ciudades se realizaron varias acciones, algunas de ellas muy “sonadas” y espectaculares. La guerrilla en Galicia la hicimos nosotros. Pero todo ello pasó ya…. Después pasaría en la Cárcel muchos años.”



Francisco Javier de la Uz Jiménez


Bibliografía.-

Relatos auténticos del MAQUIS, Rafael de Llano Beneyto

MAQUIS, José Antonio Vidal Sales

ORIGEN DEL MAQUIS, Pío Moa:


La Guardia Civil y el Maquis, Jesús Núñez, historiador y Teniente Coronel de la Guardia Civil:


6 comentarios:

Juan Salafranca dijo...

Una vez más, magnífico trabajo.
Un abrazo

Javier de la Uz dijo...


Una vez más, muchas gracias por valorar una de mis entradas en este Blog, y máxime viniendo de un historiador Militar de su categoría.

Mi Coronel, quedando a sus órdenes, reciba un fuerte abrazo.

Hakim dijo...

Me gustaria aportar otro dato y es la muerte en combate del primer caido de la Milicia Universitaria, el Alferez de la 1ª Promoción Miguel de la Mano Ruiz, nacido en Bilbao y muerto en el hospital militar de Pamplona el 11 de octubre de 1944 tras resultar herido al proteger a su capitan en un enfrentamiento con los maquis procedentes de Francia en el valle donde se asientan los pueblos de Arostegui y Erice, relativamente cerca de Pamplona. Era Profesor Mercantil y estaba haciendo las practicas de Alferez en el Batallon "Legazpi" del Regimiento "Sicilia" de San Sebastian.
En cuanto al "maquis", apunto otro dato y es que en Cantabria no se les denominaba "maquis" sino "emboscados" aunque como bien se dice en el reportaje, la labor de la Guardia Civil y sus contrapartidas, acabo finalmente con ellos. Creo recordar porque me lo contaron nativos del valle de Soba que una de las partidas de "emboscados" asalto el Santuario de la Virgen Bienaparecida en Ampuero y a la telefonista le dio tiempo a avisar a la Guardia Civil antes de que le cortaran la linea. La Guardia Civil monto rapidamente el dispositivo de cerco y cierre por varias carreteras y acabo con toda la partida.
Joaquin Serrano

Javier de la Uz dijo...


D. Joaquín, muchas gracias por su aportación a esta entrada.

Gonzalo Rodríguez-Colubi Balmaseda dijo...

Javier te superas, articulo tras artículo.Y no es fácil dado el nivel de los que anteceden. Trabajadísimos e interesantísimos todos, dignos de leer.
Un abrazo y, una vez más, mi enhorabuena.

Anthony J Candil dijo...

Enhorabuena!
A mi, ademas, me resulta muy util para mi actividad docente aqui.