ESE EJÉRCITO QUE VES.
Y así, de modestia llenos,
a los más viejos verás,
tratando de ser lo más,
y de parecer lo menos.
Poetas Muertos
INICIO

13/9/16

SOBRE UN HIPOTÉTICO VEHÍCULO BLINDADO 8X8 PARA EL EJÉRCITO DE TIERRA
















Cosas que decimos hoy


En torno a la posible adquisición de un nuevo vehículo blindado 8x8 para el Ejército de Tierra, ¿o por qué no, un 10x10

El tema de los vehículos de combate todo terreno es un tema muy manido ya. Empezaron siendo 4x4, luego 6x6, y ahora está de moda que sean 8x8. Pero ya no son una novedad. 

Italia fue el primer país que introdujo los vehículos 8x8 ya en los años 1990, junto con los Marines norteamericanos, y el Ejército canadiense con sus LAV,s y Grizzlies

El Ejército de Tierra español viene hablando del 8x8 ya desde el final de los años 1990 y principios de los 2000, y realmente ya tiene un 8x8 con los vehículos de reconocimiento Centauro adquiridos en Italia para las Unidades de Caballería.


VEHÍCULO DE RECONOCIMIENTO DE CABALLERÍA CENTAURO 8x8



La Infantería de Marina española introdujo un vehículo 8x8 ya en 2006-2007, mientras que nada se hizo para el Ejército de Tierra. ¿Por qué? 

Ante la noticia de la posible adquisición, a finales de 2015, de un nuevo vehículo blindado para el Ejército, cabe preguntarse: ¿Por qué entonces? ¿Lo necesita verdaderamente el Ejército

Lo primero es difícil de responder o muy sencillo. El Gobierno de Mariano Rajoy dirá que era entonces cuando había mejorado la situación económica y a eso hay que responder diciendo que es una falacia ya que el presupuesto de Defensa no ha aumentado y por supuesto, no contempla el desembolso de los dos mil millones de euros que requiere el programa. Y además, ahora con el gobierno en funciones, parece que se ha paralizado casi todo, ¿o no? Y llevamos ya 260 días “en funciones” 

¿Entonces? No hay duda de que una vez más el dinero sale de los presupuestos de industria, copiando el modelo que se inició en la época de Felipe González, y que continuaron Aznar, y Zapatero. Nada nuevo, como cabía esperar ya que la inventiva de Rajoy no da para mucho. Además Morenés es ducho en el arte de manejar los fondos de otro ministerio, como ya hizo con el carro Leopard en su época de secretario de estado en el Ministerio de Defensa

Pero, ¿por qué entonces? No hay duda que la decisión revelaba una gran falta de confianza en los resultados de las elecciones. Sacando el programa entonces, se endeudaba al próximo Gobierno en algo no previsto, comprometiendo cualquier posible reforma económica, pero se contentaba a unos cuantos empresarios que esperaban sacar su tajada, a la par que se garantizaba el cobro de alguna jugosa comisión, posiblemente a repartir entre Castellana, Cibeles, Moncloa, y Zarzuela, que para todos hay, y especialmente si se considera que las elecciones estaban perdidas y esta era la última oportunidad de afanar algo. Los resultados de las elecciones, tanto en diciembre como en junio, han complicado mucho el tema. No hay duda. 

También sabe mucho de esto el ex-General José Julio, hoy en Podemos, ya que no en vano fue director de armamento y material del Ministerio de Defensa y debe ya de haber asesorado apropiadamente a Don Pablo Iglesias

Pero, lo importante sin duda no es esto, o sí. ¿Necesita este material el Ejército

Mi opinión, por mucho que pueda molestar a mis compañeros en activo, es que no. Y digo no porque el Ejército probablemente necesitaba este nuevo vehículo hace ya tres lustros. Si desde 2000, y hasta 2016, ha estado sin él, y no ha pasado nada, está claro que no lo necesita. 

El hipotético 8x8 vendría a sustituir a los BMR-600 6x6 que sorprendentemente todavía continúan en servicio en algunas unidades. El BMR fue concebido en los años 1970 y sirvió para dotar a unidades de la entonces llamada Infantería motorizable, pero no era un vehículo de combate. Las desafortunadas experiencias sufridas en los Balcanes, en Afganistán, en Irak y en Líbano han demostrado que no era un vehículo adecuado para ir a la guerra. Pero ahí sigue. 

Por otra parte, desde 2000 hasta nuestros días ha llovido mucho y el Ejército se ha reducido mucho más aún. No soy capaz hoy de figurarme adonde irían a parar los nuevos vehículos 8x8. Prácticamente no hay unidades en donde tenga un lugar en la plantilla. Hoy por hoy el Ejército, además de los carros, utiliza el vehículo blindado Pizarro, de cadenas, y el 8x8 Centauro. Quedan todavía bastantes TOAs M113 y algunos BMR, ya obsoletos, y es para sustituir a estos, que se quiere el nuevo 8x8

Pero para eso no hace falta tanto ruido ni gastar tanto. Ya va siendo hora de que nos demos cuenta de cuáles son nuestras posibilidades y examinar el papel de nuestra tan cacareada industria de defensa. 

Hablemos claro. La industria terrestre de defensa no está capacitada para fabricar al 100 por 100 un moderno vehículo de combate de ruedas 8x8. Todo, absolutamente todo, tiene que ser fabricado bajo licencia y subcontratado. Tanto si lo fabrica Santa Bárbara, hoy filial solo del gigante norteamericano General Dynamics como si lo hace cualquier otro. Lo hemos visto con el vehículo Pizarro, con el carro Leopard y con el vehículo 8x8 Centauro

Fabricar en España solo trae como consecuencia encarecer el producto final, con el único beneficio, quizás, de conservar unos pocos puestos de trabajo. Un hipotético programa para fabricar 200 nuevos vehículos 8x8 empezaría, en el mejor de los casos, hacia 2020, y a la luz de las experiencias habidas, no acabaría hasta 2030 como poco, cuando ya el concepto 8x8 esté incluso anticuado. 

Y todo para qué, ¿después de todo? Para que los vehículos acaben aparcados en los patios de los acuartelamientos sin recursos para su mantenimiento? 

Llegados a este punto, cabe preguntarse, Porqué la Infantería de Marina española ha comprado fuera su vehículo 8x8. ¿Y por qué no lo ha fabricado en España? Alguien me dirá que por razones de economía de escala ya que eran muy pocos vehículos. Pero se puede utilizar el mismo argumento con el Ejército de Tierra, y sobre todo si no se jugase ahora a adivinar cuál es el vehículo adecuado, y se hubiera procedido a adquirir ya hace mucho, el mismo vehículo que la Infantería de Marina, que por cierto no es un vehículo especialmente de uso anfibio ni nada por el estilo. ¿Entonces?


VEHÍCULO DE COMBATE PIRAÑA IIIC 8x8 DE RECONOCIMIENTO


Solo cabe concluir que, una vez más, la adquisición de nuevos vehículos blindados únicamente le interesa a la industria. Y a los que se benefician de ella. 

El Ejército se debería dar con un canto en los dientes con tener el presupuesto necesario para mantener operativos todos los vehículos y medios de que ahora dispone. No necesita más. 

Y menos un Ejército que, como dice su Jefe de Estado Mayor, no garantiza nada.


Cosas que decimos hoy y recordaremos mañana.

Antonio J. Candil Muñoz