ESE EJÉRCITO QUE VES.
Y así, de modestia llenos,
a los más viejos verás,
tratando de ser lo más,
y de parecer lo menos.
Poetas Muertos
INICIO

22/9/16

LA TRAGEDIA DEL CAÑONERO “GENERAL CONCHA”













La pérdida del Cañonero General Concha el 11 de junio de 1913, hace 103 años, es una de las muchas tragedias sufridas por la Armada a través de los tiempos, y una de las más desconocidas. Ocurrió al varar en la costa de Marruecos, y mientras se hundía, su Dotación, defendiéndose con gran valor, tuvo que soportar durante muchas horas el ataque de los rifeños.


Cañonero “General Concha”

Construcción

          El General Concha fue construido en Ferrol, donde se puso su quilla el 1 de mayo de 1882. Botado el 28 de noviembre de 1883, se entregó a la Armada en 1885. Fue el primero de una serie de cuatro cañoneros, completada por: General Lezo, Magallanes y Elcano.

Recibió su nombre en honor del Brigadier de la Armada Juan Gutiérrez de La Concha, ex Gobernador e intendente de la provincia de Tucumán, en el Virreinato de Buenos Aires, que se había levantado contra su Junta de Gobierno, y fue fusilado en 1810 con el destituido Virrey Santiago Liniers

Características generales

Era de casco de hierro con espolón a proa. Medía 47,87 m eslora, 7,87 de manga, 3,41 de calado y desplazaba 524 toneladas. Tenía 2 máquinas de doble expansión y 600 CV, 2 calderas, 2 hélices, alcanzaba 11 nudos y su autonomía era de 840 millas. Con capacidad para 68 toneladas de carbón, consumía diariamente 10. También contaba con aparejo de goleta, con una superficie velica de 325 m2. Su Dotación la formaban 95 hombres.

Su armamento original fue de 3 cañones "Hontoria" de 120 mm y 3 ametralladoras "Nordenfelt": 2 de 25 mm y 1 de 11 mm. 

Vida operativa

      Su base era en San Juan de Puerto Rico cuando se produjo la Guerra Hispano-Estadounidense de 1898. Durante la contienda, el 28 de junio salió a la mar con el Crucero Isabel II y el Cañonero Ponce de León, para auxiliar al Vapor Correo Antonio López de la Compañía Transatlántica, que procedente de Cádiz trataba de romper el bloqueo. El Antonio López encalló al ser acosado por el Crucero auxiliar norteamericano Yosemite, pero gracias a la decisiva intervención del Concha y demás barcos, el Vapor pudo desembarcar el material de guerra que transportaba.


Crucero auxiliar norteamericano “Yosemite” en 1898

Finalizada la guerra, el Concha zarpó en septiembre de 1899 con los Cruceros Isabel II, el Destructor Terror, y el Cañonero Ponce de León, y regresó a España. Pasó por obras, en las que en 1904 le fueron sustituidos los cañones "Hontoria" por 4 "Nordenfelt" de 42 mm Y más adelante pasó patrullar por las costas norte de Marruecos, para hacer frente a la piratería y al contrabando de armas para los rifeños.


Crucero Isabel II

















Destructor TERROR.
Del libro Buques de la Armada Española a través de la Fotografía
















Cañonero Ponce de León

Varada 


Durante un período de patrulla al mando del Capitán de Corbeta Emilio Castaño, el 3 de junio de 1913 entró de arribada en Almuñécar por un fuerte levante, tras haber carboneado en Málaga. Zarpó el día 10 rumbo a Alhucemas, y a la llegada a la costa marroquí, sobre las 3 de la mañana del día 11 se encontró cerrado en niebla, que le obligó a reducir velocidad.

Navegando muy despacio y con muy baja visibilidad, a las 8 menos 20 de la mañana chocó con dos grandes rocas en la cala de Busicut, a unos 100 metros de la costa y a unas 5 millas de Alhucemas. Sufrió algunas vías de agua y quedó varando con la proa hacia tierra, en una zona controlada por la cabila hostil de Bocoy.


Capitán de Corbeta Emilio Castaño Hernández, Comandante del General Concha.
 Foto publicada en "Vida Marítima" el 30 de junio de 1913

El Comandante intentó zafarse de las piedras al tiempo que achicaba el agua que le entraba a bordo, pero no tuvo éxito. Ante lo desesperado de la situación y al no contar con estación radio, envió un bote con 9 hombres a Alhucemas al mando del Alférez de Navío Luís F. Lazaga, para pedir ayuda. En cuanto se tuvieron noticias del accidente, varios barcos de Melilla, Cádiz y Gibraltar zarparon hacia la zona.

Los rifeños de Bocoy, auxiliados por los de Beni Urriaguel, se reunieron en las alturas próximas y decidieron tomar el barco para apoderarse de todo lo que llevaba a bordo. Lo atacaron con fuego de fusilería, y sobre las 12 y media lo abordaron con botes dando lugar a un combate cuerpo a cuerpo en la zona de proa. Varios miembros de la Dotación cayeron prisioneros y el Comandante resultó muerto. Pero la determinación del Segundo, Alférez de Navío Rafael Ramos Izquierdo, logró desalojar a los atacantes y tomó el mando del barco.



Sobre las dos y media de la tarde, los atacantes propusieron sin resultado que la Dotación entregara el buque. A las cinco de la tarde aparecieron el Vapor Vicente Sáenz y el Cañonero Lauria. Hubo parlamentos desde botes, y sobre las seis de la tarde se estableció una corta tregua, en la que los rifeños retiraron varios cadáveres, el Concha evacuó heridos, y el combate se reanudó inmediatamente.

Tras nuevas conversaciones entre atacantes y atacados, y cuando el Cañonero comenzaba a hundirse de popa, uno de sus marineros fue a nado hasta el Lauria para informarle que los del Concha iban a abandonar el barco. En la oscuridad de la noche y bajo el fuego enemigo, la Dotación empezó a abandonar el Cañonero con sus botes y los del Lauria, mientras el Concha se hundía hasta quedar sumergido desde la popa a la Cámara de Oficiales.

Tras el largo combate, de los 85 hombres de la Dotación se contabilizaron un total de 44 bajas, con 16 muertos, entre los que se encontraba el Comandante; 11 prisioneros, algunos apresados en el primer asalto y otros que quedaron a bordo por estar heridos, entre ellos el Alférez de Navío Ramos Izquierdo, o por no saber nadar; y 17 heridos que fueron evacuados a Melilla. 


Prisioneros rescatados del “General Concha”. Contramaestres José Bendala Díaz (1) y José Fernández Lucas (2), puestos en libertad últimamente por los moros, rodeados del presidente de la Cruz Roja de Melilla, D. Roberto Cano, del Primero y Segundo Comandantes del Puerto, del Capitán del “Vicente Sanz” y de otras personas.

FOTO LÁZARO






















Desembarco de heridos del General Concha en Melilla.
Foto publicada en "Mundo Gráfico" el 16 de junio de 1913

Hundimiento

 Para evitar que fuera saqueado por los rifeños, el cañonero fue bombardeado el día 12 por el recién llegado Crucero Reina Regente, que no fue capaz de hundirlo. Lo consiguió al día siguiente, 13 de junio, en compañía de los Cañoneros Recalde y Lauria, aunque los rifeños habían tenido tiempo de llevarse un cañón, varios fusiles y otros objetos.


Vista de proa del REINA REGENTE. Se aprecian los cañones Hontoria de 240 mm.
Foto del libro El Crucero REINA REGENTE y su Hundimiento el 9 de Marzo de 1895












Cañonero Recalde















Cañonero Lauria

Pasado el tiempo


El Comandante Militar de Alhucemas comenzó inmediatamente las gestiones para rescatar a los prisioneros, que fueron liberados. Por su comportamiento, el Alférez de Navío Ramos Izquierdo recibió la Laureada de San Fernando en 1914. El accidente y el excelente comportamiento de la Dotación fueron muy comentados en la prensa local y nacional, y aparecieron en libros, cromos, tarjetas postales y fascículos. Tiempo después, los restos del General Concha fueron extraídos por buzos de Melilla, y su bitácora se conserva en el Museo Militar de dicha localidad.

 EPISODIO DEL CONCHA



Bibliografía

 - Aguilera y Elías, Alfredo. Buques de guerra españoles. 1885-1971. San Martín. Madrid, 1919.
- Anca Alamillo, Alejandro; Pazos Pérez, Lino J. Naufragios de la Armada Española y otros sucesos marítimos acaecidos durante el Siglo XX. Real del Catorce. 2006.
- Coello Lillo, Juan Luis; Rodríguez González, Agustín R. Buques de la Armada española a través de la fotografía (1847-1900). Ministerio de Defensa, Instituto de Historia y Cultura naval. Agualarga. 2001.

Tierra Mar y Aire.- 
Capitán de Navío D. Marcelino González Fernández 


Francisco Javier de la Uz Jiménez


3 comentarios:

Jose V. Ruiz De Eguílaz y Mondría dijo...

Además de hacer una película por el hundimiento del Titanic podían haber hecho otra con esto.
https://youtu.be/h8l32pnGs1o

Micaela Lopez Marrero dijo...

Narración llena de historia y valentía por los ocupantes de este barco de La Marina española.Soy hija de un Marino de la Armada.Saludos y muchas gracias por esta información.

Micaela Lopez Marrero dijo...

Narración llena de historia y valentía por los ocupantes de este barco de La Marina española.Soy hija de un Marino de la Armada.Saludos y muchas gracias por esta información.