ESE EJÉRCITO QUE VES.
Y así, de modestia llenos,
a los más viejos verás,
tratando de ser lo más,
y de parecer lo menos.
Poetas Muertos
INICIO

31/8/16

PROGRAMA LEOPARD. EL PROGRAMA “MÁS IMPORTANTE DEL EJÉRCITO”















Cosas que decimos hoy

Hace ya más de cinco años que escribí mis recuerdos sobre mi tiempo al mando del Programa Leopard, el programa “más importante del Ejército” según algún General de cuatro estrellas lo calificó. Si de verdad lo era, yo no tengo ningún recuerdo de que así fuese; más bien todo lo contrario, dadas las innumerables dificultades que cada día había que superar.

Tampoco lo fue en términos de mi carrera profesional, ya que como también dijo otro General de cuatro estrellas al Ministro de Defensa de turno, sirvió para “quemar mi carrera”.

Hoy, en retrospectiva, tengo muchas dudas de que el Ejército desease los Leopard, ni mucho menos que los necesitase. Ya alguien ha escrito que los Leopard eran “mi programa”. No puede haber mayor desvarío, yo no firmé ni el programa ni los contratos correspondientes. Lo hicieron aquellos que tenían potestad, y que tenían algún interés en el mismo.


Los Leopard 2 A4 recibidos llegaron en un estado impecable, totalmente operativos

Los Oficiales que integramos el programa fuimos hábilmente utilizados en beneficio de intereses inconfesables de índole empresarial y corporativa.

Los beneficiados fueron numerosos, comenzando por el antiguo emérito inquilino de una finca cercana a los montes de El Pardo, y continuando por el Ministro del ramo, en el momento, y algunos Generales, uno de los cuales acabaría pasando de forma fulgurante y directa a la propia empresa contratista principal del programa, como su Director General nada menos. Todo ello en total contradicción con cualquier principio ético, e incluso con un denominado “Libro Azul” de ética profesional editado por la aludida empresa, que se jactaba de ser modelo de comportamiento. Fue todo un ejemplo.

Uno de los Generales que tuvo también cierto protagonismo en el programa milita hoy en Podemos. Esta joya, que entonces era Director General de Armamentos en el Ministerio, tuvo la gran idea de, manteniendo la prohibición de efectuar pruebas de tiro en suelo español, indicar que se llevasen los carros a Canadá a efectuar allí las pruebas. Naturalmente no se hizo, pero tampoco pasó nada. El personaje acabó siendo designado para el puesto más alto de la Defensa, y de ahí a Podemos. Todo un ejemplo, igual que el anterior.

Cinco años después de haber escrito mis primeros recuerdos, me doy cuenta de que todo fue una gran mentira, y de que deje muchas cosas en el tintero. Las necesidades del Ejército importaban un comino. Lo importante era enmascarar el contrato como algo de gran utilidad para la industria, y salvaguardar ciertos puestos de trabajo en unas Comunidades tan vulnerables como Andalucía y Asturias, y al mismo tiempo enriquecer el bolsillo de algunos. Basta mirar quienes ocupaban los puestos de responsabilidad, con potestad de firma, y su trayectoria. Sugiero mirar también quienes ocupaban puestos en Sociedades Financieras que fueron clave en la privatización de la industria afectada, como UBS y Winterthur.

Los Leopard hoy, están a un 50 por cien de operatividad, en razón de las disponibilidades económicas, a menos de que el Ministerio haya modificado su criterio. Es decir, solo hay la mitad de los que había y aún así, imagino que dada la escasez de recursos para el mantenimiento, solo haya, como mucho, un 60% operativo de ese total del 50%. Es decir, menos de 80 carros (escasamente dos Batallones). Los Generales no dicen nada. Sin novedad. ¿Para qué se compraron entonces esos carros?

Entre otras cosas, recuerdo también las dificultades sufridas para la contratación de la munición para los carros. Fui incluso acusado de querer dotar en secreto a los carros con munición nuclear o radioactiva. Y el propio Ministro del ramo, entonces el inefable Trillo, pidió garantías a mi programa, al respecto. Toda una prueba palpable de ignorancia e incompetencia, sin límites.


















Municiones adquiridas con los 108 carros cedidos por Alemania DM33 (perforante), DM12 (de carga hueca)
















DM 38 (de instrucción)

El asunto de las pruebas de tiro fue de una gravedad extrema. La empresa contratista pretendía entregar los carros al Ejército sin haber efectuado pruebas de tiro. Eso significaba que teóricamente no se sabía si realmente los carros disparaban o no. Naturalmente eso costaba dinero y requería gastar munición. Con la colaboración de Altos Cargos del Ejército esas pruebas no se hicieron. Fue el motivo esencial que me llevó a abandonar voluntariamente el programa, y el Ejército. Cuando dejé el Ejército, en 2007, las pruebas no se habían hecho. Ignoro si se llegaron a hacer alguna vez pero tengo dudas razonables de ello.

El programa de fabricación de los carros Leopard debía de haber acabado precisamente en 2007. Tengo entendido de que acabó en 2014. Siete años de retraso, nada menos!!! Y en ningún momento se penalizó a la empresa contratista principal por los retrasos incurridos, Faltaría más! Naturalmente! Si el que había sido Jefe del Ejército era ahora el Director General de la empresa!!!!

A pesar de ello el Ministerio ha seguido alimentando con contratos posteriores a la empresa. Incluso hoy parece que también se dispone a encomendarle el futuro vehículo 8x8. Todo un completo despropósito.

Los Leopard se entregaron al Ejército sin sistema de aire acondicionado, achacable ello únicamente a la incompetencia de la empresa, y al desinterés del fabricante alemán por el programa español.

Los Leopard iban dotados con un sistema de mando y control único, y al decir único quiero decir que, por motivos incomprensibles, achacables únicamente al Ejército, el sistema elegido acabaría siendo incompatible con el sistema general de mando y control del Ejército. Es decir, los Leopard tenían su mundo y el resto del Ejército otro mundo, y ambos mundos no eran compatibles. En 2007, cuando deje el Ejército, este asunto estaba sin resolver.

El asunto de una posible venta de Leopard a Arabia Saudí, que hacia 2011 se intuía, y en el que algunos se las prometían muy felices, acabó en nada, como no podía ser menos.
España solo tuvo autorización, en su día, para cofabricar un 60% del carro, y ello solo para un total de 235 carros y ni uno más. Para haber optado a vender un solo carro más, se tenía que haber negociado un nuevo acuerdo con Alemania, y no anunciar la posibilidad inminente de tal venta. Por supuesto, Alemania, muy insatisfecha, de cómo había funcionado todo con España, se negó en redondo.

Desde Ejércitos del Mundo se advirtió esta patraña, pero naturalmente no hay peor sordo que el que no quiere oír.

Además, estaba el hecho de vender armamento y equipo militar a un régimen dictatorial e inmoral como el saudí, el cual como cada día revelan nuevos datos, es uno de los principales responsables del islamismo radical en el mundo.

Naturalmente, eso al emérito posible vendedor no le preocupaba, ni a su amiga de turno, por muy alemana que fuera. Todo acabó en agua de borrajas y en un ridículo espantoso.
Que a esta aventura se apuntase la Ministra Chacón, y su ínclito Secretario de Estado, puede no sorprender, dada su incultura. Pero que el actual Ministro del ramo, que conoció en detalle el programa, así como el actual Secretario de Estado, también se apuntasen a la idea, revela no sólo incompetencia sino negligencia desmedida.

Como dijo un famoso General norteamericano, "Señor, líbranos de nuestros amigos, que de nuestros enemigos ya nos libramos nosotros", Que ridículo más espantoso!!!!

Podría seguir escribiendo más detalles pero creo que ya es suficiente. Nunca tanto se hizo tan mal, pero, ¿a quien le importa?

Cosas que decimos hoy y recordaremos mañana.


Agosto 2016

Antonio J. Candil


4 comentarios:

Gonzalo Rodríguez-Colubi Balmaseda dijo...

Estas cosas tienen que saberse. Aunque a muchos les pique, que por algo será. Lo copio y pego para varios sitios Facebook ad hoc.

Anthony J Candil dijo...

El contrato nunca se debio firmar. Pero se firmo en 1999!! Por Eduardo Serra, otro personaje.
El programa, en documento que yo firme, advirtio que no se debia firmar porque la empresa contratista, todos sabemos cual, no estaba preparada. Lo que es mas, ni siquiera habia firmado acuerdos con las empresas alemanas propietarias de la tecnologia. El contrato era, pues, nulo de pleno derecho segun la Ley de Contratos del Estado. Lo firmo Eduardo Serra, contra nuestra opinion. Más tarde y ya no siendo ministro, resultó ser el presidente de UBS en España, uno de los bancos que privatizó la empresa en favor de General Dynamics. Se puede escribir todo un libro con toda esta trama.

Anthony J Candil dijo...

Y no nos olvidemos de aquel personaje intrigante, etéreo y manipulador.....

Antonio Rodríguez Rodríguez, de GECOIN/ISDEFE

Este estaba nombrado desde 1996 por Narcis Serra, como "gran sabio" para los contratos. Fue él quien designó, a su entero capricho, y a dedo, a todas y cada una de las empresas españolas que participaron en el proyecto.
Como las designaba? Nadie lo sabe....
Sorprendentemente, tras salir en 2006, del ministerio de defensa, no de muy buenas formas, acabo también en Santa Barbara/GD
La trama, como he dicho, es inagotable. Y fue aceptada, tanto por el PP como por el PSOE.

Anthony J Candil dijo...

Queria decir 1982, no 1996.