ESE EJÉRCITO QUE VES.
Y así, de modestia llenos,
a los más viejos verás,
tratando de ser lo más,
y de parecer lo menos.
Poetas Muertos
INICIO

2/4/16

EL GLORIOSO






Estoy leyendo una detallada y muy técnica historia del San Ignacio de Loyola, alias Glorioso, navío de 70 cañones, que mandó un ilustre cordobés de vocación marinera.

  
Hay un pasaje en el que se transcribe la anotación que su Capitán, Don Pedro Messía, hace en su Diario, explicando la maniobra de salida del puerto de Veracruz, que leyéndola estás “viendo" esa maniobra.

He hecho un pdf con asuntos varios sobre el Glorioso, la salida de Veracruz y su Capitán.
¡Qué época de gente preparada y hombres que “se vestían por los piés"!
¡Qué añoranza produce viendo lo que hay ahora…!
Como ejemplo, estas eran las cualidades que se esperaban tuviese un Oficial de Marina en 1814:

Maniobra de salida del San Ignacio de Loyola,
alias Glorioso

Veracruz, 28 Mayo 1747


El domingo 28 de mayo de 1747, el San Ignacio de Loyola,
alias Glorioso, zarpaba de Veracruz con destino a la Península.

El Capitán, Don Pedro Messía, relata así la maniobra en su Diario:




Puerto de Veracruz y Castillo de San Juan de Ulloa


Puerto de Veracruz




Castillo de San Juan de Ulloa



Muro de las Argollas

Pedro Messía de la Zerda, quinto marqué de la Vega de Armijo, nació
en Córdoba el 16 de febrero de 1700, sentando plaza de
Guadiamarina el 10 de julio de 1717.

En abril de 1741 recibió su designación como Comandante del San
Ignacio de Loyola, alias Glorioso, siendo su primer y único Capitán.
Durante los siguientes tres años estaría asignado a la Escuadra de
Barlovento, con base en el puerto de La Habana.

En noviembre de 1744 navegó con el Glorioso a la Península,
transportando en sus bodegas más de cuatro millones de monedas
de plata.

Su acertada dirección durante los combates que sostuvo contra
fuerzas inglesas muy superiores antes de su entrada en la Ría de
Corcubión y, sobre todo, el cumplimiento de su misión principal, que
no era otra que el traslado de los caudales desde el Virreinato de
Nueva España, le valieron su ascenso a Jefe de Escuadra.

Dicha promoción le fue comunicada por el Marqués de la Ensenada
por medio de una carta fechada en Madrid el 22 de agosto de 1747.

En junio de 1760, siendo Teniente General de la Real Armada, el Rey
Carlos III le otorgaba el título de Virrey, Gobernador y Capitán General
del Nuevo Reino de Granada y Provincias Agregadas, así como el de
Presidente de la Real Audiencia de la Ciudad de Santa Fé. Sirvió en
estos empleos hasta el 31 de octubre de 1772.

Murió en Madrid el 15 de abril de 1783.





Angel Gonzalez Santos

10 comentarios:

G.uillermo dijo...

Tienes muy buen ojo para los héroes, o quizá es que había muchos en tiempos pasados, o quizá las dos cosas, que tienes buen ojo y que había muchos, Un saludo.

http://ancienhistories.blogspot.com.es/2015/03/pedro-mesia-de-la-cerda.html

G.uillermo dijo...

Fue construido junto a un gemelo, llamado el Invencible, desde entonces existe confusión entre los nombres de advocación de ambos, según la fuente que consultes, el Nuestra Señora de Belén y el San Ignacio de Loyola. Yo creo que el Glorioso, era el Nuestra Señora de Belén...
Otro abrazo.

Agustín Pacheco dijo...

Buenos días.

Estimado Sr. Santos.

Muchas gracias por publicar una referencia al libro "El Glorioso". Tratándose de un proyecto personal en el que tanto la investigación como la escritura y divulgación de la obra han corrido por cuenta del autor, cualquier ayuda para promocionarlo es más que bienvenida. Muchas gracias de todo corazón.

En referencia a los textos entresacados del libro, le quedaría muy agradecido si al menos pudiera citar el título, autor y página. Así su trabajo nunca podría ser catalogado como un plagio y ayudará a preservar los derechos de autor, tan ignorados hoy en día. Es un consejo válido para algunas de las imágenes insertadas en el PDF y copiadas igualmente del libro. Es un favor que le pido, que espero no se tome a mal.

En cuanto al nombre religioso del Glorioso, debo precisar, Sr. Guillermo, que al menos hay siete legajos diferentes en el Archivo de Simancas y el Archivo Histórico de la Marina "Álvaro de Bazán" que prueban que la advocación del Glorioso era el San Ignacio de Loyola. Le ruego que no confunda fuentes con bibliografía divulgativa o con trabajos publicados en Internet sin base documental fiable.

Quedo a su disposición, agradeciéndoles de nuevo, tanto su reseña como sus comentarios. Al fin al cabo lo importante es promocionar nuestra Historia y nuestra Cultura.

Un saludo cordial.

Agustín Pacheco

PD: En el siguiente link de la página Todoababor pueden leer una breve reseña de la obra, así como la introducción y el índice de la misma: http://www.todoababor.es/historia/novedad-editorial-el-glorioso-de-agustin-pacheco/

Agustín Pacheco dijo...

Estimado Ángel.

Espero que sepa disculparme. Además de dirigirme a usted empleando el segundo apellido en lugar del primero, no le he dado las gracias por adquirir el libro. Confío en que cuando finalice su lectura, le haya resultado interesante.

Un fuerte abrazo y muchas gracias por su interés.

Agustín Pacheco

Angel González dijo...

Don Agustín, buenos días:
No me ha ofendido en absoluto. Los Santos, tan ilustres como los González, merecen ser mencionados, aunque la costumbre premie a los primeros apellidos. En mi caso estoy acostumbrado a que me llamen Santos, no en vano, en los colegios a los que he asistido, la sobre abundancia de los González era abrumadora y por eso nos llamaban por el segundo apellido.

En cuanto a su libro me parece de un nivel muy alto, por su documentación, fuentes y contenidos y es nuestro deber ayudar en la divulgación de contenidos serios que aportan su granito de arena a"vender nuestra historia" y sacarla de lo oscuro a lo que nos han llevado malintencionados extranjeros y españoles. Justo es que se coloque en su lugar.

Para acabar decirle que el Blog de Los Poetas Muertos es un blog de amigos, abierto a cuantos nuevos amigos quieran incluirse y esa familiaridad induce en algunas ocasiones a no mencionar debidamente las fuentes o los archivos de los que se obtiene información.

Las personas que escriben no buscan la notoriedad personal en lo que publican, estoy seguro, y no se apoderan de trabajos que no son suyos sino que los utilizan para divulgarlos y para apoyar sus propias opiniones . El pecado venial que entiendo suponen estas nuestras torpezas a las que Vd alude merecen el perdón, en aras de la verdadera naturaleza de la intención que nos mueve, que es divulgar y dar a conocer en la mayor parte de los casos lo que leemos.
Hay con frecuencia diversos trabajos en este Blog que sí suponen el resultado de la labor de investigación, recopilación y memoria de sus autores y nunca he notado la carencia de referencia y autoría, y créame que no es el ánimo de los contenidos de este Blog, por lo menos en las partes por mí leídas que son bastantes.
En este caso ya no es que sea un trabajo de investigación esta publicación, sino que ni siquiera es mía, Se trata de un modesto trabajo de divulgación enviado a mi persona y realizado por mi gran amigo Francisco Rodríguez Pedroso, capitán de la Marina Mercante con miles de millas navegadas y un gran entusiasta de la Marina española Mercante y Militar, de su historia y de los personajes ilustres que la integran.

Nada más Don Agustín. Mis disculpas por las omisiones y mi reconocimiento por su libro.

Ángel González Santos.

Jose V. Ruiz De Eguílaz y Mondría dijo...

D Agustín gracias por su valiosa colaboración.

Javier de la Uz dijo...


Querido Guillermo, no puedo evitar reprobar tus últimos comentarios, debido, según mi punto de vista, a sus salidas de tono en cuanto a la educación y forma. Mientras que los señores D. Agustín Pacheco y D. Ángel González Santos con los suyos, han demostrado una exquisita educación y humildad.

No sé a qué viene reprochar de tan arrogante manera al Coronel Ruiz de Eguílaz (Chevi) la anulación de tú comentario, puesto que al ser dueño y señor del Blog, puede hacer lo que crea oportuno sin tener que dar explicaciones.

Te recuerdo que tú, siendo entonces un colaborador más, has borrado todos tus artículos publicados en una de las páginas del Blog y que yo sepa, no has dado explicación alguna.

Guillermo, no me gustaría que estas letras las tomaras como una reprimenda, sino como una sugerencia para los próximos comentarios.

Recibe un abrazo.

Jose V. Ruiz De Eguílaz y Mondría dijo...

Gracias Javi;"con razón o sin ella".
FA

Jose V. Ruiz De Eguílaz y Mondría dijo...

1. El Espíritu del legionario:1 Es único y sin igual, de ciega y feroz acometividad, de buscar siempre acortar la distancia con el enemigo y llegar a la bayoneta.
2. El Espíritu de compañerismo: Con el sagrado juramento de no abandonar jamás a un hombre en el campo, hasta perecer todos.
3. El Espíritu de amistad: De juramento entre cada dos hombres.
4. El Espíritu de unión y socorro: A la voz de ¡A mí La Legión!, sea donde sea, acudirán todos y, con razón o sin ella, defenderán al legionario que pida auxilio.
5. El Espíritu de marcha: Jamás un legionario dirá que está cansado, hasta caer reventado. Será el cuerpo más veloz y resistente.
6. El Espíritu de sufrimiento y dureza: No se quejará de fatiga, ni de dolor, ni de hambre, ni de sed, ni de sueño; hará todos los trabajos, cavará, arrastrará cañones, carros; estará destacado, hará convoyes, trabajará en lo que le manden.
7. El Espíritu de acudir al fuego: La Legión, desde el hombre solo hasta La Legión entera, acudirá siempre donde oiga fuego, de día, de noche, siempre, siempre, aunque no tenga orden para ello.
8. El Espíritu de disciplina: Cumplirá su deber, obedecerá hasta morir.
9. El Espíritu de combate: La Legión pedirá siempre, siempre, combatir, sin turno, sin contar los días, ni los meses, ni los años.
10. El Espíritu de la muerte: El morir en el combate es el mayor honor. No se muere más que una vez. La muerte llega sin dolor y el morir no es tan horrible como parece. Lo más horrible es vivir siendo un cobarde.
11. La Bandera de La Legión: La Bandera de La Legión será la más gloriosa, porque la teñirá la sangre de sus legionarios.
12. Todos los hombres legionarios son bravos: Todos los hombres legionarios son bravos, cada Nación tiene fama de bravura; aquí es preciso demostrar qué pueblo es el más valiente.

Agustín Pacheco dijo...

Buenas noches.

Por orden.

Estimado Sr. Ángel González.

Muchas gracias por sus amables palabras sobre el libro, le aseguro que constituyen un gran estímulo para seguir buscando y contando historias interesantes. Gracias también por sus explicaciones sobre la falta de referencias a la autoría de la obra. No hay nada más que comentar al respecto. Tengo que confesarle, no obstante, que aunque no le conozco personalmente, si he tenido el honor y el privilegio de hablar con su amigo, el Sr. Francisco Rodríguez, al cual considero, además de cómo usted bien dice: un experto marinero, un Caballero con mayúsculas.

En referencia al Blog, fue un amigo el que me comentó su existencia y que se había publicado una reseña sobre “El Glorioso”. Estos días he leído algunos de los interesantes artículos, anécdotas y reflexiones publicadas. Todavía me queda tarea pendiente. Enhorabuena a su creador y a todos los integrantes y colaboradores del mismo.

Siento mucho, que algunos de mis comentarios hayan causado polémica entre amigos. Mi única intención era precisar algunas cuestiones, pero les aseguro que no había malicia o ironía en ellos. Evidentemente no empleé las palabras adecuadas, o las mismas fueron mal interpretadas. En mi caso, siempre que puedo me gusta hablar cara a cara, ya que los gestos, las emociones y sobre todo los ojos del interlocutor se expresan con más elocuencia que la palabra escrita. Resultando esta última, en la mayoría de las ocasiones, demasiado fría en medios como éste. Por tanto, le ofrezco a usted y a todos los miembros de esta familia mis más sinceras disculpas por las molestias ocasionadas.

Estimado Sr. Ruiz de Eguílaz. Mi Coronel.
Muchas gracias por sus palabras y enhorabuena por el blog.

Gracias también al Sr. Guillermo y al Sr. Javier de la Uz por sus comentarios.

Les dejo por hoy, agradeciéndoles de nuevo su amabilidad e interés.

Un abrazo para todos.

Agustín