ESE EJÉRCITO QUE VES.
Y así, de modestia llenos,
a los más viejos verás,
tratando de ser lo más,
y de parecer lo menos.
Poetas Muertos
INICIO

5/2/16

FUTURO DE ESPAÑA

















Gonzalo  deja este comentario en la entrada del funeral de su hermana Marta.


Gonzalo R-Colubi Balmaseda


FUNERAL POR MARTA R. COLUBI

MANIFESTACIÓN POR LAS VÍCTIMAS DEL TERRORISMO, 27 DE OCTUBRE DE 2013


Las hermanas Elena y Marta Rodríguez Colubi-Balmaseda (“escribe los dos apellidos, para que se vea que tenemos ascendencia vasca”, piden), acuden a la manifestación con un paraguas y una bandera con los colores de la enseña nacional. Los lucen con orgullo. Tanto como el que sienten por un país que, temen, se está descomponiendo.



Marta dibuja el futuro de España y los trazos son desoladores: “Vamos a acabar todos a tortas”, augura. Ambas creen que España ha perdido su nombre y que ya sólo se le puede llamar país (“Diría país de mierda, pero me molesta insultar a España”, concede Marta).



Y Rajoy, una vez más, es el saco de los golpes.“Nos lleva decepcionando mucho tiempo, pero esto ya es el colmo”, se lamentan con indignación. “Sería imposible hacerlo peor. ¡Pero si no cumple nada de lo que ha prometido!”, prosiguen. “A mí me da igual porque nunca le he votado”, comenta Marta para rectificar ipso facto: “Bueno, no me da igual porque me importa España. Pero lo del PP es indignante”.



A medida que desarrollan su discurso se van calentando. Por ejemplo, a la hora de calificar a los jueces de la Audiencia Nacional que ordenaron la liberación de Inés del Río: “Son unos mierdas y unos cobardes por darse tanta prisa”.



Justifican el peligro de desmembramiento en que “ni Rajoy ni Rubalcaba van a ganar en las próximas elecciones”, una circunstancia que favorecerá a los “partidos nacionalistas y republicanos”. ¿Y UPyD? “Pero es que Rosa Díez está a favor del aborto, y antes no iba a las manifestaciones de las víctimas, no hay que olvidarlo”, puntualiza Elena. “Apenas se salvaría Albert Rivera, de Ciutadans”, señala Marta, que de forma involuntaria arrea un golpe a su hermana con la bandera de España. “¡Todo sea por la patria!”, tranquiliza la agredida.



También librarían de la quema a María San Gil, Regina Otaola, Alejo Vidal-Quadras y Jaime Mayor Oreja, “un señor de los pies a la cabeza y muy inteligente, con la única pega de que venía de UCD”, explica Elena para rubricar: “A mí me gustaría tener una Thatcher”.







No hay comentarios: