ESE EJÉRCITO QUE VES.
Y así, de modestia llenos,
a los más viejos verás,
tratando de ser lo más,
y de parecer lo menos.
Poetas Muertos
INICIO

4/11/15

¡¡DINAMARCA UNA VERGÜENZA!!












¡¡¡Y estos son los europeos que critican los toros!!! 


Los toros no tienen nada que ver con esto.


El mar se tiñe de rojo, pero no se debe a un efecto climático de la naturaleza.


Se debe a la crueldad con la que los seres humanos (civilizados) matan centenares de los famosos e inteligentísimos delfines calderones.






















Todo esto sucede año tras año en la isla Feroe en Dinamarca. En esta masacre participan principalmente jóvenes ¿Por qué? Para demostrar que estos mismos jóvenes ya han llegado a una edad “adulta”, de madurez.






















A esta celebración regularmente nadie falta por no perderse “la diversión”. Todos participan de una manera u otra, matando o viendo la crueldad “apoyándola como espectador”.


Cabe mencionar que el delfín calderón, como casi todas las otras especies de delfines, se acerca al hombre únicamente para interactuar y jugar con él como gesto de amistad.























Así jugamos los seres humanos: todo lo terminamos echando a perder ya sea violentamente o destructivamente, hasta lo más insano que nos permite la naturaleza.






















Ellos no mueren al instante, son penetrados una y otra vez con afilados ganchos, en esos momentos el delfín produce sonidos muy parecidos a los de un bebe llorando...























Pero sufre y no hay compasión hasta que este dócil ser se desangra lentamente y sufre por tremendas heridas hasta batirse y morirse en su propia sangre.



















Finalmente estos héroes de la isla, ahora ya son adultos razonables hechos y derechos, ¡¡¡¡ya han demostrado su madurez!!!!



Para muchos es desconocido este atentado a la vida, a la sensibilidad, a todo. Es absolutamente increíble que no se haga nada para evitar esta barbarie que se comete contra los calderones.


¡¡¡¡¡Ya basta!!!!!...


Francisco Javier de la Uz Jiménez