ESE EJÉRCITO QUE VES.
Y así, de modestia llenos,
a los más viejos verás,
tratando de ser lo más,
y de parecer lo menos.
Poetas Muertos
INICIO

9/9/15

BANDERAS, EMBARCACIONES, Y BULOS











BANDERAS, EMBARCACIONES, Y BULOS




Estimado Sr. Svalk:
En primer lugar quiero agradecerle que me haya despertado de mi letargo de escribano en este maravilloso blog, ya que no lo hacía desde hace bastante tiempo y no por nada que tenga que ver con mis entrañables amigos Los Poetas Muertos, sino por ocupaciones varias, de todo tipo.
Supongo que la intención de su comentario, Sr. Svalk, al artículo de referencia, no es negar o disculpar el sentimiento de rechazo que desgraciadamente estamos viviendo desde hace ya bastante tiempo en España, hacia nuestra bandera. Si así lo fuera creo que está Vd. Sr Svalk completamente fuera de la realidad en nuestro país. Discúlpeme si Vd., Sr. Svalk , no es español o no reside en España, entonces comprendería su desconocimiento en este caso.
Dicho esto me gustaría discutir, con todo el respeto, algunas de las apreciaciones y correcciones que aporta en su comentario.
Empezando por el final tengo que decirle que según el derecho marítimo Pabellón es la Bandera que utiliza un buque en la mar y que exterioriza su nacionalidad. Dicho esto, estimado Sr. Svalk, su comentario, en cuanto a la utilización de uno u otro vocablo, es inane e irrelevante.
En cualquier caso y puesto que se utiliza indistintamente el vocablo bandera, (creo que por la mayoría de los navegantes, por lo menos los que yo conozco) que pabellón (exclusivamente por los puristas) permítame, estimado Sr. Svalk que yo utilice el primer término.
En relación a su comentario relativo a la piratería marítima, la cual puede definirse como la “acción o actividad que consiste en asaltar los barcos en alta mar o en las costas para robar lo que contienen”, estoy de acuerdo con Vd. en que puede ser ejercida bajo banderas perfectamente honrosas, faltaría más. No me imagino a los capitanes piratas de los siglos pasados, acatar reglamento alguno sobre banderas, y por tanto, como táctica de combate, podían enarbolar las que les vinieran en gana. Pero no hay que irse tan lejos, famosas son las andanzas de un barco de guerra alemán durante la Segunda Guerra Mundial que confundía a sus enemigos enarbolando banderas de distintos países. Pero además es obvio, a un delincuente le da exactamente igual qué país despacha su barco, por tanto enarbolará la bandera que le convenga a sus intereses. No creerá Vd que un pirata realiza los trámites de abanderamiento de su barco ¿Verdad?
También, estimado Sr.Svalk, desconozco si en alguna reglamentación vigente se relacionan las excepciones relativas a cuándo se puede navegar sin bandera, pero supongo que Vd. se refiere a circunstancias, porque el Real Decreto 2335/1980, de 10 de octubre, por el que se regula el uso de la Bandera de España y otras banderas y enseñas a bordo de los buques nacionales, es de un tajante que asusta: 
Todos los buques y embarcaciones nacionales, mercantes, de pesca, deportivos y de recreo, de servicios portuarios, así como los artefactos flotantes, cualquiera que sea su tipo, clase o actividad, enarbolarán, como único pabellón, la Bandera de España.
Estoy de acuerdo con Vd. en que un barco sin bandera no es por definición un barco pirata , pero sí tengo que decirle que navega como tal, además de hacerlo incumpliendo el artículo 92 del Convenio Internacional del Derecho del Mar, que dice: “todo buque navegará bajo pabellón de un solo Estado y quedará bajo la protección de dicho estado que deberá garantizar su seguridad en alta mar”. Si un buque navega sin llevar enarbolada la bandera que le corresponde, la ley considera ese barco como un buque sin nacionalidad, lo que implica que la autoridad marítima está facultada para interceptar, inspeccionar y retener dicho buque.”
Este es el argumento legal empleado por los buques de la Coalición Internacional para la lucha contra la piratería, por el cual pueden detener, inspeccionar y registrar los buques que navegan sospechosos o sin bandera, circunstancia muy de actualidad en determinadas zonas marítimas, como por ejemplo las costas de Somalia.
En definitiva Sr. Svalk, los barcos que por las razones que fueren, algunas de índole política u otras por costumbre, incumplan estas normas, entran en un juego peligroso que les puede esultar caro doblemente, ante cualquier autoridad marítima o ante el movimiento pirata que está cada vez más extendido, que lo puede confundir con un barco apátrida sin un Estado que los defienda.
Respecto a los barcos de regata estimado Sr. Svalk creo, con el máximo respeto que confunde, por desconocimiento profundo, bandera con abanderamiento y le explico por qué: 


El Real Decreto 1027/ 1989 regula el procedimiento de abanderamiento, matriculación y registro de buques. Este reglamento es de aplicación a todos los buques que pretenden el derecho de navegar bajo la bandera española.
El RD se aplica al abanderamiento de todas las embarcaciones, independientemente su eslora, destino, actividad, tipo de construcción, y el derecho consuetudinario permite apreciar que la administración marítima solamente viene no exigiendo la matriculación y abanderamiento de embarcaciones de menos de 2,5 metros de eslora.
En lo que respecta a las embarcaciones de regata, no existe ninguna previsión legal en esta norma u otra de igual o superior rango que las excluya, por lo tanto hay que concluir que éstas deberán abanderarse siguiendo este procedimiento si desean navegar bajo la cobertura que ofrece el pabellón español. Sin embargo en la práctica se las viene eximiendo cuando por sus características de diseño les es imposible cumplir los requisitos de seguridad exigibles en general. El RD 297/98 expresa la existencia de una base normativa que permite no aplicar la normativa de seguridad a algunas embarcaciones de regata pero es más difícil –o imposible- encontrar una base jurídica que permita eximirlas de ser registradas, matriculadas y abanderadas por el solo hecho de no cumplir las normas de seguridad.
En definitiva Sr. Svalk es más una “vista gorda” que una exención reglada, de lo cual me alegro, como síntoma de que en mi país se puede flexibilizar la interpretación de la norma para salvar un obstáculo insalvable.
Continuando con su comentario, llegamos a la parte más errónea de su alegato.


Mire Vd., Sr. Svalk, en todos los puertos del mundo se hará lo que les venga en gana, de acuerdo con sus reglamentaciones o su gusto.
Pero si se refiere Vd. a los puertos franceses, ingleses, italianos o norteamericanos, incluyendo Canadá, le diré con certeza que Vd. no puede pasear ni mirar a los 32 vientos sin encontrarse una bandera nacional en sus barcos. Fondeados, a la gira, a la deriva, atracados o navegando. Su afirmación textual “…los pabellones se izan solamente AL NAVEGAR y desde la salida a la puesta del sol…” es completamente falsa; vea, vea porqué:
“Todos los buques y embarcaciones nacionales, mercantes, de pesca, deportivos y de recreo, de servicios portuarios, así como los artefactos flotantes, cualquiera que sea su tipo, clase o actividad, enarbolarán, como único pabellón, la Bandera de España.”
“Los buques están obligados a izar el Pabellón nacional a la vista de buque de guerra o fortaleza, a las entradas y salidas de puertos, y, en éstos, de sol a sol, en los días festivos y cuando así lo disponga la autoridad competente. Estarán igualmente obligados a izar el Pabellón nacional cuando así lo requiera la costumbre internacional o las disposiciones aplicables en espacios marítimos sometidos a jurisdicción extranjera.” Artículos primero y cuarto del Real Decreto 2335/1980, de 10 de octubre.
Pero lea con atención, Sr. Svalk, el trocito este:
“…entradas y salidas de puertos, y, en éstos, de sol a sol, en los días festivos y cuando así lo disponga la autoridad competente.”
Lo comprende ¿verdad?
Para ir concluyendo Sr. Svalk, el abanderamiento español, es un derecho que se adquiere cuando se cumplen unos requisitos, y la reglamentación para el enarbolado obligatorio es sencillamente clara, concisa y tajante, como los textos de Garcilaso.
Para algunos españoles entre los que me encuentro, el poder enarbolar esta bandera en nuestro barco, no es sólo una obligación legal, es un orgullo y nos gustaría que si alguien no lo considera así tenga la valentía de no izar esa bandera, y los arrestos para decir que no lo hace porque no le da la gana y no esconderse cobardemente en interpretaciones, añagazas y engaños en los que siempre puede navegar el mal intencionado.
Y para terminar podría Vd. aclararme algo ¿Vd. es gaiteiro o tamborileiro?
Un cordial saludo. 


Ángel González Santos 

3 comentarios:

Javier de la Uz dijo...

Ángel, has dado toda una lección al susodicho anónimo, que además de no estar muy enterado, no se sabe si es gaiteiro o tamborileiro. Un abrazo

Chevi Jr. dijo...

Angel, te echaba de menos.
Me has quitado el mono para otros meses, pero no dejes pasar tantos.
Un abrazo.

Angel gonzalez dijo...

Hola Javier y Chevi junior, volveremos a la carga. Echaba de menos estas contactos.
Un abrazo para los dos.