ESE EJÉRCITO QUE VES.
Y así, de modestia llenos,
a los más viejos verás,
tratando de ser lo más,
y de parecer lo menos.
Poetas Muertos
INICIO

9/12/14

¿ESTÁN PREPARADOS LOS BRITÁNICOS PARA CONVIVIR CON MOHAMED?









Articulo sacado de El Confidencial:

La pregunta es pertinente después de que Mohammed se haya convertido en el nombre más popular para llamar a los recién nacidos en el Reino Unido. La noticia no ha pasado en absoluto desapercibida. Es más, algunos periódicos han eliminado el sistema de comentarios de su versión online después de que algunas opiniones del tipo “Inglaterra está perdida” o “qué desgracia que el Gobierno permita que esto suceda” fueran a más.




La web BabyCenter ha sido la encargada de llevar a cabo la encuesta. Las críticas no se han hecho esperar ya que, realmente, ha sumado todas las variantes del nombre, como Muhammads, Mohammeds y Mohammads. Pero la Oficina Nacional de Estadística llegó a la misma conclusión el pasado mes de agosto -advertía de que Oliver era el más popular, si no se sumaban las variantes citadas- y, cuando se habla del organismo que maneja los datos oficiales, está claro que el nombre del bebé refleja un cambio demográfico importante.
Casi un 10% de recién nacidos y niños en Inglaterra y Gales tiene como religión el islam. En otras palabras, el porcentaje de musulmanes entre los menores de cinco años es casi el doble que en la población generalSegún el último censo de 2011, los musulmanes británicos representan el 5% de la población actual. Pero casi un 10% de recién nacidos y niños (menores de cinco años) en Inglaterra y Gales ya tiene como religión el islam. En otras palabras, el porcentaje de musulmanes entre los menores de cinco años es casi el doble que en la población general.
Las altas tasas de natalidad de minorías y el aumento del ateísmo explican, por ejemplo, que los niños musulmanes en Birmingham -la segunda ciudad más grande del país- superen, por primera vez, a los cristianos (34,7% comparado con 33,7%).
El cristianismo sigue siendo el patrón en Inglaterra y Gales (Escocia e Irlanda del Norte tiene su propio registro). Pero, al igual que en Birmingham, el islam es la religión dominante entre los niños de Leicester, Bradford, Luton, Slough y los barrios londinenses de Newham, Redbridge y Tower Hamlets.
Ameera, una londinense de 12 años, antes de practicar patinaje sobre hielo en el Este de Londres (Reuters).Ameera, una londinense de 12 años, antes de practicar patinaje sobre hielo en el Este de Londres (Reuters).
Los cambios también se notan en Westminster
Los cambios también se han dejado notar en Westminster. De hecho, la candidata laborista, Shabana Mahmood, hizo historia al convertirse en la primera mujer musulmana diputada por la circunscripción de Birmingham. En las últimas elecciones de 2010, los escaños musulmanes se duplicaron llegando a ocho asientos, incluido el primero para el Partido Conservador.
Con todo, las minorías solo ocupan el 4,15% de los 650 asientos de la Cámara de los Comunes. Hasta 2080 no estarán representadas correctamente en Westminster. Poseen, además, solo el 9,5% de los puestos en la Policía, pese a que en 1993 se propuso el objetivo de alcanzar el 25%.
Los ‘fish and chips’ se adaptan a la ‘sharia’
Pero, volviendo a la pregunta: ¿Están los británicos preparados para vivir con Mohammed? En Acton, al suroeste de Londres, donde un gran número de tiendas son ahora propiedad de musulmanes e incluso los locales de “fish and chips” y comida india de “take-away” son Halal (término que describe a los alimentos aceptables según la sharia o ley islámica), en la calle hay opiniones para todos los gustos.
“No tengo ningún problema con ellos”, dice a El Confidencial Robert, un británico de descendencia caribeña de “cuarentaitantos”. “Seamos serios, por favor, es la religión con más fieles en todo el mundo. Si realmente quisieran acabar con nosotros, lo habrían hecho hace mucho tiempo”, añade a El Confidencial. Por su parte, Anne, que lleva 22 años viviendo en el barrio asegura que “ha cambiado todo mucho” y que una cosa es “verlos por la calle” y otra “que te venga un joven con barba (obligatorio para los hombres musulmanes) de vecino de la puerta de al lado”.
Abdul Waheed posa para una fotografía en Birmingham (Reuters).Abdul Waheed posa para una fotografía en Birmingham (Reuters).
Según la Policía, los crímenes relacionados con la islamofobia han aumentado drásticamente en el último año. En 2013, se registraron 500 incidentes, comparados con los 336 en 2012 y los 318 en 2011. La organización Tell MAMA asegura que el 58% de los asaltos reportados fueron contra mujeres. De ellos, en el 80% de los casos éstas llevaban ropa asociada con el islam, como el hiyab o niqab.
‘Seamos serios, por favor, es la religión con más fieles en todo el mundo. Si realmente quisieran acabar con nosotros, lo habrían hecho hace tiempo”, dice RobertZab Mustefa, periodista musulmana británica especializa en los derechos y la cultura de las mujeres, ha escuchado de todo. Le han llamado desde Osama Bin Laden a Paki-terrorista. “Es cierto que hay un grupo condenado al ostracismo”, asegura a este diario. “Y también es cierto que queda mucho por hacer, sobre todo en la educación. Pero, con todo, creo que la mayoría de la comunidad musulmana está integrada en este país”, añade. Según la periodista, los incidentes son creados por una minoría y amplificados por algunos titulares en prensa.
Ya no hay que remontarse a los atentados contra la red de transportes de Londres de 2005. Solo en el último año, los reportajes del brutal asesinato del soldado Lee Rigby a manos de dos jóvenes convertidos al islam, la operación Caballo de Troya en los colegios de Birmingham, la decapitación del periodista James Foleyejecutado por un terrorista con acento londinense, y los informes sobre los más de 500 británicos que luchan actualmente en las filas del Estado Islámico no han ayudado especialmente a mejorar la imagen de esta comunidad.
La fundación Exploring Islam ha puesto en marcha diferentes campañas para cambiar la percepción de esta religión en la sociedad. En 2010, por ejemplo, distintos carteles con fotografías de hombres y mujeres musulmanas que apostaban por los derechos humanos y la responsabilidad social se pudieron ver durante semanas en las distintas paradas de metro y autobús de la capital. Pero no consiguieron el efecto deseado.
Yasmin empuja a Hana en un columpio cerca de su escuela en Hackney, Este de Londres (Reuters).Yasmin empuja a Hana en un columpio cerca de su escuela en Hackney, Este de Londres (Reuters).
Cada vez más recelo hacia el inmigrante… y el diferente
De hecho, la sociedad británica se ha radicalizado en los últimos años. La prueba clara e inequívoca es el avance del euroescéptico y anti-inmigración UKIP, que este otoño ha hecho historia metiéndose por primera vez en Westminster con dos escaños tras unas elecciones locales que tuvieron que reponer asientos después de la dimisión de dos diputados tories.
Los hombres musulmanes tienen hasta un 76% menos de probabilidades de trabajar en comparación con los varones blancos y cristianosLos británicos miran cada vez con más recelo a los inmigrantes y también a aquellos que, aún naciendo en el Reino Unido, no comparten sus mismas costumbres. La universidad de Bristol publicó la semana pasada un informe que -utilizando los datos de la Oficina Nacional de Estadística- concluía que los musulmanes sufren más discriminación en el ámbito laboral que cualquier otra minoría. Los hombres musulmanes tienen hasta un 76% menos de probabilidades de tener un trabajo en comparación con los varones blancos y cristianos de la misma edad, con los mismos requisitos. Las mujeres musulmanas tienen hasta un 65% menos de probabilidades de encontrar un empleo que sus homólogas cristianas blancas.
Según un sondeo de la BBC, el 28% de los encuestados de entre 18 y 24 años considera que Reino Unido estaría mejor con menos musulmanes, mientras que el 44% asegura que esta comunidad no comparte los mismos valores que el resto de la población. El 60% asegura que la población británica en general tiene una imagen negativa de los seguidores de Alá.
Desde hace décadas, los diferentes gobiernos británicos trabajan a través de diferentes programas para promover la integración de las minorías. Pero la pregunta permanece: ¿Están los británicos preparados para vivir con Mohammed?