ESE EJÉRCITO QUE VES.
Y así, de modestia llenos,
a los más viejos verás,
tratando de ser lo más,
y de parecer lo menos.
Poetas Muertos
INICIO

7/11/14

Tal día como hoy, empezaron las sacas de Paracuellos










EL RESTAURADOR DE LOS JERÓNIMOS Y LA PRIMERA SACA DE PARACUELLOS
 (DEL BOLETÍN FUNDACIÓN NACIONAL FRANCISCO FRANCO)

Mártires del 7 de noviembre de 1936
Los primeros mártires de Paracuellos




   De los nueve beatos del 7 de noviembre, todos menos uno -el capuchino Andrés Francisco Simón Gómez (padre Eloy de Orihuela), de 59 años, asesinado en el Pont de l'Amorós de Crevillent (Alicante)- corresponden a la primera saca de presos hacia el camposanto de la localidad madrileña de Paracuellos de Jarama: son cinco dominicos, un jerónimo, un oblato de María Inmaculada y un seminarista salesiano.

   Los dominicos eran José Delgado Pérez, de 19 años -había tomado el hábito en septiembre de 1935 en el convento de Almagro (Ciudad Real), de donde fue enviado a la cárcel Modelo-; Isabelino Carmona Fernández, de 28 -profesó en 1925 y se ordenó en 1932, estaba en el convento de Atocha y el mismo 20 de julio de 1936 lo encerraron en la Modelo-; Vicente Rodríguez Fernández, de 39 años -profesor desde 1915 y sacerdote desde 1922, fue expulsado de México por la revolución, en la de 1936 estaba en el convento del Olivar de Madrid, y no lo capturaron hasta el 12 de octubre-; Juan Mendibelzúa Ocerín, de 58 años -profeso desde 1894 y sacerdote desde 1902, también del convento del Olivar y capturado a mediados de octubre-; y Alfredo Fanjul Acebal, de 69 años, que había profesado en 1883, se ordenó en 1890 y era prior del convento del Olivar cuando fue asaltado el 20 de julio, día en que lo apresaron y, tras llevarlo a la Dirección General de Seguridad (DGS), lo encerraron desde la medianoche en la Modelo.

   El jerónimo Manuel (de la Sagrada Familia) Sanz Domínguez, de 48 años, pasó de trabajar en los ferrocarriles y ser director de una sucursal bancaria a restaurar en España la orden jerónima masculina. Fue en 1920 cuando, según relata Jorge López Teulón, entró en contacto con la figura de San Jerónimo, de cuya muerte se cumplían 15 siglos. Junto a otros cinco y con el apoyo de las monjas jerónimas de la Concepción,recomenzó en 1925 la vida monásticade una orden que estaba a punto de cumplir los cien años de inexistencia que hubieran significado su extinción canónica. Respecto a los tiempos que corrían, dijo Manuel Sanz: “Suceda lo que suceda, doy gracias a Dios porque me ha concedido un destino grande y hermoso. Si vivo, creo que veré restaurada la Orden Jerónima, objeto de todos mis sueños. Y si muero, seré mártir por Cristo, que es más de lo que podía soñar”. Su mala salud -llevaba dos años enfermo- no fue óbice para que el 5 de octubre lo detuvieran y lo llevaran a la Modelo.

   José Vega Riaño, de 32 años, profesó como oblato de María Inmaculada en 1922 y se ordenó sacerdote en 1927. Desde 1930 era profesor de Teología en el seminario de esta orden en Pozuelo de Alarcón (Madrid). Detenido con toda la comunidad el 22 de julio, fue llevado a la DGS y liberado el 25 de julio (entretanto en Pozuelo mataron al estudiante Cecilio Vega el día 24 confundiéndolo con este sacerdote). Hospedado en una casa amiga, el 10 de octubre lo volvieron a capturar, encerrándolo en la Modelo.

   Manuel Martín Pérez, de 32 años, seminarista salesiano de la comunidad del colegio de San Miguel Arcángel (Paseo de Extremadura). Emitió los votos temporales en Carabanchel Alto (Madrid) en 1923. Después de estudiar Filosofía fue destinado a Astudillo (Palencia) y Madrid para el trienio de prácticas. Durante la guerra, vivió escondido hasta que, a mediados de octubre, fue arrestado.

   La primera saca hacia el cementerio de Paracuellos de Jarama es resumida así por López Teulón:

“A las tres de la tarde los autobuses de la primera expedición de la cárcel Modelose detienen en Paracuellos. Los presos son obligados a bajar de los vehículos. En grupos pequeños -diez, quince- se los hace avanzar hacia las fosas previamente cavadas al efecto. Así van siendo fusilados, un grupo detrás de otro. Algunos milicianos se ocupan de dar el tiro de gracia a los heridos. Inmediatamente, un equipo de sepultureros arroja tierra sobre las zanjas. Llega entonces un nuevo grupo, con el que se repite la operación. Unas ochocientas personas cayeron en esa primera matanza masiva. Algunas horas más tarde llegó la segunda expedición: unos doscientos presos que conocerán la misma suerte”.

   Ese día no hubo dos, sino cinco sacas. Una de madrugada, procedente de la cárcel de Porlier y dos más durante el día, procedentes de la Cárcel Modelo (por la tarde) y la de San Antón (a primera hora de la tarde), respectivamente, hacia Paracuellos del Jarama. Otras dos sacas, procedentes de San Antón, llegaron sanas y salvas a Alcalá de Henares.

   Según Pedro Montoliú Camps (Madrid en la Guerra Civil, página 234, la propuesta originaria del agente soviético Mijail Koltsov era trasladar a Valencia a los presos en grupos de 200. La DGS comenzó a elaborar listas de presos el 5 de noviembre, pero la decisión del Gobierno de huir a Valencia paralizó esa acción, no así las sacas, pues el mismo día 5 fueron sacados 38 presos de Porlier y 31 de San Antón, ejecutados en Rivas-Vaciamadrid. A quien el director general de Seguridad, Manuel Muñoz, cedió el 6 de noviembre, antes de salir para Valencia, la responsabilidad sobre los presos de la Modelo, fue al subdirector Vicente Girauta, ordenándole tras reunirse con la diputada socialista Margarita Nelken que le diera a ella un oficio para el director de la prisión, Jacinto Ramos, para preparar el traslado de un millar de presos a la prisión valenciana de San Miguel de los Reyes.

                                                                   Gonzalo Rodríguez-Colubi Balmaseda




2 comentarios:

Javier de la Uz dijo...

Estación Conde Duque, destino Paracuellos

http://www.intereconomia.com/noticias-gaceta/cultura/estacion-conde-duque-destino-paracuellos-20130428

CARMELO LÓPEZ-ARIAS

Javier de la Uz dijo...

Estación Conde Duque, destino Paracuellos

El nieto de un asesinado en la Guerra Civil pone negro sobre blanco cuarenta y tres crímenes nunca hasta ahora estudiados a fondo.
En la madrugada del 7 de noviembre de 1936, al pie del Cerro de San Miguel, frente a la que sería la Fosa nº1, fue fusilado en Paracuellos del Jarama el Teniente de Ingenieros Carlos Samper Roure. Había ingresado en el Ejército como Soldado raso, tenía 42 años y cuatro hijas de corta edad y llevaba detenido desde el 20 de julio. Escribió en cautividad veinte emotivas cartas a su mujer y a sus pequeñas (tierno con éstas, amoroso y práctico con aquélla) que han servido a su nieto Jesús Romero Samper como hilo conductor de una de las más completas investigaciones sobre las sacas de aquel tétrico invierno, publicada bajo el título Cartas a Paracuellos (De Buena Tinta). Las muertes del Cuartel de la Montaña han eclipsado lo que sucedió en el cercano Cuartel de Conde Duque, que alojaba un centro de Transmisiones donde estaba destinado el Teniente Samper. Las unidades quedaron acuarteladas al estallar el Alzamiento. No estaban comprometidas con él y quedaron a la espera de órdenes. Aisladas de la cadena de mando, enseguida fueron cercadas y hostigadas por grupos de milicianos, a quienes contuvieron con el mínimo de fuego. Finalmente se entregaron a la Guardia Civil, pero el destino de cuarenta y tres militares estaba sellado. No como represalia por un movimiento en el que no habían participado, sino como fase del estudiado plan frentepopulista de exterminio de desafectos.
Nunca hasta ahora se habían conocido al detalle esas cuarenta y ocho horas. Como el papel jugado por un soplón, el Soldado comunista Cristóbal Parra Berruezo, que dirigía una célula revolucionaria. Proporcionó información a los asaltantes y luego acusó a mandos y compañeros, contribuyendo al asesinato de 43 inocentes y a la desaparición de otros 11. Incluso una sentencia judicial de 1937 admite que mintió.
Arena blanda y fosas
Las cartas de Samper permiten conocer cómo era la vida en la Modelo: relativamente aceptable, aunque en progresivo deterioro, en cuanto a visitas, comida y hábitat. Sólo al final los presos intuyeron su destino: “Estad siempre alegres y contentas”, escribe a sus pequeñas, con la pesadumbre de quien sabe el mazazo que les aguarda y signará sus vidas. En realidad no tuvieron certeza de lo sucedido hasta terminada la guerra, cuando supieron que era uno de los caídos en algún lugar de Paracuellos.
¿Por qué allí? Romero Samper documenta las razones por las que se eligió ese paraje para las matanzas. La orografía, como una pendiente del 82% en algunos parajes que dejaba en un alto casi invisible el enclave donde tableteaban las ametralladoras. El terreno, arena blanda y húmeda óptima para excavar las amplias fosas que debían ocultar miles de cuerpos. Y, sobre todo: asegurar una depuración criminal larga y sistemática ajena a los vaivenes del frente. Nada se dejó al azar, y se trabajó durante semanas en seleccionar el sitio.
La munición encontrada corresponde a once tipos de armas. El análisis de sus zonas de concentración permite trazar un mapa casi perfecto de cada saca de fusilamientos, y demuestra el aporte de fusiles y revólveres de procedencia soviética: miles de Máuser 98, ametralladoras Maxim o fusiles ametralladores Degtyarev habían sido entregados en aquellas fechas. En pocas horas ese armamento ya se estaba dedicando a la masacre. Lo que da idea de la partida que se jugó en España.