ESE EJÉRCITO QUE VES.
Y así, de modestia llenos,
a los más viejos verás,
tratando de ser lo más,
y de parecer lo menos.
Poetas Muertos
INICIO

5/11/14

FRANCO... ESE SOLDADO












           El hombre que ganó muchas batallas, ganó una guerra que sirvió también para ganar una paz que desde siglos atrás se negaba a los españoles.

Fue en la madrugada del 4 de diciembre de 1.892 en un rincón de Galicia, su Ferrol marinero, donde Dios quiso que viniera al mundo. Era el segundo hijo varón del matrimonio Franco-Bahamonde, antigua familia de marinos. Fue bautizado en la Iglesia parroquial de San Francisco, templo castrense y primera anticipación militar de su vida. 

El bautizo del pequeño Francisco Franco

Era aún un niño cuando expresó su deseo de ingresar en la Escuela Naval, pero la maltrecha hacienda española, incapaz de reponer los barcos que con tanta gloria acabábamos de perder en Cuba y Filipinas en el año 1.898, aconsejó el cierre de la Escuela. No podía ser Marino; pero, por fortuna, aún estaban abiertos otros caminos para encauzar su firme voluntad de servir a la Patria.

Tenía 14 años cuando ingresó en la Academia de Infantería. Del Ferrol a Toledo; donde  durante tres años va a madurar su espíritu militar entre los muros de este Alcázar que, veintinueve años más tarde, iba a justificar su rango académico al explicar al mundo la difícil lección del heroísmo.

Con su hermano Nicolás. (1.906)
Era el 13 de julio de 1.910, cuando en el patio de esta fortaleza, la estatua del Emperador Carlos V era testigo de que el Alférez Francisco Franco  juraba, ante esta histórica Bandera, consagrar su vida a defender España. Cuando es destinado al Ferrol para iniciar su vida militar en el Regimiento de Infantería Zamora nº 8, en el Protectorado español de Marruecos, a pesar de las entrañables  y sinceras relaciones con el Jalifa y Autoridades  y una gran parte de la población; El Raisuni y Abd-el-Krim, fueron desde el primer momento hostiles y encendieron la guerra.

En 1.912, entre los contingentes de Tropas que siguen llegando  a nuestra Zona, desembarca en el puerto de Melilla un Oficial que es casi un niño, aunque él trate de disimular este defecto dejándose un bigote representativo. Él entró en África, y África entró en él. Pudiendo decirse que en esas ardientes tierras el nombre de Franco quedó gloriosamente unido a ellas. Y figurando desde entonces en su Hoja de Servicios como una prolongación de sus apellidos, los de Izarduy, Xauen, Río Martín, Dar-Drius, Riffien, Llano amarillo, el Gurugú, Tiffaruin y Alhucemas.

Tifasor (1.912). Alférez


Su primer destino está en la Columna del Coronel Villalba, que opera en vanguardia y está acampada en Tifasor. Desde allí envía a los suyos, con la alegría del que ha llegado al sitio soñado, las primeras fotografías.

Recibe su bautismo de fuego en el asalto y conquista de esta posición: Yadumen. El General Berenguer, que dirige las operaciones, comenta con sus ayudantes: ¿Quién manda esa Sección que funciona tan bien? “Un recién llegado, mi General, el Alférez Franco”. Por primera vez suena su nombre en el ámbito de estos parajes. Y por primera vez sus ojos asisten  al sobrecogedor espectáculo de ver alzarse en victoria la Bandera que juró en Toledo.



Cinco meses después obtiene su primer y único ascenso por antigüedad. Y la primera Cruz Roja del Mérito Militar. La segunda la ganaría un año después, incorporado a otro destino más arriesgado: el Grupo de Regulares Indígenas.

La impopularidad en España de la guerra de Marruecos movió al General Berenguer la idea de organizar una Tropa indígena que actuaría como Fuerza de choque, y se escoge para mandarlos a los Oficiales más hábiles y valerosos. En abril de 1.913, el Teniente Franco solicita y obtiene el ingreso en las Fuerzas Regulares, que al año de su fundación habían aportado al triste balance de nuestras pérdidas el 40 por 100 de sus efectivos. Pronto, sin embargo, pasarán a segundo plano las noticias de los periódicos sobre África debido al estallido de Gran Guerra de 1.914.



Teniente de Regulares (1.913)

Durante los siguientes años, ésta, va a hacer olvidar a los españoles, que en Marruecos sigue estallando la guerra cada mañana para millares de hombres que luchan hasta la muerte por un palmo de terreno.

A los tres años de su llegada, Franco alcanza, por méritos de guerra, su tercera estrella. Tiene 22 años y es el Capitán más joven del Ejército. En junio de 1.916, cayó por primera vez herido. En el furioso combate del Biutz tenía que tomar, al mando de su Compañía, estas lomas conocidas, por su fortificación y emplazamiento, como las Lomas de las Trincheras. A mitad del asalto se encontró con la bala que le atravesó el vientre. Sigue, a pesar de ello, al frente de sus Soldados y toma la posición, pero poco después la hemorragia le desvanece. En una camilla es transportado al puesto de socorro, donde fue atendido por el Capitán Médico D. Enrique Blanco Salas.




        Médico que curó a Franco de su herida en 1.916. Años más tarde, explica que en la radiografía que se hizo y que quedó archivada, se puede ver como la bala le interesó por el vientre, siguió al hígado, pero estaba Franco en inspiración forzada, o sea el diafragma se levantaba para arriba y la bala rozó el diafragma por abajo y salió por detrás, pero claro, si Franco tiene un inspiración natural, una respiración, no inspiración, pues la bala le hubiese atravesado el hígado y se hubiera quedado muerto.






De la dureza de aquél combate nos da idea el elevado número de bajas que hubo, 247. La muerte estaba allí para todos. También para Franco. Por su comportamiento  en la acción de Biutz, añadió a sus condecoraciones la Cruz María Cristina y las tres estrellas de seis puntas se fusionaron en una de ocho. Tenía 23 años y era también ahora el Comandante más joven de España.

Aún convaleciente, pide de nuevo el mando de las Tropas en Marruecos, pero no hay vacante de Comandante y ha de aceptar destino en el Regimiento del Príncipe, de guarnición en Oviedo, aunque deja firmada una solicitud permanente para volver a África en cuanto haya ocasión.

En agosto de 1.917 estalla una huelga general revolucionaria en toda España. El Gobierno moviliza el Ejército y a Franco le toca apaciguar el foco más difícil: la cuenca minera de Asturias.

En el otoño de 1.918 es cuando Franco asiste a un curso para Jefes de Infantería, y allí coincide con Millán Astray, con quien el destino va a unir en una fabulosa empresa común: la Legión. Dos años más tarde, Millán Astray funda el llamado Tercio de Extranjeros y ofrece al Comandante Franco el puesto de segundo Jefe. Llega a Oviedo un telegrama cuando Franco iniciaba los preparativos de su boda. Acepta en el acto y la boda se aplaza.



Dos héroes abrazados Franco y Millán Astray

A los pocos días se reúne en Ceuta con Millán Astray. Entusiásticamente ponen manos a la obra. Se complementan bien Millán y Franco. Ya están allí los primeros voluntarios de la Legión. Son hombres duros, Millán Astray les habla fuerte y claro: “Habéis llegado hasta aquí para morir. Al dejar atrás el Estrecho habéis perdido nombre, historia y familia. Aún es tiempo para renunciar. Bastará con que digáis al médico que os duele la garganta”.

Con las tres primeras Compañías se forma la Primera Bandera de la Legión, que va a mandar Franco con sus 27 años. Durante seis meses, aquellos hombres se entrenan férrea y disciplinadamente para el ejercicio de combatir. Ahora ya es tiempo de que la Legión demuestre combatiendo la calidad del temple que le han dado sus Jefes.  En las conquistas de Xauen, Benilai y Bujarraz tendrán el honor de recoger sus primeros caídos y de ganarse, ya para siempre, el puesto preferente en la vanguardia.

En julio de 1.921, los cabileños de Beni-Urriaguel, levantados por  Abd-el-Krim, se lanzan furiosamente sobre las Tropas del General Fernández Silvestre, que guarnece la zona de Alhucemas y se produce el desastre de Annual. En muy pocas jornadas, los harqueños de Abd-el-Krim han operado este increíble avance. Melilla está en peligro y el pánico cunde entre la población civil. Se hace necesario el envío urgente de refuerzos desde otros puntos del Protectorado y Península. 

Franco y el General Sanjurjo, en la posición de Ras-Medún, en la zona de Melilla, noviembre de 1.921



La Bandera de Franco, que opera en el sector opuesto, en Larache, es requerida apremiantemente. En jornadas extenuantes, caminando día y noche, los Legionarios de Franco, sin concederse un respiro, llegan a Ceuta y embarcan en el “Ciudad de Cádiz” rumbo a Melilla. Llevan dos noches sin dormir y han recorrido cien kilómetros en día y medio. A su llegada, los Legionarios han tirado por la borda su fatiga y desembarcan formados y cantando con su Comandante al frente por las calles de Melilla. Y del barco al combate sin tomar un respiro. Millán Astray cae gravemente herido junto a Franco cuando le está dando órdenes, y éste, con 28 años, se hace cargo del mando de la Legión. Por su comportamiento personal en el asalto y conquista de Dar-Drius, se le concede la Medalla Militar, que le es impuesta en el mismo campo de lucha.


Son rescatados para las Banderas de España, que combaten bajo el mando supremo de los Generales Sanjurjo y Berenguer, Tahuima, Segangan, el Gurugú, Zelúan y Monte Aruit y en todas partes aparecen a centenares los destrozados cadáveres de sus defensores. 

En 1.923, el Teniente Coronel Rafael Valenzuela sustituye a Millán Astray en el mando de la Legión y Franco, después de dos años de campaña ininterrumpida, va destinado a su antiguo Regimiento del Príncipe, en Oviedo. La heroica muerte del Teniente Coronel Valenzuela, cuyo cadáver es traído hasta Zaragoza por sus Legionarios, deja La Legión sin Jefe y desde el Rey al último Soldado señalan a Franco como sucesor. Para que pueda tomar el Mando, y pese a su juventud, es ascendido a Teniente Coronel el 8 de junio y, por segunda vez, se ve obligado a aplazar su boda.

A los diez días de su ascenso, toma el Mando de la Legión en Ceuta. El nuevo Teniente Coronel inicia las operaciones al mando de una Legión que ha redoblado su entusiasmo al verse dirigida de nuevo por su ídolo. Su eficiencia y aureola es tal, que decir Franco es decir victoria.

La descomposición política española obliga a un hombre honrado a barrer el tinglado y empuñar el poder. El 13 de septiembre de 1.923, el General Primo de Rivera, da un Golpe de Estado y proclama la Dictadura Militar, que es bien recibida por España entera con entusiasmo y aceptada por el Rey.

Ese mismo año, en la Iglesia de San Juan, de Oviedo, el Teniente Coronel Franco se casa con la señorita Carmen Polo y Martínez Valdés. Es apadrinado por el Rey, que delega su representación en el General Losada.


Oviedo. La señorita Carmen Polo y el Teniente Coronel D. Francisco Franco, Jefe del Tercio de la Legión, han contraído matrimonio. 1.923

En febrero de 1.925, por méritos en Campaña, es ascendido a Coronel. Tiene 32 años y una vez más se repite la constante de ser el más joven en este empleo. De la estimación y aureola popular adquirida por Franco en toda la Nación, da buena muestra esta expresiva carta que el Rey le envía con motivo de su ascenso y que él conservó entre sus más apreciados recuerdos:

Querido Franco: Al visitar el Pilar de Zaragoza y oír un responso ante la tumba del Jefe del Tercio, Rafael Valenzuela, muerto gloriosamente al frente de sus Banderas, mis oraciones y mis recuerdos fueron para vosotros.

La hermosa historia que con vuestras vidas y sangre estáis escribiendo es un ejemplo constante de lo que pueden hacer los hombres que lo cifran todo en el cumplimiento del deber.

Toqué al Pilar esta medalla que te ruego uses, que Ella, tan militar y tan española, te protegerá seguramente.

Mis felicitaciones y gracias por toda tu actuación y ya sabes lo mucho que te quiere y aprecia tu affmo. amigo que te abraza.

Alfonso XIII

Madrid,  1 de mayo de 1.925” 

El General Primo de Rivera toma la decisión de liquidar el problema de Marruecos. La clave está en Alhucemas. Francia, agredida en su Sector por Abd-el Krim, que amenaza Fez, decide colaborar con España y envía al General Petain, el vencedor de Verdun, a entrevistarse con el General Primo de Rivera. En esta reunión, a la que es llamado Franco, se acuerda el desembarco en Alhucemas por las Tropas españolas, con la colaboración de la Marina francesa.

En septiembre de 1.925 embarcan en los puertos de Ceuta y Melilla dos Columnas, compuestas cada una de nueve mil hombres. La de Melilla, al mando del General Fernández Pérez, y la de Ceuta, cuya vanguardia ocupará Franco con su Legión, mandada por el General Saro. El General Sanjurjo será el Jefe de la División de desembarco. La orden de operaciones pone en las manos de Franco el privilegio  y la responsabilidad de una absoluta iniciativa.

Fue éste el primer desembarco aeronaval de toda la historia y de su éxito, dan fe el General estadounidense Dwight Eisenhower y los Estados Mayores aliados, que durante la planificación del desembarco de Normandía en 1.944, estudiaron profundamente la táctica empleada por los españoles en Alhucemas.

En la madrugada del día 8, se inicia la operación con el estallido de los cañones que comienzan a batir las altas crestas dominantes, en las que el enemigo ha situado sus defensas. Las barcazas de desembarco enfilan decididas la playa, pero las mareas no son propicias y las barcazas tocan fondo antes de lo previsto, imposibilitando el desembarque de los Carros de Combate que han de proteger a los hombres. Los momentos son críticos. Los cañones y ametralladoras enemigas dominan la playa. Pero suena el clarín de ataque y los Harqueños y los Legionarios, con sus Jefes al frente, saltan al agua y a pecho descubierto ponen el pie en la playa y toman las primeras posiciones. En ella, con el resto de las Tropas, se han distinguido bravamente los Legionarios de Franco y los Harqueños de Muñoz Grande.


“Primeras Unidades” acaban de llegar a la playa y buscan manera de ocupar alturas.

Treinta días más tarde se culmina victoriosa y totalmente la operación iniciada con el desembarco y Abd-el-Krim, el jefe insurrecto, se rinde a las autoridades francesas.

A raíz de la pacificación de Marruecos, ha sido ascendido a General y manda la Segunda Brigada de Madrid. Ahora, no sólo es el General más joven de España, sino de toda Europa. Alguien recordará que a los 34 años sólo otro militar ha obtenido tal categoría: Napoleón Bonaparte.

El General Primo de Rivera, le requiere para que lleve a cabo una de sus aspiraciones más deseadas: la creación de la Academia General Militar. Se eligió la ciudad de Zaragoza, y en marzo de 1.927, se eligieron para su edificación unos terrenos situados en “San Gregorio” y se le apuró para que en octubre del año siguiente comenzaran las clases. La cosa era difícil y delicada, pero en el plazo marcado, aquel solar se había convertido en un colosal edificio. Cuando el Ministro de la Guerra francés. El célebre General Maginot, vuelve a Paris, después de visitarlo, declara: “España puede ufanarse de que su Escuela de Oficiales es el Centro de este género más moderno del mundo”.



Academia General Militar de Zaragoza













Academia General Militar (1.928). Visita del Ministro de la Guerra de Francia, General Maginot











El 5 de octubre, los Caballeros Cadetes de la Primera Promoción del Centro desfilan ante su Director y el Presidente de Gobierno. Franco les ha dado, además del edificio, los cimientos en los que va a edificar su espíritu futuro, condensados en un DÉCALOGO  que se observará al pie de la letra.

Pero los tiempos vienen turbios para España y esta obra, tan esforzadamente lograda, está amenazada como todo. En enero de 1.930, cae la dictadura de Primo de Rivera. Los partidos de izquierdas se movilizaron esperanzados: Puede ser su ocasión. El 14 de abril de 1.931, se establece la República en España.

Manuel Azaña, intelectual de Ateneos convertido en Ministro de la Guerra, comienza en seguida la pulverización del Ejército. Y entre las muchas disposiciones que dicta figura la de suprimir de un plumazo la Academia General de Zaragoza. 

Cuando Franco recibe la noticia, siente que algo muy entrañable y necesario se resquebraja, que el sentimiento se alza en protesta de rebeldía, pero es militar y sabe que el primer postulado es el acatamiento al Mando. En el patio de aquel edificio que él levanto tres años antes, se despide de sus Cadetes con una alocución histórica:

“El concepto de disciplina reviste su verdadero valor cuando el pensamiento aconseja lo contrario de lo que se nos manda, cuando el corazón pugna por levantarse en última rebeldía o cuando la arbitrariedad o el error van unidos a la acción del Mando. Esta es la disciplina que practicamos. Este es el ejemplo que os ofrezco.”


Discurso a los Caballeros Cadetes. Cierre de la Academia General Militar de Zaragoza

En octubre de 1.934, estalla en toda España la huelga general revolucionaría. En Cataluña y en Asturias la huelga tiene focos aún más violentos. Separatistas y mineros amenazan con hacerse dueños de la situación.

El Ministro de la Guerra señor D. Diego Hidalgo, cree ciegamente que en el joven General Franco, Comandante Militar de Baleares, está la clave del éxito. Si bien fue nombrado el General López Ochoa, Jefe de las operaciones militares en Asturias durante la Revolución de Octubre. El General Franco, quedó en el Palacio de Buenavista como asesor y técnico del propio Ministro señor Hidalgo.

Convocadas elecciones para el 16 de febrero de 1.936, se crea el Frente Popular. Destituido Niceto Alcalá Zamora como Presidente de la II República, vuelve al poder Manuel Azaña, promotor destacado en la pasada Revolución de Octubre, dominada por Franco. Nada más llegar destituye al General de la Jefatura del Estado Mayor Central y en su obstinación de alejarlo lo más posible, lo envía a Canarias. Nadie puede asegurar que Franco, a pesar de su definida posición antimarxista, haya sido desleal a la República.

La sublevación militar dirigida por los Generales Sanjurjo y Mola, comenzó el 17 de julio de ese año en Melilla, y se extendió a varias capitales peninsulares al día siguiente. En la noche del 18 de julio, Franco recibe un telegrama que le da cuenta de la sublevación del Ejército de Marruecos. Burla la vigilancia a que está sometido por las autoridades civiles y en una avioneta de turismo inglesa, emprende el vuelo a Tetuán. Donde toma el Mando del Ejército de Marruecos.

Teniendo en cuenta la dificultad del transporte del Ejército de África a la Península por estar el Estrecho en manos de la Escuadra republicana. El 5 de agosto, en unas horas de riesgo incalculable y después de afrontar victoriosamente combate con la desnaturalizada Escuadra republicana, la razón de Franco quiebra el bloqueo y el convoy llega a Algeciras.






Cañonero Eduardo Dato. Principal protagonista de la defensa del Convoy de la Victoria








Con la aportación de las Tropas de Marruecos, el Ejército del Sur pone en marcha la Columna “Madrid”, al mando de Yagüe que enlaza con el Ejército del Norte. En esta zona, el General Mola hace huir a los derrotados a Francia, quedando el Ejército del Frente Popular prácticamente aislado. Y por el Sur continúa la progresión del avance hacia Madrid.

Ante la necesidad de un Mando único en la Zona Nacional, se reúnen en el barracón de un aeródromo militar en tierras de Salamanca, los Generales Cavanellas, Mola, Kindelán, Queipo de Llano, Orgaz, Gil Yuste, Dávila y Saliquet; y Franco es elegido Generalísimo  de los Ejércitos y Jefe de Estado. El 1 de octubre de 1.936, a los 45 años de edad, Franco tomaba posesión en Burgos del Mando Supremo de la Nación.


Nombramiento de Generalísimo de los Ejércitos y Jefe de Estado. Burgos, 1 de Octubre de 1.936























Batalla del Ebro. 1.938

Contra todos los pronósticos y contra todas las adversidades, también esta empresa la culminó con éxito. El 1 de abril de 1.939, escribía y firmaba el habitual parte de guerra que decía: “En el día de hoy, cautivo y desarmado el Ejército rojo, han alcanzado las Tropas nacionales sus últimos objetivos militares. La guerra ha terminado”.

Meses más tarde de terminada nuestra Contienda, comenzaba la Segunda Guerra Mundial. Los Ejércitos de Hitler con sus Divisiones acorazadas del Tercer Reich son prácticamente  incontenibles y en un espacio de tiempo sobrecogedor, arrollan a Europa y alcanzan su meta codiciada: París.

Francia se ve obligada capitular. Al General Petain le toca en suerte el amargo Servicio de afrontar el trance y al tener que designar un mediador para tratar de las condiciones con el invasor, dice: “Deseo que esta persona sea el General Franco. La espada más limpia del mundo.”


El General Franco y el Mariscal Petain se entrevistan en Montpelier (Francia)

En el 25 aniversario de la Paz al preguntarle uno de sus biógrafos: ¿cuáles han sido las influencias principales del pensamiento y de acción que han operado sobre su vida? Contesta:Las de mando y responsabilidad, asumidas desde mi juventud y practicadas durante toda mi vida, con la meditación y análisis constante de nuestra Historia y un afán permanente de mejor Servicio.”



Francisco Javier de la Uz Jiménez


Bibliografía:

FRANCO… ESE HOMBRE (1.975), por José Mª Sánchez Silva y José Luis Sáez de Heredia

2 comentarios:

Jose V. Ruiz De Eguílaz y Mondría dijo...

Algunas cosas buenas que hizo Franco:

No reconocer al Estado de Israel.
Saltarse el bloqueo a Cuba.
Apoyo a los países árabes enfrentados con Israel.
Negarle a Estados Unidos el uso de sus bases militares en España.
Negarse a participar en la Guerra de Vietnam.
Creación de la JEN (Junta de Energía Nuclear, actual CIEMAT).
Denunciar a la masonería y al sionismo.
Mantener el Sahara Occidental.
Apoyar a los bereberes rifeños durante la revuelta del Rif.
Identificación del Estado con una ideología (el nacional-catolicismo).
Autarquía.
Nacionalización de grandes empresas y recursos estratégicos.
Ayudas públicas: pan y trabajo.
Apoyo a la familia.
Servicio Militar Obligatorio.
El problema de la oligarquía española.
Restaurar la Monarquía.
Pantanos.

Anónimo dijo...

¡¡Que vuelva la leva "mi" Coronel!! (aunque con la chavalería de hoy en día...no sé yo)