ESE EJÉRCITO QUE VES.
Y así, de modestia llenos,
a los más viejos verás,
tratando de ser lo más,
y de parecer lo menos.
Poetas Muertos
INICIO

26/6/14

LA EDUCACIÓN PERMANENTE DE ADULTOS EN LAS FUERZAS ARMADAS ESPAÑOLAS

 


LA EDUCACIÓN PERMANENTE DE ADULTOS EN LAS FUERZAS ARMADAS ESPAÑOLAS



DEDICATORIA 

Al EJÉRCITO ESPAÑOL, Academia permanente donde se cursa la asignatura sublime de amor a la Patria, por su ingente y solidaria labor alfabetizadora, que permitió redimir de la lacra del analfabetismo a millones de jóvenes españoles, con su asistencia a las clases de Extensión Cultural durante la realización de su servicio militar. Con la gratitud  más sincera y afectiva del AUTOR.
“Educar una tropa es conquistar el corazón de los hombres que la forman”
General JORGE VIGÓN            


I.- CONCEPTO Y ELEMENTOS CONSTITUTIVOS DE LA EDUCACIÓN.

Dos raíces, ambas latinas, atribuyen los etimologistas a la palabra Educación:   “Educare”(criar, nutrir, alimentar) y “Exducere”(extraer, sacar de, llevar). Cada una de estas lleva a un distinto enfoque de la educación.  En la primera –educare- se ve la educación como un proceso de aportación o enriquecimiento del educador hacia el educando, el cual juega un papel pasivo-receptivo. Predomina aquí la acción de “llenar la cabeza” que diría Montaigne.  La segunda etimología (exducere)  considera la educación como una estimulación de algo que la persona posee como consustancial a su naturaleza. El papel de la educación en este caso consiste en hacer aflorar, cultivar, estimular las intrínsecas potencialidades hasta llevarlas a la plena actualización. En este enfoque el educando es causa-agente, el educador sólo guía y estimulador.  Ante una situación antagónica surge siempre un impulso de solución ecléctica, y así, los tratados de educación recomiendan armonizar una y otra perspectiva: la que ve al hombre como sujeto que hay que formar o la que lo ve como persona que se forma.  En la primera definición hay sistematización, instrucción, socialización, disciplina, receptividad. En la segunda: originalidad, libertad, autonomía, responsabilidad personal y creatividad. 
Sintetizando las notas estudiadas, podemos ya definir la educación como: “Acción espiritual que ejerce un ser humano sobre otro o sobre sí mismo, con intención y efecto perfectivo”.  La educación engloba, a nuestro juicio, todo lo que contribuye a formar al hombre para permitirle vivir tan autónomo y tan participante como le sea posible, en la sociedad de su tiempo.  Basados en los principios que anteceden, podemos definir la  “Educación Permanente” como “Un proceso constante de adquisición de ideas y valores a lo largo de toda la vida, tanto en el marco de la profesión, como en el de un humanismo auténtico y que enriquece la vida del hombre”.

II.- LA “EXTENSIÓN CULTURAL” COMO BASE DE LA EDUCACIÓN PERMANENTE DE ADULTOS EN LAS FUERZAS ARMADAS ESPAÑOLAS.

Antecedentes.-  El Decreto 1001/1.966, de 7 de Abril , de Presidencia del Gobierno, realzaba la gran labor que en el campo de la Educación Permanente de Adultos venían realizando las Fuerzas Armadas, cuando en su Exposición de Motivos  decía :”La tradicional labor que por los tres Ejércitos viene desarrollándose en la lucha contra el analfabetismo, contribuyendo eficazmente a la favorable reducción de sus índices, ya lograda, conviene en los momentos actuales que sea intensificada, ampliando los beneficios de la Extensión Cultural a la mayor parte del contingente anual, cooperando así a la política del Gobierno que viene dedicando gran atención al aumento del nivel cultural de los españoles, como medio indispensable para impulsar el desarrollo económico y el bienestar del país”. 
A este tenor, la Ley 55/1.968, de 27 de Julio “General del Servicio Militar”, en sus artículos uno y ocho, dejaba trascender el espíritu que impulsa y anima a las Fuerzas Armadas en esta importante faceta de la promoción cultural del soldado, cuando en ellos establece que :”El Servicio Militar es a su vez un instrumento para la formación espiritual, física y cultural para la promoción social de la juventud española”, añadiendo al mismo tiempo que “en la medida  en que sea compatible con el Servicio Militar en filas, se promocionará en los tres Ejércitos la educación y la cultura de los soldados”. A este respecto las clases de Extensión Cultural en las Fuerzas Armadas, según la normativa entonces vigente, estaban consideradas a nivel educativo y a todos los efectos como impartidas en centros oficiales de Educación Permanente de Adultos en régimen de administración especial y los títulos obtenidos venían expedidos por el Ministerio de Educación y Ciencia. 
Por lo que al Ejército de Tierra respecta, cada Región Militar tenía establecida una Junta Regional de Extensión Cultural, dependiente del mando de la Capitanía,  presidida por el  Segundo Jefe de Estado Mayor y actuando como Vocales: El Jefe de la 3ª Sección de Estado Mayor, el Inspector Técnico de Educación adscrito a la Capitanía y un Jefe de la 3ª Sección de Estado Mayor de dicha Capitanía, ostentando el cargo de Secretario el que ya lo fuese en el Patronato Regional de Extensión Cultural.  

III.- LAS ACADEMIAS DE EXTENSIÓN CULTURAL EN LAS UNIDADES.

En las Unidades, las Academias de Extensión Cultural se encontraban bajo la supervisión y responsabilidad del Primer Jefe, quién designaba a un Jefe del Acuartelamiento para que ejerciese las funciones de Director de Educación Permanente de Adultos en el Cuerpo o Dependencia, así como a un oficial, preferentemente Profesor de EGB o Licenciado Universitario, para que actuase como Director Pedagógico de todos los profesores; siendo éstos, normalmente Cabos con la carrera de Magisterio.
Entre las misiones generales del profesorado cabría destacar las de:

            -Realizar la programación de las enseñanzas y ayudas necesarias.

            -Preparar las lecciones del día.

            -Aclarar y resolver cuantos problemas pedagógicos surgiesen durante las clases.

            -Estudiar métodos de alfabetización y educación de adultos.

            -Preparación y corrección de pruebas de evaluación.

La dedicación del profesorado a las clases de Extensión Cultural debía de ir acompañada de un alto espíritu, tanto militar como profesional, inculcándole a sus alumnos la necesidad de enseñar con el ejemplo de su conducta. Los servicios de carácter docente prestados por los profesores de Extensión Cultural serían considerados de alfabetización prestados en Escuela Nacional, cuando se tratase de profesores de EGB, y podrían ser propuestos para la concesión del Diploma de Honor de Alfabetización. Asimismo, y de conformidad con lo dispuesto en la Orden del Ministerio de Educación y Ciencia de 4 de Julio de 1966, los profesores militares (cabos y soldados) que deseasen acreditar los servicios docentes prestados al Ejército, solicitarían el correspondiente certificado del Jefe de su Unidad.

IV.- GRUPOS DE CLASIFICACIÓN CULTURAL.-

Los Grupos de Clasificación Cultural cuya asistencia a clase era obligatoria y prevista en los vigentes Programas de Instrucción eran los siguientes: 

GRUPO 1º.-   “Sin Instrucción Básica” (SIB)

Este Grupo equivalía al primer nivel de la “ENSEÑANZA GENERAL BÁSICA” (EGB). En él se intentaba buscar la alfabetización del alumno mediante un método funcional de la lectura y escritura para adultos, basado en el sistema de “palabras generadoras”. Se asocian las palabras a figuras o imágenes que las representan exactamente y mediante la descomposición de sus elementos o sonidos se continúan formando nuevas palabras.

GRUPO 2º    “Con Instrucción Básica Incompleta” (IBI)

Equivalente al 2º nivel de EGB. En este grupo se intenta ya por los profesores, buscar una asimilación entre el lenguaje y la escritura, iniciada ya en el grupo anterior. Asimismo, se trata ya de lograr un aprendizaje de las operaciones matemáticas básicas. 

GRUPO 3º   “Con Instrucción Básica Completa” (IBC)

Se impartían en este grupo conocimientos equivalentes al 3º,4º y 5º niveles de Educación General Básica (EGB). La educación de los componentes del mismo iba orientada, dentro de una globalización de la enseñanza, a diferenciar aspectos particulares dentro de cada materia pero sin una profundidad exhaustiva.
 Se realzaba, en suma, la importancia de potenciar en los alumnos el aprendizaje de la expresión con convicción, y la capacidad comprensiva de cara a los múltiples medios de información que están al alcance de todos, tratando de infundir en ellos una actitud crítica, robusteciendo la conciencia social.  

GRUPO 4º   “Preparatorio para la obtención del TÍTULO DE GRADUADO ESCOLAR” 

Aquellos alumnos, que hubiesen superado la Instrucción Básica Completa (IBC) y se encontrasen en consecuencia, en posesión del “Certificado de Escolaridad”, podrían prepararse para la obtención del “Título de Graduado Escolar”, pasando a integrarse en este Grupo 4º, con el que se cerraba el tercer ciclo de instrucción.    


 V.- EXÁMENES EN LAS UNIDADES.- 

Para la obtención del Certificado de Escolaridad (1º y 2º ciclos) se realizaba un examen bajo la dirección de la Inspección Técnica del Ministerio de Educación y Ciencia en coordinación con la 3ª Sección de Estado Mayor de la Capitanía General respectiva, y en la primera quincena de los meses de Marzo, Junio, Septiembre y Diciembre. A estos exámenes asistían obligatoriamente los alumnos de las clases de Extensión Cultural de los Grupos 1º, 2º y 3º, antes citados, a los que previsiblemente les correspondiese el licenciamiento antes del próximo examen y, voluntariamente, todos los que la Unidad, a propuesta del Director Pedagógico, considerase aptos para aprobar.
Los exámenes para la obtención del “Título de Graduado Escolar” se llevaban a efecto en las mismas fechas y presididos por la misma autoridad académica antes citada.   

CONCLUSIÓN.-   

Los Ejércitos de España, academias permanentes donde se cursa la asignatura sublime del amor a la Patria, han hecho posible durante decenios, sin abandonar su primordial misión de formar soldados, el detraer –sin detrimento alguno de su formación militar- cierto tiempo en su quehacer diario, para dedicarlo a la formación humanística y cultural de los españoles que han venido pasando por sus filas; al objeto, de que prácticamente la totalidad del colectivo que un día llegara al acuartelamiento sin titulación alguna, a la hora de su licencia, pudiesen encontrarse en posesión de un título de enseñanza oficial, o simplemente alfabetizados, que les iba a permitir afrontar el futuro incierto con unas mayores garantías de éxito, en esa nueva etapa de su vida a la que iban a acceder, una vez finalizado su servicio militar. En este sentido ¡Cuán grande es la deuda que tiene España, el pueblo español, con sus Fuerzas Armadas! Y qué poco se lo han reconocido. 
Por ello, lo único que he pretendido con las líneas que anteceden ha sido el destacar la encomiable labor que nuestras Fuerzas Armadas han venido llevando a cabo, año tras año y llamamiento tras llamamiento, en el campo de las enseñanzas de la Extensión Cultural. Labor que ya tiene fruto de oro de la mejor ley, en la aportación decisiva a la reducción de los índices de analfabetismo, a la par que intensificando los esfuerzos encaminados a la mayor elevación del nivel cultural del contingente anual de españoles que llegaban a sus filas. Y no quisiera cerrar este artículo, sin rendir mi modesto homenaje de afecto y gratitud a los soldados y cabos profesores de las clases de Extensión Cultural, que con su celo y competencia docente, hicieron posible, día tras día, la realidad de una auténtica formación de enseñanza integral entre sus compañeros de todas las tierras de España.    

  Por Francisco Ángel CAÑETE PÁEZ
Profesor Mercantil, Economista y
  Comandante de Infantería

8 comentarios:

Jesus G. Olmos dijo...

Mi querido amigo y comandante Don Francisco, como siempre, genial artículo sobre la labor de educativa de nuestro Ejército, y que nadie o solo unos pocos, recordamos. Me trae a mi memoria, la labor que se hizo también, en la Escuela de Especialistas de la Armada, la formación de tantos y tantos buenos especialistas en los distintos campos de la formación profesional, y que salían con un grado de preparación, casi envidiable, y que les valió como profesión para sus futuros. Lástima que quitaran el servicio militar obligatorio, quizás, esta generación llamada “ni, ni”…si volviera, les vendría muy bien, no solo para aprender los valores de ser gente de bien, y buenos españoles (disciplina, honor, respeto, camaradería, etc.), sino también para aprender a ser algo en la vida. Como siempre, a las órdenes de Usía, y ya sabes donde tienes un leal y fiel amigo Paco.

Francisco Angel Cañete Páez dijo...

Gracias querido Jesús, por tu cariñoso Comentario. Te lo agradezco mucho. Un fuerte abrazo, y por favor te ruego me apees el tratamiento de Usía. Tu siempre amigo, Paco Ángel

Salvador Soria dijo...

Mi querido Comandante:
¡¡Cuantos recuerdos llegan a mi memoria !!...aquellos años de servicio a España, donde cumpliendo con aquel deber,"impuesto", se programaba, la enseñanza al soldado, que procedente del medio rural, era el Ejército el encargado de dar la oportuna instrucción, enseñando desde lo más básico, hasta niveles de preparación suficientes, para conseguir después de ser licenciados, un puesto de trabajo en la vida civil.
Eran las horas de las tardes, cuando los oficiales, en dependencias adecuadas, y en tiempos, marcados por el mando, procedíamos a impartir las oportunas clases, desde el analfabeto, al más interesado, en conseguir el nivel adecuado,en su pretendida, y posterior conseguida preparación. De esta forma, poder acceder al mundo laboral, una vez incorporado a la vida civil.

Fueron aquellos años, 1964-65.
Unidad de Montaña, Huesca 52.
¿ Recuerdas mi Comandante?. Entonces eras Teniente, y yo, un joven Alférez...Como diría el poeta,. Recordar es volver a vivir. Mi recuerdo es entrañable y lleno de amor en aquel trabajo...¡¡ mereció la pena.!!
Por cierto, el sábado día 7, en el Acuartelamiento General Gabéiras, 4º tercio. Alejandre Farnesio, de la legión,(Ronda), saludé al Tte General.
Álvarez Jiménez, en su alto mando y cometido, lleva, el tema de la enseñanza, al más alto nivel...te lo refiero como singular, en lo que fue, nuestra conversación.
El trabajo que has realizado, una vez más, cumples sobradamente, en tu exposición, y de nuevo mi más sincera felicitación.

Un fuerte abrazo.

Alférez (IPS).
Legionario de Honor.

Jose V. Ruiz De Eguílaz y Mondría dijo...

Los Ejércitos de España han sido,aclamados, ignorados, vilipendiados, o respetados con silenciosa admiración, según el momento político y su protagonista en el poder. Poder que ha manejado la propaganda,ese instrumento a veces letal, aunque los Ejércitos de España han sido siempre lo mismo, al menos desde la existencia de la AGM.
Otra cosa ha sido el protagonista en el poder, porque cuando se le concede poder a un miserable, el miserable no se vuelve poderoso, es el poder el que se vuelve miserable.

Francisco Ángel Cañete Páez dijo...

Estoy completamente de acuerdo, mi Coronel, en cuando manifiesta en su preinserto comentario. Fuerte abrazo, Paco Ángel.

Anónimo dijo...

Cuando al pasar los días encuentro en Cajón de Sastre, como en este caso, trabajos de gran calidad y altura de compañeros comprometidos con la profesión militar recibo una gran alegría.
No es que me decepcionen colaboraciones de interés relacionadas con la conmemoración de pasados eventos casi siempre ajenos a nuestra patria. Pero debo reconocer que me produce sorpresa y confusión ver en el encabezamiento el nombre y la foto de quienes los envían, en ocasiones viejos compañeros, y al final, casi desapercibido, el del autor. Y como asiduo lector de digitales (no compro la prensa ni veo la televisión desde hace años) esos artículos casi siempre ya me eran conocidos por ese medio.
Naturalmente que en "Cajón de Sastre", como su nombre indica, puede tener cabida todo. Pero a la vista de la proliferación de estas colaboraciones ¿no podría ser conveniente abrir un apartado como "De la Prensa"? para evitar equívocos?.
Pasando al artículo del Comandante Cañete, origen de este comentario, más que ponderar su elegante estilo y cuidada prosa, debo hacerlo, pues es de justicia, a su contenido pues nos recuerda a unos y revela a otros la impresionante labor social del Ejército, en este caso en el campo de la cultura, durante tantos años. Labor que se ha visto interrumpida bruscamente con la disparatada supresión del Servicio Militar Obligatorio, decisión difícilmente compatible, a mi juicio, con la vigente Constitución.
Y otra vez más mi sincera enhorabuena a mi compañero y amigo, el Comandante Cañete, por su extraordinaria tarea de difusión y reconocimiento a los logros del antiguo Ejército, y un fuerte abrazo,
Luis Gª-Mauriño Martínez
Coronel de Artillería, DEM, R


Rafael Areales Areales dijo...

Querido amigo Paco Ángel:
Cuantas verdades dices compañero pero no me extraña la pérdida de memoria que en el campo del agradecimiento, virtud más cercana al ser humano, se vaya perdiendo, virtud que hasta en los animales que por naturaleza llamamos irracionales, se puede observar.
En aquellos tiempos, que tú y yo y muchísimos más vivimos, nos encontramos con muchachos que no habían visto ni el mar ni el tren ni sabían leer ni escribir y si les preguntabas por personajes de la Historia, aun habiendo sido coetáneos no los sabían distinguir. No habían salido de sus pueblos ni habían tenido el conocimiento ni la inquietud de saber.
Ahora me dirán que los tiempos han cambiado, que ya no es lo mismo, pero el joven que entraba a realizar el tan despreciado Servicio Militar, cuando se licenciaba sabía lo que era el mundo más próximo a él y la disciplina a que era sometido le hacía despertar del letargo a que había estado sumido. Si encima tenía la posibilidad de obtener un certificado un algo que le abriese las puertas para su porvenir, ya llevaba algo en que apoyarse y empezar una nueva vida.
Siempre he dicho, refiriéndome a los jóvenes, que se nos han ido de las manos y esto NUNCA debió de permitirse por quién correspondiese. No soy quién para señalar a nadie pero, he aquí otro problema que se suma al que en la actualidad padecemos.
Es muy interesante que desempolves temas como estos con el fin de que aquellos que no lo vivieron lo conozcan y puedan valorar las diferencias.
Como siempre, te agradezco una vez más la magistral lección que me has dado sobre este tema por muchos olvidado desgraciadamente.
Un fuerte abrazo.
Rafael Areales

Anónimo dijo...

Voy a proponer otra idea, cambiar el nombre de esta sección y llamarla CAJON DE SASTRE DE CAÑETE.
Los “Amigos de Paco”, ese grupo selecto, según uno de ese mismo grupo, que usa inculta y erróneamente el Latín (escribe Iluminatis), solamente venían ensalzando los escritos del comandante Cañete (legítimo y correcto)) e ignoraban los escritos de los demás poetas (legítimo, pero muy incorrecto, rayando en lo grosero).
Pero ahora viene otro amigo, un coronel, y da un salto cualitativo, viene a decir casi literalmente, que las publicaciones de algunos/muchos/todos menos Paco, sobran de la sección, y deberían marcharse a otra, lógicamente de menor categoría, para plumas y mentes más sencillas.
Para que su tiempo no sufra pérdida ni deterioro, pienso que tiene tres soluciones, dejar de leer la prensa digital, dejar de leer Cajón de Sastre, o seguir como antes de escribir su desafortunado comentario.
Mi solución, de momento, ha sido dejar de leer los artículos del comandante Cañete, porque aunque son excelentes, hace mucho que los he leído casi todos.
Un anónimo con aspiraciones a selecto.