ESE EJÉRCITO QUE VES.
Y así, de modestia llenos,
a los más viejos verás,
tratando de ser lo más,
y de parecer lo menos.
Poetas Muertos
INICIO

13/5/14

Alférez de la Guardia Civil D. Anastasio de los Reyes







El 14 de abril de 1936 se celebró una parada militar para conmemorar los cinco años de la II República, con ocasión de desfilar la Guardia Civil, empezaron los abucheos de un reducido núcleo de agitadores ácratas, al llamarles la atención el Alférez de la Guardia Civil D. Anastasio de los Reyes que asistía al mismo de paisano, callaron y en cuanto les dio la espalda recibió un disparo a traición muriendo en el acto.
El asesinato del alférez Anastasio de los Reyes es el momento en el que una mano negra, comienza a inclinar definitivamente el plano de la Historia de España, para hacerlo caer irremisiblemente en la guerra civil, es el principio de la voladura de todos los diques de contención.
El entierro del alférez De los Reyes fue un escándalo, el gobierno ordenó un entierro en la intimidad familiar, publicando la Dirección General de la Guardia Civil una esquela en la que se omitía, el lugar y la hora del entierro, es más, se omitía que era alférez, y lo mas importante que había sido asesinado por pistoleros. Sin embargo, los compañeros del guardia civil se empeñaron en que fuese un entierro propio de un militar asesinado en el cumplimiento de su deber por lo que tras instalar la capilla ardiente en el cuartel del Benemérito Instituto de las Cuarenta Fanegas, que es el que sigue en Príncipe de Vergara, acera par, entre Ramón y Cajal y Uruguay, -hoy Parque de Automovilismo de la Guardia Civil- (Unidad a la que pertenecían los jóvenes guardias civiles asesinados por ETA en la Plaza de la República Dominicana), llevaron el féretro a hombros hasta el cementerio, por un itinerario marcado por el gobierno.
Al entierro no asistió ningún Ministro. En cambio, acudió una impresionante multitud, los Diputados de los grupos de derechas, las juventudes falangistas, hombres decididos de todos los grupos nacionales y, con uniforme, gran cantidad de Oficiales del Ejército y miembros de todas las categorías de la Guardia Civil.
En el trayecto fueron tiroteados continuamente por pistoleros izquierdistas, respondiendo los asistentes al fuego, al llegar a la plaza de Manuel Becerra y tratar de disolver el cortejo fúnebre por la fuerza, los Guardias de Asalto al mando del teniente José del Castillo Sáenz de Tejada, se organizó un altercado entre éstos y los asistentes al entierro (la mayoría de ellos guardias civiles y militares de guarnición en la Plaza) en  él murió de un disparo Antonio Sáenz de Heredia, primo de José Antonio Primo de Rivera, pero lo peor fue que el teniente a cargo de los guardias de asalto, José Castillo significado marxista que tenía entre sus dedicaciones entrenar a las formaciones socialistas paramilitares, disparó prácticamente a quemarropa al joven de 19 años, Luis Llaguno, de ideología tradicionalista, la acción de Castillo al disparar sobre Llaguno puso en marcha el reloj de la guerra civil, Llaguno estaba desarmado, motivo por el cual el disparo de Castillo se produjo sobre un civil que no era una amenaza.
Sin embargo, a Castillo no le pasó nada, ni siquiera fue sancionado.
Como no fue sancionado ni arrestado, pudo, pocos días después, salir de su casa tranquilamente hacia su destino sito en el Cuartel de Pontejos y encontrarse con unos pistoleros (probablemente tradicionalistas) que lo mataron en justa venganza.
La muerte del teniente Castillo es el que encabrona lo suficiente a un guardia civil, –capitán Fernando Condés- (intimo amigo del asesinado) y un grupo de guardias de asalto como para salir una noche en busca de venganza.
La noche en la que esos Guardias de Asalto secuestran y asesinan a José Calvo Sotelo, es el punto de no retorno, con la muerte de Calvo Sotelo, el conflicto entre las dos Españas estaba servido.


 J. V. Ruiz de Eguílaz.

1 comentario:

Francisco Ángel Cañete Páez dijo...

Que momentos más duros y mas difíciles para la Patria, mi Coronel, en esos días anteriores al inicio del Alzamiento Nacional. La muerte alevosa del heroico Alférez de la Guardia Civil Don Anastasio de los Reyes, el asesinato del joven tradicionalista a manos del Teniente Castillo, la muerte de este pocos días en justa venganza y el asesinato de Calvo Sotelo, son el prólogo de esa gran tragedia que ensombreció a España, llevando el luto y desolación a millares de hogares españoles, logrando a su final con la victoria de las tropas nacionales , la paz tan ansiada. Fuerte abrazo y quedo a sus órdenes. Paco Ángel
Pd/ Le digo a mi yerno, Alférez de la Guardia Civil, que entre en "Cajón de Sastre" y recuerde la alevosa muerte de su heroico compañero de empleo y Cuerpo Don Anastasio de los Reyes.