ESE EJÉRCITO QUE VES.
Y así, de modestia llenos,
a los más viejos verás,
tratando de ser lo más,
y de parecer lo menos.
Poetas Muertos
INICIO

22/4/14

VALOR RECONOCIDO ¿CUANDO?










Soy de la XXX Promoción, la del General Asarta, y además buen amigo de Academia. 
El General comenta a la promoción, en correo privado,  los hechos que protagonizó con soldados españoles. Emocionado, ratifica y a agradece el artículo de Lorenzo Silva, mandando un sentido recuerdo a sus soldados.
Misión de Paz...Coalición, americanos a su aire, como siempre, y el Soldado Español, tambien como siempre "tratando de ser lo más y parecer lo menos", con el valor reconocido, en su casa, en su circulo de amistades, y por supuesto en Poetas Muertos. 






"El pasado viernes se cumplieron diez años del más violento hecho de armas protagonizado por militares españoles en el último medio siglo: el asalto y asedio de la Base Al Andalus, en Nayaf, acaecido el 4 de abril de 2004, poco después de los atentados de Atocha y la victoria electoral de Zapatero, cuando este aun no había tomado posesión como presidente del Gobierno y no se había  anunciado formalmente la retirada de las tropas españolas de Irak. Hubo de ser en ese pais, a miles de kilómetros de sus casas, y mientras realizaban una teórica misión de apoyo a la reconstrucción, donde unos pocos cientos de soldados españoles, frente al ataque furioso de los milicianos chiies del autodenominado Ejército de Mahdi del clérigo Muqtada Al Sadt, se vieron empujados a usar sus armas, para proteger sus vidas, causando, de paso, la muerte de no pocos atacantes.
Hay fuentes que hablan de 250 victimas mortales entre los insurgentes; según el testimonio del oficial español que mandaba la base, el entonces coronel Alberto Asarta, apoyado a su vez en el informe de su oficial médico, este sería sin embargo el número total de bajas, desglosado en 30 o 40 muertos (es difícil precisarlo) y unos 200 heridos de diversa consideración.
En cualquier caso, estamos hablando de un incidente de extrema gravedad, que se prolongó durante horas y obligó a los militares españoles a consumir buena parte de sus municiones, y efectuar dos salidas a la ciudad para rescatar a compañeros del contingente multinacional que habían sido acorralados en sus calles por los milicianos del Mahdi. Una batalla encarnizada que marcó el punto final de esa pretendida labor reconstructora y determinó que en adelante las tropas españolas hubieran de patrullar siempre en estado de máxima alerta. Un choque, todo hay que decirlo, provocado por la acción unilateral y sin previo aviso del mando estadounidense de la Coalición, que la víspera deicidio la captura de Al Yacubi, vicario de Nayaf Muqtada, con el que los españoles habían mantenido un arduo equilibrio.
Poco se informó entonces (aunque en Nayaf estaba un gran reportero, Gervasio Sánchez) y menos aún se recuerda hoy la papeleta que les tocó resolver a aquellos soldados. Quienes decidieron aquella operación fallida (Irak fue invadido, pero sigue hecho unos zorros y entierra 6.000 personas al año por la violencia sectaria) no han respondido de su error hasta hoy. Tampoco aquellos soldados, que no iban a la guerra y de pronto se hallaron combatiendo, han visto reconocido como se les debe su valor. Un valor que coexistió con la humanidad: aquel día, el coronel Asarta salvó el hospital de Nayaf, que el mando norteamericano quería derribar porque daba cobijo a francotiradores. Cosas dignas de recordarse en el pais de la desmemoria."


José V. Ruiz de Eguílaz y Mondría
XXX de Caballería.

5 comentarios:

Ramón Muñoz dijo...

¡Qué pena! ¿No? O quizá sería más acertado decir ¡Qué vergüenza!

José Antonio dijo...

Mi General, Gran Jefe José Vicente:

¡Dios, qué buen tema para todo buen comentarista! Pero como yo no alcanzo a lucir esa prestigiosa categoría, me limitaré a dejar volar libre mi briosa imaginación, con el fin de proponer algunos notorios precedentes históricos y que hagan entrar en fuego a nuestros fieles lectores, que a buen seguro si sabrán hacerles sus buenos comentarios, aunque no los publiquen si no quieren.

El hito del entorno a 1808, nos presenta un orden mundial muy parecido al de estos nuestros descabellados días de los comienzos del siglo XXI: El imperialismo globalizador dueño absoluto de la decadente Europa, con su supermarioneta Napoleón Bonaparte ascendido a emperador de la France y ganador de todas las primeras batallas –gracias a la descomposición orgánica y política de las demás naciones europeas y de sus ejércitos, mediante las sectas masónicas–. Pues, por entonces, 1807, una brigada de 14.000 hombres españoles (mandada por el Marqués de La Romana) fue enviada a Dinamarca y Alemania; aunque esa brigada no tuvo necesidad de emplearse en combates de importancia, bien pudiera haber ocurrido que sí y seguro que lo habrían hecho muy bien, pues para el soldado español la cosa se reduce a luchar por Dios y por España. Y luego pasaron su odisea para poder regresar a España, en 1809, cuando ya hacía un año que se habían roto las hostialidades contra los invasores napoleónicos. Si bien, hubieron de dejarse allí 5.000 hombres y 3.000 caballos, que pasarían a engrosar la Grande Armée con la que Napoleón invadió Rusia en 1812.
(continuará)

José Antonio Chamorro Manzano
XVI Promoción A G M

José Antonio dijo...

Otro hito de similares características al actual instaurado contra España, el del entorno de 1860, con el imperialismo globalizador ya en plan de amo colonialista totalitario de la decadente Europa, pues sus funcionarios masones –y los partidos políticos adictos– lo controlaban y decidían todo en cualquier rama de la organización estatal o corporativa. Entonces, los supermarionetas nacionales eran militares del generalato; en España teníamos al General O´Donnell, que prisionero de la masonería llevó ejércitos españoles a guerrear en Cochinchina y en Méjico y en Ceuta-Tetuán, y una escuadra naval contra Chile y Perú –“Más vale honra sin barcos, que barcos sin honra”–. Tales conflictos tenían un oculto propósito masónico, el de crear un profundo malestar social y la ruina de la Hacienda pública y del pueblo español, como elementos necesarios para derribar la Monarquía e imponernos una república.

Hacía dos siglos desde que el imperialismo globalizador intentó imponerle república al pueblo inglés; el fracaso fue tan serio que ya nunca jamás ha vuelto a intentarlo. En España, pusieron la primera república en 1873 y fue una catástrofe tan cruenta y ruinosa que no duró ni dos años, pero puso las bases para la gran tragedia de 1898 y la guerra de Marruecos (el Rif), con la débil Monarquía restaurada.
(continuará)

José Antonio dijo...

El tercer hito que quería proponer, es el de la época de 1931-1939. Pero éste es tan conocido por todos, que de momento me permite no adentrarme en él. Ahora, quisiera hacer una llamada a quienes tengan tiempo disponible, a fin de que nos hagan relatos sobre aquellas unidades militares que participaron en las campañas a las cuales he aludido en los comentarios anteriores, porque como ya hemos dicho algunas veces “la historia militar española constituye la más fantástica narración de aventuras legendarias que pueda haber”.

Jose luis gutierrez ( guti) dijo...

Chevi!
Entre el cte garcia vaquero y un servidor montamos al-andaluz en septiembre del 2003, me gustaria hacer algun comentario previo a las entradas sobre este tema . abrzos.