ESE EJÉRCITO QUE VES.
Y así, de modestia llenos,
a los más viejos verás,
tratando de ser lo más,
y de parecer lo menos.
Poetas Muertos
INICIO

26/4/14

Normandía, 70 años después del desembarco














Han pasado 70 años, pero el desembarco de Normandía sigue siendo la mayor invasión marítima de la historia. La operación supuso que casi tres millones de soldados del Bando Aliado cruzaran el Canal de la Mancha desde Gran Bretaña para llegar a la región gala. El objetivo era liberar a Francia de los Nazis hasta alcanzar el mismo corazón del Tercer Reich.

El desembarco, llamado en clave Operación Overlord, estaba previsto para el 5 de junio de 1.944, sin embargo un fuerte temporal hizo que la acción se pospusiese hasta el día siguiente. Así, en la madrugada del 6 de junio (llamado Día D), comandados por el General Eisenhower, los Aliados llegaron a la región y superaron la barrera defensiva que había preparado el Ejército alemán, dirigido por el Mariscal Rommel. 



La supremacía aérea anglo-norteamericana fue clave para entender el éxito de la operación. Los aviones aliados destrozaron la mayor parte de los puentes sobre el Sena y el Loira, impidiendo que los alemanes pudieran enviar refuerzos a Normandía. El éxito del desembarco permitió el rápido avance de las tropas aliadas hasta que el 25 de agosto se producía la liberación de París. El desembarco fue uno de los elementos clave de la derrota del III Reich. Recorremos hoy esos espacios históricos, décadas después de la gran batalla. 



Para el desembarco se dividió el sector de Normandía en cinco playas o zonas de influencia, que de oeste a este se bautizaron con los nombres en clave de Utah, Omaha, Gold, Juno y Sword.
Una vista aérea muestra la Cruz de Lorraine, de 18 metros, en la playa de Juno. La imagen fue tomada el pasado 29 de marzo. 


En la localidad de Merville, los alemanes instalaron una batería formada por varios bunkers, trincheras antitanques, campos minados, varios kilómetros de alambre de púas y cuatro garitas fortificadas y equipadas con una ametralladora de 100 mm. Estas ametralladoras estaban enfiladas a la Playa Sword. Este emplazamiento, conocida como la batería de Merville (en la imagen), era considerado para los aliados como una batería que necesitaba ser tomada antes de que iniciara el desembarco de soldados británicos y franceses. El General Eisenhower decidió que un comando británico de paracaidistas fuera el encargado de neutralizar la batería en la noche previa al Día D, unas horas antes del desembarco.














El puente Pegasus fue tomado por las fuerzas británicas en la noche del 5 al 6 junio de 1.944 ya que se trataba de un importante punto estratégico como parte de la invasión de los Aliados. En la imagen se muestra una visión aérea de la construcción en el museo de Bénouville, construido en memoria de la Segunda Guerra Mundial.



La instantánea muestra a varias personas caminando entre las tumbas del cementerio de la Commonwealth en Bayeux.



Un persona camina entre las tumbas en el Cementerio de Colleville sur Mer, situado cerca de la playa de Omaha, una de las cuales fue escenario del desembarco. 























Un total de 240.000 bajas en las filas alemanas, 200.000 en los Aliados y 70.000 civiles muertos en Francia por la acción. Estas son las duras cifras que dejó el desembarco de Normandía.
Una vista aérea del cementerio de Colleville sur Mer, al fondo se puede ver la playa de Omaha.



















Los alemanes sabían que se iba a producir un desembarco de las tropas aliadas, por ello se habían preparado para la batalla con las construcción de búnker en la costa. Hoy, tal y como vemos en la fotografía, estas construcciones han quedado como reclamo turístico.
En la imagen, el bunker 'Longues-sur-Mer'.



















En esta instantánea vemos como los alemanes habían dispuesto los búnker, que contenían cañones, a unos pocos metros de distancia unos de otros, preparados para el ataque aliado. 


El 'Pointe du Hoc', el cabo que vemos en la imagen, fue uno de los objetivos que se incluyó dentro del Día D y que había sido asignado a las fuerzas estadounidense. El plan era que una comando anfibio desembarcase al pie de los acantilados, los escalase, tomase la posición e inutilizase los cañones colocados por los nazis en la costa. A continuación se uniría a más soldados que desembarcarían en la playa Omaha, cuyo extremo oriental estaba seis kilómetros al este de Point du Hoc. La victoria no solo supuso la toma del enclave y la eliminación de un obstáculo para las tropas que habían desembarcado en Omaha, también significó el fracaso de la fortaleza alemana en la costa atlántica y el éxito total del Día D.



















En esta fotografía vemos con mayor claridad la naturaleza del acantilado que escalaron las Fuerzas estadounidenses el día del desembarco. Su objetivo era inutilizar los cañones de combate que el Ejército alemán había colocado en la costa.



















La instantánea recoge el campanario de la iglesia de Sainte-Mere-Eglise, en Normandía. De éste cuelga una efigie del paracaidista John Steele, uno de los soldados que participó en la batalla el Día D. El militar, por un error de cálculo del Ejército estadounidense, se vio obligado a hacerse el muerto durante unas horas colgado de la torre. 


Mountbatten, un Lord inglés y prestigioso marino, tuvo la idea de crear para el desembarco dos puertos artificiales móviles que pudieran ser ensamblados rápidamente en la zona de invasión. El nombre clave de esta operación fue “Mulberry”.
En la imagen vemos lo que queda de uno de ellos en los Arromanches.



En esta vista aérea vemos los restos que quedan de uno de los dos 'puertos portátiles', el de Arromanches, que se construyó durante el desembarco. El otro se localizó en Saint-Laurent-sur-Mer. 


Francisco Javier de la Uz Jiménez

1 comentario:

Jose V. Ruiz De Eguílaz y Mondría dijo...

John Steele tiene algo que contar a sus nietos.