ESE EJÉRCITO QUE VES.
Y así, de modestia llenos,
a los más viejos verás,
tratando de ser lo más,
y de parecer lo menos.
Poetas Muertos
INICIO

10/4/14

Documentos históricos de la Guerra Civil











Documentos históricos de los Generales al Mando de las Tropas del Cuerpo de Ejército Marroquí y 13 División, que participaron en la Guerra Civil.


GENERAL D. JUAN YAGÜE BLANCO
JEFE DEL C. de E. MARROQUÍ 



Discurso del General, a los Soldados de su Gran Unidad:



 Cuerpo de Ejército Marroquí                                      ESTADO MAYOR

Orden general del Cuerpo del Ejército, correspondiente al día 17 de Enero de 1.939. – III año triunfal.

        SOLDADOS DEL MARROQUÍ:

        Con la conquista de Tarragona y de Reus, habéis terminado la primera fase de la campaña para la incorporación de Cataluña a la nueva España.

        Durante ella habéis cruzado el Ebro, desbordado y sin puentes. Habéis hecho sin ganado ni camiones marchas inverosímiles. Habéis escalado los riscos de las montañas catalanas sin que el enemigo ni la estación os pudieran detener.

        En ocho días habéis liberado de la angustia roja 64 pueblos, a los que habéis llevado con vuestro proceder honrado, con vuestra genorosidad y vuastra hidalguia, la esperanza de un vida digna, noble y justa.

         ¡Qué valientes sois, soldados de mi España! ¡Qué espíritu de sacrificio más formidable el vuestro! ¡Qué fé en la victoria demostraís en todos vuestros actos! Todas las virtudes raciales os adornan. No os contamineís, juventud española; no os dejeís ganar por pequeñas vanidades ni ambiciones pequeñas. Que solo os domine y os impulse, una gran ambición; hacer de España por la que mueren nuestros mejores y entonces nada os detendrá a vosotros que hasta la muerte sabéis vencer.

        ¡Soldados de mi España! ¡Juventud española! ¡Vivan nuestros muertos!  ¡Viva el Caudillo!  ¡Arriba España!

Vuestro General

                             Yagüe


PORTADA DEL BOLETÍN DE INFORMACIÓN DE LA 13 DIVISIÓN


Año 1.939

Copia literal de una parte del Boletín Informativo de la 13 División, perteneciente al Cuerpo de Ejército Marroquí en la Guerra Civil.

Primera página del Boletín:

Dibujo y dedicatoria del Generalísimo Franco a los Soldados


“…A esa juventud heroíca que en las trincheras lucha; a esos beneméritos soldados que en los frentes resisten alegres las inclemencias del invierno y dan con admirable desprendimiento su vida por España, les afirmo que sus sacrificios serán fecundos…”

                                         (EL CAUDILLO)


GENERAL de CABALLERÍA  D. FERNANDO  BARRÓN  ORTÍZ
JEFE DE LA 13 DIVISIÓN



Segunda página del Boletín:

Discurso del General a su División:




¡Soldados de la 13 División!

         TERMINADA la campaña con la victoria de las Armas de Franco volveréis a vuestros hogares y a vuestro trabajo.

         Dejaréis el uniforme, pero en modo alguno debéis dejar de practicar las virtudes que habéis aprendido en el Ejército. De nada serviría sin ello las fatigas de todos y el sacrificio de los mejores. En la vida civil debéis seguir siendo como ahora, valientes, disciplinados, trabajadores incansables, para lograr el bien de la Patria y legar a vuestros hijos una era de paz y dignidad.

        En muchos aspectos, la vida de la paz, es tan dura y necesita a veces casi tanto espíritu de sacrificio como en la guerra. Pero para no entorpecer nuestra Revolución nacional-Sindicalista en marcha, debéis soportar las penalidades y afrontar los sacrificios con el mismo espíritu, el mismo entusiasmo y la misma fe en vuestros Jefes que lo hicisteis en la 13 División en los momentos más difíciles de la campaña.

        Tendréis a orgullo siempre el haber pertenecido a esta vieja 13 División, “La Mano Negra”, ¡cuántos ecos y recuerdos de buenos y malos ratos despertará en vosotros este nombre cuando seáis viejos! 13 División que desde su formación ha combatido siempre y ha resuelto las situaciones más difíciles de la campaña, cortando de raíz las grandes ofensivas enemigas de Brunete, Aragón, Teruel, el Ebro; y tomando parte en las ofensivas victoriosas y decisivas, - paso del Ebro a viva fuerza, avance hasta Lérida, ocupación de Reus y Barcelona en Cataluña, y de Almadén, Puerto Llano y Ciudad Real en Andalucía.

        Estos éxitos de la 13, ¡que jamás en toda la campaña perdió una posición!, ¡que alcanzó siempre sus objetivos, llegando si ha hecho falta al agotamiento!, han sido posibles por el espíritu de la División que ha reinado siempre, por el valor, la abnegación de todos y el sacrificio alegra de sus vidas de nuestros caídos; porque todos, mis soldados, habéis sido siempre tan valientes, tan serenos, tan alegres, que os he visto entrar en línea o en  fuego en todas ocasiones cantando vuestros himnos, vuestros cantos populares, sin miedo a la muerte que sabíais os esperaba.

         Vosotros, muchachos, con vuestro espíritu, con vuestro valor, habéis hecho esta División; combatiendo bajo el sol abrasador de Castilla,  muriendo de sed en Medina y de frío en Teruel, cuando combatíais sobre la nieve… Habéis defendido vuestras líneas combatiendo uno contra ciento, luchando mano a mano con los carros que os aplastaban, con bombas de mano o simplemente armados de vuestro valor y una botella de gasolina; habéis roto con vuestros pechos y vuestras vidas todos los frentes rojos y todas las alambradas enemigas desde Cataluña hasta Andalucía; habéis saltado todos los ríos en que el enemigo  apoyaba su defensa, el Jarama (unos cuantos), el Alfambra, el Ebro, por Quinto (maravillosa aventura aquella noche cerrada), el Llobregat, que nos dio Barcelona.

        ¡Cuántos han caído! ¿Los recordáis? ¡Qué buenos!, ¡qué valientes eran!, nunca, nunca debéis olvidarlos, ellos nos han enseñado el camino y a ellos debemos nuestras victorias.

         En los momentos de angustia, de flaqueza, que tengáis en vuestra vida civil pensad en ellos, que desde su puesto de guardia en los luceros os ayudarán a seguir el camino de vuestro deber con entereza.

         Para que en estos momentos y en cualquiera de vuestra vida, recodéis los azares de esta guerra y más tarde cuando vuestro ardor juvenil haya pasado, y sobre vuestra cabeza caiga la nieve de los años, podáis, orgullosos de lo que hicisteis, contarlo a vuestros nietos al amor de la lumbre, os entrego este pequeño resumen de la 13 División…

         ¡13 División!...-¡cuánto heroísmo, cuanto valor, cuántos sacrificios, cuántas vidas!, en holocausto de la Patria, se encierran en estas pocas palabras.

         ¡Soldados de la 13!, no la olvidéis nunca; recordadla siempre, como yo os recordaré a vosotros toda mi vida, con la misma angustia con que tantas veces os vi ir al ataque, y con el mismo orgullo que siempre os vi prender la victoria en vuestras bayonetas.

         ¡Soldados de la 13!, no hay en el mundo soldados como vosotros.

         Las mayores satisfacciones, las mayores preocupaciones de mi vida han sido por vosotros y para vosotros.

           ¡Viva Franco!                                                                                         ¡Viva la 13 División!

           ¡Presentes siempre nuestros caídos!                                                     ¡Arriba   España!


VUESTRO GENERAL

   (Firmado)




¿QUIÉNES PERDIERON EL 1 DE ABRIL DE 1.939?

Pío Moa.-


Este 1 de abril es el 75 aniversario de  la victoria de los Nacionales sobre el Frente Popular. Aunque el tópico, algo tonto como la mayoría de ellos, sostiene que la historia la escriben los vencedores, no siempre es así, ni mucho menos, y en el caso de la Guerra Civil española la han escrito sobre todo los vencidos o, más bien, aquellos que se han identificado con los vencidos, a menudo gratuitamente. Que la escriban unos u otros es lo de menos, lo importante es el grado de veracidad de lo escrito. Desde finales de los años 60, la actitud de gran parte de la Iglesia por un lado, y la preponderancia del marxismo en las Universidades por otro (preponderancia, no en el sentido de que la mayoría lo fuera, sino de que los marxistas eran los más audaces, mientras que sus contrarios doblaban la cerviz), hizo que la historia de la Guerra Civil fuera contándose sobre la base de que el Frente Popular representaba a la República y la democracia, un Gobierno legítimo; falsedad radical a partir de la cual se justificaban todas las licencias con la verdad, falsedad generadora de los más groseros embustes. Generadora de todas las políticas que, desde la transición, han impedido consolidar primero una democracia seria, y desde el 11-m han producido una involución, un proceso de descomposición de la democracia y de erosión de la unidad de España. El 1 de abril de 1.939 Franco escribía su celebérrimo y sobrio último parte de la contienda: "En el día de hoy, cautivo y desarmado el Ejército Rojo, han alcanzado las tropas nacionales sus últimos objetivos militares. La guerra ha terminado".

Para entender quiénes habían sido vencidos no es preciso recurrir a la propaganda de los vencedores. Quedan perfectamente retratados por Azaña, por las indignadas diatribas de liberales como Marañón o Pérez de Ayala, por Ortega y Gasset, por Madariaga, por la correspondencia entre Prieto y Negrín a propósito del Vita, por las acusaciones mutuas entre anarquistas, socialistas y comunistas, por tantísimos documentos y exposiciones de las propias izquierdas, que he expuesto muy reiteradamente. Realmente, fue la victoria sobre el totalitarismo y sobre unos dirigentes que quisieron, planificaron y buscaron la Guerra Civil, por lo menos desde que perdieron las elecciones de 1.933. Unos políticos entre iluminados, ineptos y ladrones, despreciadores de España y los españoles, a quienes sometieron a incontables sacrificios innecesarios que pretendían además ampliar catastróficamente introduciendo a España en la Guerra Mundial.

       Besteiro lo decía sin ambages en una declaración a la prensa: el mérito de vencer aquella pesadilla recaía sobre los Nacionales que se habían batido en la "gran cruzada anti Komintern"; o, en palabras de Marañón, "¿Cómo poner peros, aunque los haya" a quienes estaban salvando al país de semejante destino? La victoria del 1 de abril lo fue, en definitiva, sobre una coalición de émulos de Stalin, marxistas revolucionarios, pistoleros anarquistas, racistas del PNV, golpistas diversos y separatistas.

       La experiencia republicana, y luego la del Frente Popular, habían sido tan devastadoras que no existían entonces demócratas en España y la solución se fiaba a una u otra dictadura. Pero hay diferencias esenciales entre la dictadura autoritaria de Franco y la de sus enemigos. La primera alumbró el período de mayor prosperidad, paz y estabilidad que haya tenido la sociedad española en los dos últimos siglos, con libertades limitadas pero de ningún modo inexistentes; y finalmente permitió el paso a una democracia que ahora, precisamente, están echando abajo unos políticos e intelectuales indecentes, muchos de ellos procedentes del propio franquismo y que en su casi totalidad carecen incluso del mérito de haber luchado contra él.

Por eso tiene tanta importancia revisar y reescribir la historia con respeto a la verdad. Porque la falsificación del pasado envenena el presente y puede abocarnos a la descomposición nacional o a la repetición de lo peor, como advertía Santayana.




Francisco Javier de la Uz Jiménez

2 comentarios:

Gonzalo Rodríguez-Colubi Balmaseda dijo...

El General Barrón, además de un héroe, fue Profesor de Escuela de Equitación e internacional en la disciplina de Saltos. El Historial de la Escuela de Aplicación de Caballería y Equitación del Ejército (1882-1956), en su página 71, le cita como uno de los jinetes más destacados de la misma.
Hoy al frente de nuestro “Alcántara” está el Coronel Fernando Barrón Clavet (XL AGM), su nieto. Un caballerazo del que sus antiguos, nos honramos en su amistad.

José Antonio dijo...

Francisco Javier, mi Tte. Col. Gran Jefe: No podía escapar a tu constante centinela desde estas inexpugnables almenas de nuestra legendaria Fortaleza defensora de la Verdad de España y la de su Historia; no podía escapar a tu meticulosa observación la llegada de un hito tan importante, el del 75º aniversario del final de la Guerra Civil 1931-1939. Para nadie de quienes te conocemos bien, constituye ello sorpresa; ya desde antiguo nos hemos congratulado aquí, cantando repetidamente tus hazañas de sin par y esforzado Caballero Andante Español:

“Tus arreos son las armas, tu descanso el pelear,
tu cama los duras peñas, tu dormir siempre velar;
las manidas te son oscuras, los caminos por usar,
y así andas de sierra en sierra por orillas de la mar,
a probar si en tu ventura hay lugar donde avadar;
pero por vos, ¡querida España!,
por parte del Caballero Don Francisco Javier, todo se ha de comportar.”

Hace cuarenta años, no podíamos imaginar que por ahora hubiéramos de ocuparnos de aquellos lejanos y luctuosos hechos que, por entonces eran ya casi desconocidos para la mayor parte de la población española. Tan desconocidos eran ellos que, cuando los demócratas imperialistas quisieron hacer una transición revolucionaria –en 1975, desde el Régimen Nacional, a la partitocracia actual–, se encontraron con que el pueblo español no era nada revolucionario y no podían contar con él.

Luego bien agradecidos debemos estar todos los españoles de ahora, a aquellos heroicos españoles de entonces que, haciéndose Ejército nacional, salvaron a todos los españoles venideros, de las garras criminales de aquellos demócratas imperialistas que fueron quienes planearon, organizaron y alimentaron la guerra civil española, a la vez que planeaban y organizaban la II Guerra Mundial.

José Antonio Chamorro Manzano
XVI Promoción A G M