ESE EJÉRCITO QUE VES.
Y así, de modestia llenos,
a los más viejos verás,
tratando de ser lo más,
y de parecer lo menos.
Poetas Muertos
INICIO

23/12/13

NACIMIENTO DE UN NIÑO EN BELÉN









LA GRAN NOTICIA DEL NACIMIENTO DE UN NIÑO EN BELÉN

 

Estamos en los albores del Año I, de una nueva Era en la Historia de la Humanidad, conocida como “Era Cristiana”, por el grandísimo impacto que ha de tener en el mundo el nacimiento de un Niño, esta noche, en la lejana ciudad de Belén.  El Imperio Romano lo rige, desde hace ya bastante años, el Emperador César Augusto, si bien, la edad no perdona, y ya no es ni una sombra de lo que fue; toda vez que se encuentra cubierto de achaques y su muerte ya se adivina próxima. En el otro confín del Imperio, en la Judea, existe una gran expectación pues se espera la venida al mundo de un Mesías que habrá de redimir al pueblo judío del yugo opresor de los romanos. Se ha cumplido ya la época en que el profeta Daniel había anunciado la venida de este Mesías, y la Madre escogida por el Verbo Divino es María, esposa de José, y ambos son de Nazareth en Galilea.  



El Emperador ha ordenado al Rey Herodes el Grande, vasallo de Roma, que decrete un empadronamiento general de todos su súbditos, y ello obliga a José, como descendiente de la familia de David, a inscribirse en Belén; y es aquí, donde cumpliéndose exactamente las profecías, nacerá el Salvador.

Los esposos bajan de las colinas de Nebí Saín, sobre la cual está Nazareth. Dejan atrás, entre la distancia y la niebla, la silueta del Líbano, con la circular cumbre del Monte Tabor. Cruzan la Samaria, infestada de bandidos y salteadores de caminos, y donde treinta y dos años más tarde hablará el Salvador de un agua que apaga la sed para siempre. Quedan a un lado las palmeras de Jericó, y a otro Jerusalén, levantada entre cumbres y destacando en lo más alto su templo milenario. Y al fin, tras un viaje penosísimo, José y María llegan a la ciudad de David, sostenida por una colina de la que surgen por doquier viñas y, sobre todo, olivos. Es la ciudad de Belén, en cuyos campos el Rey pastor apacentó sus ganados y cuyas tierras se empaparon con las lágrimas de Noemí y de Ruth. 

En Belén de Judea, José y María no encuentran posada. Por la gran afluencia de forasteros con motivo de la orden de empadronamiento, todo se halla ocupado. José acude al mesón de unos parientes a quienes implora por María que está a punto de dar a luz. Más es en vano, no hay sitio para ellos, ni tampoco piedad, y la negativa cae sobre la súplica.  El carpintero de Nazareth sufre por María y por el hijo que ésta lleva en su seno. María siente que le empiezan a traspasar los dolores que herirán desde entonces su alma y las primeras lágrimas por Jesús brotan de sus ojos. Siguen pidiendo asilo por la ciudad, más nadie los ampara. Algunos de aquellos a los que acuden indican a José que existe una especie de establo, en una caverna situada en el camino que lleva a Hebrón, y a ella se dirigen. La cueva es la morada más pobre que se pueda concebir. El esposo prepara fuego para mitigar el intenso frío de la noche que se acerca…Y la noche ha venido. Transcurren lentas las horas, y a las doce en punto se produce la feliz realidad del nacimiento del Hijo de Dios y de María. Acaba de cerrarse el antiguo Testamento. Se abren los cielos y una corte de ángeles entona la diana gloriosa de la Redención “ Gloria  a Dios en las alturas y Paz en la Tierra a los hombres de buena voluntad”. 

La alborada siguiente anunciará dos soles sobre la Tierra. Después la partida y el retorno por caminos inaccesibles pues los esbirros de Herodes los persiguen con saña  no exenta de una cruel y encendida furia, hasta su humilde hogar de Nazareth, donde Jesús pasará su infancia ayudando a su “padre” en las modestas tareas de carpintero. Y cuando llegue el día predicho por el Padre, empezará su peregrinar y Galilea, Judea, Samaria…lo verán pasar vestido con túnica hecha por María y echado el “tallith” sobre sus hombros; haciendo el bien, prodigando el bálsamo de sus parábolas, hablando del amor que no tiene fin. El suelo de Palestina besará sus plantas cuando del Tiberíades al Mar Rojo recorra sus poblados. Pero eso será un mañana todavía lejano. Hoy, en el vientre de su Madre, ha hecho su primer camino. El frío de la noche y el fuego preparado por José, la falta de caridad de los parientes y el arrebato de los pastores son el presagio de su vida de Redentor. La cueva de Belén, es el más humilde pero a la vez el más bello pórtico para dar inicio al Nuevo Testamento. Y desde allí, de generación en generación, la gran noticia ha llegado hasta nosotros: Como una y otra vez, desde hace dos mil y trece años : ESTA NOCHE DE NUEVO, CRISTO HA NACIDO EN BELÉN”.   

 

 
A todos los Poetas que justificamos “Como Presentes” en las Listas de Revista   de este caudaloso manantial del “Club de los Poetas Muertos”, bastión literario inexpugnable de la Historia y Tradiciones Patrias, les deseo:

                                               ¡Feliz Navidad!

                              ____________________________________

 
            Francisco Ángel  Cañete Páez ( Nochebuena de 2013)
           (XVII Promoción de la Milicia Universitaria (IPS)

13 comentarios:

Angel Cerdido Peñalver dijo...

También yo te deseo a ti y a tu familia una FELIZ NAVIDAD, y todo lo mejor para el próximo 2014 que preparado está a la entrada de la pista. Síguenos formando con tus documentados artículos. Este ultimo una delicia. Un fuerte abrazo.

Jose V. Ruiz De Eguílaz y Mondría dijo...

La historia del Nacimiento forzosamente la he leído en varias ocasiones. Nunca descrita de una forma tan emotiva.
Bravo Paco Angel. Sirva esto para que el Niño haga un pelin la vista gorda, si es necesario, con los Poetas.

Javier de la Uz dijo...

Igual te deseo Paco Ángel, Feliz Navidad y que el Año Nuevo,nos colme de bienes.
Un abrazo

José Antonio dijo...

Francisco Ángel, mi querido amigo y compañero, Teniente Coronel del Cuerpo de Poetas Militares que guarnece la mítica e inexpugnable Fortaleza “Cajón de Sastre” y sus complementarios recintos avanzados frente a los contumaces enemigos de España (Patria y Nación) y enemigos de la inquebrantable Filosofía de Vida del pueblo español (Por Dios y Por España) y enemigos de su Historia y de su futuro histórico:

En esta noche, la más larga y fría del año, cuando cada uno de todos los poetas Caballeros Andantes –sin miedo y sin tacha– montamos la vigilante centinela en nuestra correspondiente almena de la muralla de esta pétrea fortaleza, bajo el infalible mando de nuestro esforzado e invicto General en Jefe, D. José Vicente Ruiz de Eguílaz y Mondría; en esta portentosa noche (prosigo), no podían faltarnos a los tan leales defensores de lo más trascendente y ennoblecedor que pueda albergar el alma humana, no podían faltarnos, como espiritual motivador aliento, los ecos de aquella Buena Nueva que, desde el primer instante de la media noche en la que nació el divino Niño, y por medio de humildes aunque humanísimos pastores ajenos a los míseros egoísmos urbanos, comenzó a extenderse por todo el mundo como el más maravilloso Mensaje de Paz en la Tierra a los hombres de Buena Voluntad.

Y como no podían faltarnos dichos conmovedores ecos, en el momento más impresionante de la noche, cuando más brillan las estrellas y se silencia el mundanal ruido para respetar la libre concurrencia de los más íntimos y evocadores recuerdos de nuestros familiares y amigos y compañeros ausentes; precisamente en tal fantástico momento y cabalgando sobre tu proverbial Alfombra Mágica Literaria, nos ha llegado un coro angelical que, con acompañamiento de ensoñadora música celestial, nos ha recordado cómo fue presentándose tan feliz momento y después ha entonado el:

¡Gloria a Dios en el Cielo y en la Tierra Paz los hombres de Buena Voluntad!

Francisco Ángel, que el Divino Niño te bendiga a ti, en primer lugar, y, luego, a todos los poetas y a todos nuestros fieles lectores y, por último, a mí.

Y, por mi parte y con mis mejores deseos de bien para todos, grito jubiloso:

¡FELIZ NAVIDAD!

José Antonio Chamorro Manzano
XVI Promoción A G M

José Antonio dijo...

Belén, campanas de Belén,
que los ángeles tocan
¿qué nueva me traéis?
- - -

– ¿A dónde vas soldadito, que desertas del cuartel?

– No deserto. Mire usted, que tengo licencia de mi Coronel.
Es que ¡el Niño esta noche va a nacer!,
y se oye decir que no encuentra Él ni un rincón humilde en donde poderlo hacer,
que, hasta en España, ya hay muchas casas en las que ni un pequeño portalito le dejan establecer.

Y, si al Niño, con desprecio, el mundo entero le condena a desaparecer,
voy a decirle a la Virgen, Su Madre, y a Su Padre, San José,
que les están esperando, vestidos de gala y desde que ha empezado a amanecer,
todos los soldados en mi cuartel.

Y que, si el mundo entero al Niño le condena a desaparecer, nada tiene que temer:
Pues todos los soldados ¡queremos vivir con Él!

Jose V. Ruiz De Eguílaz y Mondría dijo...

Llevamos ya 2013 años con intentos de hacerlo desaparecer y aquí estamos. ¡Y estaremos! Que habiendo de los unos, siempre hay de los otros.

Juan Garrido dijo...

Mi querido amigo Francisco Ángel, que estas entrañables fiestas nos sirvan para unir lazos de afecto y amistad entre todos los que forman parte de esta gran familia de escritores y admiradores y que el próximo año 2014, siga deleitándonos con sus extraordinarios Artículos. Feliz Navidad. Un Abrazo, su antiguo subordinado, Juan.

Francisco Ángel Cañete Páez dijo...

Querido amigo Javier: Muchas gracias por tu cariñoso comentario y Felicitación Navideña, Yo también te deseo lo mejor para este ya tan próximo Año 2014, en unión de tu familia, y con la esperanza ( como amante de la Historia patria) de seguir deleitándome con tus formidables artículos en este Club de los Poetas Muertos, en el que colaboramos. Feliz Navidad y un Fuerte abrazo.

Francisco Ángel Cañete Páez dijo...

Respuesta de felicitación y agradecimiento a Don Ángel Cerdido Peñalver.-
Mi querido Coronel y amigo: He agradecido mucho tu cariñoso y amable comentario a mi artículo, en el que narro algo tan sabido, pero para nosotros los cristianos, tan trascendente como el Nacimiento de un Niño en Belén hace dos milenios. Gracias de nuevo mi Coronel, y con mis mejores deseos de salud y felicidad para este próximo año, quedo a tus órdenes con un fuerte y cariñoso abrazo. Francisco Ángel.

Francisco Ángel Cañete Páez dijo...

Mis muy queridos y respetados Coroneles Ruiz de Eguilaz y Chamorro Manzano: Con mi gratitud más profunda por vuestros Comentarios, yo quiero reiteraros, junto con la satisfacción interior que para mi representa, el poder colaborar en este Blog de Poetas, que tan sabiamente dirige nuestro capitán Don José Vicente Ruiz de Eguilaz y Mondría, el reiteraros mis mejores deseos de Paz y Felicidad en esta Navidad y un Año Nuevo pleno de venturas. ¡FELIZ AÑO NUEVO! Quedo a vuestras órdenes con un fuerte abrazo. Vuestro leal subordinado, amigo y compañero,Paco Ángel.

jabu.59 dijo...

Mi estimado y querido T.Col, amigo Paco: Nos encontramos ante otro nuevo articulo tuyo, en consonancia del tiempo de Navidad en que vivimos, magnifico por otra parte aunque fuera de tu ambito y especialidad que es la Historia Militar, pero no por eso dejas de dominar el tema que tocas. Como siempre enhorabuena. No quisiera cerrar el comentario que aunque no sea muy navideños pero si muy militar, esta vez de Seneca " La vida es Milicia y la Milicia vida".
Quisiera Felicitarte las Pascuas de nuevo (aunque ya lo he hecho varias veces y por varias vías distintas), tanto a ti como a tu familia y que el próximo Año 2014 la salud no te abandone y nos sigas deleitando con nuevos temas y magníficos artículos. Un fuerte abrazo. José Antonio.

Santos Martínez Valledor dijo...

Querido amigo Paco. Muy propio para estas fechas eres un auténtico poeta y tu trabajo es expestacular,de paso te deseo un feliz 2014 y se cumplan todos tus deseos. Un fuerte abrazó de tu amigo. Santos. Nota: Tengo en marcha la próxima comida de los Regulares en Madrid,será para el mes de marzo 2014 te tendré informado.

Anónimo dijo...

Querido Paco, mi Comandante:

Colofón final al año 2013, con este sentido artículo sobre el Hijo de Dios, hecho Hombre...(en la conmemoración de su venida hace 2.013 años, aunque bien es cierto, que desde otras cátedras, han llegado a decir que su nacimiento data del -6 o -7, pues está demostrado que Jesús nació, bajo tales tesis, durante el reinado de Herodes El Grande, ya que el responsable de la matanza de los inocentes murió un 13 de marzo del año -4.)

En cualquier caso, con este impecable artículo, de hermoso contenido, das fin a un año de éxitos, donde tus trabajos han dejado la huella indeleble a todos los que te seguimos en estas significativas páginas.

Por otra parte, quiero felicitarte expresamente, y desde aquí, así como desearte que en el próximo año 2.014 sigas escribiendo con el mismo afán, en tu dedicación más responsable.

Siempre mi afecto, con el recuerdo incorporado en el presente para la que fue tu amada esposa y a la que tuve el especial honor de conocer en aquellos lejanos años 60...

Un fuerte abrazo.
Salvador Soria Soria.
Alférez de Infantería, (IPS).
Legionario de Honor.