ESE EJÉRCITO QUE VES.
Y así, de modestia llenos,
a los más viejos verás,
tratando de ser lo más,
y de parecer lo menos.
Poetas Muertos
INICIO

9/11/13

ESTILO DE MANDO


Imperecedero. Para ayer, hoy y mañana un denominador común: Amor a España.



                                                              Gonzalo Rodríguez-Colubi Balmaseda

1 comentario:

José Antonio dijo...

“La milicia no es más que una religión de hombres honrados”.

Así, de pronto, afirmo sin duda alguna que esa es la definición más exacta y universal habida en el ámbito español de la profesión militar al servicio incondicional de la Patria y Nación España. Esa es la definición más ennoblecedora y, por ello, otorgadora de la dignidad de caballero a todo aquel que con pleno afán y plena lealtad profesa dicha religión dispuesto a asumir cualesquiera riesgos que pudieran alcanzarle por ello.

Los tres incuestionables ejemplos personales que nos propone Gran Jefe Coronel Gonzalo, son destacadamente sugerentes y motivadores entre los innumerables ejemplos similares recogidos por la reciente historia de España, en todas las categorías y en todas las escalas, desde el soldado sin graduación con responsabilidad ocasional de mando, hasta la más alta dignidad del mando supremo. En lo espiritual deontológico y en la predisposición profesional, ellos son modelos intemporales, tanto con respecto al pasado como con respecto al futuro. Si nos centramos en ellos tres, diré lo que es obvio, que a ellos les correspondió vivir y ejercer en otro tiempo; ni mejor ni peor que cualquier otro tiempo; tan solo fueron diferentes las respectivas circunstancias concurrentes. Las preocupaciones existenciales y el valor de la vida y de la muerte, en términos generales y para la parte más numerosa y representativa de la población, supongo que entonces serían muy aproximadas a las actuales y siempre dependientes de las circunstancias decisivas presentes a la sazón. Las circunstancias decisivas comunes, entonces y ahora, pues opino que en el fondo son las mismas: – coacciones imperialistas de las grandes potencias, estructuras gubernamentales españolas infiltradas por la masonería que las convertía y las convierte en marionetas antinacionales, engaño a la opinión pública sobre el origen y la causa de los más peligrosos conflictos, quedando a salvo los promotores imperialistas extranjeros y fomentando las luchas internas y las acusaciones contra nuestros marionetas domésticos.

La deserción de los grandes historiadores proclamados, para investigar y dar a conocer la verdad presencial, nos obliga a toda persona honrada a procurar ocupar ese puesto vacío, tal y como se procura en nuestro Cajón de Sastre. Toda persona honrada debe saber que, ya en el presente y cada vez más en el futuro, la vocación de mando debe sustentarse sobre una entrega máxima al estudio, como instrumento imprescindible para la decisiva defensa dialéctica, en evitación de las confrontaciones bélicas.

José Antonio Chamorro Manzano
XVI Promoción A G M