ESE EJÉRCITO QUE VES.
Y así, de modestia llenos,
a los más viejos verás,
tratando de ser lo más,
y de parecer lo menos.
Poetas Muertos
INICIO

20/11/13

EL CARIÑO DE RAJOY




                 ANA VELASCO VIDAL-ABARCA

El presidente del Gobierno ha realizado unas declaraciones en las que transmite a las víctimas del terrorismo su afecto, cariño y solidaridad. Un afecto, cariño y solidaridad que sitúan a las víctimas como objeto de compasión, como seres merecedores de lástima y conmiseración, pero desprovistos de la simbología esencial que representan: la sociedad española atacada brutalmente durante décadas para imponer un proyecto político que pretende separar el País Vasco del resto de España, aniquilando o sometiendo al discrepante.
Todas y cada una de las víctimas de ETA han sido asesinadas para lograr ese propósito. Por eso, el afecto, el cariño y la solidaridad suenan a desistimiento, a arrinconamiento, a renuncia, a abandono de las reivindicaciones y de la concepción de las víctimas como referente ético y de resistencia colectiva de los españoles ante la intimidación del terrorismo. Los muertos ya no son patrimonio de todos, sólo lo son de sus familias, a las que el presidente les pasa la mano por el lomo y les da el abrazo del oso, tratando de asfixiar esa molesta exigencia de justicia y de derrota moral y política del terrorismo que no está dispuesto a garantizar. Ese cariño es una claudicación, una declaración de intenciones -o de no intenciones-; es la constatación del pago del precio por una paz incierta e indigna.


Sólo el cariño no es suficiente, es incluso ofensivo. Tras su inacción en Estrasburgo para evitar la derogación de la doctrina Parot, el presidente puede y debe ofrecer a las víctimas y a toda la sociedad otras iniciativas ineludibles y mucho más reconfortantes, además de eficaces y necesarias. Por ejemplo, puede promover la aplicación efectiva de la Ley de Partidos que contempla la ilegalización de las formaciones que no condenan el terrorismo; puede instar la investigación diligente de los casi 400 casos de asesinatos cometidos por ETA que aún están sin resolver; puede trabajar para contrarrestar el vergonzoso plan de paz y convivencia del Gobierno vasco, que equipara a víctimas y asesinos; puede aprobar esa iniciativa legislativa que elaboró su grupo parlamentario para permitir el voto de los exiliados del País Vasco por la presión terrorista, y que por razones misteriosas guarda celosamente en un cajón, o puede revocar la autorización aún vigente del Congreso a la negociación con ETA.


También puede desactivar el plan Nanclares, ideado para sacar de la cárcel antes de tiempo a terroristas que no colaboran con las autoridades, como exige la ley, y puede, simplemente, tener la voluntad de cumplir sus promesas y su programa electoral, o proponerse ser sincero y explicar lo que está haciendo, por qué y a dónde quiere llegar. Puede decirnos cuál cree que debe ser el fin -que no la derrota- de ETA, porque nos encaminamos a toda velocidad a un escenario de exculpación, olvido, legitimación y toma del poder. Quizás eso explica la mala conciencia y el intento de eludir responsabilidades con esas muestras de cariño tan culpables como estériles.


Ana Velasco Vidal-Abarca es directiva de Covite e hija de Jesús Velasco, asesinado por ETA, y de Ana María Vidal-Abarca, fundadora de la AVT.

5 comentarios:

Jose V. Ruiz De Eguílaz y Mondría dijo...

Cuando se enteraran nuestros dirigentes que el Español de siempre, siempre ha preferido honra sin barcos a barcos sin honra. Se nos puede pagar poco (catalanes no), doblar el horario de trabajo, dejarnos sin vacaciones, quitarnos el recreo...pero la honra es patrimonio del alma y...
A las victimas se les está despojando del honor debido. La vida no se la podemos devolver.

José Antonio dijo...

El esforzado Caballero Andante, de la española sublime Orden de Caballería Andante del Club de Los Poetas Muertos, Coronel D. Gonzalo R. Colubi, es notable entre sus compañeros por su especial sensibilidad para detectar las situaciones fundamentales que requieren su presencia activa, con el fin de remediar alguna injusticia o atropello flagrante que se cometan contra personas de bien que se hallen indefensas, vivas o muertas; por ello, no podía faltar él en este caso de criminal ofensa generalizada, realizada desde instituciones degeneradas al servicio del poder tiránico oligárquico; pero ofensa que es denunciada por una Dama de estirpe ilustre, hija del Comandante de Caballería D. Jesús Velasco Zuazola, quien entregó su vida en acto de servicio, en 10-01-1980, víctima de asesinato político terrorista, cometido en el marco de la genocida ofensiva de lesa humanidad que los sicarios del imperialismo globalizador llevaban a cabo para eliminar presuntas resistencias que pudieran surgir en el pueblo español, contra la instauración del vigente régimen titulado democrático, pero que en realidad es un régimen partitocrático totalitario encabezado por pobres diablos sin Dios ni Patria, y al servicio rastrero de los amos extranjeros.

La dama ofendida no ha sufrido menoscabo alguno en su honor y tiene el consuelo de saberse noblemente acompañada en este trance por un honroso y fiel compañero de su señor padre. El Caballero Andante D. Gonzalo puede una vez más sentir la íntima satisfacción por el deber cumplido. Y quienes programaron, planificaron y ejecutaron o colaboraron en tan criminal campaña terrorista –incluidos, principalmente, los renegados obispos y clérigos subordinados–, llevan impresa, imborrable, en su alma toda su responsabilidad delictiva, agravada por el delito de escándalo, –en la universalidad de la Vida Eterna, nada quedará oculto ni engañoso–. Y quienes borreguilmente comprendían, disculpaban o aplaudían a los amos extranjeros y a sus subordinados colaboracionistas y terroristas, también convivirán Allí con toda la magnitud de su grotesca ignominia.

José Antonio Chamorro Manzano
XVI Promoción A G M

Ramón Muñoz dijo...

Pues lamento discrepar, y como es natural pasaré a la corrección, pero creo que aún no ha nacido en este país un político que sea capaz de menoscabar ni un ápice el honor de la más humilde de las víctimas del terrorismo.

Jose V. Ruiz De Eguílaz y Mondría dijo...

Tienes razón Ramón, y que sea la última vez!
Efectivamente me refiero a los honores que les debemos rendir y no nos dejan, aparte del deshonor que supone la suelta masiva de todo tipo de delincuentes.

José Antonio dijo...

Gran Jefe Ramón Muñoz demuestra una vez más que en Cajón de Sastre las cosas se procura que estén perfectamente acabadas; así, hace él una precisión muy necesaria: si “el honor es patrimonio del alma”, el honor tan sólo puede menoscabarlo –o engrandecerlo– la propia persona, y nadie más. En este caso que comentamos, Dª. Ana Velasco ha defendido cumplidamente su honor, al poner al descubierto pérfidas asechanzas que ofenden también a toda persona honrada. Cuando, por otra parte, existen otras personas que prefieren transigir con los culpables de terrorismo, a defender la digna memoria de sus deudos.