ESE EJÉRCITO QUE VES.
Y así, de modestia llenos,
a los más viejos verás,
tratando de ser lo más,
y de parecer lo menos.
Poetas Muertos
INICIO

31/10/13

LOS SEIS MINEROS FALLECIDOS EN LEÓN




Unas tres mil personas, rotas de dolor, han querido despedir este miércoles a los seis mineros que murieron en el pozo Emilio del Valle (León) en un funeral conjunto que se ha celebrado en el Polideportivo de Santa Lucía de Gordón y que se ha quedado pequeño para albergar a quienes han acudido para arropar y acompañar a las familias de los fallecidos.



La emotiva ceremonia, a la que asistieron numerosos representantes institucionales, fue oficiada por el obispo de la diócesis de León y concelebrada por un nutrido grupo de sacerdotes.

"No podemos encontrar palabras para definir tanto dolor, pero no podemos desesperarnos, porque creemos que continúan viviendo en una dimensión difícil de explicar pero no menos real ni verdadera", manifestó el obispo Julián López al comienzo de la ceremonia.

Al finalizar la ceremonia los presentes entonaron el Santa Bárbara bendita.

(RTVE.es / AGENCIAS 30.10.2013 - 14:54h)
- - - -

DEDICADO A LAS NIÑAS Y LOS NIÑOS DE TODOS LOS MINEROS:

– ¡Mamá! ¿Por qué en la mina ha de trabajar papá?

– ¡Cariño! Como todas las personas que puedan laborar, papá debe trabajar;
así, entre todas las personas, la vida en este mundo de Dios debemos hacer progresar;
se necesita comida, ropa, casas, máquinas… y todo lo que te puedas imaginar,
y para poder fabricarlo hace falta que haya valientes que, a la mina, el mineral vayan a sacar.

El que papá sea minero; a ver, cómo te lo podré yo explicar...
Cuando papá era chiquito, minero era su papá, y el olor de la mina era el que más le gustaba, porque a casa ese olor lo traía su papá.
Pero el tiempo corría y corría sin parar, y viejito se iba haciendo su papá, hasta que él se tuvo que jubilar.

– ¡Papá; no te preocupes, que el olor de la mina ahora lo iré yo a buscar,
para traértelo a casa y que tu vida pasada: de buen padre, de hombre honrado, buen compañero en la mina, con tus penas y alegrías y con ese olor real que siempre has de recordar,
desde ahora, aquí sentado, en la tranquilidad de este hogar que tú has creado,
muy satisfecho, esa tu vida ya pasada mejor puedas rememorar!

– ¡Cariño! Eso que has oído, es lo que, cuando ya era mayor papá, se le dijo a su viejito papá.

– ¡Mamá! Lo has explicado muy bien, por favor no sigas más.
Y yo te digo que, como entonces hizo papá,
y como antes había hecho el abuelo y quién sabe cuántos bisabuelos más, también, eso mismo tan bonito, o algo muy parecido, cuando yo sea mayor, ¡Se lo diré yo a papá!

                                                                         José Antonio Chamorro Manzano
                                                                               XVI Promoción A G M




No hay comentarios: