ESE EJÉRCITO QUE VES.
Y así, de modestia llenos,
a los más viejos verás,
tratando de ser lo más,
y de parecer lo menos.
Poetas Muertos
INICIO

17/9/13

LA HIPOCRESÍA DEL NUEVO ORDEN MUNDIAL


JUAN MANUEL DE PRADA 16/09/2013


Algún día deberá empezar a escribirse la historia de las calamidades que EE.UU ha derramado por el mundo.



Como el valentón del célebre soneto, después de calarse el chapeo, requerir la espada y mirar de soslayo, el falso mesías negro parece que no lanzará de momento su ataque contra Siria; no, al menos, en las condiciones chulescas que había proclamado. Por supuesto, seguirá financiando a los terroristas de Al Qaida que operan en Siria, facilitándoles armas e instrucción militar, pero lo hará de matute.    

 Las intervenciones militares americanas son de dos clases: cuando logra embaucar a una cohorte de tontos útiles o de pescadores en río revuelto, mediante declaración de guerra; cuando los tontos útiles remolonean o los pescadores en río revuelto se resisten, con estrategias de guerra sucia. Pero el ridículo del falso mesías negro, cada vez más desteñido en su prestigio de engañabobos, ha sido mayúsculo, estrepitoso, abracadabrante; y sus aspavientos de valentón venido a menos tal vez sean recordados el día de mañana como el comienzo del ocaso de la que ha sido la primera potencia mundial durante casi un siglo.


De este episodio vodevilesco protagonizado por el falso mesías negro sale fortalecido Putin, la bicha del Occidente neopagano, un tipo que ha financiado la construcción de mil iglesias ortodoxas en todo el mundo durante el pasado año. Como nos enseña Joseph Roth en La leyenda del santo bebedor, la gracia puede actuar a través de los tipos más desastrados; y Putin, que tiene desde luego sus ribetes demenciales, en esta hora aparece ante nuestros ojos como un gigante (sobre todo si lo comparamos con el falso mesías negro), aunque su grandeza sea vicaria, pues no es otra sino la grandeza de Rusia, que misteriosamente (o no tan misteriosamente) se está convirtiendo en la gran esperanza de Occidente. Quizá porque Rusia ha sufrido mucho y ha hecho a sufrir mucho a los demás en el pasado, este nuevo designio histórico que empieza a perfilarse en su futuro resulta más consolador para las personas con un sentido teológico de la historia. Por supuesto, todas las fuerzas confabuladas en la destrucción de Occidente tratarán de impedir a toda costa esta resurrección de Rusia sobre los escombros del comunismo y su conversión en una suerte de katejon u obstáculo en los planes del Nuevo Orden Mundial.

Pero de momento, Rusia ha logrado mostrar al mundo que las pretensiones americanas eran desquiciadas; y lo ha hecho infligiendo a Estados Unidos una humillación que ni siquiera logró el comunismo estalinista en su maléfico esplendor. Se la ha infligido, además, con instrumentos diplomáticos, mientras el valentón de Obama se mostraba dispuesto a defecar sus bombitas en Siria; y el remate o guinda de esa humillación ha sido la carta dirigida por Putin al pueblo americano, en la que sirviéndose de la retórica democrática ha ridiculizado la imaginaria democracia trasatlántica. Ha sido una jugada maestra que, por supuesto, el falso mesías negro no va a perdonar, sobre todo porque, siquiera por un momento, habrá permitido reflexionar a mucha gente con las meninges destrozadas por el napalm de la propaganda; y porque ha hecho tambalear la hegemonía americana, no sabemos aún si para siempre. Sospecho que aquellos años en los que Estados Unidos intervenía en cualquier paraje del atlas cuando le petaba empiezan a quedar atrás.


Algún día deberá empezar a escribirse la historia de las calamidades que, con la excusa de «extender la democracia», los Estados Unidos han derramado por el mundo. Pero esa obra sólo podrá escribirla alguien con un sentido teológico de la historia.
---------------------------------------------------------------------------------------------

NOTA: Por relacionado con el cuerpo del artículo de JM de Prada, me permito darle  título al mismo. Y por qué viene al caso con lo expuesto, añado  imágenes de mi cosecha.

                                                                    Gonzalo Rodríguez-Colubi Balmaseda

4 comentarios:

Javier de la Uz dijo...

El Cardenal Timothy Dolan, arzobispo de Nueva York
y presidente de la Conferencia Episcopal de los Estados Unidos, y el obispo Richard E. Pates, presidente, del Comité Internacional Justicia y Paz, han escrito una carta abierta Barack Obama, presidente de los Estados Unidos, con motivo de la anunciada intervención militar a Siria.

La carta ha sido publicada en la mayoría de los medios de comunicación estadounidenses creando un profundo debate sobre la polémica decisión política.

CARTA AL PRESIDENTE OBAMA SOBRE SIRIA

4 de septiembre de 2013

Presidente Barack Obama
La Casa Blanca
Washington, DC 20270

Señor Presidente:

Mientras nuestra nación contempla la acción militar en Siria, deseamos asegurarle nuestras oraciones, tanto a Usted como a su Administración. Sabemos que la situación de Siria es compleja, y apreciamos la paciencia y el control que su Administración ha ejercido hasta la fecha. Ratificamos su decisión de invitar a un diálogo público y a un análisis del congreso de toda posible acción militar, y queremos contribuir a este debate desde nuestra perspectiva como pastores y maestros católicos.

Nos unimos a Usted en su condena total del uso de armas químicas en Siria. Estas armas indiscriminadas no tienen lugar en los arsenales de la familia de naciones. Con Usted, lamentamos las vidas perdidas y lloramos con las familias de los fallecidos. Al mismo tiempo, nos preocupan enormemente los más de cien mil sirios que han perdido sus vidas, los más de dos millones que han huido del país como refugiados y los más de cuatro millones dentro de Siria que han sido expulsados de sus casas por la violencia. Nuestra atención ahora está en la catástrofe humanitaria que se está desarrollando en Siria y en salvar las vidas acabando con este conflicto, no alimentándolo.

Hemos escuchado el llamamiento urgente del Sucesor de San Pedro, el Papa Francisco, y de nuestros afligidos hermanos obispos de las venerables y antiguas comunidades cristianas de Oriente Medio. Como un solo, ellos imploran a la comunidad internacional que no se intervenga militarmente en Siria. Han dejado muy claro que un ataque militar sería contraproducente, exacerbaría una situación ya devastadora y tendría consecuencias negativas inesperadas. Sus preocupaciones tienen una fuerte repercusión en la opinión pública estadounidense, que cuestiona el sentido común de esta intervención y la falta de consenso internacional.

Hemos hecho nuestro el llamamiento del Papa Francisco: “Exhorto también a la Comunidad Internacional a hacer todo esfuerzo posible para promover, sin más dilación, iniciativas claras a favor de la paz en aquella nación, basadas en el diálogo y la negociación, por el bien de toda la población de Siria. Que no se ahorre ningún esfuerzo para garantizar asistencia humanitaria a las víctimas de este terrible conflicto, en particular a los desplazados en el país y a los numerosos refugiados en los países vecinos.”

Desde hace tiempo la posición de nuestra Conferencia Episcopal es que los sirios necesitan con urgencia una solución política. Pedimos a los Estados Unidos que trabajen urgente e incansablemente con otros gobiernos para que se obtenga un alto el fuego, para que se inicien negociaciones serias, se provea asistencia humanitaria imparcial y se impulsen los esfuerzos para construir una sociedad en Siria que incluya a todos, protegiendo los derechos de cada uno de sus ciudadanos, incluyendo a los cristianos y otras minorías.

Oramos por Usted en este momento en que su Administración se enfrenta a los desafíos complejos y a la catástrofe humanitaria que abruman a Siria.

Atentamente,

Timothy Cardenal Dolan
Arzobispo de Nueva York
Presidente de la Conferencia Episcopal de los Estados Unidos

Su Excelencia Richard E. Pates
Obispo de Des Moines
Presidente, Comité Internacional Justicia y Paz

Jose V. Ruiz De Eguílaz y Mondría dijo...

Nuestro amigo y compañero Area Sacristán ya nos advertía.

"...habrá permitido reflexionar a mucha gente con las meninges destrozadas por el napalm de la propaganda,"

José Antonio dijo...

Gonzalo, mi Coronel: Tu descanso, el pelear. Eso lo sabemos todos; pero por si hiciese falta alguna prueba testimonial, ahí está ese grandísimo pedazo de artículo argumental, ese grito de S. O. S., que nos has presentado. Y es grandísimo él, no por su extensión textual o su originalidad, sino porque contiene un argumento que apela al “sentido teológico de la historia”. Dicho argumento con apelación a la teología, no es frecuente encontrarlo fuera de medios declaradamente teológicos; pero ocurre que teologías hay muchas y, una vez puestas ellas en contraposición, se convierten en motivaciones antagonistas y hasta belicistas, como nos enseña la historia. Y por qué ocurre ello; pues porque todas las teologías usuales contienen dosis variables de particularismos o preferencias que resultan irreconciliables o incompatibles, los de unas con los de las otras. ¿Entonces…?

Entonces, está claro que la Humanidad tiene pendiente de realizar una decisiva revolución: la que le lleve a la Auténtica Teología, a la teología de inspiración universal divina – inspiración en cada una de todas las almas– y que, al estar expresada en términos y conceptos carentes de particularismos o preferencias, en términos y conceptos universales de trascendencia eterna y conformes a los designios de Dios, nos permite ella reconocernos todos iguales ante Dios. “Cajón de Sastre” es uno de los pocos medios en donde de manera rotunda se invoca esa Auténtica Teología y se ofrecen pruebas del general respeto con el que le es posible a ella el ser admitida hasta en ámbitos declaradamente ateos y con poderes máximos decisorios.

Pero mientras tal decisiva revolución culmine, habremos de depender de los marionetas pobre diablos, Obama, Putin, Cameron, Hollande, etc. Y somos más de siete mil millones de ciudadanos mundiales…

Te felicito por tu fino instinto de saber distinguir lo fundamental de las cosas. Un fuerte abrazo legionario y a tus órdenes,

José Antonio Chamorro Manzano
XVI Promoción AGM

Javier de la Uz dijo...

CINCO GENERALES DEL EJÉRCITO ESTADOUNIDENSE se reunieron con Barack Obama y le advirtieron que si ordenaba un ataque contra Siria sería arrestado y acusado de traición por intentar brindar ayuda y asistencia a la organización terrorista Al Qaeda, asociada en Siria al frente Al-Nusra y declarada oficialmente enemiga de Estados Unidos. La información fue revelada por el editor norteamericano Bob Powell, quien atribuye la advertencia a Obama de los generales a la existencia de dos facciones ideológicas dentro de las Fuerzas Armadas estadounidenses que coinciden, sin embargo, en considerar al presidente Obama “un completo incompetente para llevar las riendas del país”.
Según The Guardian, bajo el Gobierno del “débil” Obama, la influencia del militarismo es mayor que nunca dentro de la sociedad americana. Añade que “sin un solo tanque en el césped de la Casa Blanca, un golpe militar ha tenido lugar en Washington”.
Tras alcanzar la Presidencia de EE UU en 2008, millones de personas de todo el mundo vieron en Obama a una especie de mesías que establecería un nuevo orden para el mundo basado en la paz y la concordia entre los pueblos. No se habían apagado aún los fastos por su elección cuando ya Obama se comprometió ante los principales responsables del Pentágono a asumir los compromisos militares de su antecesor George Bush y a no variar un ápice la política armamentística. Aquellos que destruyeron Irak, llevaron la conmoción a Afganistán y redujeron a Libia a una pesadilla hobbesiana, fueron ascendidos dentro de la administración estadounidense.
El drama humana ha hecho presa sin embargo entre los soldados americanos. El número de suicidios dentro del Ejército es mayor que las bajas en los campos de batalla. Solo el pasado año, 6500 veteranos decidieron acabar con sus vidas.
El historiador Norman Pollack llama a este drama “fascismo lieral”. “Tenemos al frente del país al reformador fracasado y resentido, que planifica alegremente el asesinato con una sonrisa en la boca”.
Todos los martes, el Nobel de la Paz Barack Obama supervisa una terrorífica red de aviones no tripulados que asesinan en todo el mundo a cientos de personas consideradas enemigas del país. Entre tanto, los progres de Occidente siguen viendo en Obama al primer negro presidente en la tierra de la esclavitud, independientemente del rastro de sangre que su gestión presidencial está dejando.
Esta sumisión a un icono ha destruido el movimiento americano en contra de la guerra, siendo éste quizás su único gran logro.

http://www.alertadigital.com/2013/09/15/cinco-generales-de-ee-uu-amenazaron-a-obama-con-un-golpe-de-estado-si-ordenaba-un-ataque-contra-siria/