ESE EJÉRCITO QUE VES.
Y así, de modestia llenos,
a los más viejos verás,
tratando de ser lo más,
y de parecer lo menos.
Poetas Muertos
INICIO

24/7/13

LA LEGIÓN DESNUDA







“LA LEGIÓN DESNUDA”

Crónica emocionada, de una gran novela narrativa de los tiempos fundacionales de la Legión Española

 

INTRODUCCIÓN.-  En Marzo de 1955, veía la luz, expuesta en los escaparates y anaqueles de las librerías de España, una magistral novela titulada “LA LEGIÓN DESNUDA”, editada por Luis de Caralt y escrita por Antonio Maciá Serrano, un Comandante de Infantería, a la par que distinguido escritor, eximio poeta y culto y ameno conferenciante. El autor, en las páginas de su novela, demostraba a la perfección conocer muy bien el historial de la Legión, de sus  inquietos y agitados tiempos fundacionales, de sus  controvertidos personajes y  sobre todo la mística y la liturgia de tan esclarecida Fuerza de Choque.  Maciá, que había tenido el honor de vestir el uniforme gris verdoso de La Legión, como oficial distinguido y tanto en paz como en campaña, adornaba la manga izquierda de su uniforme con una impresionante “Escalera de Color” formada por cinco dorados ángulos, que venían a representar otras tantas heridas graves en “acción de guerra”. En cuanto a su obra “La Legión Desnuda”, en la solapa de la contraportada, el editor, en unas muy bien trazadas frases, ya orienta al lector de lo que va a encontrar  en cuanto inicie la lectura de la misma, cuando les dice: “Las gestas heroicas de La Legión, su contribución a la creación de un modo de vivir y morir reciamente español y su leyenda de servicio y sacrificio, necesitaban que fuese un gran escritor quien abordase el  difícil empeño de trasladar tan brillantes características a las páginas de una novela. Esto es lo que ha hecho Antonio Maciá Serrano, en esta obra por tantos conceptos admirables, que hoy ofrecemos a los lectores de lengua española. El autor, no sólo es un excelente narrador y magnífico poeta sino que ha vivido intensamente la experiencia legionaria. Ello confiere a “La Legión Desnuda”, no sólo una alta calidad literaria sino que la impregna de la emoción de lo vivido, dotando todas y cada una de sus páginas de un excepcional valor humano. El abigarrado ambiente del Tercio en la época de su fundación, la extraordinaria variación de seres, que bajo sus banderas buscaron olvidar las amarguras o desaciertos de una vida anterior o crearse un heroico destino, la crueldad de la Guerra de África, la hermandad de unos seres ante la muerte, están magistralmente descritos en la obra. Puede sin temor decirse que finalmente La Legión ha hallado una novela digna de ella”.

 

A trazar, siquiera sea en forma breve y esquemática, la línea argumental de “La Legión Desnuda”, previa una pequeña semblanza biográfica de su autor Don Antonio Maciá Serrano, van dedicadas las siguientes líneas. 

 

BREVE SEMBLANZA BIOGÁFICA DEL GENERAL MACIÁ SERRANO.-

Antonio Maciá Serrano, nace en Elche (Alicante) el 11 de Diciembre de 1910. Estudia el Bachillerato en Letras, y a los 18 años, el 16 de Septiembre de 1929, consigue plaza de caballero cadete en la Academia General Militar de Zaragoza, formando parte de la 2ª Promoción, de esta su segunda época del prestigioso Centro Militar Docente. Durante sus estudios como cadete se produce la proclamación en España de la II República (Abril de 1931), cuyo Ministro de la Guerra Don Manuel Azaña Díaz, decreta el cierre de la Academia de Zaragoza, a la par que reagrupa en el Alcázar de Toledo a las Academias de Infantería, Caballería e Intendencia. El 15 de julio de 1933, recibe Don Antonio Macía Serrano su despacho de teniente de Infantería en el patio de la inmortal fortaleza toledana, siendo su primer destino el Regimiento de Infantería “VALLADOLID” Nº 20, de guarnición en la plaza de Huesca. En esta población altoaragonesa le sorprende el inicio de la Guerra Civil (Julio de 1936) en la que toma parte, siéndole concedido el empleo de capitán con antigüedad de 20 de marzo de 1937. Con el empleo de capitán combate al mando de tropas legionarias, demostrando un gran valor y heroísmo, siendo herido de gravedad en cinco ocasiones y recompensado con la Medalla de Sufrimientos por la Patria, con cinco dorados pasadores insertos sobre la misma. En 1944 asciende a Comandante y presta servicio, entre otros, en el Regimiento de Infantería “LEÓN” Nº 38, de guarnición en Madrid. En 1957 asciende a teniente coronel y pasa a ejercer el cargo de Ayudante del Excmo. Sr. Teniente general Delgado Serrano. Coronel de Infantería en 1965, pasando a mandar el Regimiento del Arma “GUADALAJARA” Nº 20, de guarnición en Paterna (Valencia). En varios de los destinos anteriores prestó también servicio en los Tercios I y II de La Legión.  En 1970 es promovido al empleo de general de brigada y nombrado Subinspector de La Legión, relevando al general Don Julio de la Torre Galán, cargo que desempeña hasta el 11 de Diciembre de 1972 en que pasa al “Grupo de Destino de Arma o Cuerpo” (2º Grupo) por haber cumplido la edad reglamentaria.

 

En una mañana septembrina de ese mismo año 1972 y en el impresionante “Patio de Armas” del Acuartelamiento ceutí de “García Aldave”, el autor de las presentes y emocionadas líneas, a la sazón teniente de Complemento de Infantería, tuvo el honor de estrechar su mano al hacerme entrega del Nombramiento de “Legionario de Honor” que por su iniciativa y valiosa propuesta me había sido concedido.  Y ya no volví a ver al general Maciá Serrano hasta casi una década más tarde, en que acudió a Toledo a dar una conferencia, y encontrándome yo en esa época destinado como Capitán Profesor de la Academia de Infantería, acudí a la misma, felicitando a su final muy cordialmente al general por la brillantez de su exposición.  No me enteré de su fallecimiento; sí me consta que sus restos descansan en el cementerio de Elche, y que todos los años, cada Martes Santo por la tarde, los caballeros legionarios desplazados a Elche para dar escolta al Stmo. Cristo de “El Perdón”, en su estación de penitencia por las calles de la ciudad, acuden al cementerio ilicitano para rezar una oración y depositar un corona de flores ante la tumba de quien fue su General Subinspector: Excmo. Sr. Don Antonio Maciá Serrano, mientras que un cornetín de órdenes deja oír, lento, parsimonioso y sublime el toque de Oración.

En cuanto a su fértil actividad como afamado  escritor y poeta, ya antes de la publicación de su “Legión Desnuda” en 1955, Maciá Serrano tenía publicadas varias obras entre las que destacan: “Superación” (1938), “Romancero Legionario” (1940), “Sin pies ni cabeza” (1942), “Solfa del Oso y del Madroño” (1944), “Las Novelas de la Calahorra” (1946), Primera Antología (1946), “Ciclo Nacional de Conferencias a la Tropa” (1946) (Declarado de utilidad en los Ejércitos de Tierra, Mar y Aire) y “ Por encima de las estrellas” (1952), entre otras. Estaba en posesión de los Premios: “EJÉRCITO”, “Virgen del Carmen”, “África “y “ Dátil d`Or”.

 

“LA LEGIÓN DESNUDA”.- SÍNTESIS ESQUEMÁTICA DE UNA GRAN NOVELA DESCRIPTIVA DE LOS TIEMPOS FUNDACIONALES DE LA LEGIÓN ESPAÑOLA.-

La primera edición de “La Legión Desnuda” vio la luz, como he reflejado al principio, en Barcelona, en Marzo de 1955. Su autor: Antonio Maciá Serrano la dedica a la memoria del general Millán-Astray “Coronel creador de la realidad sublime y eterna de la Legión, que quiso, supo y pudo cambiar un veleidoso tiempo español por otros de arrebatado  heroísmo”.

La obra, la divide Maciá en tres partes tituladas “RETABLOS DE LA CREACIÓN”, LA LEGIÓN EN MARCHA” Y “SIN PUNTO FINAL”, integradas a su vez por doce capítulos (cuatro por cada una de ellas), tantos como los “Espíritus” que conforman “El Credo Legionario”, base espiritual de la Legión, médula y nervio, alma y rito de ella. “Espíritus”, que en tipografía destacada encabezan cada uno de los doce artículos que integran la misma.  En un “prefacio” previo a la primera parte y al comienzo de la novela, Maciá Serrano se encarga de advertir a los lectores que “Todos los personajes de este relato son ciertos. El autor tan sólo se ha limitado a contarlo cambiando algún nombre y alterando lo menos posible la forma en que se realizaron los hechos”.

 

Y pasemos ya a describir la novela en sí. Su lectura es a todas luces emocionante. Para los amantes de la historia de la Legión, la bella y pulcra narrativa de Maciá nos transporta a un oasis de verdadera delicia. Por las páginas de “La Legión Desnuda” van desfilando (nunca mejor dicho) y conducidos por la hábil pluma de Maciá, toda una serie de personajes de tan distintas razas, nacionalidades, lenguas y culturas que forman un amalgama fusionada tan sólo en el crisol incólume de la Legión. De la pléyade de personajes con los que el lector se va encontrar al deleitarse en la lectura de sus páginas, tan sólo citaré a algunos (dadas las limitaciones de espacio de este artículo) que por uno u otro motivo más me han llamado la atención.  Tipos tan curiosos como el legionario Tarok, un rumano que, según él lo perseguían los servicios secretos de medio mundo. Decía que su verdadero nombre era Baulewits, pero que tuvo que cambiárselo para borrar lo de Sarajevo, dando a entender que el fue la “cabeza pensante” en el magnicidio. Aseguraba también, que él fue el que construyo los fuertes de los Dardanelos, y que entonces se hacía llamar Bonissa y que se salvó de milagro cuando lo de Rumanía ( no nos aclara lo que le pasó en Rumanía) cuando se llamaba Milkowitchs. Afirmaba también en su gran mente calenturienta, que había hecho un viaje al Japón y luego, en una apartada isla de Oceanía, quisieron erigirle en rey.  Gran tipo este Tarok, pero como legionario ninguno le ganaba en valentía y amor al Cuerpo. Otro tipo curioso por la broma que gastó a los que le cuidaban antes de morir, fue un legionario cubano que encontrándose en trance de muerte ( la herida producida en combate era mortal de necesidad), desde su cama del hospital militar, llamó a los médicos, a las monjitas que le cuidaban, a los enfermeros y practicantes etc. y una vez en su presencia moribunda les dijo , que era un rico hacendado de la Habana que había ingresado en el Tercio con nombre supuesto, pero que su verdadero nombre era Don Fausto Yancubé Gonzalvo, que tenía muchas fincas en La Habana y gran cantidad de dinero en el banco Hispano Marroquí. “ A Vd. Sr. Doctor le dejo medio millón de pesetas, a Vd. Sor( una de las monjitas que con más cariño lo cuidaba) otro medio millón, a vosotros practicantes, enfermeros y enfermeras, cien mil pesetas a cada uno. El resto de mi dinero y mis fincas para la Cruz Roja. Oídlo todos porque así quiero que se cumpla mi voluntad”. Una vez fallecido y hechas las oportunas averiguaciones, quedó muy claro que no tenía ninguna finca en La Habana, ni una sola peseta en banco alguno. Curiosa broma la que les gastó el legionario “Don Fausto” a sus cuidadores en su trance de muerte, redimida porque lo que le llevó al sepulcro no fue una gripe mal curada, ni una tisis “galopante”, sino una bala rifeña en el ataque a una posición, en la que a buen seguro, habría demostrado un gran valor y coraje en los momentos claves del asalto.
 
 

Personajes como los que acabo de  reseñar y junto a ellos otros como “El Arditi”, Dramisnki, Piqueras, Cifuentes, El Pastor, El Chartre, José Solano Sánchez “El Señorito”, Fernández Blázquez, un colombiano culto y refinado, que enseñó al cabo Martín Peña a escribir…con ortografía y todo (1); Fernando de Sande, un novicio escapado del convento que se alista al Tercio para cumplir una promesa, que como legionario se comporta con un valor y arrojo a toda prueba, al que hay  poco que menos que obligar a que acepte ser ascendido a cabo por “méritos de guerra” y que cuenta los días que le faltan para cumplir su compromiso y volverse a su convento; o Juan Zunueta, personaje principal de la novela. Un joven de familia modesta que se alista al Tercio en los primeros días fundacionales y que a base de entrega, estudio, heroísmo y sobre todo un valor a toda prueba, va escalando, peldaño a peldaño el riguroso escalafón legionario, hasta llegar a colocarse en la bocamanga de su guerrera las tres preciadas estrellas de seis puntas, que lo acreditan como “Capitán de Legionarios”. Todos los citados, y muchos más que no he podido reflejar en este artículo, con sus defectos, muchos, y también con alguna que otra virtud, forman un mosaico variopinto, a los que Maciá sabe dar su puesto y lugar en su novela, reiterando en forma clara y concisa el ideal común que les unía a todos ellos: El Servicio a la Legión y su entrega incondicional y sin fisuras a España.

Y qué decir de las “mujeres legionarias”, aquellas a las que el Fundador Millán-Astray llamaba “Mis Pobrecillas legionarias”, Maciá Serrano se detiene en las páginas de su novela, demostrándoles su cariño y dando a las mismas el realce y el sitio que les corresponde. “Legionarias” como: La “Huelvana”, La “Vicenta”, La “Cuerpobueno”, María la Churra, con sus tres niños: “El Churra”,” El Churrita” y la “Carmelilla”, enriquecen también las páginas de la obra por su desinterés y gran amor a la Legión.

En cuanto a la parte épica de la novela, aquella que trata con singular alarde de fortaleza y amor patrio, las hazañas guerreras de  La Legión desde su Fundación en 1920, hasta el “Desembarco de Alhucemas” y la consiguiente y anhelada Paz de la ya larguísima Campaña de Marruecos, que tanta sangre y desolación causó en millares de hogares españoles, Maciá Serrano , con su gran estilo literario y ajustándose a la realidad de los hechos heroicos constatados, llevados a cabo por La Legión, los describe en forma magistral  en las muy reconocidas páginas de su obra. Por dichas páginas pasan como un virtual  caleidoscopio que nos viene a llevar al día en que tuvieron lugar y al escenario bélico y agreste en que se dasarrollaron . Acciones y hechos de armas de tan claro recuerdo en los anales de La Legión como: El Socorro a Melilla, El Blocao de la Muerte, Ras Tikermín, Uisán, Tazarut, Tizzi-Assa, Sidi Mesaud, Koba Darsa, Tafersit, Dar Akobba, Xeruta etc. hasta culminar en el desembarco de Alhucemas. Nos dice Maciá “ El día 8 de Septiembre de 1925, más de quinientos cañones vomitaban su fuego y estruendo y la aviación dejaba caer el suyo cuando el sol de Alhucemas aún no había levantado el amanecer”- La Legión da el grito de ¡adelante! y este grito de muerte recorrió todas las banderas, las de la Zona Oriental y la Occidental, todo Marruecos.  Y un nuevo ánimo ya fulgurado en los velos de la muerte ensombrecía la faz heroica del Tercio y sus legionarios”. Finalizada la Campaña y con el Tratado de Paz (10 de Julio de 1927) la Legión enterró a sus muertos, replegó sus guiones, hechos jirones por la gloria acumulada sobre sus invictos tafetanes y se replegó a sus acuartelamientos principales en ambas Zonas del Protectorado: Tahuima, en la Oriental y Dar-Riffien en la Occidental, para continuar su permanente vela de armas de afán y servicio a España.

En resumen y como colofón “LA LEGIÓN DESNUDA” de Antonio Maciá Serrano, es, como he venido reiterando a lo largo de las líneas precedentes, una gran novela histórica de la primitiva Legión, escrita, con una gran belleza literaria y con un gran rigor documental e histórico, tan sólo posible en alguien que llevó con honor la franciscana camisa legionaria y supo imbuirse de la historia y la liturgia que avalan a tan esclarecida Fuerza de Choque. (2)

      NOTAS

 

1.        La anécdota que refleja Maciá en su obra es auténtica, lo único que hace es cambiar el nombre a Fernández Blázquez, toda vez que el legionario colombiano que enseña a escribir, con ortografía y todo, al cabo Martín Peña se llamaba Luis María Crespo de Guzmán, joven colombiano de buena familia, que había estudiado Derecho en la Universidad de Popayán, y que se alista al Tercio con el nombre supuesto de Carlos Angulo Rebolledo. Crespo de Guzmán llegaría a Capitán Legionario, con cuyo empleo y al frente de su Compañía falleció en una  acción heroica al inicio de nuestra Guerra Civil. Creado el empleo de Comandante Legionario por Decreto de S.E. El Generalísimo de fecha 4 de Enero de 1937, Crespo de Guzmán sería promovido a Comandante a “ Título Póstumo”.

 

 

2.        Una vez escrito el presente artículo, me entero que la Editorial “Librería Hispania Ediciones” acaba de reeditar “LA LEGIÓN DESNUDA”. Lo celebro, a la par que felicito a la citada Editorial, pues, como  he intentado demostrar en el presente artículo, es una gran obra cuya lectura va a llenar de satisfacción a todos los amantes de la historia de La Legión, en sus primeros y difíciles tiempos fundacionales.

                                                           

                                                 Francisco Ángel Cañete Páez

                                         Comandante y Legionario de Honor

44 comentarios:

Geppetto dijo...

Voy a recordar la figura del Ministro gracias al cual se fundo el Tercio
"VILLALBA, UN MILITAR INTERNACIONAL EN TOLEDO Y BUENAVISTA, 1907-1919"
El gaditano José Villlalba Riquelme (1856-1944) fue un modelo para el reformismo hispano y aún hoy se mantiene como ejemplo. De su padre, el inspector médico Rafael de Villalba, adquirió un talante singular, guiado por la eficacia y la resolución, perceptible en cuatro maneras de su comportamiento: capacidad de diagnóstico; atrevimiento, claridad y contundencia en el análisis; amplio sentido de la perspectiva; determinación a la hora de aconsejar la solución idónea. Estos valores siempre distinguirían a Villalba: militar sagaz, combativo y diplomático, una mente internacionalista y racionalista, persona contraria a toda vacilación y al eufemismo.

La impronta de Villalba se dejó ver en sus mandos como director de la Academia de Infantería en Toledo (1909-1912) y ministro de la Guerra (1919-1920). En Toledo renovó la instrucción de tiro y las maniobras en campo abierto, reformó la docencia sobre fortificación y táctica e implantó la Escuela de Gimnasia según el modelo sueco. En Buenavista aplicó tres imperativos: prevenir, proponer y perseverar. Sin desmayo y sin miedo.
Concepción suya fue la creación del Tercio de Extranjeros, aunque el mérito pasaría al ministro Eza solo por firmar éste el Decreto. Villaba propuso algo revolucionario en la época: a los legionarios que se retirasen tras diez años de servicio, facilitarles tierra, casa y aperos de labranza. Ese ejército de reserva sobre el campo africano reactualizaba los mejores haceres de la Roma imperial. Sus Informes para acabar con la penosa situación del Ejército de África, privado de material moderno -propuso la adquisición de los stocks sobrantes del Reino Unido-, de planes viables de campaña en lugar de alocadas quimeras, más la supresión de un "Protectorado de Ocupación y Malversación", por un "Protectorado de Concordia Vigilante", le definen como una de las mejores luces militares -si no la mejor- de su tiempo. No le hicieron caso ni antes ni después de Annual. Falleció en Madrid, el 24 de noviembre de 1944, a los 88 años y dos meses de edad. Fue militar muy francés y muy británico, lo que le convirtió en un militar universal al extraer lo mejor de ambos referentes y combinarlos con lo español.

Francisco Ángel Cañete Páez dijo...

Creo que debe tratarse de un error involuntario, pues el autor no ha eliminado el muy documentado "Comentario" de mi amigo y compañero ·Gepetto".

BELLA dijo...

UNA VEZ MAS EL COMANDANTE CAÑETE NOS ILUSTRA CON SU PROFUNDO CONOCIMIENTO DE LOS TEMAS MILITARES E HISTÓRICOS QUE TRATA Y NOS AMENIZA LA LECTURA EN ESTE LARGO Y CALIDO VERANO.
COMO SUGERENCIA A LOS ENCARGADOS DE LA WEB LES PEDIRÍA QUE LOS ARTICULOS PERMANECIESEN EN "PRIMERA PLANA" AL MENOS UN PAR DE DIAS PARA DARLES EL REALCE QUE SE MERECEN A TODOS LOS AUTORES POR IGUAL.
Y POR ÚLTIMO FELICITAR UNA VEZ MAS A D.FRANCISCO POR ESTE ESTUPENDO ARTICULO.
BELLA DEL RIO

Francisco Ángel Cañete Páez dijo...

Querida amiga Bella. Una vez más tengo que darte las gracias por tus amables Comentarios. Te lo agradezco mucho. Ya veo que me sigues leyendo en este prestigioso Blog del "Club de los Poetas Muertos" en el que es para mi un honor el colaborar. Espero tener el gusto y la ocasión de saludarte en persona algún día. Y sobre todo que no me falten tus Comentarios. Un abrazo y el afecto de , Francisco Ángel.

Chevi Sr. dijo...

Buena idea Bella, pero gracias a Dios llegas tarde. Contacta conmigo en towra@devale.es y te lo explico.
Fuerte abrazo,
Chevi.

Chevi Sr. dijo...

Bueno, te lo explico ahora. Esta mañana mandé a todos los Poetas que me han facilitado su correo el siguiente mensaje:


"Queridos Poetas, dadas las "Grandes Plumas" que nos ilustran en CAJÓN DE SASTRE, con entradas de probada calidad y gracias a Dios prolija cantidad, por el bien del Blog y de los limitados cerebros de los Poetas Jinetes, aún odiándolo no me queda más remedio que introducir una NORMA, y no es otra que se procure no hacer una entrada hasta que la anterior no haya estado un mínimo de TRES DÍAS en el ruedo. Como siempre los más antiguos de la XXX Promoción no se deben dar por aludidos en la limitación expresada, quedando exentos de toda norma y yo a sus órdenes.

Javier de la Uz dijo...

El culpable de todo este embrollo he sido yo. Me explico, después de publicar el pasado día 19 el artículo “La Batalla de Bailén”, haciéndolo coincidir con su 205 aniversario; hoy, he querido corregir una errata en él y el resultado fue (debido a las brujas informáticas), que se me volviese a publicar, “pisando” de esta manera el artículo de nuestro gran Poeta y ya amigo Francisco Ángel Cañete. Te pido disculpas públicamente, como lo hice con el Presidente del Club, Coronel Ruiz de Eguílaz y Rubén Blanco, quien subió la entrada.

Lejos está de mí, el “pisar” o “relegar” una entrada. Los que me conocéis desde hace años, creo que sabéis de sobra que ese no ha sido, ni es , ni será mi proceder en ninguno de los aspectos de la vida.

De nuevo, mis mayores disculpas a todos los Poetas. Abrazos y a la orden de mis superiores.
Javier de la Uz

Francisco Ángel Cañete Páez dijo...

Querido amigo y compañero Javier: Estás completamente disculpado. Lo cierto es que a mi me extrañó, que a las dos horas escasas de salir mi artículo ya había pasado a segundo plano ocupando el primero el tuyo sobre la "Batalla de Bailén" que ya habías publicado el día 19 de Julio, coincidiendo con la fecha de la famosa batalla. Ahora según lo explicas lo veo todo muy claramente. Así es que nada hay que disculpar. Que sepas que te leo con gran interés y me encantan tus documentados artículos sobre nuestra historia militar reciente, sobre todo los que describes de la campaña de Marruecos. Un fuerte abrazo, Francisco Ángel.

Anónimo dijo...

Querido amigo Francisco Ángel:

Con estos calores, y avanzado ya el período vacacional, te ruego dejes para septiembre esta ingente labor investigativa, procurándote el merecido descanso para renovar así tus ideas en la búsqueda de nuevos trabajos a publicar.

Eres hombre incansable, y difícilmente vas a aceptar mi consejo al respecto.

Tu trabajo sobre el General D. Antonio Maciá Serrano, es sencillamente formidable.

Exhaustiva reseña, donde relatas con todo lujo de detalles, vida y obra de este ejemplar personaje y donde se puede observar, aún sin haber leido su obra, su trayectoria, fiel reflejo de su quehacer, desde sus principios como cadete, hasta alcanzar el empleo de General...

Anécdotas simpáticas, con "herencias millonarias"...y una pléyade de relatos que nos expones en tu singular artículo. Vivencias de este hombre de armas, nacido en el año 1910, en Elche, (Alicante), lugar en donde, actualmente, reposan sus heroicos restos mortales.

Es de significar pues, cómo los legionarios le rinden honores cada año y cómo no se le olvida.

Hoy, nuevamente, querido Paco, eres tú quien le recuerdas con este maravilloso trabajo sobre su obra.

Honor y Gloria al Exmo. Sr. D. Antonio Maciá Serrano.

A mi Comandante Cañete, el abrazo de afecto y respeto de este Alférez de la XXI, Promoción IPS.

Salvador Soria Soria.
Legionario de Honor.

PS: No olvides descansar. Lo necesitas.

Anónimo dijo...

Estamos ante otro magnifico articulo del amigo, compañero y maestro el Cte Cañete Paez si en mi comentario anterior dije que era el mayor conocedor de nuestra querida Escala de Complemento, no lo es menos del Tercio de Extranjeros ( Legión Española). Por algo posee el Titulo de Legionario de Honor desde que el propio autor del libro se lo concedió.Los calificativos de magnifico, formidable y completo del articulo se dan por conseguidos. No quisiera cerrar este humilde comentario parafraseando unas frases de General Martinez Campos "Los viejos Soldados nunca mueren sino fenecen con el pasar de los tiempos". Eso es lo que le ocurre a Paco Cañete que cuando Dios le llame en su seno siempre nos quedará su Obra. Enhorabuena Maestro. Un fuerte abrazo. José Antonio.

José Antonio dijo...

Francisco Ángel, mi Teniente Coronel amigo compañero: Aun hallándome en plenas vacaciones veraniegas familiares (vacaciones en las que algo parecido al descanso y la tranquilidad me resulta inalcanzable), he podido escuchar ese acuciante ¡A mí, la Legión!, que, como el más inspirado orfebre que pueda haber, has compuesto y nos has enviado con efecto purificador del detestable hedor que desprenden esas pobres almas que se dicen políticos y que, en la realidad, no son otra cosa que miserables marionetas antinacionales al servicio de la masonería imperialista globalizadora.

Si el autor de la novela histórica nos acerca magistralmente al mundo legionario de los primeros tiempos creacionales, tú nos lo resumes y amplías con el también magistral acierto que te caracteriza. ¡Cuántos recuerdos evocadores has despertado en mí! Si alguien cree que exagero, comete un gran error; pues es totalmente cierto que yo, en mis primeros momentos de estancia en un cuartel del III Tercio, llegué a sentir complejo de inferioridad al compararme con aquellos Suboficiales y Cabos Primeros de la Legión, ¡Qué estilo militar el suyo! ¡Mandaban con la mirada, tanto como con la voz! Así ocurría que sus subordinados estuvieran constantemente atentos a aquellas miradas. Pero ellos eran aguerridos veteranos y yo aún no me había limpiado algunos restos del cascarón del huevo académico.

Por ahora, no estoy para más. Aunque me releeré tu magnífico artículo. Un fuerte abrazo legionario y a tus órdenes,

José Antonio Chamorro Manzano
XVI Promoción AGM

Francisco Ángel Cañete Páez dijo...

A la atención de mi entrañable amigo y compañero, a la par que mi antiguo alumno: José Antonio Blanco Ucedo, Teniente Especialista de Complemento.

Querido José Antonio: Leo con emoción tu entrañable Comentario a mi artículo "La Legión Desnuda", y no puedo por menos de agradecerte muy sinceramente las cariñosas frases que viertes en el mismo sobre mi modesta persona, dictadas al conjuro del afecto que me tienes que a mis pobres merecimientos. Si bien, y en el párrafo que indicas, Que cuando Dios Nuestro Señor me llame a su seno, quedará mi obra, pues yo te agradezco mucho tan loables sentimientos, pero me atrevería humildemente a pedirle al Señor, que en su infinita misericordia, me deje aún un poquito más en este terrenal Valle de Lágrimas por el que , con mayor o menor fortuna, transitamos. Un fuerte abrazo. Francisco Ángel.

BELLA dijo...

UNA VEZ MÁS AGRADECER AL AUTOR SUS CALIDAS PALABRAS Y AL SR.CHEVI SU RESPUESTA Y LA TOMA DE MEDIDAS QUE TENGO POR SEGURO QUE, TANTO AUTORES COMO LECTORES, SABRAN AGRADECER POR LA MEJOR GESTIÓN DEL BLOG.
UN MUY CORDIAL SALUDO PARA AMMBOS.
BELLA DEL RIO

Juan Garrido dijo...

Excelente y emocionante artículo de nuestro Comandante Cañete, nos ha servido una narración envuelta en paños de seda de nuestra Gloriosa Legión y de los hombres que la componen. Ha dibujado con una exquisitez pasmosa la figura del General D. Antonio Maciá Serrano, ese Mutilado de Guerra que con sus cinco heridas producidas por el enemigo en acciones de guerra, se hizo acreedor de esa Medalla de Sufrimientos por la Patria. Me enorgullece que tengamos escritores como el Comandante Cañete, que con su perseverancia y buen hacer, nos permite que la memoria de estos Ilustres héroes no caigan en el olvido. Mi querido amigo, muchos han sido los artículos que he leído, pero en esta ocasión al referirse a esta gran novela “LA LEGION DESNUDA” me he visto desbordado en mis sentimientos, es mucho el cariño y el afecto que le tengo a este Glorioso Cuerpo. La radiografía que ha hecho de aquellos primeros hombres que se alistaron en el Tercio de Extranjeros, con sus virtudes y sus miserias, es excelente. Estos hombres vieron la luz en su camino donde encontrar la solución a sus problemas. Se cruzaron en sus vidas el Amor a su Patria y a su Bandera. Querido Comandante, sabía que estaba en posesión del nombramiento de “LEGIONARIO DE HONOR”, pero no podía imaginar que le fuera entregado de manos del General D. Antonio Maciá Serrano, autor de esa gran novela que hoy nos ocupa. Muchas gracias mi Comandante y mi agradecimiento por tan bello Artículo. Su antiguo subordinado, Juan Garrido.

Santos dijo...

Querido amigo Francisco : Como tu sabes me pillas en la época vacacional te pido que me disculpes ya que me conoces y sabes lo mucho que te aprecio,bueno pasemos a lo importante,interesante narración que nos introduce en la novela la cual me ha despertado las ganas de leer el libro,guiada de la mano avil de un maestro de la esgrima nos introduces en el libro y su desarrollo por esa parte de España que esta bañada con la sangre de tantos Españoles que murieron por España.Un fuerte abrazó de un Regula de la 3ª compañía. Santos

Francisco Ángel Cañete Páez dijo...

A la atención de mi respetado y querido amigo el Coronel Chamorro Manzano.
Gracias de nuevo mi Coronel por tu muy amable y cariñoso Comentario. No sé por qué, tenía la certeza de que habías vestido la franciscana camisa legionaria en algunos de tus empleos como Oficial o Jefe. Ahora me lo confirmas, al constatar que fuiste Teniente del III Tercio a tu salida de la academia como Teniente de Infantería. ¡Magnífico destino mi Coronel! de los que dejan huella. Te deseo una felices vacaciones y seguiremos en contacto. Un fuerte abrazo y siempre a tus órdenes. Francisco Ángel.

Anónimo dijo...

De nuevo el Comandante Cañete, Legionario de Honor, en su glosa apasionada, más aun que emotiva, del General Macia, de su libro "La Legión Desnuda" y en el fondo, de LA LEGIÓN, nos ilumina con su brillante pluma sobre todo ello.
El autor del libro que nos comenta Cañete, procedente de la AGM de Franco, auténtico héroe, con cinco heridas de guerra, es el arquetipo del militar profesional preparado y culto, al que bien puede aplicarse eso de "nunca la pluma embotó la espada". Y el cariño con que nos lo presenta el Comandante Cañete se percibe que no es fingido ni exagerado: que le sale de dentro.
En cuanto a los comentarios sobre su libro "La legión Desnuda" son tan atractivos que uno no resiste la tentación de adquirirlo para leerlo íntegramente. Y ahí también el Comandante Cañete nos da la solución indicándonos al final de su trabajo, donde podemos adquirirlo en su nueva edición.
Una vez más mi enhorabuena a mi querido amigo el Comandante Cañete.
Luis Gª-Mauriño
Coronel de Artillería DEM,R

Francisco Ángel Cañete Páez dijo...

Mi querido Coronel y amigo Luis: No sabes como te agradezco tu cariñoso Comentario a mi artículo " La Legión Desnuda" del general Maciá Serrano. La verdad es que se trata de una obra impresionante, donde nos describe a la perfección los años fundacionales de La Legión Española. Yo guardo como oro en paño un ejemplar de la primera edición, dedicado,años más tarde, por el General Maciá. Gracias de nuevo, querido Luis , y quedo a tus órdenes con un fuerte abrazo. Paco Ángel.

José Antonio dijo...

Y no ha tardado mucho en abrirse paso entre tantos recuerdos, el de mi querido y buen amigo Diego Gil Galindo, de la XIII Promoción AGM. Coincidimos en Smara (Sahara), por los primeros años de la década de la “sesenta”. Siempre desbordante de contagiosa actividad y alegría, todo optimismo y siempre voluntario para meterse en todos los bombardeos que pudiera haber; a su lado no existían penas. No volví a verle hasta 1992, en Madrid, con ocasión de una reunión burocrática a la cual estábamos convocados los dos. Después del trabajo, nos fuimos a buscar algún sitio típico para comer. Íbamos caminando por una calle céntrica, ni ancha ni estrecha, pero de doble sentido de circulación de vehículos; en un momento dado, me detiene Diego, interponiendo un brazo; me paro, al tiempo que él alzaba ese brazo y gritaba –¡Niñoo! Miro yo hacia donde él miraba, y veo un vendedor ambulante de lotería, que oliendo una venta segura se lanza a la carrera (jugándose su integridad física) a nuestro encuentro, sorteando los muchos y veloces coches que pasaban.

Llegado el vendedor, empieza Diego a buscar en sus bolsillos las gafas, para poder elegir bien el número que fuera a tocar. Y antes de haberlas encontrado, dice –Niño, ¿tú de qué Tercio eras?; respuesta –Del mismo que usté, mi Teniente; del 3º, Don Juan de Austria. –Pues, entonces dame un décimo que vaya a tocar. Y, entre palabras afectivas de recuerdo a aquellos viejos tiempos comunes, Diego acabo comprando tres décimos y yo otros tres. No nos tocó ni la pedrea.

Diego falleció en 15-12-2007, con 74 años de edad, dejó viuda, dos hijas y cuatro hijos, y muchísimos amigos. Estoy seguro de que todos los pesimistas que haya en el cielo (si es que allí puede haber algún pesimista) lo tendrán ahora más difícil para serlo, con Diego incansable tras todos ellos, ¡Niñoo!...

José Antonio dijo...

Otro recuerdo que se abre paso con urgencia, es el del General D. Víctor Lago Román; antiguo Alférez Provisional, Medalla Militar Individual ganada en la División Azul y víctima de atentado terrorista en 05-11-1982, siendo Jefe de la División Acorazada Brunete.

Ese recuerdo viene de Smara, en la década de los años sesenta; mandaba la Zona de Samara, perteneciente al Subsector Norte del Sahara, el Tte. Col. Víctor Lago Román, perteneciente al III Tercio. El Tte. Col., era muy riguroso en su delicado puesto, quería que se le comunicase todo lo que pudiera tener alguna trascendencia oficial. Una mañana de domingo, después de la misa y la revista a la formación del personal de la VIII Bandera, un grupito de tenientes de la guarnición decidió hacer una pequeña excursión, a unos 25 kms., de distancia en pleno desierto, a las ruinas abandonadas del que había sido el morabito de Sidi Ahmed Larosi, y como utilizarían un vehículo de la sección de Ingenieros (sin limitaciones preestablecidas de desplazamientos y con propia asignación de carburante) consideraron que no necesitaban pedir autorización al Tte. Col.

Los excursionistas tardaron unas horas más de lo previsto en regresar, y alguien alarmado por el retraso se lo comunicó al Capitán de Cuartel, y éste al Tte. Col. Jefe; quien al conocer los nombres de los participantes y, considerando que eran los que se apuntaban a todos los bombardeos, no se inmutó: –“Pues a dormir sí que vendrán”. Y ordenó que se le pusiesen a la firma sendos escritos comunicativos de cuatro días de arresto, por abandono de la plaza sin autorización; una vez firmados e introducidos en sobres cerrados, fueron depositados los escritos en la mesilla del dormitorio de cada uno de los infractores.

Cuando con nocturnidad y máximo sigilo iban entrando en sus alojamientos los aludidos, se encontraban el papelito. Cumplieron el arresto y en la tarde noche siguiente se reunieron todos los implicados y algunos francos de servicio que quisieron acompañarles al sentimiento, en el bar de oficiales. Empezaron con cerveza y acabaron con leche de pantera; con tal tratamiento medicinal, se les despertó la inteligencia y vieron claro que el Tte. Col., se había excedido en el castigo. Y decidieron ir a rondarle amablemente; llegados a la puerta de su habitación, en voz bajita le cantaron un tango tristón; pero el rondado no salía con una fusta en la mano para correrlos como se merecían ellos. Repitieron el tango, y nada; lo cantaron por tercera vez, y nada de nada; entonces uno pegó la oreja a la puerta, para ver si oía ronquidos y, hubo la mala suerte de que otro de detrás tropezó y cayó sobre el de la oreja pegada, y la puerta se fue al suelo.

Corrieron todos a sus habitaciones, pensando que, ahora sí, el Tte. Col., iba a llamar a la Guardia y los iban a detener por sedición. Pero, nada de nada; empezaba a amanecer ya, cuando se oyó la potente voz del Tte. Col., llamando al Cabo de Guardia para que mandase un carpintero, porque el viento siroco había derribado su puerta…

EPI dijo...

Genial relato de mi querido y estimado Comandante Fco. Cañete, gran historiador y conocedor de la legión Española y del Grupo de Regulares a los que profeso una admiración inconmensurable-como malagueño y vinculaciones personales- por su Espíritu, Lealtad y Fidelidad a nuestra Patria. Y el honor de tener un ejemplar de "La última Laureada", que con tanto cariño me dedicaste. Aunque sé que no te gusta…”A la orden de Usía” y A la voz de ¡A mí La Legión!, sea donde sea, acudiré, con razón o sin ella, y defenderé al legionario que pida auxilio.

Anónimo dijo...

Mi querido Comandante:

He incurrido en falta, al no haber apreciado, el hermoso dibujo realizado por tu querida Paqui, (q, e, p, d )...siento no habértelo referido,en mi comentario, y como tu artículo, lo he leido de forma reiterada, me he dado cuenta observando la belleza del trabajo de Paqui a la que conocí siendo tu prometida, allá por aquellos lejanos años 60.
Tenía un preciosismo innato y era la mejor ilustradora que podrías heber tenido para tus trabajos literarios...entiendo que eches de menos a la que fue tu inseparable esposa.
Siempre mi recuerdo hacia ella, unido a mis oraciones por su alma.

Un fuerte abrazo.

Salvador Soria.

EPI dijo...

Genial relato de mi querido y estimado Comandante Fco. Cañete, gran historiador y conocedor de la legión Española y del Grupo de Regulares a los que profeso una admiración inconmensurable-como malagueño y vinculaciones personales- por su Espíritu, Lealtad y Fidelidad a nuestra Patria. Y el honor de tener un ejemplar de "La última Laureada", que con tanto cariño me dedicaste. Aunque sé que no te gusta…”A la orden de Usía” y A la voz de ¡A mí La Legión!, sea donde sea, acudiré, con razón o sin ella, y defenderé al legionario que pida auxilio.

José Antonio dijo...

Más recuerdos lejanos, de ambiente legionario. La festividad de la Inmaculada Concepción, del año 1962. El III Tercio Sahariano, D. Juan de Austria, con acuartelamiento principal en El Aaiún (Sahara Occidental Español) y su VIII Bandera en Smara, esperaba con la natural alegría e ilusión la tradicional celebración de tan magna festividad, el día 8 de diciembre. Pero la vida es un azar, y eso no es ningún secreto para todo legionario; pues así ocurrió que, por causa de un deplorable suceso azaroso, dicha festividad quedó suspendida en El Aaiún en la víspera, día 7, y en Smara hacia el mediodía del 8. Veamos:

En el Casino del Aaiún –perteneciente al III Tercio– se iniciaban los festejos con una cena-baile de gala, en la tarde noche del día 7; imaginemos el ambientazo, ¡Qué ocasión; una vez al año!; por un lado, ellos: Los impacientes enamoradizos alejados de la civilización urbana durante muchos meses, y por otro lado, ellas: Esposas, hijas casaderas, novias, hermanas, primas, amigas, etc., venidas para la ocasión y ataviadas con sus mejores galas y bellas sonrisas. La fabulosa imaginación desbordaba constantemente cualquier ilusoria esperanza de bienaventurada dicha albergada en aquellas “cabezas o cabecillas locas”; todos y todas pensaban que aquella cena-baile sería eterna, que no tendría final, pero en el peor de los casos estaban al día siguiente la espectacular formación de todas las fuerzas de la guarnición, para asistir a la misa solemne y al grandioso desfile de tantas y tan marciales y multicoloridas unidades en su respectiva uniformidad de gala.

La cena había concluido; el baile había comenzado; todo iba sobre ruedas; la fiesta estaba en su mejor momento…; cuando de pronto, nadie sabe qué pasa, gritos de pavor, personas por los suelos, miedo, voces de mando ¡Apaguen las luces!, voces de alerta ¡Es desde ese edificio en obras!, carreras de oficiales con pistolas en la mano, hacia tal totalmente oscuro edificio… Al poco, un único disparo que para los oídos expertos era de un fusil Máuser de 7,92 mm. Los oficiales llegados van recorriendo a tientas todas las plantas del edificio, se les oye comunicarse entre sí y darse instrucciones y recomendaciones de precaución ¡Cuidado que soy yo! Se oye la precipitada carrera del retén enviado por el cuartel más cercano. Aún han de pasar muchos angustiosos minutos, hasta que empiezan a comunicarse novedades verbales de ¡planta baja, vacía!, ¡primera planta, vacía!, ¡segunda planta, un muerto y vacía! Y mientras tanto, ha llegado una compañía del Tercio, que controla y registra las calles del entorno y todos los edificios sitos en ellas. Se ha dado la alarma para toda la ciudad; nadie puede moverse del lugar en que se halle, hasta nueva orden…
..//..

José Antonio dijo...

El baile tenía lugar en los jardines del Casino Militar; la música la ponía la banda del Tercio, bajo la batuta de su Capitán; encabezaba la concurrencia el General Gobernador y asistían todos los mandos de las unidades de la guarnición, con numerosos oficiales y un buen número de civiles invitados, de los residentes en la ciudad; con todo, el número de parejas de baile no alcanzaría el centenar. En el primer momento de sorpresa, seguramente nadie pudo tener conciencia de la realidad de lo que ocurría; seguramente nadie habría oído que desde una distancia de unos ochenta metros se había producido un disparo de fusil y que los componentes de una de las parejas de baile habían sido abatidos por la misma bala.

Pero de inmediato entro en acción la orgánica militar, allí estaba más de la mitad del Estado Mayor del Gobierno de la provincia o Sector del Sahara, y allí estaban casi al completo las Planas Mayores de las unidades de la guarnición. Aunque los servicios de información no habían alertado sobre la posible actuación de elementos terroristas, por la mente de tantos responsables hubo de pasar en primer lugar esa posibilidad; y bajo ese punto de vista se iban adoptando las múltiples medidas que demandaba la peligrosa situación sobrevenida, en aquel lugar o en cualquiera de los puntos neurálgicos de la ciudad. Empezó a reducirse la sensación de peligro, cuando se comprobó que las líneas telefónicas funcionaban normalmente, y cuando se recibieron novedades de que todo el personal del jardín ya estaba dentro del edificio del casino; pero no tardó en recibirse el luctuoso parte emitido por el servicio médico: En la pista de baile, estaban tendidos los cuerpos sin vida del Capitán jefe de la música del Tercio, y la esposa de éste. Al parecer, una única bala había atravesado ambas cabezas.

Que la vida es un azar, he aquí la prueba: El Capitán músico, estaba dirigiendo la amena actuación musical, desde el principio del baile; pero en un determinado momento quiso él festejar a su esposa, entregó la batuta a su segundo y salió a la pista con su jovencísima consorte. A los pocos instantes, ambos habían fallecido a la vez, en medio de toda aquella felicidad que les embargaba; y, cuando se efectuó la autopsia, se comprobó que también había fallecido la criaturita que ella llevaba en su maternal seno, en las primeras semanas de la gestación.

¡Viva España y Viva la Legión!
..//..

Anónimo dijo...

Todo muy lírico, poético, heroico y hermoso; pero después viene la cruda realidad que hace pensar en todos esos antiguos legionarios, hombres de verdad (que me perdonen las "damas legionarias" y demás igualdades reinventadas) que si bien existieron hoy no tienen equivalentes.
Por ello, yo que tantas formaciones de sábado legionario he hecho en García Aldave, que tantas carreras mañaneras hacía por el pantano mientras recordaba a esos gloriosos antecesores; ¿cómo le explico a mis hijos que tan valiente cuerpo ha sido deshonrado, reducido y amaestrado por gentuza de tan poquísima valía como son la casta política de "estepaís" antes llamado España?
¿A mí la Legión? ¿y dónde estaban los legionarios cuando los pesoistas sin disparar un solo tiro eliminaron la estatua de Don Millán Astray?
El glorioso euro, ese sí que manda, llegar a fin de mes aunque sea brindando en "vinos españoles" gritando "Viva el rey" (algo que también tiene mucho que ver con el Sáhara) mientras otros como yo movíamos los labios sin decir nada.
Ni olvido ni perdón.
La Legión hace muchas décadas que está gloriosamente fenecida, solo perduran sus recuerdos, y los pesoistas llegan a ganar otra legislatura más: ni tan siquiera eso.

Me quedo con esa historia del director-músico legionario, la cual me hace recordar a uno de sus mejores jefes de unidades de música legionaria: el comandante Escrivá, un legionario de los de antes y un compositor sin rival.
Por lo demás, pura hipocresía.
Llamadme cuando de verdad busquemos justicia social y un verdadero concepto de amor a la Patria.
Adios.

José Antonio dijo...

Con toda sinceridad por mi parte, debo decir que me ha reconfortado en la intimidad de mi alma ese grito de inconfundible estilo legionario que, aunque haya sido lanzado de manera anónima, yo lo considero totalmente espontáneo y sincero y representativo del sentir de muchas almas legionarias, o no legionarias, que, vaya el mundo por donde vaya, ellas siguen firme y lealmente puestas al mantenimiento de una filosofía de vida de trascendencia eterna y conforme a los designios de Dios. Y me ha reconfortado él, porque ha venido a darme confirmación de que mi inextinguible esperanza en la fidelidad del alma del pueblo español, a efectos de defender cueste lo que cueste y si llegase el momento decisivo, defender nuestra razón existencial de ser: el ¡Por Dios y por la Patria!, es una esperanza mía con sólido fundamento real.

Esa necesidad anímica de lanzar un grito de ¡basta ya!, puede ser común a todas las personas con sentido de responsabilidad sociable patriótica. Yo mismo siento desde antiguo esa necesidad; y no hay día en el que no haya de contenerme para no abrir mi ventana y gritar, si no esos mismos sentimientos expresados en ese entrañable grito anónimo que ahora hemos recibido, otros sentimientos totalmente afines con los manifestados en él. Hace ya más de dos décadas, entendí que mi deber moral me exigía el gritar en los lugares adecuados decisorios lo que mi alma sentía como de universal interés para al bien común. Fue por ello por lo que creyendo ser conveniente ello al mejor servicio de Dios, me puse a dar cumplimiento a ese aviso tan antiguo que dice que “lo único que podrá salvar la Humanidad de una catástrofe aniquiladora total, será la Auténtica Teología, como fundamento ésta de toda auténtica filosofía y de toda auténtica ideología de auténtica civilización”, y escribí y publique cuantos conceptos, ideas y sentimientos universales de inspiración divina llegué a aprehender.
(seguiré)

José Antonio dijo...

(sigo con el comentario del grito anónimo)
Pues bien, provisto yo con mis recursos espirituales teológicos de carácter universal de inspiración divina en cada una de todas las almas, inicié mi peregrinar hacia las instancias más elevadas que estuvieran a mi alcance; procuré llegar a las proximidades más inmediatas al Papa de Roma (en dos ocasiones), a las más inmediatas al Rey de España (en dos ocasiones también), a destacados catedráticos y profesores del ámbito universitario relativo a materia filosófica o teológica, a Jefes de Gobierno de España y a sus ministros más responsables (directa o indirectamente) sobre dichas materias, y a otras diversas personalidades notables en la vida pública (alguna extranjera). Como resultado de mi actuación, puedo decir que no recibí ni un solo desprecio; luego, incluso, recibí atentos acuses de recibo por escrito, en proporción de un 50%, y por igual entre creyentes declarados o laicos o ateos declarados. También debo decir que fue gratificante, en grado máximo, para mí, el ver que se me abrían algunas puertas importantes a las que no había llamado, e igualmente quedo agradecido a más numerosas personas de menor relieve en las escalas jerárquicas y que me tendieron sus manos fraternas para ayudarme a dar la difusión pretendida por mí. Ante el Tribunal de Dios, se verá en su día el verdadero valor de mis propósitos y el verdadero valor del acogimiento que recibí por cada quien o de los olvidos que pudiera haber habido.
(seguiré)

José Antonio dijo...

(sigo con el comentario al grito anónimo)

Y mientras yo andaba atareado en mis divulgaciones teológicas ya dichas, el mundo seguía andando ajeno a ellas; es decir, entre muchos otros lugares del ámbito mundial, en España seguía imparable el terrorismo genocida antinacional que había sido creado y era administrado por los gestores de la llamada “transición democrática” (órganos gubernamentales de Francia, Inglaterra y USA). El día 29-07-2009, fue destruido con coche-bomba el edificio sede de la Guardia Civil de Burgos y un día después eran asesinados dos jóvenes agentes del mismo Cuerpo en Palma de Mallorca. Entonces, hice lo único que me era posible hacer: lanzar un grito de ¡basta ya!; en el monumento sito en la plaza de la Rca. Dominicana, en Madrid, alguien había alzado una bandera de España y habían sido depositados unos ramos de flores, y yo expuse mis principales argumentos teológicos, denunciando el criminal trato que impunemente se estaba dando al pueblo español. Durante veinte días se mantuvo ese grito mío; en la noche siguiente, se hicieron desaparecer mis escritos; los repuse, pero en la noche siguiente volvieron a ser eliminados ellos. Luego los trasladé al entorno de determinados lugares oficiales que yo suponía colaboracionistas con cuanto de criminal se estaba haciendo contra España y su pueblo; y durante una semana me ocupé en reponerlos diariamente. Pero algo flotante en el aire, o un sexto sentido, me hizo intuir un cambio radical de la situación; no se había vuelto a producir ningún otro atentado terrorista; y es más, poco después alguien pretendió desvirtuar mis acusaciones contra Francia, de ser ésta la base de operaciones del terrorismo que padecíamos, y urdieron aquel grotesco montaje de llevar una furgoneta cargada de explosivos desde Francia a Portugal para que fuese detenida por la G C en Benavente (Zamora), en un ridículo intento de querer demostrar que dicho terrorismo tenía más bases de operaciones, además del suelo francés.

Dicho cambio de situación me hizo suponer que mi grito había sido escuchado allí en donde yo deseaba que lo fuese, en el ámbito del máximo poder dominante, en lo que yo denomino máximo Poder Imperialista Totalitario Globalizador Inane (PITGI). El caso es que ya han transcurrido cuatro años y durante ellos no se ha producido ni un solo atentado terrorista en España.

Quienes personifican ese máximo poder y yo, sabemos que antes o después habremos de encontrarnos ante el Tribunal de Dios…
(seguiré)

José Antonio dijo...

(sigo con el comentario al grito anónimo)

7 El Espíritu de acudir al fuego: La Legión desde el hombre solo hasta La Legión entera, acudirá siempre donde oiga fuego, de día, de noche, siempre, siempre, aunque no tenga orden para ello.
- - -
¿Y cuál es el fuego que se oye ahora? –Deficientes o falsas teologías. Pseudofilosofías y patrañas filosóficas. Ideologías partidistas demagógicas. Contracultura. Contracivilización. Miseria cultural y moral. Desintegración familiar y social. Perversión sexual. Abortismo. Injusticia total. Política irracional. Desesperanza necrótica… (El que en España aún no estemos en fase terminal irreversible, como ya lo están las sociedades más avanzadas tan envidiadas por los españolitos-masa, no significa que estemos a salvo de la venidera catástrofe general ya muy cercana).

¡Atención, Grandes monopolistas de las teologías adocenantes, sensibleras, recónditas y ajenas a los designios de Dios!

¡Atención, Grandes monopolistas de las filosofías demagógicas, desprestigiadas y puestas al servicio de la masificación inhumana globalizadora!

¡Atención, Grandes monopolistas de los criminales poderes al servicio de la masonería globalizadora inane!

–¡Si veis pasar por vuestras inmediaciones un espíritu legionario que difunde Auténtica Teología, No os riais de él. Llorad por vosotros mismos, cuando lleguéis a presencia de Dios!
- - -
Epílogo: Resulta evidente, no podía yo dejar solo al grito anónimo que comentamos, y ahí ha quedado incorporado el mío.

Anónimo dijo...

Yo soy más parco en palabras, aunque no menos corrosivas para los pesebreros de "estepaís" antes llamado España.
¿Legión? yo te diré quienes son legión: los parásitos sociales que vivien de la política o a la sombra de ella, los falsosindicalistas que prostituyen una terminología que jamás han conocido, la monarquía corrupta e inepta que a excepción de los Reyes Católicos llevamos sufriendo durante toda nuestra historia; y sobre todo un pueblo pancista, sumiso, vago, pícaro, cobarde y traicionero.
Esa es la auténtica "legión" que compone el grueso poblacional, de la cual es fiel reflejo el ejército que se nutre de tan bochornosa cantera.
Mi teniente coronel, estoy cansado de críticas con la boquita pequeña en el bar de mandos, o con la boca un poco más grande una vez pasado a retiro. La infamia se combate, creo que es un derecho a DEFENDERSE de ella; no basta con lamentaciones, nostálgicos relatos, endiosados tópicos y plumas grandilocuentes.
Como decían otros hombres antiguos, legionarios en su versión civil, de cuando los españoles eran españoles y los hombres se preciaban de serlo: "... Nada de un párrafo de gracias. Escuetamente gracias, como corresponde al laconismo militar de nuestro estilo". Hagamos honor a ese laconismo ya que lo militar como el valor se nos presupone.

Ve con Dios y como siempre: llámame cuando de verdad vayamos a decirles a las castas en la cara que al pan se le llama pan (y al vino: vino).

José Antonio dijo...

(sigo con el comentario al grito anónimo)
Y mientras yo andaba atareado en mis divulgaciones teológicas ya dichas, el mundo seguía andando ajeno a ellas; es decir, entre muchos otros lugares del ámbito mundial, en España seguía imparable el terrorismo genocida antinacional que había sido creado y era administrado por los gestores de la llamada “transición democrática” (órganos gubernamentales de Francia, Inglaterra y USA). El día 29-07-2009, fue destruido con coche-bomba el edificio sede de la Guardia Civil de Burgos y un día después eran asesinados dos jóvenes agentes del mismo Cuerpo en Palma de Mallorca. Entonces, hice lo único que me era posible hacer: lanzar un grito de ¡basta ya!; en el monumento sito en la plaza de la Rca. Dominicana, en Madrid, alguien había alzado una bandera de España y habían sido depositados unos ramos de flores, y yo expuse mis principales argumentos teológicos, denunciando el criminal trato que impunemente se estaba dando al pueblo español. Durante veinte días se mantuvo ese grito mío; en la noche siguiente, se hicieron desaparecer mis escritos; los repuse, pero en la noche siguiente volvieron a ser eliminados ellos. Luego los trasladé al entorno de determinados lugares oficiales que yo suponía colaboracionistas con cuanto de criminal se estaba haciendo contra España y su pueblo; y durante una semana me ocupé en reponerlos diariamente. Pero algo flotante en el aire, o un sexto sentido, me hizo intuir un cambio radical de la situación; no se había vuelto a producir ningún otro atentado terrorista; y es más, poco después alguien pretendió desvirtuar mis acusaciones contra Francia, de ser ésta la base de operaciones del terrorismo que padecíamos, y urdieron aquel grotesco montaje de llevar una furgoneta cargada de explosivos desde Francia a Portugal para que fuese detenida por la G C en Benavente (Zamora), en un ridículo intento de querer demostrar que dicho terrorismo tenía más bases de operaciones, además del suelo francés.

Dicho cambio de situación me hizo suponer que mi grito había sido escuchado allí en donde yo deseaba que lo fuese, en el ámbito del máximo poder dominante, en lo que yo denomino máximo Poder Imperialista Totalitario Globalizador Inane (PITGI). El caso es que ya han transcurrido cuatro años y durante ellos no se ha producido ni un solo atentado terrorista en España.

Quienes personifican ese máximo poder y yo, sabemos que antes o después habremos de encontrarnos ante el Tribunal de Dios…

José Antonio dijo...

(continúa el relato del luctuoso suceso ocurrido en 1962 en el Casino Militar de El Aaiún)

Tan pronto como fue posible, se ordenó que todo el personal militar presente en el casino se incorporase a sus respectivos destinos. Las medidas de vigilancia y control establecidas, fueron dando como resultado el poder asegurar que no existían amenazas de ningún tipo contra nadie y contra nada en toda la ciudad; por ello, todas las indagaciones subsiguientes tomaron como principal objetivo el averiguar las causas y demás circunstancias concurrentes en el disparo efectuado contra la pista de baile y que había dejado dos personas fallecidas.

El muerto que fue encontrado en la segunda planta del cercano edificio en obras, pertenecía a un soldado de los clasificados como corrigendos pertenecientes al Batallón de Cabrerizas. Como consecuencia de las declaraciones de sus compañeros, se supo que tal soldado llevaba algún tiempo diciendo que tenía que matar a su Capitán, como venganza por alguna medida que éste había tomado contra él; y aunque nadie lo tomaba como una posibilidad real, el soldado decidió llevar a cabo su venganza con ocasión del baile en el casino, al cual suponía asistiría su pretendida víctima. Para ello, al anochecer del día 7 tomó su fusil, con cinco cartuchos, y se apostó en la desierta segunda planta del edificio en obras; así hubo de llegar el momento en el que tuvo a tiro al Capitán, y efectúo el disparo; pero falló y la bala alcanzó a dos personas contra las que el tirador no tenía ninguna motivación. Por la razón que fuese, el tirador no huyó inmediatamente, como pudiera haber sido su propósito, en busca del anonimato y la impunidad, y cuando se dio cuenta de que llegaban personas a la planta baja e iniciaban su búsqueda, entonces se disparó un tiro bajo su barbilla.

El homicida podría haber ocasionado más víctimas; pero no, ni lo intentó siquiera; debió actuar premeditadamente bajo el imperio de ese tan ibérico criterio de: “a mí, quien me la hace me la paga”. En contraposición al de “ahora me llevo por delante a todos los que pueda”, que se estila en USA.
..//..

José Antonio dijo...

Aquel luctuoso suceso ocurrido en el Casino Militar de El Aaiún tuvo severas consecuencias para todo el personal con destino en el Batallón de Cabrerizas. En un plazo de horas, esa unidad hubo de recoger todo el material a su cargo y con todo su personal hubo de evacuar sus instalaciones en aquella plaza, por orden del General Gobernador del Sector del Sahara, que le había señalado como nueva ubicación permanente la zona de Smara. El hecho que se venía arrastrando, era que la convivencia de los soldados corrigendos, con el personal de las otras unidades de la guarnición y con el personal civil de la ciudad, siempre había sido problemático y hasta peligroso. Corrigendos, eran los soldados que, habiendo sido condenados por la Justicia civil o militar a penas de prisión superiores a tres años, al cumplir su pena señalada aún tenían pendiente de cumplimiento su servicio militar o parte de él. Ese tiempo pendiente debían realizarlo en una unidad disciplinaria, en el Batallón de Cabrerizas.

Pero ocurría que, al ir aumentando el nivel cultural de la población en general, iba disminuyendo sensiblemente el número de soldados corrigendos; hasta tal punto, que hubo un momento que fue necesario ir completando la plantilla del Bón., con soldados de las quintas reemplazo, y en aquel año, 1962, la fuerza del Bón., no daba nada más que para mantener una compañía de infantería; y de esa compañía menos de la mitad del personal era corrigendo. Pero los corrigendos presumían de no tener nada que perder en la vida y querían ser los “gallitos” allí en cualquier sitio en el que ellos estuvieran; ello daba lugar broncas y hasta peleas en tabernas y cafetines, principalmente con legionarios y paracaidistas. Tan solo la preocupación del Mando, por tratar de reinsertar a aquellos en la sociedad, había evitado el expulsarlos con anterioridad de la guarnición de El Aaiún; pero el actual suceso luctuoso ya resultó indisimulable.
..//..

Mª José Morgan dijo...

Mi gran amigo Francisco Cañete, como siempre, tu amor por el ejército hace que tu pluma se deslice por la historia, la cual dominas como tu solo sabes hacerlo, te felicito y animo a que nos sigas ilustrando con bellas historias biográficas.
Un fuerte abrazo de tu amiga Mª José Morgan

Anónimo dijo...

Mi gran amigo Francisco Cañete, como siempre, tu amor por el ejército hace que tu pluma se deslice por la historia, la cual dominas como tu solo sabes hacerlo, te felicito y animo a que nos sigas ilustrando con bellas historias biográficas.
Un fuerte abrazo de tu amiga Mª José Morgan

Francisco Ángel Cañete Páez dijo...

Querida María José: No te haces idea de la gratísima sorpresa que me he llevado al encontrarme con tu cariñoso Comentario, que me ha permitido saber de ti, después de tanto tiempo. Ya me dirás como has contactado con el "Club de los Poetas Muertos" donde has tenido ocasión de leer mi artículo. En fin, querida amiga, que te doy las gracias por tu amable Comentario y ya sabes donde puedes seguir leyendo mis artículos sobre Historia Militar. Un fuerte abrazo con el gran afecto de tu amigo, Paco Ángel.

Laura López Elías dijo...

Querido Paco:
Por azar he entrado en este blog del club de los poetas muertos, y me he encontrado con tu articulo sobre la "legión desnuda".
Quiero felicitarte con mucho entusiasmo por tan documentado articulo, a la par que animarte a que nos sigas deleitando con tus bellos articulos sobre historia militar, un beso Laura.

José Muñoz García dijo...

Querido primo Paco: Me encuentro hoy con tu documentado artículo sobre la Legión Española. Sé que eres un enamorado de nuestro Ejercito, y aún más de nuestra Legión. Mi más cordial enahorabuena por tan documentado artículo, con un fuerte abrazo de Pepe.

Sagrario Vizcaíno Paez dijo...

Querido Paco: Acabo de leer tu artículo sobre la Legión Desnuda, como siempre tus escritos están perfectamente documentados como se corresponden a un gran estudioso e HISTORIADOR y sobre todo de un gran enamorado de nuestra Milicia. Un beso cariñoso de Sagrario.

Israel Muñoz Vizcaíno dijo...

Querido Paco: Acabo de leer tu artículo sobre los tiempos fundacionales de la Legión Española y quiero felicitarte y mandarte un fuerte abrazo. Desde hace muchos años me consta tu gran amor al ejercito y a la Legión Española y quiero pedirte que sigas escribiendo estos, tan bellos artículos, de la historia militar de nuestra Patria. Recibe un fuerte y cariñoso abrazo de Irra.

José Antonio dijo...

VERSO HOMENAJE A D. FRANCISCO ÁNGEL CAÑETE PÁEZ
TENIENTE CORONEL DE LA PLANTILLA MILITAR
DEL CLUB DE LOS POETAS MUERTOS,
EN LA FORTALEZA “CAJÓN DE SASTRE”

Buenas tardes Damas y Caballeros:

Mi nombre ya se abre paso, pero acontece ahora el caso
de que, con mayor urgencia, debo pedirles licencia
para, ante toda esta magna audiencia, rendirle mi homenaje a él:

A él, para quien el ¡Todo por Dios y por la Patria! fue su culminante lema;
a él, que, atento a los más nobles sentimientos y afanes de su alma,
se entregó por entero al Servicio Militar en el Ejército de España;
de joven, él fue oficial de armas, sabedor de todo el reto que ello entraña;
llegado a la edad de retiro y calma, él se hizo historiador militar y gano la palma;
y, ahora, para él en la cima de la fama plena, ser Legionario de Honor honra su emblema.

El estudio sin cesar de las páginas de la española Historia militar
y el mayor fervor en darles luego la más amplia difusión ejemplar,
conforme a las reglas que adornan las mejores literarias obras de arte,
son los principales atributos que ilustran su refulgente estandarte.

Fue ungido para garantizar el compañerismo más fuerte
y, en honor de quienes en la Gloria ya entraron mediante heroica muerte,
con su pluma magistral y alentándolos en el refugio de su marcial pecho,
los alza al más alto techo.

Mi homenaje a él que, cuando en el Cielo tome asiento,
podrá decir para sí, contento,
–¡No puede duda caber de que éste, el divino Edén, constituye el mejor cuartel!,
y, pues recibo aposento en Él, con autorización de su divino Coronel,
y sobre reluciente oropel, pondré a la puerta este cartel:

“Aquí, en esta divina fiesta y con celestial legionaria orquesta,
aquí, sobre quimérica palestra y bajo ensoñador dosel,
al toque diario de retreta, se cantarán todos los himnos que se cantaban en el terrenal cuartel.
- - -
Y ahora, sí, ha llegado ya el momento
de, con afectivo acento, decir:
qué importa ahora saber, de este verso, quien pudo ser el autor,
pudo serlo un regimental soldado, pudo serlo un audaz legionario
o un leal regular, o pudo serlo cualquier otro entusiasta admirador,
o pudo enviarlo del Cielo algún viejo militar Allí morador…

Francisco Ángel Cañete Páez dijo...

Querido José Antonio: Mi muy querido y respetado Coronel. Nunca pude imaginar, cuando publiqué "La Legión Desnuda" en este prestigioso Blog que tan acertadamente dirige el Coronel Ruiz de Eguilaz, con el que simplemente pretendía dar a conocer el contenido, siquiera sea reducido y fragmentario, de tan bella novela, a la vez que rendir mi modesto homenaje de gratitud y afecto hacia su autor el general Maciá Serrano. No podía imaginar digo, que la lectura de este artículo iba a dar lugar a tal cúmulo de "Comentarios" (Gracias Sagrario, Laurita, Pepe, Israel, etc.), y aún menos, el verme favorecido por la dedicación de unos versos, dedicados a mi modesta persona por mi dilecto coronel y amigo José Antonio Chamorro Manzano. Gracias mi coronel. Tus versos me han emocionado sobremanera. Descendiente directo, querido José Antonio, de aquellos juglares del Medievo, que supieron dar a sus versos el ritmo pausado de la "Cuaderna Vía", y con los que cantaba las glorias acaecidas en las batallas de sus señores, con la gran diferencia ( pero mucho más de agradecer por mi parte) que tus versos actuales, van dirigidos a un modesto compañero de Arma que te quiere y te respeta. Muchas gracias por tus versos, mi coronel, los conservaré siempre. Tu agradecido amigo, compañero y subordinado que te envía un fuerte abrazo. Francisco Ángel.

Anónimo dijo...

Felicitaciones por el blog. Excelente panegírico. Tuve el honor de servir a sus órdenes, cuando era Coronel del Regimiento de Infantería Guadalajara núm. 20. Recuerdo su humanidad con un soldado casado, que cometió el error de desertar.