ESE EJÉRCITO QUE VES.
Y así, de modestia llenos,
a los más viejos verás,
tratando de ser lo más,
y de parecer lo menos.
Poetas Muertos
INICIO

13/6/13

MUERTE DEL TENIENTE CORONEL VALENZUELA












El día en que la Legión perdió a su Jefe


Teniente Coronel D. Rafael de Valenzuela y Urzaiz
Caído gloriosamente en el combate de TIZZI-ASSA, el 5 de Junio de 1.923
       
             Los Legionarios, antes de desembarcar el 8 de Septiembre de 1.925 en las playas de Ixdain y la Cebadilla (Alhucemas), afilaron sus bayonetas en los barcos mercantes que les transportaban. Cuando desembarcaban las Banderas VI y VII, con sus Comandantes al frente, Rada y Verdú, les precede un guión blanco en el que hay escrito un nombre: VALENZUELA.

MANUEL ORTEGA.-

             Hasta aquel 5 de Junio de 1.923 el llamado Tercio de Extranjeros no había vivido una situación como aquella: las balas de los rifeños tumbaron a su segundo Comandante en jefe.
            Tenía cuarenta y dos años y era un Oficial y un Caballero. De la Orden de Santiago y de la Real Maestranza de Zaragoza. Hoy día sería un hombre relativamente joven pero las imágenes fotográficas le muestran un gesto adusto y un bigote que le hacen mayor. Pero es que en la época el modelo estético masculino buscaba aparentar edad y él, Teniente Coronel del Ejército español, no escapaba a la moda de su tiempo.
            Era, además, un Soldado ilustrado y políglota, educado por los Jesuitas y capaz de hablar francés, inglés, alemán, griego y latín. Su nombre era Rafael Valenzuela. Había nacido un 23 de Junio de 1.881, criándose en Zaragoza, con la que siempre mantuvo el contacto. A punto de cumplir los dieciséis años, había optado por la carrera de las Armas, ingresando en la Academia de Infantería de Toledo en 1.879. De allí salió estampillado como Alférez e inició una carrera Militar que le llevó a servir en Unidades tan prestigiosas como el Regimiento de Infantería “Inmemorial” número 1, a combatir en Marruecos en los años diez del siglo XX y a ser Ayudante de Altos Mandos militares. Pero la llama de España ardía en él. Podía haber mantenido su destino en la Península pero Valenzuela pidió incorporarse de forma voluntaria en la sangrienta contienda que España  libraba contra los rifeños en el Protectorado marroquí.
           La petición fue escuchada y tras comandar a Cazadores pasó a hacerse cargo del Grupo de Regulares de Alhucemas. Siempre tropas de choque. Estando al frente de las tropas Indígenas le llegó, en el otoño de 1.922, el nombramiento de Comandante en Jefe de la Legión. Su fundador, José Millán-Astray Terreros, se había apartado del Mando activo a consecuencia de sus divergencias con las Juntas de Defensa. A Valenzuela le correspondió sustituirle, y el listón dejado por el bravo mutilado de guerra estaba alto. Sin embargo, aceptó el puesto y pasó a estar al frente de los hombres de la pica, la ballesta y el arcabuz.       
           Valenzuela entroncó rápidamente con la mística Legionaria. El puesto de Tizzi-Assa, en manos españolas desde el otoño de 1.922, peligraba acosado por las acometidas rifeñas en aquella primavera de 1.923. Las cosas se complicaron a finales de mayo y en muchas mentes estaba el recuerdo del Desastre de  Annual apenas un par de años. El Jefe del Tercio de Extranjeros, de permiso en Madrid, tomó el primer expreso camino de Málaga al tener noticias de lo que se cocía. Él, pasar lo que pasara, estaría con sus Legionarios. La respuesta española pasaba por aliviar el cerco sobre Tizzi-Assa pero para eso había que sortear otras posiciones en las que los rifeños, emboscados, se habían hecho fuertes. En la tarde del 4 de junio Valenzuela se incorpora a las Banderas de la Legión que debían participar en el ataque. A primera hora de la mañana del día siguiente, 5 de Junio, se lanza el ataque a Peña Tahuarda, donde el enemigo aprovechaba el terreno como defensa natural.
           La Plana Mayor de Valenzuela, incluyendo Gastadores, Enlaces Oficiales y Camilleros, sigue a su Comandante en Jefe, que avanza en cabeza pistola y gorrillo legionario –otras versiones señalan que bastón de mando- en mano, Valenzuela trastabillea alcanzado por un impacto, pero continúa hasta que otro disparo enemigo, certero, le abate. La Legión, como un solo hombre, se abalanza contra el enemigo para vengar la muerte de su Comandante en jefe.
            El cerco de Tizzi-Assa se rompe y alrededor del cuerpo de Valenzuela se encuentran, muertos, los bravos que le acompañaron en su carga. El Tercio había demostrado que sus Jefes no sólo estaban en primera línea, sino que también caían al frente de sus Legionarios.
La cruz de una madre
             La muerte del Teniente Coronel, Jefe de la Legión, conmovió a España y, de forma especial, a Zaragoza, a la que tan ligado estaba. El féretro con su cuerpo fue enterrado desde Marruecos por una guardia de Oficiales y legionarios que participaron en su funeral en la ciudad aragonesa.
            La Legión no dejó a Valenzuela y el cortejo fúnebre hasta su entierro en la Basílica de Nuestra Señora del Pilar –entre vivas a España y el tercio- contó, entre otras, con coronas enviadas por Doña Victoria y Doña María Cristina. Pero la más destacada fue la de su madre, una Cruz de Santiago realizada con claveles en la que podía leerse “A su heroico hijo, su madre”.


Francisco Javier de la Uz Jiménez

11 comentarios:

Javier de la Uz dijo...

Este mes, se cumple el 90 aniversario de la heroica muerte del Jefe de la Legión Teniente Coronel Valenzuela.
¡Viva la Legión!
¡Viva la Infantería!

José Antonio dijo...

¡VIVA!
¡VIVA!
y
¡VIVA ESPAÑA!

Geppetto dijo...

Fue un jefe esforzado, diestro, valiente, inteligente y bizarro
Lastima que muriera en 1925, con lo necesarios que son siempre este tipo de personas.
http://lapoliticadegeppetto.blogspot.com.es

Gonzalo Rodríguez-Colubi Balmaseda dijo...

Al amanecer del 5 DE JUNIO DE 1923, la Legión se lanzó al ataque y en un combate sangriento fue cumpliendo sus objetivos hasta llegar al barranco. Allí se detuvo el avance y las pérdidas humanas se multiplicaron. La situación se hacía cada vez más difícil y amenazaba con un nuevo fracaso como el de los días anteriores, cuando el teniente coronel RAFAEL DE VALENZUELA se lanzó al asalto con el chapiri en su mano izquierda y su pistola e la mano derecha al grito de “¡A mí los valientes! ¡Viva la Legión!” al que siguió toda su plana mayor y enlaces que lograron tomar la cumbre. Sin embargo, siete balazos encontraron en su cuerpo tras la gloriosa gesta, al día siguiente del combate cuando sus legionarios lograron rescatar el cuerpo caído en combate; hecho que costó la vida de 40 de sus hombres.
El Espíritu de la muerte: “El morir en el combate es el mayor honor. No se muere más que una vez. La muerte llega sin dolor y el morir no es tan horrible como parece. Lo más horrible es vivir siendo un cobarde.”

José Antonio dijo...

Este tan importante tema me requiere para un urgente comentario; así que improvisando lo mejor que puedo digo: Los soldados españoles, tal y como se ha dicho en anteriores ocasiones no luchaban sólo contra las harkas rifeñas que organizaban, armaban y sostenían política y logísticamente las potencias occidentales (Francia, Inglaterra, Alemania, USA (más disimuladamente), etc.) Los soldados españoles hubieron de sufrir también el acoso de los partidos políticos antinacionales que nutrían el Parlamento y el acoso de los periódicos “libres” antinacionales. Resultado inmediato de ello para el caso que nos ocupa, fue que tras la ocupación de Tizi Aza, 28-10-1922, el Gobierno ordenó la suspensión de toda acción militar –incluso para los suministros a las posiciones de primera línea hubo que valerse de las harkas cabileñas partidarias de la acción de protectorado que realizaba España (acuciada por las potencias dichas) a favor de la autoridad del Sultán–.

Aquella inacción envalentonó a los de Abd el Krim, y estos organizaron una fuerte harka enemiga con la que pensaban repetir, casi en los mismos escenarios, lo del verano del año 1921. A finales del mes de mayo-1923, cercaron la zona de Tafersit-Tizi Aza y se multiplicaban las bajas en los convoyes de suministros y en los ataques a las posiciones; para el 05-06-2013, se dispuso una gran operación de desalojo de los harqueños que cerraban el paso al convoy de Tizi Aza, pero dada la fragosidad del último tramo del camino, un numeroso grupo se estableció en una abrupta vaguada y no permitía pasar al convoy. Fue entonces cuando el Mando recurrió a la Legión; previendo lo arriesgado de la empresa, el Tte. Col. Valenzuela no quiso dejar sola a la sección que había de realizar aquella suicida misión (la sección del Alférez Sanz Perea), y con el personal de su plana mayor se puso en cabeza e inició el asalto. El resultado fue que todos los defensores harqueños fueron abatidos, pero…, a costa de la vida de todos los asaltantes. Aun así, los regulares tuvieron que limpiar las zonas dominantes, para que pudiese entrarse en aquella abrupta vaguada, a recoger los cadáveres. En aquella cruenta jornada y en todo el frente de Tafersit, nuestras bajas mortales ascendieron a 127. Las de los harqueños, a 600.

José Antonio Chamorro Manzano
XVI Promoción A G M

José Antonio dijo...

http://www.rtve.es/noticias/20130614/siria-acusa-eeuu-usar-metodos-banales-para-justificar-dar-armas-rebeldes/688321.shtml

http://www.rtve.es/noticias/20130614/otan-pide-siria-deje-investigar-uso-armas-quimicas-rusia-niega-haya-pruebas/688000.shtml

http://www.rtve.es/noticias/20130506/onu-sospecha-oposicion-siria-usado-gas-sarin-pero-rebeldes-niegan/656920.shtml

EE.UU. aún no ha precisado qué tipo de armas enviará a los rebeldes

José Antonio dijo...

En el mes de junio de 1913, la Brigada de Cazadores de Ceuta, mandada por el General Miguel Primo de Rivera y Orbaneja, encuadraba al Batallón de Cazadores, Barbastro núm., 4; una de cuyas compañías era mandada por el Capitán Valenzuela. A la sazón, la brigada se hallaba desplegada en la zona de Tetuán, y el 24-06-1913 participó en una gran operación destinada a expulsar de Benkarrich a una fuerte harka del Raisuni que, según las confidencias recibidas, atacaría de forma inminente la capital tetuaní. La operación cumplió su objetivo, pero resultó muy cruenta; 3 Oficiales muertos (Capitán Tapia, del Bón, Barbastro; Teniente Riera, de Regulares; y Teniente Sánchez-Pacheco, del Bón Madrid, núm. 2), y 39 de Tropa muertos. Y 1 Jefe, 6 Oficiales (entre ellos el Capitán Valenzuela), 65 de Tropa heridos y 1 Oficial contuso.

José Antonio dijo...

El diario ABC, en su número de 06-06-1923 daba la noticia de un luctuoso suceso fortuito ocurrido en aquel cruento día 5. Se trataba de la muerte del Coronel Aurelio Oslé, jefe del Regimiento de Infantería Vergara núm. 57, que tenía en Melilla un batallón expedicionario desde agosto de 1921; en la madrugada de dicho día, el Coronel iba recorriendo con el natural sigilo la línea de centinelas establecida por fuerza de su batallón; tan sigilosamente debería hacerlo que llegó a sorprender a un centinela que no tuvo tiempo más que de dispararle su arma creyendo hacerlo contra un enemigo agresor, y la herida recibida por el Coronel fue mortal. Esa situación puede ser perfectamente entendida por quienes aun en tiempos de paz hayan practicado la misma función con respecto a centinelas sitos en parajes que exijan mayor precaución (peligrosidad) nocturna; siempre habrá que pensar en la posibilidad de que un centinela poco veterano pueda sobrerreaccionar defensivamente mediante un disparo.

Era una práctica natural y obligada moralmente, el que los jefes de Regimiento que tenían batallones expedicionarios les hiciesen alguna visita de inspección para hacerles compañía durante unos breves días y para conocer sus necesidades y darles apoyo moral, al compartir los peligros bélicos con ellos. Y eso le debió pasar al Coronel Oslé.

José Antonio dijo...

DIARIO OFICIAL DEL MINISTERIO DE LA GUERRA
Año X.- Núm. 137 Miércoles 23 junio 1897 Tomo Il.- Pág. 1649
REALES ÓRDENES. ACADEMIAS Y COLEGIOS. 9ª SECCIÓN
Circular. Excmo. Sr.: En vista de los exámenes de ingreso que han tenido lugar en la Academia de Infantería, el Rey (q. D. g.), y en su nombre la Reina Regente del Reino, se ha servido nombrar alumnos de la misma á los 327 aspirantes aprobados en todas las asignatura que constituyen el programa, comprendidos en la siguiente relación, que empieza con D. Ángel Buelta del Pozo y termina con D. Pío Pasos Zamora. Los 317 aspirantes que figuran en la primera relación, se hallan comprendidos en el párrafo 1.0 del artículo 20 de la real orden de 27 de febrero último (D. O. número 47); los 10 de la relación núm. 2, se hallan comprendidos en el párrafo 2.0 del citado artículo y real orden.
De la de S. M., lo digo á V. E. para su conocimiento y demás efectos.
Dios guarde a V. E., muchos años.
Madrid 22 de junio de 1891.
Azcárraga
--------
En el puesto núm., 85 de la relación núm. 1 figura:
D. Rafael Valenzuela y Urzaiz.

José Antonio dijo...

En la fecha de la firma de esa R. O. circular, figura por error: 1891, cuando debe figurar 1897.

José Antonio dijo...

DIARIO OFICIAL DEL MINISTERIO DE LA GUERRA
Año XI.- Núm. 141 Martes 28 junio 1898 Tomo II pág. 1687
REALES ÓRDENES. SECCIÓN DE INSTRUCCIÓN Y RECLUTAMIENTO. ACADEMIAS Y COLEGIOS. ASCENSOS.
Excmo. Sr.: En vista de la propuesta elevada á este Ministerio por el Director de la Academia de Infantería, el Rey (q. D. g.), y en su nombre la Reina Regente del Reino, se ha servido promover al empleo de Segundo Teniente de Infantería con la antigüedad de esta fecha, por haber terminado con aprovechamiento el plan de estudios, á los 243 alumnos comprendidos en la siguiente relación, que empieza con D. Cayetano Freixa Comas y termina con D. Artemio Alcañiz Romero.
De real orden lo digo á V. E., para su conocimiento y demás efectos.
Dios guarde á V. E. muchos años.
Madrid 27 de junio de 1898.
Correa
Señor Capitán general de Castilla la Nueva y Extremadura.
Señores Ordenador de Pagos de Guerra y Director de la Academia de Infantería.
- - - -
En el puesto núm., 14 de dicha relación figura:
D. Rafael Valenzuela y Urzaiz.

En el puesto núm., 15 figura D. Ángel Buelta del Pozo, que había sido el núm. 1 de ingreso. Mientras que D. Pío Pasos Zamora, que había ocupado el último puesto de ingreso, no figura en dicha relación (es de suponer que repetiría curso o habría causado baja).

- Hay que hacer constar que esa Promoción redujo su programación académica, para ser promovidos a Segundos Tenientes, a un solo curso anual, en vez de los tres cursos anuales habituales, por razón de las necesidades apremiantes que de personal de dicho empleo tenían las Unidades destinadas a hacer frente a la situación de guerra existente a la sazón.