ESE EJÉRCITO QUE VES.
Y así, de modestia llenos,
a los más viejos verás,
tratando de ser lo más,
y de parecer lo menos.
Poetas Muertos
INICIO

27/6/13

ELOGIO Y GLOSA DE LA OFICIALIDAD DE COMPLEMENTO EN SU 95º ANIVERSARIO FUNDACIONAL
 (29-Junio-1918—29-Junio-2013)





 

Se cumplen ahora 95 años desde aquél 29 de Junio de 1918, en que S.M. El Rey Don Alfonso XIII sancionaba con su regia firma una Ley de Bases de dicha fecha, por la que se creaba en España (BASE 8ª) la OFICIALIDAD DE COMPLEMENTO DEL EJÉRCITO. (1)

 

            Mucho han evolucionado las Naciones y sus ejércitos en estas nueve décadas. La Escala de Complemento nace cuando los cañones de los ejércitos contendientes van a silenciar su mortífero fuego en los devastados campos de la Europa beligerante, dando fin a la Primera Guerra Mundial. Y no ha sido escasa la participación de Oficiales de Reserva en las filas de los ejércitos que han participado en la feroz contienda. Y tan relevante ha sido su figura, que me atrevería a afirmar que ello dio pie a que nuestras mas altas Autoridades Militares, encabezadas por la regia persona de Don Alfonso XIII, se tomasen el máximo interés para crear en el Ejército Español la figura de esta Oficialidad de Complemento, inexistente aún, por esas fechas, en nuestra Patria.  Y hoy, transcurridas nueve décadas y media desde su creación, podemos afirmar sin ambages, que desde aquél ya lejano Junio de 1918 hasta nuestros días, larga, gloriosa y fecunda ha sido la trayectoria de esta Oficialidad en estos sus 95 años de servicios a España, tanto en paz como en campaña.  

            A este tenor, hemos de decir que  la filosofía que encierra en los ejércitos mas técnicos y avanzados el uso y empleo de la Oficialidad de Complemento, no es otra que la de intentar paliar lo mucho que cuesta a una Nación mantener en tiempo de paz y en situación de actividad permanente los efectivos precisos para hacer frente a una potencial confrontación, así como responder a las múltiples amenazas que gravitan sobre un país en esta época incierta que nos ha tocado vivir. Es difícil encontrarnos hoy, en los albores del Siglo XXI, con un país moderno e industrializado, con características e intereses similares a los de España, que no cuente en su organización militar con un sistema actualizado, capaz de lograr en el mas breve plazo la movilización de todos sus medios y recursos, ante la contingencia de una agresión exterior o de una situación catastrófica interna.  Pues bien, es  evidente que cualquier kpaís que haya previsto tal contingencia sabe, que para hacer posible el funcionamiento correcto de ese magno aparato defensivo es preciso contar con un armazón sólido, integrado por una nómina reducida y selecta de Oficiales de Academia procedentes de la Enseñanza Superior Militar, con unos Cuadros de Mando de Complemento con formación universitaria o de Escuela Técnica Superior,  que les permita completar en tiempo de paz a esos compañeros de Academia, y en tiempo de guerra, pasar a formar parte, con garantía de eficacia, de ese importante “Coeficiente multiplicador” que le posibilite cubrir entre ambos, los cuadros inferiores del ejército movilizable.   

En virtud de cuanto antecede podemos afirmar que la Universidad, ha constituido desde sus inicios, la primordial cantera de extracción de la Oficialidad de Complemento del Ejército en España. Desde el Batallón de Voluntarios de Honor de la Real y Pontificia Universidad de Toledo en los albores del Siglo XIX, pasando por los “Alféreces de Milicias” de 1874 y por los Oficiales de Reserva Gratuita de 1911, hasta devenir en la Oficialidad de Complemento de 1918, cuyo 95º Aniversario remembramos en estas líneas, la formación universitaria de esta Oficialidad ha sido una constante que se ha mantenido inalterables hasta nuestros días.

 


 El año 1918, inicia pues la Oficialidad de Complemento su singladura de servicios a España, pero sus orígenes hay que buscarlos remontándonos al año 1808, cuando unos trescientos estudiantes de la Real Universidad de Toledo, ante el peligro de la Patria invadida y amenazada en su Independencia, acuden a la “PROCLAMA” dictada por su claustro Universitario y formando el Batallón de Voluntarios de Honor, parten para Andalucía dando escolta a la Junta Suprema de Defensa, haciendo su entrada triunfal en Sevilla en la mañana del día 3 de Enero de 1809 y acuartelándose en el antiguo convento de los Padres Franciscanos de la Venerable Orden Tercera. Estos universitarios toledanos, que cambiaron un día de grave peligro para la Patria, los libros por el fusil y los claustros académicos por el campo de batalla, están considerados por tradición histórica como los precursores de la Oficialidad de Complemento del Ejército.
 

Décadas más tarde, el Presidente del Poder Ejecutivo de España (Capitán General Don Francisco Serrano y Domínguez) sanciona con su firma un Decreto de fecha 10 de Noviembre de 1874, por el que se crea en el Ejército Español la clase de “Alféreces de Milicias”, normalmente jóvenes universitarios, que van a combatir en la 3ª Guerra Carlista y en la Primera Guerra de Cuba. Años más tarde, combatirían también en la llamada “Segunda Guerra de Cuba” y en el dédalo inextricable del Archipiélago Filipino. Finalmente, y ya en el reinado de Don Alfonso XIII, por una Ley de Bases de 29 de Junio de 1911, se crean los “Oficiales de la Escala de Reserva Gratuita”, que siete años más tarde y por una Ley homónima ( del mismo día y mismo mes que la anterior) de 29 de Junio de 1918, se transforman en OFICIALES DE COMPLEMENTO DEL EJÉRCITO. 

            Oficiales de Complemento formados durante Monarquía de Don Alfonso XIII combatieron ya en las Campañas de Marruecos y más de uno regó con su sangre las ardientes tierras de nuestro antiguo Protectorado en el Norte de África, o soportaron un durísimo cautiverio de mas de dieciocho meses, sin menoscabo del honor militar, en las mazmorras rifeñas de Abd-El-Krim. La inmensa mayoría de estos Oficiales de Complemento, habían solicitado el ir voluntarios a combatir a Marruecos, ocupando vacantes fuera de plantilla y sin goce de haber alguno. (2 y 3). Años mas tarde, se vuelven a poner de nuevo el uniforme y combaten (en los dos bandos) en una fratricida Guerra Civil. Finalizada la contiendan, de nuevo suena el clarín en los campos de Europa, y a combatir a Rusia también marchan Oficiales de Complemento, encuadrados dentro de la División Española de Voluntarios; y allí, sobre las estepas rusas quedaron los cuerpos de muchos de estos oficiales muertos en combate. Finalmente, Oficiales de Complemento formados ya en las filas de la Milicia Universitaria, participan en la Lucha contra el “Maquis”  donde encuentra la muerte el  Alférez de Complemento de Infantería Don Miguel de la Mano Ruiz, primer Alférez de la Milicia Universitaria (IPS) caído en acción de guerra,  y combaten después en la Campaña de Ifni-Sáhara (1957-1958), dónde tres Oficiales y un Suboficial de la Escala de Complemento, hicieron entrega generosa de su vida a la Patria, en cumplimiento fiel al solemne juramento prestado ante la Bandera de España, en una mañana de verano y  en alguno de los Campamentos de la Instrucción Premilitar Superior (I.P.S.) . 
 

 
 

            La Ley de 8 de Agosto de 1940 reestructura la Escala de Complemento en base a la Milicia Universitaria, creándose por Decreto de 14 de Marzo de 1942 la Instrucción Premilitar Superior  (I.P.S.), que durante tres décadas va a constituir la primordial cantera de formación de Oficiales de Complemento en España. Bajo las lonas de las tiendas de campaña de los Campamentos de la Milicia Universitaria se curtieron en un mejor servicio a España una gran parte de la juventud universitaria de nuestra Patria. De sus filas salieron hombres que destacan hoy en el seno de la política, la diplomacia, de la empresa, de la medicina, del periodismo, del derecho en fin. Hombres que junto a su carrera civil sienten con legítimo orgullo su condición de antiguos Oficiales de Complemento. Citaré sólo a tres de ellos que han tenido el alto honor de presidir-una vez instaurada la democracia en España- el Gobierno de la Nación: Los Alféreces  Don Adolfo Suárez González (de Infantería), Don Leopoldo Calvo-Sotelo y Bustelo (de Ingenieros) y Don Felipe González Márquez (de Infantería). Los jóvenes Oficiales de la I.P.S. con su simpática y alegre popularidad, alegraron durante años con su presencia los paseos de pueblos y ciudades; constituyendo, sin lugar a dudas, una entraña vital de nuestros usos y costumbres. Ellos, con su alegría, su despreocupación de aire intrascendente y a veces ingenuo, fueron plenamente conscientes de la hora histórica que les había tocado vivir, y aportaron con la más expresiva y generosa sencillez, la carga sublime y emocionada de su estilo para un mejor servicio al Ejército y a España.  

            En el verano de 1972 se clausuran los campamentos de la Instrucción Premilitar Superior tras tres décadas de fructífera existencia, cediendo el testigo a los Alumnos de la IMEC (Instrucción Militar para la Escala de Complemento) y ésta a su vez, en 1991 al SEFOCUMA (Servicio de Formación de Cuadros de Mando para la Reserva)  que ha venido formando Oficiales de Complemento hasta la desaparición, a finales de 2001, del Servicio Militar Obligatorio en España.  En la paz, y durante estos 95 años, Oficiales de Complemento han venido completando o “complementando” de forma ininterrumpida en nuestro Ejército las necesidades de Cuadros de Mando y Especialistas. Y en cuanto a su palmarés de Recompensas al “Mérito en Campaña” no puede ser mas positivo: Seis Cruces Laureadas de San Fernando, dos Cruces de Maria Cristina y sesenta y una Medallas Militares Individuales, junto a  1.270 Cruces de Guerra, 57 Cruces de Hierro (División Azul) y 1.756 Cruces del Mérito Militar con Distintivo Rojo, otorgadas por acciones distinguidas llevadas a cabo en las distintas campañas, (África, Guerra Civil, Rusia, lucha contra el “Maquis” y campaña de Ifni-Sáhara) dicen mucho de la entrega y heroísmo de los componentes de esta Escala. Los muertos en campaña y en acto de servicio de esta Oficialidad desde su creación hasta la fecha, podemos cifrarlos en trescientos cincuenta.  
 

 

En resumen, la importancia que encierra la utilización en los Ejércitos de la Oficialidad de Complemento la podemos resumir en estos tres importantes puntos:  

  • Capacidad de pronta asimilación por parte del personal que aspira a ingresar en la misma.

  • Mayor rentabilidad del personal que la integra. Por cuánto que poseyendo sus componentes una formación cultural de rango Universitario o de Escuela Técnica Superior cuando acceden al Ejército, éste con una pequeña inversión en sus Presupuestos logra, tras una breve estancia en los Centros y Academias correspondientes, capacitarlos para el ejercicio del mando, y para que puedan ejercer de inmediato sus funciones como Oficiales de las Armas, o como Oficiales Médicos, Veterinarios, Farmacéuticos, Psicólogos, Jurídicos, Interventores, etc. de los Cuerpos y Servicios.  

  • Estos Oficiales imprimen una mayor agilización en los Escalafones de Oficiales de Carrera. Este punto tiene una explicación muy lógica. Sólo unas promociones reducidas y selectas de Oficiales de Academia procedentes de la Enseñanza Superior Militar, fijadas en función de futuras necesidades del mando de Unidades Superiores, pueden garantizar una mayor calidad en el personal que las integre, un paso rápido por los escalones inferiores de la Oficialidad y la garantía de alcanzar los superiores en condiciones adecuadas de edad, entusiasmo y conocimiento real de ese Ejército que van a dirigir como Coroneles y Generales. Lo contrario, es decir unas promociones muy numerosas, con un alto índice de permanencia en los empleos de Teniente y Capitán ( como ha venido sucediendo en décadas pasadas)(4), trae consigo un profundo sentimiento de desánimo y frustración profesional entre aquellos, que siguiendo la llamada de su bien probada vocación militar, eligieron un día la senda de la honrosa Carrera de las Armas. Es por ello, que estos empleos inferiores del Cuerpo de Oficiales (Alférez, Teniente y Capitán) pueden ser desempeñados perfectamente, y con un marcado carácter de permanencia en los mismos, por Oficiales de Complemento, que sin poseer la alta formación militar que se imparte en las Academias, sí estarían, sin embargo, en condiciones de asimilar en breves cursos y prácticas de perfeccionamiento, los conocimientos militares inherentes al ejercicio de estos empleos, perfeccionándose en los mismos durante su permanencia temporal activa en las Unidades.  

            En España la Oficialidad de Complemento está llamada a ocupar un papel de singular importancia en el concierto de nuestra actual política de Defensa. Nuestras Fuerzas Armadas precisan de ella para afrontar el reto de su modernización, y sobre todo, para ser un instrumento eficaz, a la par que importantísimo nexo de unión entre la sociedad civil española y sus ejércitos. Puede que hayan cambiado los dos grandes bloques antagónicos que han venido configurando el esquema de una posible agresión mutua, desde el final de la Segunda Guerra Mundial, pero sería de todo punto iluso el pretender que hoy vivimos en un mundo idílico y que el odio y la agresión han desaparecido del planeta. Desgraciadamente no es utópico el afirmar que hoy somos mucho más inseguros y vulnerables que hace tan sólo unas décadas (Recodemos el gravísimo atentado de las “Torres Gemelas “ de Nueva York, o el nuestro en la Estación de Atocha y limítrofes, junto a  los mucho más recientes atentados de Boston, Londres y París). Es por ello, que los ejércitos nacionales, reducidos pero eficientes, han de estar preparados para hacer frente a estos durísimos ataques de guerra no convencional y para ser considerados como eficaces reductos disuasorios contra esta y otras posibles amenazas que puedan acecharnos en este mundo inquieto, de comienzos del tercer milenio en que nos ha tocado vivir.
 

 


 Desaparecido el Servicio Militar Obligatorio los universitarios españoles (mujeres y hombres) que aspiren hoy al honor de convertirse en  Oficiales de Complemento, no lo harán por aquello evidentemente falso de hacer una mili más cómoda, sino por la íntima satisfacción de colocar junto al Título de Licenciado, Ingeniero, Arquitecto, etc.  el Real Despacho de Oficial del Ejército.  Y la tarea de estos jóvenes aspirantes a “Militares de Complemento con categoría de Oficial” no se les presenta fácil que digamos. Herederos y depositarios del noble legado transmitido por sus antecesores, y con la solera histórica acumulada por la Escala con el paso de los años, nuestras futuras Damas y nuestros futuros Caballeros Aspirantes a Oficial de Complemento saben que habrán de esforzarse al máximo para ser dignos del honor, que un día ya lejano del mes de Junio de 1918, nos fue conferido por S.M. El Rey Don Alfonso XIII, de poder formar parte de las nobles filas del Cuerpo de Oficiales del Ejército de España.    Y cuando finalizado su compromiso con el Ejército, retornen a la vida civil y reinicien el ejercicio de sus carreras y profesiones, nos los volveremos a encontrar con el paso del tiempo, enseñando en las Universidades e Institutos, investigando en los laboratorios, dirigiendo empresas y fábricas, administrando justicia en los Tribunales, ejerciendo la Medicina en Clínicas y Hospitales,  ocupando puestos en suma, de responsabilidad y mando en la política del País, y hasta es muy posible que, de misioneros en apartados rincones del planeta, o tal vez diciendo misa en alguna de las parroquias de nuestros pueblos y ciudades al haber sentido la llamada divina en edad madura. Pero a buen seguro, que en la mente y en el corazón de todos ellos, perdurará para siempre el inmenso honor que tuvieron en una época de su vida, de haber servido a España como Oficiales de Complemento de su Ejército.  
 
 

Han pasado ya 95 años, desde aquel lejano 29 de Junio de 1918, en el que se vino a conciliar “La Pluma y la Espada”, Las Armas y las Letras”; y aquí seguimos los antiguos Oficiales y Suboficiales de Complemento, rindiendo homenaje a los compañeros que nos precedieron en tan larga singladura,  en permanente vigilia y vela de armas por si algún día la Patria nos necesita, y teniendo siempre presente nuestro viejo adagio latino que preconiza:
 

Armis no obstan literae,

Neque literis obstan armas” 

       
   Sevilla, 29 de Junio de 2013

NOTAS.-

 1.        El  Rey Don Alfonso XIII, desde la creación de la Escala de Complemento (29 de Junio de 1918), demostró siempre un gran aprecio y cariño hacia esta Oficialidad, hasta tal punto que ordenó al Jefe de Su Casa Militar, que en la plantilla de su Escuadrón de Escolta Real figurase siempre algún Oficial de Complemento de Caballería. ( En el ANUARIO MILITAR DE ESPAÑA del Año 1930, figuran destinados en la Escolta Real: 1 Capitán, 3 Tenientes y 6 Alféreces. Todos ellos pertenecientes a la Escala de Complemento del Arma de Caballería)

2.        El Comandante Jefe de la Primera Bandera del Tercio de Extranjeros DON FRANCISCO FRANCO BAHAMONDE, en su libro “Diario de una Bandera” (Año 1922), elogia la heroica actuación de uno de estos Oficiales de Complemento, cuando en sus páginas nos dice: “Por la cuesta sube perezosamente una camilla. Con los gemelos distinguimos las botas de Oficial. Al acercarnos se detiene; el Alférez Sánchez-Guerra viene en ella herido. Al preguntarle por la herida se levanta y rígido nos saluda. ¡Qué madera de militar la de este Alférez de Complemento, que voluntariamente combate a las órdenes de González Tablas!   En efecto, se trataba del Alférez de Complemento de Caballería Don Rafael Sánchez-Guerra y Sáinz, que había marchado voluntario (como reconoce el Comandante Franco en su libro) a la Campaña de Marruecos, incorporándose al Escuadrón de Caballería del Glorioso Grupo de Regulares de “Ceuta” Nº3, que mandaba el Teniente Coronel Don Santiago González-Tablas. El Alférez Sánchez-Guerra se cubre de gloria en dicha campaña, recibiendo diversas heridas de consideración, siendo promovido a Teniente de Complemento “por méritos de guerra” con antigüedad de 1º de Julio de 1924. Fue recompensado con la Cruz del Mérito Militar con Distintivo Rojo , la Medalla de Sufrimientos por la Patria, y la Medalla de la Campaña de Marruecos, con el pasador “Melilla”. 

3.        El Alférez de Complemento de Caballería DON JUAN MAROTO Y PÉREZ DEL PULGAR, marchó voluntario a la Campaña de Marruecos y encuadrado en el glorioso Regimiento de Caballería “ALCÁNTARA” Nº14, tomó parte en los combates llevados a cabo el día 23 de Julio de 1921, contra las tribus rifeñas declaradas en rebeldía, cargando con brío al frente de su sección montada y dando ejemplo de valor y heroísmo ante sus soldados. El día 25 de Julio de ese mismo año (1921) marcha voluntario en socorro de los defensores del Aeródromo de Zeluán, en cuya defensa participa hasta el día 2 de Agosto en que el Aeródromo sucumbe ante el ataque rifeño, resultando herido el Alférez Maroto y quedando prisionero, soporta un largo cautiverio de dieciocho meses en las mazmorras del Rif. Una vez liberado, S.M. El Rey Don Alfonso XIII, por Real Orden Circular de 1º de Mayo de 1923, lo asciende a Teniente de Complemento de Caballería y le otorga la prestigiosa Cruz que lleva el nombre de su Augusta madre: LA CRUZ DE MARÍA CRISTINA .

 En  esta Campaña de África, en la que varios Oficiales de Complemento entregaron su vida a la Patria regando con su sangre las ardientes arenas marroquíes, destaca el Alférez de Complemento y Piloto aviados militar: RAMÓN INGUNZA SANTODOMINGO, el cual falleció el 28 de Mayo de 1925, en una arriesgada acción de bombardeo a baja altura, resultando alcanzado el aparato que pilotaba y estrellándolo contra las posiciones rifeñas. A “Título Póstumo” fue ascendido a Teniente de Complemento por méritos de guerra.

4.        El autor, durante su servicio militar activo como Oficial de Complemento, coincidió en los diversos Regimientos y Unidades donde prestó servicio, con una importante nómina de compañeros de la Escala Activa, que se habían pasado entre 8 y 10 años de Tenientes y hasta 12 años de Capitanes.
         

                                    

                            Por el Comandante de Complemento


FRANCISCO ÁNGEL CAÑETE PÁEZ

Profesor Mercantil y Economista

(XVII Promoción IPS)

16 comentarios:

Anónimo dijo...

Mi querido Comandante y amigo: Enhorabuena.
¡Que glosa a la Escala de Complemento, la gran olvidada, más hermosa y completa!
El detallado repaso que nos ofreces muestra con claridad la importancia de esta Escala, la variedad de servicios prestados en paz y en guerra; y -como para muestra basta un botón- el ejemplar y heroico comportamiento de algunos de sus componentes. Después, al contemplar el recuadro que recoge las "Recompensas Militares de Guerra otorgadas a Oficiales de Complemento" no cabe ya la sorpresa por su elevado número sino la admiración.
Y sobre todo destaca en el trabajo no solo el cariño por esta Escala, la tuya, sino por el Ejército.
De todo corazón, un fuerte abrazo,
Luis Gª-Mauriño Martínez
Coronel de Artillería DEM, R.

José Antonio dijo...

Francisco Ángel, mi querido compañero amigo, que constituyes uno de los pilares fundamentales de la plantilla de poetas que integran la guarnición de esta Fortaleza Defensora de la Verdad de España, de la de su Historia y de la sus Instituciones Fundamentales, “Cajón de Sastre”:

Con esa tu apasionada, veraz y esclarecedora Glosa biográfica sobre una determinada escala más de las escalas integrantes de la oficialidad de los cuadros de mando de los Ejércitos de España, has rendido un muy necesario, justo y merecido homenaje al leal y patriótico pueblo español, del cual proceden todos quienes voluntariamente fueran incorporándose a ocupar las vacantes en cada una de las correspondientes escalas, a la vez que rindes homenaje a todos aquellos oficiales o suboficiales de la Escala de Complemente o sus equivalentes escalas con alguna otra denominación distintiva a lo largo de los sucesivos tiempos históricos. Ello, afirmo, constituye por tu parte un meritorio acto de servicio patrio y militar, uno más de los muchos que vienes prestando con tan destacado acierto, que merecería algo más que el muy estimable reconocimiento entusiasta que habitualmente te hacemos todos tus fans y los demás lectores de las entregas componentes de tu antológica obra magistral histórica y literaria a la que te hallas entregado en cuerpo y alma, con carácter altruista y por tu natural derecho a ejercer el supremo oficio de ESPAÑOL y militar. Pero ya sabemos, hay en los altos puestos de mando decisorios quienes confían en que el más honroso premio del soldado consiste en la íntima satisfacción por el deber cumplido.

Y, también esa emotiva Glosa tuya, me ha traído la memoria de muchos oficiales y suboficiales de la Escala de Complemento, con quienes compartí el servicio a lo largo de todos mis años de servicio activo. No hago cita de ninguno en concreto, para no cometer injusticia para con los que me sería imposible citar. Pero sí debo decir que no recuerdo ni un solo caso en el que yo no estuviese satisfecho de la entrega y dedicación de ellos, al cumplimiento del servicio y al cuidado y la conducción de nuestros soldados.

Como siempre, mi Teniente Coronel, ¡un fuerte abrazo legionario y a tus órdenes!

José Antonio Chamorro Manzano
XVI Promoción A G M

Francisco Ángel Cañete Páez dijo...

Mis respetados y muy queridos Coroneles: García-Mauriño y Chamorro Manzano. Cuánto agradezco de verdad y de corazón vuestros amables y emotivos Comentarios. Ellos son , sin duda alguna, bastante mejores que lo que yo pueda plasmar en mis modestas líneas; eso sí plenas de un intenso y profundo amor a España y a nuestro querido Ejército. Comentarios procedentes de tan distinguidos y respetados Coroneles son muy de agradecer y yo os lo agradezco muy sinceramente. Os envío un abrazo muy cariñoso y quedo incondicionalmente a vuestras órdenes.

BELLA dijo...

UNA VEZ MAS FELICITAR AL COMANDANTE CAÑETE POR SU ESTUPENDO Y BIEN DOCUMENTADO ARTICULO.
EL COMANDANTE CAÑETE ES ,SIN DUDA, UNA DE LAS PERSONAS QUE MAS Y MEJOR CONOCE LA ESCALA DE COMPLEMENTO,(SI NO LA QUE MAS); BASTA CON REMITIRNOS A SU LIBRO.
ESPERO QUE ESTE VERANO NO HAGA VACACIONES Y NOS SIGA DELEITANDO CON SUS AMENOS E HISTORICOS ARTICULOS.
UN CORDIAL SALUDO
BELLA DEL RIO

Francisco Ángel Cañete Páez dijo...

Mi muy estimada Doña Bella: Me tiene Vd. muy intrigado. Por sus amables y muy atinados Comentarios a mis artículos, parece desprenderse o bien, que me conoce desde hace tiempo ( el hacer mención en su Comentario sobre mi libro en el que gloso la Historia de La Escala de Complemento del Ejército, me reafirma en mi creencia, pues denota que lo ha leído) o bien que sigue mis artículos desde hace años. Sigo pensando que lo de "Bella del Río" es un pseudónimo, por lo que me agradaría mucho que firmase con su nombre para tener, al fin , el honor de conocer su verdadera identidad. De todas formas, ni que decir tiene que agradezco muchísimo sus Comentarios y espero que no me falten. Beso su mano con el mayor respeto y afecto. Francisco Ángel.

Anónimo dijo...

Estamos ante otro magnifico, detallado, emotivo así como detallado articulo del mayor conocedor de la Gloriosa Escala de Complemento del Ejercito de Tierra, el Cte (para mi ya T.Col) Don Francisco Ángel Cañete Paez. Los que tenemos el honor de conocerle y de haber servido en esta Escala, sabíamos que con este articulo no nos iba a defraudar y como siempre a cumplido con sobresaliente alto.
Estoy de acuerdo totalmente con el Coronel Marcia Mauriño, esta Escala ha sido y es la gran olvidada, tanto en sus componentes como en los servicios prestados a España. Solamente hay que remitirse al libro de autor para conocer la gran historia de la misma.En muchas Unidades en la que estuve el honor de servir he tenido la gran suerte de conocer a muchos Oficiales y Suboficiales de Complemento y todo ellos han destacados por sus virtudes militares así dedicación exclusiva en el servicio y buen hacer siempre destacados en los informes favorables de los Jefes de Unidad. Solamente he conocido dos profesionales que hayan tenido una gran pasión por esta escala una de ellas ha sido el Cte Cañete y la otra por respeto no debo decirla.
No quisiera cerrar este modesto comentario con unas frases escogidas a modo de dedicatoria de La Forja de un Legionario. " A los que se cruzaron en mi vida y su recuerdo perdura, a los que vistieron de uniforme con el honor entendido y su ambición fue ser útil a la sociedad, muy en especial a todos los militares, y los que siguen por esa senda que ilustra la abnegación del Soldado Valeroso".
Felicidades muy emotivas Maestro por el magnifico articulo así como por 95º aniversario de nuestra siempre querida ESCALA. No quisiera cerrar sin hacer un modesto homenaje a los que sirvieron en ella y ya no están con nosotros, tanto por haber muerto en el cumplimiento del sagrado deber tanto en campaña como en el servicio activo, así como en muerte natural que Dios les llamó a su seno, que gritaran muy fuerte alli donde estén. " VIVA ESPAÑA Y LA GLORIOSA ESCALA DE COMPLEMENTO" HONOR Y GLORIA PARA TODOS ELLOS.Descansen en paz.

José Antonio dijo...

Aun cuando en mi comentario anterior manifesté mi intención de no citar a ninguno de los oficiales o suboficiales de la escala de Complemento con quienes compartí servicio en mis años de servicio activo, mi conciencia me dice que debo citar a uno, al único de todos cuantos yo conocí que sufriera una mutilación en acto de servicio. Al Alférez Eventual de Infantería, D. Antonio Jarava Melgarejo, en prácticas en la compañía de Plana Mayor, del Regimiento de Infantería Saboya 6, con cuartel en la localidad madrileña de Leganés, sobre el año 1974. Durante unas prácticas de tiro y de lanzamiento de granadas de mano, en el Campo de Tiro del Palancar, y cuando ya había concluido el ejercicio y la compañía había iniciado su marcha de regreso, alguien me requirió sobresaltado, ¡mi Capitán, el Alférez Jarava!, al principio y como no esperaba ninguna mala noticia, yo continuaba mi marcha en cabeza de la compañía; pero el comunicante insistió –¡Le ha hecho explosión en la mano! Entonces, corrí hacia donde me indicaban que se hallaba él. Gracias a Dios, teníamos un Sargento también Eventual en prácticas de Infantería, pero licenciado en Medicina, que llegó delante de mí, y me evitó el hacerme cargo yo de la atención al herido con primeros auxilios curatorios, que ya habían iniciado quienes estaban allí desde el primer momento. El herido padecía una grave lesión en un ojo y mutilación de dedos en una mano.

Todo había sido debido a que en un momento tardío, un soldado le comunico al Alférez que tenía un multiplicador de una granada, que se le había olvidado entregarlo. El Alférez lo cogió y lo llevó al camión del material, que también estaba en marcha. Y cuando se disponía a entregárselo al cabo furriel, alguna fricción fortuita produjo la explosión.

Juan Garrido dijo...

Mi querido amigo y Respetado Comandante, muchas gracias por este Artículo suyo al cumplirse el 95º Aniversario de la Creación de la Oficialidad de Complemento. Ha hecho una obra maestra al darnos a conocer todas las vicisitudes que durante tantos años tuvieron que soportar estos disciplinados militares en sus distintas épocas y el trabajo que realizaron al servicio de España. Mucho es lo que le debemos los españoles a la Oficialidad de Complemento, pues distintos Gobiernos encontraron un filón de oro al beneficiarse de unos valores culturales y morales, pero en su interior, llevaban unas señas de identidad que no se aprenden en la universidad que es el Sentido del Honor y el Amor a su Patria. Mi Comandante, emociona la sensibilidad que adopta al hablar de los Héroes caídos en distintos campos de batalla pero al hacer mención al Alférez Sánchez –Guerra, que estuvo a las órdenes del T.C. D. Santiago González Tablas, me ha tocado la fibra sensible al recordar tiempos pasados donde tuvimos la suerte de coincidir en el Glorioso Grupo de Regulares. Muchas gracias de nuevo por esta maravilla de Artículo muy bien documentado e informarnos de esta parte de la Historia de España, como fue, la Creación de la Oficialidad de Complemento. Un Abrazo, su antiguo subordinado, Juan Garrido.

BELLA dijo...

ESTIMADO SR.CAÑETE
GRACIAS POR SU AMABLE CONTESTACIÓN.
COMENTARLE QUE , BELLA DEL RIO, ES MI NOMBRE REAL AUNQUE SUENE MUY POETICO.
UN CORDIAL SALUDO,
BELLA DEL RIO

Anónimo dijo...

Mi querido amigo Francisco Ángel, Comandante de nuestra Escala y guía a seguir, en el camino del ejemplo:

Como inicio a este breve comentario, quiero solicitar tu perdón por la tardanza en escribirte, pues como bien sabes, he estado unos días fuera de mi cubículo de trabajo, y es precisamente, ahora, cuando leo detenidamente tu formidable artículo.

Con estas altas temperaturas que nos acompañan de forma implacable, aunque aminorados en nuestros quehaceres por la brisa marinera, de esta Málaga de mi alma,
me "refresca" nuevamente, la lectura de nuestros orígenes de milicios y de cómo, de forma exhaustiva, vuelves nuevamente a reflejar, con la brillantez de tu ágil pluma, no dejando nada al azar, así como describiendo, con toda rotundidad, aquellos pasajes de nuestras distintas épocas o períodos, desde aquel año 1918, en el que el Rey D. Alfonso XIII, dio el espaldarazo previo fundacional a nuestra historia.

De todos modos, no debemos olvidar los fidedignos orígenes,recordando aquellos primeros años del siglo XIX,en la lucha contra el francés, los primeros reclutamientos para formar a la oficialidad universitaria (Toledo Sevilla, etc, etc.).

El artículo es de lo mejor que he leído. Desde este momento, voy pues a solicitar tu permiso, si me lo permites, para hacer lectura de un extracto del mismo en la próxima cena UNAMU Málaga que tendremos, próximamente, con motivo de la festividad de nuestro Patrón San Ignacio de Loyola, el día 30 del presente mes.

Será singular lectura ésta, como homenaje a nuestra Escala, dando a conocer a los compañeros tu excepcional trabajo, en el 95 aniversario de tan importante acontecimiento.

Y con el orgullo de aspirar a ser como tú, en tu proceder, con un fuerte abrazo, este Alférez de la XXI Promoción de Montejaque, Legionario de Honor, se despide tu siempre amigo.


Salvador Soria Soria.

Francisco Ángel Cañete Páez dijo...

Querido Salvador: ¡Mi Alférez!. Es evidente, que un artículo en el que se conmemora el 95º Aniversario de nuestra Escala, tenía que contar con el Comentario de uno de sus más distinguidos oficiales- En su virtud, ya te estaba echando de menos, pues no sabía que te encontrabas ausente de tu Málaga querida. Gracias, Salvador por tu cariñoso Comentario, que no por haber llegado el último ha sido acogido con la misma gratitud y el cariño de todos los que he recibido. Ya sabes que sigo a tu disposición, con un fuerte abrazo de tu amigo y compañero. Paco Ángel.

José Antonio dijo...

DIARIO OFICIAL DEL MINISTERIO DE LA GUERRA
Año XXXIlI -D. O. 116, núm. 44 -Miércoles 25 de febrero de 1920 -Tomo I -pág. 669
Reales Órdenes. Subsecretaría. Oficiales de Complemento.

CIRCULAR. Excmo. Sr.: En vista de los deseos manifestados por algunos oficiales de complemento de prestar servicios gratuitos en filas, el Rey (g. D. g.), de acuerdo con lo informado por el Estado Mayor Central, se ha servido disponer que teniendo señalados los expresados oficiales sus plazos de incorporación a filas para ascensos y prácticas en la real orden circular de 27 de diciembre de 1919 (D. O. núm. 293), no es posible, por regla general, autorizarles para servir en ellas otros distintos, pero si en determinadas y extraordinarias circunstancias, algún oficial de complemento deseare servir gratuitamente en el cuerpo a que pertenece, y lo solicita de S. M., se le podrá autorizar al efecto, siempre que las necesidades y conveniencias del servicio así lo aconsejen y que a la instancia acompañen informes favorables de la junta de jefes y oficiales del Cuerpo, del Gobernador militar de la plaza y del Capitán General de la región.
De real orden lo digo a V. E. para su conocimiento y demás efectos.
Dios guarde a V. E. muchos años.
Madrid 24 de febrero de 1920.
VILLALBA

Francisco Ángel Cañete Páez dijo...

Mi querido Coronel y amigo José Antonio: Tenía fehaciente noticia de que algunos Oficiales de Complemento, habían combatido en la Campaña de Marruecos, incorporados voluntarios y haciendo renuncia al cobro de sus haberes, por no estar consignados en los vigentes Presupuestos. Pero no tenía la Orden firmada por el Rey Don Alfonso XIII, hasta que tu me la has facilitado en tu preinserto y documentado Comentario". Gracias, mi coronel , ya he tomado buena y he incorporado esa importante Circular a mi "Repertorio de Legislación alusiva a la Escala de Complemento del Ejército". Un fuerte abrazo y quedo a tus órdenes.
Pd/ Mi Coronel: tengo publicado un libro, con el patrocinio del Ministerio de Defensa, con la Historia de la Escala de Complemento, y me agradaría mucho el enviarte un ejemplar dedicado. Como quiera, que no sé, si en este importante foro de " Cajón de Sastre" está permitido el consignar datos postales, te ruego me indiques como te lo puedo hacer llegar.

José Antonio dijo...

Francisco Ángel, mi Teniente Coronel: Me alegra mucho el saber que ese dato de arriba te haya venido bien y te haya ahorrado algún valioso tiempo en su búsqueda; y me alegra tanto o más esa intención tuya de proporcionarme tu libro. Ahora, estoy con un pie en el estribo; pero en cuanto me libere de los trajines veraniegos, te daré los datos necesarios para que podamos hacer el intercambio bibliográfico.

Como sabes muy bien, soy uno más de tus muchos empedernidos fans; así que sin querer abrumarte con datos que tú ya conozcas, pero pensando también en todos los demás lectores interesados por el tan interesante tema, de la Oficialidad de Complemento, expondré seguidamente un par de datos más de carácter histórico y que creo contribuyen a valorar debidamente la ejemplar categoría humana y militar de los integrantes de esa escala.

Un fuerte abrazo legionario y a tus órdenes.

José Antonio dijo...

DIARIO OFICIAL DEL MINISTERIO DE LA GUERRA
D. O. núm. 128 -11 de junio de 1927 - pág. 835
REALES ÓRDENES. SECCIÓN DE INFANTERÍA. OFICIALIDAD DE COMPLEMENTO.
Excmo. Sr. El Rey (q. D. g.) se ha servido disponer causen baja en el Ejército como tenientes de Complemento del Arma de Infantería los de este empleo que figuran en la adjunta relación, que principia con D. Eduardo Arredonda Lorza y termina con D. Salvador Gramaje García, por haber cumplido los doce años de servicio a que se refiere el real decreto de 6 de diciembre de 1891 (C. L. núm. 478).
De real orden lo digo a V. E. para su conocimiento y demás efectos.
Dios guarde a V. E. muchos años.
Madrid 9 de junio de 1927.
Duque de Tetuán
Sres. Capitanes Generales de la sexta y tercera regiones y Comandante Genera1 de Ceuta.
- - -
Relación que se cita:
- D. Eduardo Arredonda Lorza, afecto a la Capitanía Genera1 de la sexta región,
- D. José Giner Gosálvez, afecto a la de la tercera región.
- D. Justo Pérez Fernández, afecto a la Comandancia General de Ceuta.
- D. Salvador Gramajo García, afecto a la misma.
Madrid 9 de junio de 1937.
Duque de Tetuán.
- - -
D. O. núm. 128 -11 de junio de 1927 - pág. 838
REALES ÓRDENES. SECCIÓN DE ARTILLERÍA. PRACTICAS
Excmo. Sr.: Conforme con lo solicitado por el alférez de complemento de Artillería, D. Benigno Salas Ribas; del cuarto regimiento a pie, el Rey (q. D. g.), se ha servido concederle efectuar prácticas de su empleo gratuitamente, y por tiempo indefinido, en el octavo regimiento ligero, con arreglo a la real orden circular de 24 de febrero de 1920 (D. O. núm. 44).
De real orden lo digo a V. E., para su conocimiento y demás efectos.
Dios guarde a V. E. muchos años. Madrid 9 de junio de 1927.
Duque de Tetuán.
NOTA: En el D. O. núm. 138, se publicaba otra R. O., estableciendo una duración de tres meses.

Francisco Ángel Cañete Páez dijo...

Mi respetado Coronel y querido amigo: ¡Yo si que soy un "fans" tuyo! De tal forma, que no sólo enriqueces mis modestos artículos con tus bien documentados "Comentarios", sino que ahora además, me proporcionas legislación alusiva a la Escala de Complemento, sobre todo en ese período que abarca, desde su Fundación en 1918 hasta el advenimiento de la República en Abril de 1931, en el que estoy muy interesado. He tomado buena nota de las Disposiciones que me envías ( por cierto en su tenor literal, que las hace mucho más representativas) y ya las he incorporado a mi "base da datos" sobre la Escala, citando tu procedencia. Y ya tan sólo pedirte, que, por favor me sigas enviando documentación sobre la Oficialidad de Complemento en ese período antes mencionado. Muchas gracias, mi Coronel. Esperando que, siquiera sea a través de este medio, no perdamos el contacto, quedo a tus órdenes con un fuerte abrazo. Pd/ Quedo a la espera de que me envíes una dirección postal para remitirte mi libro con la Historia de la Escala de Complemento, en la que gloso la aportación de la juventud universitaria a la defensa de España desde 1808 hasta nuestros días.