ESE EJÉRCITO QUE VES.
Y así, de modestia llenos,
a los más viejos verás,
tratando de ser lo más,
y de parecer lo menos.
Poetas Muertos
INICIO

26/4/13

IN MEMORIAM RAFAEL LUNA GIJÓN


 
YO TENÍA UN CAMARADA


"En memoria de Rafael Luna Gijón"

(Expresidente de la Unión Nacional de la Milicia Universitaria)
 

Fue en un caluroso mes de Junio del año 1999 cuando te conocí. 

Un pequeño grupo de viejos camaradas iniciábamos ese maravilloso y espiritual recorrido mundialmente  conocido por El Camino de Santiago.

En la primera etapa ya intimamos; y charlando de aquellas  cosas que compartíamos y nos eran comunes, los dos  juntos caminábamos.
 

Me contaste que en tu juventud deseaste apasionadamente ser militar de carrera. Y a falta de los recursos económicos necesarios intentaste ser admitido en la Academia Preparatoria Militar del Frente de Juventudes "Ruiz de Alda", conocida por Academia Pinilla por ser su director el joven Capitán de Infantería Luis Pinilla Soliver, hijo del heroico Coronel Pinilla, de Ingenieros, defensor del Cuartel de Simancas de Gijón en el que encontró la muerte.

Pero como eran muchos las solicitantes y escasas las plazas disponibles, no fuiste admitido, teniendo para poder sobrevivir que entrar a trabajar en una imprenta. Eso ocurría en el año 1948.

Y para sorpresa de ambos  curiosamente en esa misma fecha yo si había sido admitido. Quizá, comentamos, por haber tenido en cuenta los seleccionadores que mi padre había sido asesinado en Agosto de 1936 en Ronda, nuestra casa saqueada, quedando  mi madre viuda, embarazada de cinco meses y con ocho hijos el mayor de 10 años, cumplidos precisamente el día del asesinato, y sin recursos económicos.

Y también pudiera ser que tuvieran en cuenta que yo mandaba la Centuria Rey Casto (del Colegio de los Maristas de Oviedo) tras haber obtenido el titulo de Jefe de Centuria ¡lo mismo que tu en parecidas fechas! en el Campamento del Frente de Juventudes de Covaleda. 

Extraordinarias coincidencias que serían motivó recurrente de nuestras conversaciones. Así te enteraste que, al finalizar aquel lejano curso, yo había ingresado en la AGM de Zaragoza con la 8ª Promoción. Y a partir de aquel momento te nombré, de broma, ¿recuerdas?, Cadete honorario "de la 8ª", pues solo las circunstancias de la vida no lo habían hecho posible.

Pero a pesar de ello y pasados tanto tiempo tu vocación militar no se había apagado. Por el contrario, una vez y otra  me dejabas sorprendido por el interés y cariño que ponías en todas las cosas de la Milicia, con una pasión muy superior a la de tantos compañeros míos que, con el paso de los años, habían transformado su vocación, o ilusión, juvenil por el Ejército tan solo en algo que les aseguraba un modo de vida.

Orgulloso me contaste ¿recuerdas? que cuando saliste ascendido a Alférez de Complemento de Infantería de las Milicias Universitarias realizaste las prácticas de mando en el IV Tercio de la Legión. Clara muestra del espíritu militar que te impregnaba.

Y mientras caminábamos me hablabas del Ejército de España que tu soñabas.

Un Ejército respetado y querido, unido, fuerte y bien dotado... tan diferente, desgraciadamente, al que yo tan bien conocía, aunque en esas fechas hacía ya 11 años que había pasado a la Reserva.

Un Ejército que asegurase ante cualquier amenaza la grandeza, libertad e integridad de nuestra Patria, para hacer posible esa España Una Grande y Libre que nos hizo soñar José Antonio. Esa España que tanto amabas.

Me sorprendía la juvenil ilusión con que te expresabas, y cómo veías factible que la Institución Militar recuperara su prestigio y  puesto en la sociedad perdidos.

Era tal tu entusiasmo que no consideré oportuno desengañarte a pesar de mis amargas experiencias. Pues me hacías pensar que con un puñado de hombres como tu nunca el Ejército hubiera llegado al estado de postración en que se encontraba.

Me preguntaste con cierta sana envidia, por aquellos camaradas que, como yo, habían ingresado en el Ejercito desde la Academia "Pinilla"; y con dolor tuve que hablarte de la transformación que - por influencia, especialmente, de Pinilla y el Padre Llanos, director espiritual del Centro- habían sufrido muchos de ellos. De tal manera  que de haber sido entonces tu también admitido, hubieran sido tus compañeros, pero hoy  ya no serían  tus camaradas.

Con la satisfacción de  haber finalizado el Camino y la alegría de haber encontrado un nuevo amigo y reencontrado un viejo camarada, nos separamos. Seguí después con interés tus vicisitudes y pude ver, sin sorpresa, como a través de tu puesto en la directiva de la Unión Nacional de las Milicias Universitarias volcabas tu actividad, sin desmayo, en la búsqueda de aquel Ejército ideal por ambos soñado.

Y luego, de nuevo, la vida no fue amable contigo. Y aunque todo lo soportaste con la entereza de un viejo soldado, nada ni nadie puede ocultarnos tu inmenso sufrimiento.

Y llegó el fin, tu fin. Aunque la muerte no es el fin, sino el principio de una nueva vida.

Por eso estoy seguro que ahora estarás allí, sobre los luceros, donde pronto, por ley de vida, y si el Altísimo, y Dios de los Ejércitos, lo permite, nos reencontraremos para abrazarnos y seguir hablando "de nuestras cosas"

Por eso ahora, mi querido amigo, al recibir la noticia de tu fallecimiento  el vacío que tu perdida deja en mi corazón es tan grande que solo puedo decir en memoria de mi viejo camarada:

 
" Entre todos el mejor "

  

Luis Gª-Mauriño Martínez

Coronel de Artillería DEM, retirado

3 comentarios:

Francisco Ángel Cañete Páez dijo...

Querido Luis: Acabo de leer con profunda emoción, tu sentida necrológica que le dedicas a nuestro buen amigo Rafael Luna Gijón(qepd) y quiero decirte que has trazado unas líneas bellísimas plenas de sentimiento y sincera amistad hacia él, que, a buen seguro, ya desde los luceros te las estará agradeciendo. Formado como Oficial de Complemento en ese "Santuario del Honor" que fue el Campamento de la Milicia Universitaria de "El Robledo", todos los años me reunía con Rafael Luna a los pies del Stmo. Cristo que preside el Campamento de La Granja, y después nos íbamos a almorzar , junto al resto de "Milicios" formados en "Robledo" asistentes al acto,a la Residencia Militar de Navacerrada. Siempre destacó por su gran amor al Ejército ( vistió con honor la camisa legionaria al realizar sus Prácticas de Alférez de Complemento en el IV Tercio de La Legión), y su inmenso y profundo amor a España. Tu, querido Luis, lo reflejas muy bien en tu emotivo artículo. Un fuerte abrazo , mi Coronel, de tu siempre amigo, Paco Ángel.

Anónimo dijo...

El recuerdo a nuestro compañero, Rafael Luna Gijón, se hace presente en estos días con su ausencia, la que en la memoria queda como el indeleble recuerdo al hombre de bien, y mejor milicio que fue.

Supo llevar con orgullo el pabellón de UNAMU, y como presidente, su saber hacer, dando prestigio a nuestra asociación.

Como simpática anécdota, quiero recordar aquel Congreso en la Residencia Militar en Navacerrada 2005, donde le impusimos la boina, delante del General Barbudo. Como enemigo que era de esta prenda, supo encajar la broma, recuerdo jocoso que inundó de agrado a todos los compañeros.

Como no podría ser de otro modo, los comentarios hechos por nuestro Coronel y nuestro compañero, el Comandante Paco Cañete, me han dejado el sabor amargo del recuerdo a Rafael, y con mis líneas, quiero dejar también constancia de mi afecto y respeto al que fuera nuestro Presidente.

Oraciones por su alma y siempre en mi memoria, querido Rafael, bajo la imagen de El Cristo del Robledo, al que tanto quisiste, estoy seguro que estarás ya con Él.


Salvador Soria Soria.
Alférez de Infantería(IPS).
Legionario de Honor.

José Antonio dijo...

Las enhiestas y bizarras almenas de nuestra legendaria fortaleza defensora, "Cajón de Sastre", lucen honrosamente multitud de estandartes a cual más digno y representativo de los ideales que constituyen la razón de ser de nuestra vocación patriótica y militar puesta al servicio de los fines universales que Dios nos encomienda a todos Sus hijos para durante esta nuestra vida terrena.

Ahora y gracias al honor que nos hace el veterano Coronel García- Mauriño, al haber izado en nuestras almenas ese su tan emotivo elaborado estandarte, digno ejemplar de encomio en memoria de quien recién fallecido ahora –Rafael Luna Gijón–, en una parte importante del transcurso de sus vidas constituyó para él un fiel camarada, compañero y amigo; gracias a ello, nuestra fortaleza se engalana aún más y refuerza notablemente sus murallas espirituales, contra sus agresivos atacantes que lo son los infelices adictos a las degradantes políticas del servilismo al masificador imperialismo masónico globalizador inane, ateo, antinacional, antifamilia, abortista, belicista, revolucionario-terrorista, genocida, contracultural, antihistórico y falseador, cuando intentan ellos corromper la verdad sobre la Historia de España, destruir sus Instituciones fundamentales y corromper la natural filosofía de vida propia del pueblo español y arruinarlo y desunirlo.

No tuve la fortuna de conocer en persona a Rafael Luna Gijón, pero las referencias que sobre él nos aportan ahora el Coronel (de Artillería) Luis García-Mauriño Martínez, y el Teniente Coronel (del Cuerpo de Poetas Militares de Cajón de Sastre) Francisco Ángel Cañete Páez, y el Capitán (del Cuerpo de Poetas Militares de Cajón de Sastre) Salvador Soria Soria, me permiten apreciar que Rafael fue un militar español digno y ejemplar, leal a Dios y a España. En el Seno de Dios y por toda la eternidad, podremos compartir las vivencias de Rafael y las de todos los demás españoles que en el mundo han sido tan dignos y ejemplares como él.

Mi Coronel, Luis: Un Honor para mí el poder saludarte y agradecerte debidamente tu aportación. Siempre a tus órdenes,

José Antonio Chamorro Manzano
XVI Promoción AGM