ESE EJÉRCITO QUE VES.
Y así, de modestia llenos,
a los más viejos verás,
tratando de ser lo más,
y de parecer lo menos.
Poetas Muertos
INICIO

5/3/13

RECONOCIMIENTO A NUESTROS HÉROES



                
        

El pasado sábado 23 de febrero, se celebró en la Base del Príncipe de la Brigada Paracaidista (Paracuellos - Madrid), el LIX Aniversario del primer lanzamiento desde avión de la recién creada Unidad Paracaidista del Ejército de Tierra que, en pocos años, se convertiría en la brigada más moderna y con mayor capacidad de proyección y de participación con unidades extranjeras.

Ni el fuerte viento ni la baja temperatura pudieron disminuir el calor que la emoción hacía llegar a los cuerpos de las numerosas personas que rodeaban la explanada de formación junto al impresionante soldado Almogávar que se eleva en su flanco Norte.
Estuvo presidido por el general de ejército JEME acompañado de altos mandos militares de los tres Ejércitos y Guardia Civil, autoridades civiles y numerosos veteranos paracaidistas, desde tenientes generales a caballeros legionarios paracaidistas, cuyos nombres ya se integran en el Libro de la Historia de esta Gran Unidad que se inició en Ifni con la sangre de sus mejores. 

El desarrollo de la ceremonia castrense, comenzó con los honores a la Bandera de España, siguiendo la revista de la Autoridad, entrega de premios y títulos, honores a los Caídos, el canto de La Muerte no es el Final y el himno de la Brigada, entonados por las voces de la formación unidas a las de todos los asistentes al igual que en la Oración Paracaidista, finalizó con un magnífico desfile de las unidades pese a la dificultad que presentaba el fuerte viento. 



Pero el máximo clímax del Acto se alcanzó en la imposición de la Cruz del Mérito Militar con Distintivo Rojo y la entrega de los títulos que acreditan el Valor Reconocido a oficiales y caballeros legionarios paracaidistas por sus actuaciones de soldados ejemplares que arriesgaron sus vidas frente al fuego enemigo en cumplimiento de la Misión encomendada.




Se entregaron estas recompensas al comandante García Gallego, capitán Esteban Carracedo, tenientes Prats Rico y Santiso García, sargento primero Rincón Gimeno, cabo primero Díaz Izquierdo y cabo Cuevas de la Cruz.
Pero especial significado tuvo la imposición de la Cruz Roja al teniente coronel Millán Martínez por el general de división Luis Fernando Carvajal Raggio. Aquel era capitán de ingenieros de la Agrupación Madrid en Bosnia cuando, el 4 de diciembre de 1993, acudió en auxilio de dos compañeros que habían sido bajas, uno muerto y otro herido grave, por la explosión de una mina. Lo hizo sin dudar, pese a recibir fuego constante de los mismos que habían accionado la mina. Con su acción, logró atender al herido y facilitar su evacuación con vida.



Es preciso resaltar que, desde hace 20 años, el entonces coronel y hoy general Carvajal no ha cejado en su empeño de que se reconocieran en justicia los méritos adquiridos por el capitán Millán y que durante todo ese tiempo siempre se encontró con la misma incomprensible e incalificable respuesta negativa por parte de los órganos superiores del Ministerio de Defensa, hasta lograrlo en esta enésima vez. Lo que sí ha quedado bien claro ha sido la caballerosidad, compañerismo, constancia y lealtad del general Carvajal con su subordinado.
Como presidente Nacional de los Veteranos Paracaidistas, y por haber sido testigo en primera persona de aquellos hechos y del empeño del general, me enorgullece escribir esta efemérides de tanto valor moral y que ayer tuvo como colofón la imposición de la Cruz Roja al teniente coronel Millán por el general Carvajal.
Sin embargo, me entristece y, por qué no expresarlo, considero absolutamente inaceptable la actitud silente de todas las instituciones ante las ejemplares actitudes y cualidades humanas de todos estos soldados.
Del mismo modo, me indigna la ausencia total en los medios de esta singular noticia. Ni un segundo en un informativo, ni una línea en un periódico. Da la sensación de que la misión de formar ya no les corresponde, por lo menos cuando se trata de hacerlo en la buena dirección de resaltar los auténticos valores que dignifican a los hombres y, por tanto, orientan a la sociedad hacia el futuro de auténtica regeneración colectiva que tanta falta hace en nuestra España.

                               Emilio Pérez Alamán.  Teniente General (R)

No hay comentarios: