ESE EJÉRCITO QUE VES.
Y así, de modestia llenos,
a los más viejos verás,
tratando de ser lo más,
y de parecer lo menos.
Poetas Muertos
INICIO

22/3/13

EL VÍDEO


 
 
 
 




VÍDEO DEL PAÍS
(Prensa, Dios nos libre)
 
 
 

 
He visto las imágenes denunciadas por «El País» en las que aparecen cuatro presumibles soldados españoles dando una paliza a un presunto prisionero iraquí. Sinceramente, no doy crédito a esas imágenes. Hace bien el Ministerio de Defensa en abrir una investigación, pero dudo mucho de su eficacia. Esa escena ha podido ser grabada en Iraq o en Guadalix de la Sierra. Del prisionero iraqui sólo se aprecia un ropaje negro,y los soldados, en el caso de que lo sean, se me antojan irreconocibles. Además, que la fuente de la noticia es «El País», un periódico que se equivoca mucho últimamente. Y no lo escribo en plan de crítica, pero cuando un medio de comunicación tiene que estar más pendiente de sus deudas que de sus informaciones, este tipo de inconvenientes pueden surgir por la desmoralización o falta de rigor de sus responsables. 
El escenario no indica nada. En el caso de que cuatro soldados hubieran decidido comportarse como unos desalmados deshonrando su condición de tales y su uniforme, no habrían permitido que un quinto compañero grabara a un metro de distancia el desarrollo de la fechoría. Las patadas se las habrían dado a él, y no al iraquí que no aparece. Para mí, e insisto en mi capacidad para la comprensión, que se la han metido de nuevo doblada a los responsables del diario madrileño que se independiza de la mañana, según palabras de nuestro inolvidable e inolvidado Santiago Amón.
La actuación de los componentes de nuestras Fuerzas Armadas enviados a misiones en el exterior, ha sido siempre ejemplar e impecable. Por donde han pasado, además de vidas y sangre, han dejado un recuerdo de humanidad, trabajo, sacrificio y justicia difícilmente superables. De ser auténtico el vídeo, todos nos sentiríamos humillados, pero en nada se parece esa grabación a otras protagonizadas por soldados de otras naciones occidentales en las que los agresores y los agredidos son perfectamente reconocibles. Como era de esperar, los antimilitaristas de siempre –siempre que los militares no sean de Cuba, Venezuela o Corea del Norte–, se han rasgado las vestiduras y piden toda suerte de responsabilidades a quienes nada tienen que ver con aquella guerra. Exigen la presencia inmediata en el Congreso del ministro Morenés, que a ciencia cierta, sabe de ese vídeo lo mismo que quien escribe, es decir, nada de nada. No es patriotismo vano ni lugar común ni tópico al uso. Un soldado español no se comporta de esa manera jamás, y menos aún, con un prisionero indefenso. Quebraría los esquemas y la escala de valores que han llevado a nuestras Fuerzas Armadas a ser una de las instituciones más queridas, respetadas y admiradas por la ciudadanía. 
¿Qué elemento permite sospechar que ese vídeo ha sido grabado en Iraq? Ninguno. ¿Quién conoce a los cuatro presuntos soldados españoles que dan la paliza a un prisionero que no se ve? Por ahora, nadie. Y me temo, que por ahora y por siempre. ¿Qué rostro y qué identidad tiene el prisionero apaleado? Un misterio. La grabación es malísima, y muy sencilla de llevar a cabo. Los uniformes se venden en el Rastro, y un sótano se encuentra fácilmente. Insisto en que me parece no bien, sino fundamental, que se investigue por parte del Ministerio de Defensa la veracidad de esa grabación. Creo que se quedará en nada, aunque permanezca la mancha gratuita e injusta en la rectitud de nuestros soldados. De ser verdad, firmo con la misma seguridad este artículo. Sería injusto y parcial. Pero lo asumo. Si tantos atacan a nuestros militares sin motivos, yo los defiendo con razón o sin ella.
José V. Ruiz de Eguílaz y Mondría
Coronel de Caballería 
 

5 comentarios:

Chevi Sr. dijo...

Dios bendiga a este patriota genial y bien nacido.

Javier de la Uz dijo...

Le sobra la razón a tan gran autor, y gracias por ser de los pocos escritores y articulistas que estiman de corazón a las Fuerzas Armadas españolas.

José Antonio dijo...

En el trabajo que, en el día 01-03-2013 y con el título LA PATRIA, nos fue presentado por nuestro infatigable e infalible centinela en defensa de la verdad de la Historia –pasada, presente y futura– de España y de sus Instituciones fundamentales, por nuestro Presidente del Club de los Poetas Muertos, creador y mantenedor de este blog (con sus cuatro secciones actuales) y General en Jefe de la invencible Fortaleza “Cajón de Sastre”, Gran Jefe José Vicente Ruiz de Eguílaz y Mondría, allí me cupo la voluntariosa ocasión de aportar un improvisado comentario mío en el que copiado literal (y referido al indecoroso diario periodístico presentador de ese actual infundio difamador contra los militares españoles) decía yo lo siguiente:

“…divulgado por un diario periodístico que, para una gran parte de la opinión pública española que yo he frecuentado desde 1976, es uno de los medios “ideologizantes” más protegidos desde las instituciones gubernamentales democráticas o paragubernamentales (españolas o extranjeras) –uno de los más protegidos propagandística, económica, intelectual, judicialmente, etc.– a fin de que él cumpliera el cometido de mentalizar demagógicamente a los ignorantes progresistas y a los tontos útiles y a los pillados en la masonería, etc.,…”.

Por lo dicho y siendo yo cualificado conocedor del pueblo español genuino y de la calidad moral tradicional del soldado español de nuestros Ejércitos españoles, digo rotundamente que “ese referido infundio propagandístico es una soez falsedad”; consecuentemente, muestro mi apoyo y mi respeto hacia el firmante del artículo que comentamos, y no le dedico ningún elogio –que tan evidentemente demuestra merecer él– porque sus propias palabras le dignifican mucho más de lo que pudiera hacerlo yo.

Del inspirador de tal infundio, tan sólo digo que lo considero un continuador de la interminable serie difamadora insultante contra España y contra sus militares, en la que –a título de ejemplo– se incluye la denominada “matanza de Badajoz en la guerra civil 1936-39” que, como ya dejamos demostrado en una anterior página de este blog, tan falsa e inexistente fue tal matanza que, hasta más de cincuenta días después del supuesto hecho, ningún parlamentario rojo o no rojo, ni ningún directivo de partido político rojo o no rojo, ni ningún periodista rojo o no rojo, ni nadie de nadie se había enterado de su existencia…

José Antonio Chamorro Manzano
XVI Promoción AGM

G. uillermo dijo...

Gran altura la del maestro Ussía... y gran altura la del maestro José Antonio.

José Antonio dijo...

Y gran altura amistosa, la del maestro Guillermo. Porque a esa amistosa altura atribuyo yo, principalmente, su generoso elogio hacia mí. Muchas gracias, maestro poeta, por esa nueva prueba de afecto tuyo. Y ahora me voy a solazarme gratamente con tu tan interesante trabajo que nos presentas sobre “15 fecundos días de 1860…”