ESE EJÉRCITO QUE VES.
Y así, de modestia llenos,
a los más viejos verás,
tratando de ser lo más,
y de parecer lo menos.
Poetas Muertos
INICIO

11/2/13

LOS ÚLTIMOS DE FILIPINAS













LOS ÚLTIMOS DE FILIPINAS


     En 1.896 comienzan los últimos disturbios contra el gobierno colonial, pero como se concentran en Manila y alrededores, lugares como el Distrito el Príncipe eran considerados tranquilos.  
        Balter, capital de este distrito, se encuentra al sur de una cala, rodeada de montañas y un río y, a pesar de estar cerca de Manila, sus comunicaciones, tanto terrestres como marítimas, eran muy difíciles. En aquella época, el pueblo se componía de una iglesia, la casa del Gobernador y barracones para la tropa, además de las viviendas de los nativos. La guarnición consistía en un cabo y cuatro Guardias Civiles.
       En agosto de 1.897 el gobernador, preocupado por los rumores que circulaban acerca de la posibilidad de un ataque de los insurgentes para obtener armas y municiones y tras investigar sin resultados, solicita ayuda y la guarnición se refuerza con un destacamento de cazadores de 50 hombres al mando del Teniente José Mota.
       Mota y sus hombres llegan a Baler el 20 de Septiembre, se instalan en los edificios del pueblo y, como única precaución, ponen un vigía en la plaza. El 5 de Octubre, la guarnición es asaltada por una gran fuerza de sublevados que salen de la selva circundante a primeras horas de la mañana, sorprenden a la tropa durmiendo, matan y hieren a gran parte de la misma y huyen rápidamente llevándose prisioneros, armas y municiones.
Capitán de Las Morenas




El 12 de Febrero, llega a Baler el destacamento de Alonso y Martín Cerezo junto al recién nombrado Gobernador Político-Militar de El Príncipe, el Capitán de Infantería, Enrique de Las Morenas y Fossi. Con ellos llega también el supervisor provisional del Cuerpo Médico con la misión de poner en marcha el hospital que había sido destruido.
En cuanto la marea lo permite, las tropas de Génova y Roldán parten hacia Manila en la embarcación que había traído al destacamento y sus provisiones, que serían las últimas que recibirían del ejército. Si bien tenían municiones suficientes, la cantidad de raciones era escasa y además, la mayor parte de las que habían dejado almacenadas en la iglesia las tropas relevadas, estaban en mal estado.



       Mientras tanto, al otro lado del mundo, un extraño incidente sirve de excusa para el inicio de la guerra entre Estados Unidos y España. El 15 de Febrero una explosión hace zozobrar al acorazado Maine, cuando se encontraba en el puerto de La Habana, Cuba, y la potencia emergente, deseosa de obtener las últimas colonias que le quedaban a España, culpabiliza a ésta del incidente.
      Dos días más tarde, por la mañana, Martín Cerezo salió de patrulla con 14 hombres, sin novedad, mientras los que no estaban de guardia recogían el agua que quedaba en las casas del pueblo para llevarla a la iglesia. Al día siguiente, la patrulla sale al mando de Alonso, comandante del destacamento, y uno de los soldados deserta. La tropa continúa con el acondicionamiento de la iglesia, demoliendo parte de la antigua vivienda del cura, almacenando la madera obtenida e intentando hacer un corral, dejando intacta la base del muro. Cerezo llevó cuatro caballos para poder tener carne en caso de necesidad pero tanto la tropa, como Alonso, como el Capitán se negaron y los soltaron.
     La mañana del día 30 de Junio le toca a Cerezo el turno de patrulla. Al llegar al Puente de España, al oeste del pueblo, un grupo de insurrectos que se encontraban apostados en la ribera del río comienza a disparar contra la patrulla, intentando rodearla. Estos no tienen otra opción que volver a la iglesia para ponerse a cubierto mientras llevan como pueden al Cabo Jesús García Quijano, herido en el pie, comenzando así el sitio.



En la Iglesia habían encontrado varios cañones viejos, pero sin accesorios ni carro para transportarlos. Mezclaron los explosivos de algunos cohetes rotos con la pólvora de algunos cartuchos de los fusiles Remington y pusieron parte de la mezcla y las balas en uno de los cañones más pequeños, que llevaron a uno de los disparaderos que habían construido en el antiguo convento, ahora, el corral, y colgaron la parte trasera de una viga, con una cuerda que les permitía variar el ángulo de tiro. Con una larga caña de bambú con fuego en el extremo, consiguieron disparar el cañón, que hizo temblar los cimientos del corral.

San Luis de Tolosa


        Los insurrectos enviaban casi a diario mensajes a los sitiados y, un día, uno de los mensajes fue entregado por dos españoles. Algunos soldados creyeron reconocer a uno de ellos como uno de los Guardias Civiles del destacamento de Mota, que había comandado el puesto de Carranglan. El asistente de Alonso, Jaime Caldentey aseguró que era un paisano y amigo suyo de Mallorca. Alonso indicó a Jaime que debía decir a los enviados que tenían suficientes provisiones y municiones para aguantar y éste se dirigió a ellos en mallorquín. El guardia, fingiendo no conocer el idioma, le dijo que estaban perdidos y que si continuaban con su resistencia, acabarían muertos, porque todas las tropas peninsulares se habían rendido y no iban a recibir refuerzos. Al oír esto, Martín Cerezo contestó que el que estaba perdido era él, y que se fuera de allí.
Precioso monumento actualmente en el GACA LII - VITORIA (Álava)

        El Soldado Francisco Rovira Mompó, enfermó también de beriberi, murió de disentería, el 30 de Septiembre, día en el que llegaron nuevas noticias a la iglesia en forma de carta del Gobernador Civil de Nueva Écija, Dupuy de Lôme. En ella, informaba a de Las Morenas, que conocía a Dupuy y afirmaba que la letra era suya, de que se había perdido Filipinas. Más tarde llegaron rumores sobre la rendición del Mayor Juan Génova Iturbe, el Capitán Federico Ramiro de Toledo, el Mayor Ceballos en Dagupan y el General Agustí en Manila. Finalmente, llegó una carta del cura de Palanan, Mariano Gil Atienza, en la que les confirmaba los rumores e intentaba hacerles ver que era inútil seguir resistiendo, porque el archipiélago se había perdido. Sin embargo, los sitiados no dieron crédito al Gobernador de Nueva Écija, ni a los informes oficiales ni al resto de las informaciones recibidas, pensando que se trataba de una treta del enemigo, incrédulos ante el hecho de una pérdida tan rápida del archipiélago.
        El Cabo José Chaves Martin y el Soldado Ramón Donant Pastor mueren de beriberi el 9 de Octubre. Días después cae gravemente herido el doctor Vigil y el día 18 muere Juan Alonso Zayas de beriberi, enfermedad que se estaba extendiendo rápidamente entre la tropa, tomando el mando Saturnino Martín Cerezo.
       Para evitar en lo posible el avance del beriberi, los españoles abrieron varias vías de ventilación, intentando no comprometer la seguridad. A pesar de las medidas tomadas, la mayor parte de la tropa apenas se tenía en pie, por lo que se organizaban guardias de seis horas, en las que los relevos se hacían con ayuda de los soldados sanos, que llevaban a la cama al soldado relevado y colocaban en una silla al nuevo vigía, mientras el cabo de turno, hacía rondas comprobando el estado de los distintos centinelas.
       Durante la primera quincena de noviembre murieron los soldados Juan Fuentes Damián, Baldomero Larrode Paracuellos, Manuel Navarro León y Pedro Izquierdo y Arnaiz. El Capitán de Las Morenas, a pesar de encontrarse gravemente enfermo, seguía firmando las contestaciones a los filipinos pero ante la inminente muerte, los españoles decidieron enviar la última carta firmada por él con el fin de que, en el futuro, no tuviesen sospechas acerca de su estado. En ella, se invitaba a los insurrectos a rendirse, afirmando que serían tratados benévolamente y amnistiados. Los filipinos contestaron con insultos y amenazas. Finalmente, el 22 por la noche, Enrique de Las Morenas, fallecía de beriberi.
Teniente Martín Cerezo
Martín Cerezo contaba, en aquel entonces, con 35 soldados, un trompeta y tres cabos, prácticamente enfermos. Apenas quedaban víveres, aunque había munición suficiente para seguir resistiendo.
Rafael Alonso Mederos se convirtió el 8 de Diciembre en una nueva baja del beriberi, pero como era un día festivo en la Infantería Española, Cerezo decidió repartir crepes, café y sardinas entre la tropa, con el fin de disipar, en parte, los efectos de la nueva pérdida. A pesar del estado de las provisiones, los soldados tomaron la salida de la monotonía como una auténtica celebración de la Inmaculada.
Dos días más tarde, el10 de Diciembre, se firma en París el tratado por el que España cede a Estados Unidos sus colonias en Cuba, Puerto Rico, Filipinas y Guam,  dándose por finalizada la guerra entre ambos países.
       Por su parte, los filipinos continuaban con sus ataques de cañón, pero sin atacar de la manera contundente que podría haber acabado con los españoles. Entre el ruido de los fusiles y cañones, se oían también insultos y gritos de los soldados filipinos, entre ellos, los desertores, que hacían ostentación de su presencia, cosa, que enfurecía a los sitiados. Además, algo que frustraba a los españoles, era que, debido a la maleza que los rodeaba, no eran capaces de ver si realmente causaban bajas entre el enemigo o no.
      Para intentar la salida, Cerezo contaba con apenas 20 hombres, que debían arriesgarse a salir a campo abierto ante un enemigo bastante más numeroso, en mejor estado de salud y atrincherado, por lo que la única ventaja con la que podían contar era el factor sorpresa. El teniente llamó al cabo José Olivares Conejero para que seleccionara 14 soldados para llevar a cabo la misión. El comando debía salir por el agujero de la sacristía que daba al foso, rodear la casa más cercana al norte de la iglesia y prenderle fuego con trapos impregnados de gasolina atados al extremo de cañas de bambú. La misión del resto de los hombres era dar cobertura de fuego desde la iglesia.
       En torno a las diez y media de la mañana del14 de Diciembre, el cabo y sus hombres salieron de la iglesia según lo planeado. La sorpresa y la velocidad a la que se propagó el fuego por el pueblo hizo que los filipinos de la zona se retirasen rápidamente. Tras el ataque, la mayor parte del pueblo y las trincheras circundantes fueron destruidas. Los españoles despejaron también la zona sur, lo que les permitió abrir las puertas, que habían permanecido cerradas desde el inicio del sitio e hicieron un claro qué les permitía ver el río, al este, lugar frecuentemente utilizado por los filipinos para el suministro de provisiones y refuerzos.
       La acción se llevó a cabo sin ninguna baja por parte de los españoles, aunque la confusión del momento les impidió saber las causadas por ellos, más allá de un centinela calcinado por el fuego y los rumores acerca de la muerte de Cirilo Gómez Ortiz. Con la operación, los sitiados obtuvieron una gran cantidad de calabazas y naranjas de los árboles que había cerca de la iglesia, además de todos los tableros, vigas y varas de metal que pudieron sacar de la Comandancia y una escalera que había quedado abandonada junto al muro tras el último intento de asalto filipino.
       El 13 de Febrero, murió de beriberi el Soldado José Saús Meramendi y al día siguiente volvieron a sonar las cornetas filipinas llamando a parlamento. Cerezo subió a la torre para ver qué ocurría y vio en una de las casas fortificadas a un trompeta y a un hombre con una bandera blanca. Como los españoles no contestaban, los filipinos hicieron sonar dos veces más el aviso y, al seguir sin obtener respuesta, enviaron a un hombre hacia la iglesia por la Calle General Cisneros.
      Cerezo, desde la torre, le dio el alto y éste preguntó si se trataba del Capitán de Las Morenas. Cerezo contestó que no, que era uno de los oficiales del destacamento y le preguntó qué quería. El individuo se identificó como el Capitán Miguel Olmedo y aseguró estar allí por orden del Capitán General para hablar con el Gobernador. Cerezo le dijo que de Las Morenas no hablaba ni recibía a nadie y que le dijera a él cuál era el mensaje que quería transmitir. Olmedo dijo que traía un comunicado oficial así que Cerezo ordenó a un soldado que saliera a por él. El enviado se negó a entregar el mensaje al soldado porque tenía órdenes de entregarlo en persona y Cerezo fingió retirarse sin atenderlo. Finalmente el enviado cedió y entregó al soldado el mensaje para el gobernador, firmado por Diego de los Ríos y fechado el 1 de Febrero de1.899, en el que ordenaba a Enrique de Las Morenas que abandonase la plaza, siguiendo las instrucciones de Olmedo, dado que España había cedido la soberanía de las islas a Estados Unidos tras la firma del tratado de Paz entre ambos países.
     Cerezo observó en la comunicación algunos detalles que no le convencieron acerca de su autenticidad y al volver, dijo al mensajero que el Capitán de Las Morenas se había dado por enterado y que podía irse.

El Prófugo. Cuadro de Francisco Legua Ibáñez. Representa una escena que hubiera querido evitar el general Manuel Cassola siendo Ministro de Guerra en el gobierno de Sagasta: el práctico secuestro de los más pobres para su posterior alistamiento en el ejército.  Los hijos de las clases acomodadas compraban la exención del servicio militar mediante una cantidad de dinero.
       Los continuos ataques, cada vez mejor organizados, pretendían acabar definitivamente con el punto de resistencia español.
       Pero un nuevo parlamentario llega hasta la iglesia, se identifica como el Teniente Coronel Aguilar Castañeda, perteneciente al E.M. del General de los Ríos. Pequeños detalles hicieron dudar a Martín Cerezo de la autenticidad del nuevo parlamentario: su raro uniforme, sus pocos expresivos documentos de acreditación; e incluso el barco que, visible en la ensenada, aseguraban era para repatriarlos, pensaron, o creyeron ver, era un lanchón tagalo enmascarado como un barco real. Ciertamente los aparatos de observación que poseían no eran de gran calidad y para Martín Cerezo era increíble, que España hubiese abandonado Filipinas como insistentemente le decían. Esto era el factor base de su incredulidad.
      Rechazados los argumentos del Teniente Coronel Aguilar, el jefe, perplejo y aburrido, hubo de retirarse sin antes decirle al Teniente: "¡Pero hombre! ¿qué tengo que hacer para que Vd. me crea, espera que venga el General Ríos en persona?" A ello le contestó el Teniente: "Si viniera, entonces sí que obedecería las órdenes".
     Entonces reunió a la tropa, les relató cuál era realmente la situación y les propuso una retirada honrosa, sin pérdida de la dignidad y del honor depositado en ellos por España.
      Los heroicos defensores como tropa bien disciplinada, le dijeron a su Teniente que hiciera lo que mejor le pareciera. Ante el asombro de los filipinos, vieron izar en la iglesia la bandera blanca y oír el toque de llamada. Seguidamente, hizo acto de presencia el Teniente Coronel jefe de las fuerzas sitiadoras, Simón Tersón, que escuchó a Martín Cerezo y le respondió que formulase por escrito su propuesta, añadiéndole que podrían salir conservando sus armas hasta el límite de su jurisdicción, y luego renunciarían a ellas para evitar malos entendidos.
Teniente Vigil Quiñones
El escrito que entregó el Teniente Martín Cerezo decía: "En Baler a 2 de junio de 1.899, reunidos jefes y oficiales españoles y filipinos, transigieron en las siguientes condiciones: Primera: Desde esta fecha quedan suspendidas las hostilidades por ambas partes. Segunda: los sitiados deponen las armas, haciendo entrega de ellas al jefe de la columna sitiadora, como también de los equipos de guerra y demás efectos del gobierno español; Tercera: La fuerza sitiada no queda como prisionera de guerra, siendo acompañada por las fuerzas republicanas a donde se encuentren fuerzas españolas o lugar seguro para poderse incorporar a ellas; Cuarta: Respetar los intereses particulares sin causar ofensa a personas".
Y así, honorablemente, dio fin tras 337 días de asedio el "Sitio de Baler". Una vez arriada la bandera, el corneta tocó atención y aquellos valientes se aprestaron a abandonar su reducto. Los Tenientes Martín Cerezo y Vigil de Quiñones, enarbolando la Bandera Española, encabezaban una formación de soldados agotados, que de tres en fondo, y con armas sobre el hombro, abandonaban el último solar español en el Pacífico, desde marzo de 1.521. Le hacían pasillo soldados filipinos en posición de firmes, entre asombrados e incrédulos.


ÉSTOS SON LOS 33 HÉROES SUPERVIVIENTES

Teniente Saturnino Martín Cerezo, natural de Miajadas, Cáceres
Médico Rogelio Vigil Quiñones, natural de Marbella, Málaga
Cabo Jesús García Quijano, natural de Viduerna de la Peña, Palencia
Cabo José Olivares Conejero, natural de Caudete, Albacete
Corneta Santos González Roncal, natural de Mallén, Zaragoza
Soldado Juan Chamizo Lucas, natural de Valle de Abdalajís, Málaga
Soldado José Hernández Arocha, natural de La Laguna, Tenerife
Soldado Luis Cervantes Dato, natural de Mula, Murcia
Soldado Manuel Menor Ortega, natural de Sevilla, Sevilla
Soldado Vicente Pedrosa Carballeda, natural de Carballino, Orense
Soldado Antonio Bauza Fullana, natural de Petra, Mallorca
Soldado Domingo Castro Camarena, natural de Aldeavieja, Ávila
Soldado Eustaquio Gopar Hernández, natural de Tuineje, Las Palmas
Soldado Eufemio Sánchez Martínez, natural de Puebla de Don Fabrique, Granada
Soldado Emilio Fabregat Fabregat, natural de Salsadella, Castellón
Soldado Felipe Castillo Castillo, natural de Castillo de Locubín, Jaén
Soldado Francisco Real Yuste, natural de Cieza, Murcia
Soldado José Pineda Turán, natural de Sant Feliú de Codines, Barcelona
Soldado José Jiménez Berro, natural de Almonte, Huelva
Soldado José Martínez Santos, natural de Almeiras, La Coruña
Soldado Loreto Gallego García, natural de Requena, Valencia
Soldado Marcos Mateo Conesa, natural de Tronchón, Teruel
Soldado Miguel Pérez Leal, natural de Lebrija, Sevilla
Soldado Miguel Méndez Expósito, natural de Puebla de Tabe, Salamanca
Soldado Pedro Vila Garganté, natural de Taltaül, Lérida
Soldado Pedro Planas Basagañas, natural de Sant Joan de les Abadesses, Gerona
Soldado Ramón Mir Brills, natural de Guissona, Lérida
Soldado Ramón Buades Tormo, natural de Carlet, Valencia
Soldado Ramón Ripollés Cardona, natural de Morella, Castellón
Soldado Timoteo López Larios, natural de Alcoroches, Guadalajara
Soldado Gregorio Catalán Valero, natural de Osa de la Vega, Cuenca
Soldado Marcelo Adrián Obregón, natural de Villalmanzo, Burgos
Soldado Bernardino Sánchez Cainzos, natural de Guitiriz, Lugo

       En Manila, la comisión española encargada de recibirlos, los alojó en el Palacio de Santa Potenciana, antigua Capitanía General. La colonia española los colmó de homenajes y regalos. En una de las recepciones, el Teniente Martín Cerezo recibió el abrazo del Teniente Coronel Aguilar que en son de broma le dijo: "Y ahora, ¿me reconoce Ud.?". A lo que contestó el Teniente "Sí, señor. Y más me hubiera valido haberlo hecho entonces".
      Por fin, el 29 de julio del 99 embarcaron en el vapor "Alicante" camino de España, llegando a Barcelona el 1 de septiembre, siendo recibidos por las autoridades civiles y militares. Los llamados "Los últimos de Filipinas" lo formaban 1 Teniente de Infantería, 1 Teniente médico, 2 Cabos, 1 Trompeta y 28 soldados.
      Así terminó la gesta, que cerraba el ocaso de un Imperio de 400 años, defendido con el esfuerzo y la sangre de tantos españoles que dieron su cultura y su religión.
Con toda nuestra  admiración hacia ellos



Francisco Javier de la Uz Jiménez

6 comentarios:

Ricardo Pardo Zancada dijo...

¡Que hermosa gesta! Aun recuerdo cuando casi aún un muchacho vi la película sobre estos hechos. Entonces, aun se podía ver películas españolas aunque su calidad no fuese muy buena.
Gracias por el relato.

Javier de la Uz dijo...

Mi querido y respetado antiguo Comandante, tú y algunos más, también habéis realizado en otro tiempo no tan lejano una Gesta parecida. ¡A mí la Legión, con razón o sin ella!

Un abrazo.

Eduardo Gortázar dijo...






Javier, creo que se ha olvidado insertar éste estrenecedor Decret de Aguinaldo



Decreto de Emilio Aguinaldo de 1899




Habiéndose hecho acreedoras a la admiración del mundo las fuerzas españolas que guarnecían el destacamento de Baler, por el valor, constancia y heroísrno con que aquel puñado de hombres aislados y sin esperanzas de auxilio alguno, ha defendido su bandera por espacio de un año, realizando una epopeya tan gloriosa y tan propia del legendario valor de los hijos del Cid y de Pelayo; rindiendo culto a las virtudes militares e interpretando los sentirnientos del Ejército de esta República que bizarramente les ha combatido, a propuesta de mi Secretario de Guerra y de acuerdo con mi Consejo de Gobierno, vengo en disponer lo siguiente:


ARTICULO UNICO
Los individuos de que se componen las expresadas fuerzas no serán considerados como prisioneros, sino, por el contrario, como arnigos, y en su consecuencia se les proveerá por la Capitanía General de los pases necesarios para que puedan regresar a su país.

Dado en Tarlak a SO de junio de 1899.
El Presidente de la República, Emilio Aguinaldo.

El Secretario de Guerra, Ambrosio Flores.

José Antonio dijo...

Mi Teniente Coronel, Gran Jefe y entrañable amigo compañero, Javier: Este fabuloso y siempre oportuno trabajo recopilador tuyo, me ha transportado a través del reino de la poesía de gesta y ante el mundo y para el mundo me ha puesto arrogante a declamar, en tu lugar y representación, aquel ancestral poema épico que suscribían todos los caballeros andantes que en el mundo han sido y que decía:

“Mis arreos son las armas
mi descanso el pelear,
mi cama los duras peñas,
mi dormir siempre velar;
las manidas son oscuras
los caminos por usar,
así ando de sierra en sierra
por orillas de la mar,
a probar si en mi ventura
hay lugar donde avadar;
pero por vos, mi España,
todo se ha de comportar.”

Te ruego que me disculpes si con ello hiero tu innata modestia; pero, ya ves con qué prontitud has removido a Gran Jefe Ricardo Pardo Zancada, otro de los más preclaros Caballeros de Gesta pro Patria y de quien el Ingenioso Hidalgo pudo vaticinar siglos ha “Dichosa edad y siglo dichoso aquel adonde saldrán a la luz las famosas hazañas suyas…”; y con qué prontitud también has removido a nuestro compañero poeta Eduardo Gortázar, para en honor al más puro estilo caballeresco difundir a favor de cada quien lo suyo.

De momento y por razón de espacio aquí disponible, no entro a comentar nada de aquella gesta histórica; me limito a aconsejar a los lectores que contemplen con detenimiento la fotografía de aquellos treinta y tres héroes, sus rostros les dirán cuanto no sabría decirles yo. Ahí se les ve bien uniformados y físicamente recuperados y robustos; pero yo trato de imaginarlos en los últimos tiempos del asedio, dentro de la iglesia de Baler, medio vestidos (o medio desnudos) con harapos, hambrientos, enfermos, por entre las tumbas improvisadas para sus compañeros caídos,…, pero con la Bandera de España izada en lo alto del campanario, la responsabilidad de mantener el honor de su uniforme de soldados de España, su pensamiento constante en sus queridas familias (seguramente entre las más humildes de España). Es que solamente con lo que ellos nos dicen soy capaz de explicarme el que España sea nación Madre Patria (la única habida en el mundo occidental) y que sea inmortal ella.

José Antonio Chamorro Manzano
XVI Promoción AGM

Jose luis gutierrez ( guti) dijo...

Fenomeno Javier!
desde el IHCM y desde la ponencia de Ultramar, te buscare algo ma de documentacion para que puedas seguir con los heroicos relatos, que lo fueron de verdad, ya que con el caso que se hacia desde España al problema de Filipinas lo raro es que durase tanto tiempo bajo nuestro control.
Por cierto lo de los desertores baste decir que llegó a existir una brigada de corrigendos con seis compañías, ya que era corriente que se deportara a mucha gente a Filipinas.
Tambien conviene comentar que los Ingenieros militares españoles dejaron casi toda la infraestructura hecha .
abrazos.
Cor Gutierrez

Antonio Bravo dijo...

Sr. D. Francisco Javier de la Uz, Estimado señor. En su magnífico artículo incluye usted una fotografía de un monumento, en el que se puede leer Juan Soldado, y que se encuentra como dice su pie en el GACA LII de Vitoria. Si fuese usted tan amable, le agradecería me pudiera dar más información sobre ese monumento, con el objetivo de completar un trabajo que estoy realizando,
Muchas gracias de antemano por su atención. Antonio Bravo