ESE EJÉRCITO QUE VES.
Y así, de modestia llenos,
a los más viejos verás,
tratando de ser lo más,
y de parecer lo menos.
Poetas Muertos
INICIO

20/2/13

Creación de la Academia General Militar en Toledo











20 de febrero de 1882. Creación de la Academia General Militar en Toledo

José Luis Isabel Sánchez  


       Durante el siglo XIX el Ejército trató de crear y mantener un centro común de enseñanza para la formación de todos sus Oficiales y en el que los alumnos siguiesen un mismo plan de estudios e hiciesen una vida en común, todo ello con el objeto de conseguir entre ellos una mayor cohesión y camaradería, tan necesarias para quienes iban a compartir las fatigas de la guerra y a depender unos de otros en los momentos más delicados.

      No había tenido éxito aquel Colegio General que, nacido en 1824 en Segovia, fue trasladado en 1837 a Madrid y terminó en 1846 en Toledo, ya que cerró sus puertas en 1850 para dejar a cada Arma o Cuerpo en libertad de elegir su propia academia.

Academia única

      Todo continuó igual hasta la aparición en la Gaceta de Madrid de un real decreto firmado el 20 de febrero de 1882 por S.M. el Rey, por el que se creaba la Academia General Militar. Martínez Campos, Ministro de la Guerra, justificaba así esta decisión:

      La urgencia de esta medida es evidente, no solo por la necesidad de la simplificación de los estudios, sino también por la conveniencia de crear y fomentar el espíritu de compañerismo en el Ejército, que fácilmente se obtiene en Oficiales procedentes de un centro común, que han hecho la misma vida, que tienen los mismos recuerdos de la primera edad, que no se borran y se conservan después de muchos años y a pesar de las vicisitudes de la carrera.

     Toledo acogió a la Academia General, que absorbió a la de Infantería, mientras el resto de las Armas y Cuerpos conservaron sus respectivas Academias, convertidas en Especiales.

Formación de Caballeros Cadetes en el patio del Alcázar

Estudios


    En el mes de marzo de 1883 vio la luz el primer reglamento, que determinaba las condiciones para el ingreso y establecía como común para todos el primer curso, a cuyo término los alumnos que lo hubiesen superado y deseasen pertenecer al Cuerpo de Administración Militar pasarían a continuar sus estudios en la Academia Especial del mismo. Finalizado el segundo curso, común para el resto de los alumnos, serían éstos escalafonados según sus calificaciones y se les daría la opción de elegir entre pasar al Curso Especial de Infantería o Caballería o al Preparatorio para el ingreso en los Cuerpos de Artillería, Ingenieros o Estado Mayor.

    El 1 de septiembre siguiente tuvo lugar la inauguración oficial del curso, en la que en la que el primer Director del Centro, el General don José Galbis Abella, resumía en una corta frase el espíritu de la General: El ideal que perseguimos es unir con lazos indisolubles a todos los que pertenecen a la gran familia militar.



Formación de Gala de los Caballeros Cadetes


Los Alijares

     El mayor logro del General Galbis fue el conseguir una enseñanza práctica, hasta entonces relegada en las Academias Militares, y para ello instituyó en el plan de estudios la fase de campamento, en la que se practicaba en plena naturaleza lo que se había aprendido de forma teórica en las aulas. El primer campamento tuvo lugar en 1885 en las proximidades de Toledo, y a él asistió don Alfonso XII. Luego se propuso el Director disponer de unos terrenos propios y cercanos al Alcázar, y así nació en 1886 el Campamento de Los Alijares, en un principio de reducidas dimensiones pero ampliado con el paso del tiempo, siendo hoy en día empleado por muchas de las Unidades de nuestro Ejército para sus ejercicios.

     No se habían superado todavía las consecuencias del incendio que destruyó el Alcázar en la noche del 9 al 10 de enero de 1887, cuando en 1890 comenzó a gestarse una nueva reorganización de la enseñanza militar, de la que la Academia General no saldría bien parada, ya que quedaba suprimida por real decreto de 8 de febrero de 1893.

     De nada sirvieron los buenos resultados obtenidos por aquel Centro en sus diez años de vida ni los propósitos que se habían planteado para mantener unidos a los miembros del Ejército, suprimiendo las preeminencias y costumbres de cada Arma o Cuerpo. Habría que esperar a que la General resucitase en Zaragoza en su Segunda Época, para que otra vez renaciese el espíritu impuesto por Galbis en Toledo.



Francisco Javier de la Uz Jiménez


A propósito de los comentarios de  Gonzalo y de Atenea Digital


Le he escrito un correo a Ortega, el general, alias la "Pantera Rosa", no me he podido contener,...


....................
Y dice hoy Jorge Ortega, General de División (R) que actualmente dirige el Área Editorial del Grupo ATENEA

................
SITUACIÓN LÍMITE

Ruego al lector que me permita encabezar mi papel con una serie de recientes declaraciones, publicadas en medios nacionales (algunos de carácter oficial), salidas de labios de altas autoridades de la Defensa y las Fuerzas Armadas:

"Los recortes en el presupuesto han generado una situación que, sin llegar a ser crítica, es muy preocupante".

"España tiene un presupuesto de Defensa realmente exiguo, con una inversión histórica en Defensa muy por debajo de lo que necesitaría para poder homologarse con los países aliados".

"Vamos a gastar menos, pero quedan muy pocos agujeros en el cinturón para apretar".

"Optimizar más el empleo de los recursos hace tiempo que es una tarea imposible".

"Las Fuerzas Armadas necesitan un mayor presupuesto y, sobre todo, un horizonte ´estable y comprometido´".

"El Plan de Empleo Reducido de los Materiales ha supuesto la inmovilización del 50 por ciento de los vehículos de combate".

"Las capacidades de Seguridad y Defensa no se pueden mantener con estos presupuestos eternamente".

Se puede decir más alto, pero no más claro. Nuestra Defensa, nuestras FAS, se encuentran en una situación de mínimos de operatividad que, de por sí, ya es altamente preocupante, pero que mantenida en el tiempo -aunque sólo fuera media docena de años- las puede reducir a una situación que raye en la indefensión nacional.

Un simple dato nos debería hacer reflexionar. Si las cantidades que se asignan al Ministerio de Defensa en los próximos años (descontando naturalmente las deudas previas a satisfacer), se mantienen en las cifras de los actuales, incluso en el caso de que fueran ligeramente superiores, no alcanzarían más que para cubrir los capítulos 1 y 2 del gasto presupuestario, es decir, el ministro podría, con esas cantidades, pagar los sueldos, vestir y dar de comer a los ejércitos, y muy poco más (todo ello dicho de una forma simplificada). Y no olvidemos que cualquier nuevo recorte en la entidad de nuestros ejércitos requiere largos plazos para que llegue a notarse un descenso en los referidos capítulos presupuestarios. Para entonces, ¿cómo estará la moral de nuestros soldados después de años casi sin actividad? El propio ministro ha insistido en diversas ocasiones en la importancia capital de ese factor en los ejércitos.

Pero, simplificado, o no, quiere decir que resultará, sucesivamente, cada año, más imposible dedicar ni un solo euro a instruir, adiestrar y mantener operativos los sistemas de armas y las unidades de que disponemos. Por supuesto, de nuevas inversiones para mantener el nivel tecnológico preciso, ni se trata.

Desde los tiempos de la tribu, la primera responsabilidad de un líder respecto a sus súbditos, hoy de un Estado respecto de sus ciudadanos, es la de garantizar su seguridad y su defensa. Sólo un país que reúne este elemental requisito es considerado como un país serio en el concierto internacional. Ya no se trata de un problema político que concuerde más o menos con el parecer del ciudadano medio. Se trata de la pura supervivencia de seguir siendo un auténtico Estado o de renunciar a dicha característica.

¿Se acabarán las horas de esos políticos miopes que atienden el presente hipotecando el futuro, y destacarán los auténticos estadistas?
 ................

Y yo le he dicho:

Y, nos damos cuenta ahora, mi general?

Esta situacion no es nueva y viene cociendose ya desde hace tiempo,...sin que nadie haya movido un dedo,..., y no hay que echarle la culpa a la llamada deuda de defensa, que, como muy bien dice el general Muinelo, ex-DIGENECO, es solo un ejercicio de ingenieria financiera,..lease trampas,que han venido aplicando tanto el PSOE como el PP,...

No tenemos DEFENSA, las FAS son inoperativas, y cualquier enemigo convencional,..no digamos ya uno asimetrico,..nos pondria contra las cuerdas,.....pero mientras tanto, Uds. sobre todo, si Uds,los generales,...siguen sonriendo a los politicos y diciendo SIN NOVEDAD....

Decir que se ha inmovilizado el material al 50% significa solo que se tiene solo la mitad de lo que se tenia,....es decir que se ha perdido un 50% de operatividad, es decir que se esta fuera de combate, segun se estudiaba en la escuela de estado mayor,...o sea,....QUE NO HAY EJERCITO, QUE NO SE CUMPLEN LAS MISIONES ASIGNADAS EN LA CONSTITUCION,...o sea que el gasto de defensa es solo para pagar sueldos a un personal, que no se puede instruir, que no puede garantizar su operatividad ni su eficacia,....o sea que NADA DE NADA,.....

Vaya por Dios, mi general,.... ahora resulta que si hay novedades? Es tarde, ya, muy tarde,...

Que Dios nos coja confesados.....
 un abrazo, mi general


Anthony J. Candil
International Business Development (IBD)
2051 Gattis School Road, Suite 540#109
Round Rock, Texas 78665
USA

5 comentarios:

Gonzalo Rodríguez-Colubi Balmaseda dijo...

Atenea Digital, ni nombra a la segunda época de la AGM. Será, salvo que vaya por fascículos, que quiere obviar a su Director el entonces General Franco.
En varias ocasiones, y de una forma explicita y correcta, y por supuesto con nombres y apellidos, he hecho algún comentario a los artículos del prolífico articulista el GD Ortega. En resumen le he venido a decir que esas cosas se dicen antes. Cuando se está en el "poder". Siempre he sido censurado.

Gonzalo Rodríguez-Colubi Balmaseda dijo...

Para el que no lo sepa, el GD Jorge Ortega (Caballería) es el director de Atenea Digital. El Presidente del Grupo Atenea es Jose Luis Cortina.Aquel oscuro Comandante del CESID durante el 23-F y del que se dice, insistentemente, que recibió una buena cantidad de dinero a cambio de callar.

Gonzalo Rodríguez-Colubi Balmaseda dijo...

El General Ortega, con firma, titula sus artículos en Atenea Digital con el nombre genérico de “Riendas Cortas” (¿¿¿???) y le da título correspondiente al artículo de que se trate.
Extraigo parte del correspondiente al 13 de febrero de 2012. Palabras prohibidas
“….Durante una larga temporada la palabra patria ha sido eclipsada del lenguaje público….Tan eclipsada que, tras estar citada hasta catorce veces en las Reales Ordenanzas del 78, se quedó en una mención en la introducción y otra en el articulado de las actualmente vigentes, a pesar de que en el borrador elevado al Gobierno por la comisión que tuve el honor de dirigir aparecía siete veces…”
Fue el primero que leí y el primero, y no último, al que contesté en el blog. Más o menos en estos términos (no fue admitido por el administrador ni lo guardo): “Mi General supongo que se cogería VE un cabreo de órdago a la grande y que, oficialmente, lo expondría a quien correspondiera. ¿No es ahora un poco tarde mi General?”.
Como digo, no fue admitido como comentario.

Gonzalo Rodríguez-Colubi Balmaseda dijo...

Cómo me alegro de ver por estos lares, aunque sea de vez en cuando, al Coronel Candil. Fue unos de mis Tenientes en la 5ª Cía del Campamento de Talarn allá por el verano de 1974. Imprescindible tenerlo como espejo para un aspirante a ingreso en la AGM. Transmitía ya virtudes de Jefe.
Muchos años después, aunque hasta entonces le seguí por sus artículos en diversas publicaciones militares sobre medios acorazados en general, tuve el placer de coincidir en una presentación de un sistema de aire acondicionado (Mkk3) para el Leopard en la Base de la BRIMZ XI en 2001. Era el Jefe del programa y asistieron a las pruebas, conferencias y debates, además de cuadros de Mando de la Brigada, personal de la Santa Bárbara, de Inisel, de la Krauss Maffei … Y no sólo se habló del aludido sistema de A/A si no de CC,s en general y en particular del alemán.
En las intervenciones del Coronel os puedo asegurar que, fruto de sus conocimientos y seguridad, seguía transmitiendo todo. Me consta que no sólo para mí, inexperto en el tema, si no para muchos de los militares allí presentes. Otra cosa fue la percepción que tuve de los “empresarios” civiles y militares que, ante los conocimientos y la exposición del Coronel Candil, miraban para el suelo y sobre todo para sus relojes como pidiendo la hora.
Años después el Coronel Candil, fruto de una más que previsible persecución, se autoexilió a USA. Su delito: no confundir lealtad con servilismo.

José Antonio dijo...

Muy oportuna esa acuarela literaria que, con la firma del Coronel J. L. Isabel Sánchez y relativa a la creación de la A G M en Toledo, nos presenta nuestro Tte. Col., Gran Jefe F. Javier de la Uz y que ha pescado él en un medio desconocido por mí, pero que a nuestro Coronel Gran Jefe Gonzalo le ha removido a hacer unas convenientes advertencias sobre determinadas orientaciones latentes en tal medio y que piden precaución al lector, aunque el director del referido medio y algún componente de la redacción hagan constar su condición militar.

Dicha acuarela nos ofrece, aparte de ocasión para rememorar aquella creación académica al cumplirse ahora este su aniversario, nos ofrece una visión muy rápida –casi calificable de aérea– seguramente impuesta por la dirección del medio difusor, para acomodarla al plan intencional de éste, una visión muy rápida y breve de lo que fue la génesis y el currículo biográfico de la Primera Época de nuestra AGM. Para mí, el resultado de todo ello ya sería suficiente motivo de satisfacción por disfrutar de esa página; pero, lo que más valoro es ese par de fotografías de aquellos formidables caballeros cadetes –que no podían ignorar que tendrían que exponer pronto su vida para asegurar el cumplimiento de sus misiones y conducir debidamente a los nobles soldados a sus órdenes–; desconocía yo ambas magníficas fotografías. Pero todavía más, es que también me ha suscitado el reto de tratar de conseguir el texto completo del Real Decreto de 20-02-1882, de creación de la Academia, y el texto completo del R. D. de 08-02-1893, de supresión de la misma –sé que éste fue publicado en la Colección Legislativa 33, pero no fue publicado (?) en el Diario oficial del Ministerio de la Guerra–.

José Antonio Chamorro Manzano
XVI Promoción AGM