ESE EJÉRCITO QUE VES.
Y así, de modestia llenos,
a los más viejos verás,
tratando de ser lo más,
y de parecer lo menos.
Poetas Muertos
INICIO

31/1/13

Morenés y la Defensa en España

 

Demoledor análisis de Morenés sobre la Defensa en España: situación límite, ya no se puede recortar más

 
 
Ferrer Dalmau y Afganistán
 
José V. Ruiz de Eguílaz y Mondría
Coronel de Caballería

5 comentarios:

Gonzalo Rodríguez-Colubi Balmaseda dijo...

Ya, ya. Pues igual depende, en gran parte, de Rajoy el de "vaya coñazo de desfile".

José Antonio dijo...

BOLETIN OFICIAL DE LA JUNTA DE DEFENSA NACIONAL Núm. 1

Año 1936 Burgos 25 de julio.
Presidencia de la Junta de Defensa Nacional.

Decreto múm. 1
Artículo único. He constituye una Junta de Defensa Nacional que Asume todos los Poderes del Estado y representa legítimamente al País ante las Potencias extranjeras.
Esta Junta queda integrada por los Excmos. Sres. Generales de División D. Miguel Cabanellas Ferrer, como Presidente de ella, y D. Andrés Saliquet Zumeta; los de Brigada D. Miguel Ponte y Manso de Zúñiga, D. Emilio Mola Vidal y D. Fidel Dávila Arrondo, y los Coroneles del Cuerpo de Estado Mayor del Ejército, D. Federico Montaner Canet y D. Fernando Moreno Calderón.

Los Decretos emanados de esta Junta se promulgarán, previo acuerdo de la misma, autorizados con la firma de su Presidente y serán publicados en este BOLETÍN OFICIAL.

Dado en Burgos a veinticuatro de julio de mil novecientos treinta y seis.
MIGUEL CABANELLAS
- - -
Decreto núm. 2
Como Presidente de la Junta de Defensa Nacional y de acuerdo con ésta, Vengo en disponer que el Excelentísimo Sr. General de Brigada, D. Emilio Mola Vidal, asuma las funciones de General Jefe del Ejército del Norte.

Dado en Burgos a veinticuatro de julio de mil novecientos treinta y seis.
MIGUEL CABANELLAS
- - -
Decreto núm. 3
Como Presidente de la Junta de Defensa Nacional, y de acuerdo con ésta, Vengo en disponer que el Excelentísimo Sr. General de División, D. Francisco Franco Bahamonde, asuma las funciones de General Jefe del Ejército de Marruecos y del Sur de España.
Dado en Burgos a veinticuatro de julio de mil novecientos treinta y seis.
MIGUEL CABANELLAS.

José Antonio dijo...

BOLETIN OFICIAL DE LA JUNTA DE DEFENSA NACIONAL DE ESPAÑA. Núm. 4

Año 1936, Burgos 4 de agosto

Presidencia de la Junta de Defensa Nacional

Decreto núm. 25

Como Presidente de la Junta de Defensa Nacional y de acuerdo con ésta.
Vengo en nombrar Vocal de la misma al Excmo. Sr. General de División, Jefe del Ejército de Marruecos y del Sur de España, D. Francisco Franco Bahamonde.
Dado en Burgos a tres de agosto de mil novecientos treinta y seis. MIGUEL CABANELLAS
- - -
ORDEN Del 30 de julio de 1936.
La Junta de Defensa Nacional ha dispuesto:
Primero. Se fija en tres pesetas el haber diario de todos los individuos pertenecientes a las milicias armadas, que no han titubeado desde el primer momento en ponerse al servicio de la Patria.
Segundo. Por la Comisión Directiva del Tesoro Público se darán las instrucciones necesarias referentes a la aplicación esta Orden.
Por la Junta de Defensa Nacional,
Federico Montaner.

José Antonio dijo...

BOLETIN OFICIAL DE LA JUNTA DE DEFENSA NACIONAL DE ESPAÑA. Núm. 14
Año 1936 Burgos 30 de agosto
Presidencia de la Junta de Defensa Nacional
- - -
Decreto núm. 76.
Ante las numerosas peticiones presentadas para servir en El Tercio, el tiempo que dure esta campaña, coadyuvando con ello a la lucha que sostiene España contra los enemigos de nuestra Patria: Como Presidente de la Junta de Defensa Nacional y de acuerdo con la misma,
Vengo en decretar se considere abierta la recluta para servir en El Tercio, adquiriendo para ello el compromiso de prestar servicio por el tiempo que dure la campaña, al término de la cual podrán ser licenciados, o continuar si prefieren acogerse, entonces, a las disposiciones que rijan sobre el voluntariado, en aquel Cuerpo.
Dado en Burgos a veintinueve de agosto de mil novecientos treinta y seis. M I G U E L CABANELLAS.
- - -
Decreto núm. 77
El movimiento salvador de España, iniciado por el Ejército y secundado entusiásticamente por el pueblo, fundidos en el fervoroso anhelo de reanudar su gloriosa historia, ha sido presidido espontánea y unánimemente
por el restablecimiento de la tradicional bandera bicolor, roja y gualda.
Sólo bastardos, cuando no criminales propósitos de destruir el sentimiento patriótico en su raíz, pueden convertir en materia de partidismo político lo que, por ser símbolo egregio de la Nación, está por encima de parcialidades
y accidentes. Esa gloriosa enseña ha presidido las gestas inmortales de nuestra España; ha recibido el juramento de fidelidad de las sucesivas generaciones; ha ondeado los días de ventura y adversidad patrias, y es la que ha servido de sudario a los restos de patriotas insignes que, por los servicios prestados a su país, merecieron tal honor. Bajo sus pliegues gloriosos se ha producido, ahora, esta vibración patriótica jamás superada, y al recoger este clamoroso anhelo popular y restablecer oficialmente la bandera bicolor como pabellón de España, la Junta de Defensa Nacional no hace sino dar estado oficial a lo que de hecho existe ya en todo el territorio liberado.
Por cuanto antecede, como Presidente de la Junta de Defensa Nacional y de acuerdo con ella, vengo en decretar lo siguiente:
Artículo único. Se restablece la bandera bicolor roja y gualda, como Bandera de España.
Dado en Burgos a veintinueve de agosto de mil novecientos treinta y s e i s. M I G U E L CABANELLAS.

José Antonio dijo...

BOLETIN OFICIAL DE LA JUNTA DE DEFENSA NACIONAL DE ESPAÑA.
Núm. 16 Año 1936 Burgos 5 septiembre 1936.
Presidencia de la Junta de Defensa Nacional
- - -
Decreto núm. 92

El Reglamento de la Orden de San Fernando prevé la concesión de condecoración tan preciada, para premiar hechos heroicos realizados por militares, sin que en ninguno de sus artículos haga mención del elemento civil que pudiera asimismo ejecutarlos. Hay, sin embargo, circunstancias extraordinarias, que si el legislador no previó, la realidad se encarga de acusar con firmes caracteres. Tales son los hechos heroicos llevados a cabo por ciudadanos que, perteneciendo a un país protegido, demuestran además de su heroísmo, una fidelidad al país protector que es siempre de consecuencias políticas tales que no hay colaboración más preciada y eficaz para la labor nacional. El Gran Visir de nuestra Zona de protectorado, Sidi Hamed Ganmia, viene colaborando en la obra de España en Marruecos con una lealtad que ha culminado en los actos heroicos realizados por él en Tetuán el día 18 de julio pasado, en que su valor personal, su resolución y firmeza y en suma, su heroísmo, contribuyó, en no pequeño grado, en momentos muy delicados para nuestra Patria, a salvar
la situación, y con ello, permitir que España pudiera seguir su tarea civilizadora. En virtud de todo lo expuesto, como Presidente de la Junta de Defensa Nacional y de acuerdo con ésta, vengo en decretar lo siguiente:

Artículo único. Se confirma la concesión de la Gran Cruz Laureada de San Fernando, al Gran Visir de la Zona de protectorado de España en Marruecos, Sidi Hamed Ganmia, hecha por el Excmo. Sr. General Jefe de las Fuerzas Militares de Marruecos.
Dado en Burgos a dos de septiembre de mil novecientos treinta y seis. MIGUEL CABANELLAS.
- - -
Méritos contraidos por el Gran Visir Sídi Hamed Ganmia, a quien se concede la Gran Cruz Laureada de San Fernando:
En la tarde del dia 18 de julio ultimo, un avión pirata bombardeó el barrio moro de Tetuán, alcanzando dos Mezquitas y causando 15 muertos indígenas. El estupor, el pánico, la indignación se apoderaron del pueblo musulmán. Las gentes que poblaron las calles, iniciaron manifestaciones tumultuosas, y la muchedumbre, desorientada, aturdida y presa de terror, intentó, invadir la Plaza de España para dirigirse a la Alta Comisaría. Por razones de orden moral, no era posible ni conveniente emplear la fuerza, y por otra parte, la autoridad del Jefe que interinamente actuaba en Tetuán, hubiera sido forzosamente precaria cuando el alzamiento nacional estaba todavía en sus comienzos. En estas gravísimas circunstancias, se recurrió a las autoridades marroquíes, encontrando el apoyo más decidido y activo en el Gran Visir Sidi Hamed Ganmia, el cual, a pesar de sus 76 años y deficiente salud, acudió a Tetuán desde su casa de campo, se lanzó a caballo por las calles, y con gran riesgo de su vida, de su prestigio y de su
cargo, contuvo por completo la explosión popular, aquietando los ánimos, reduciendo a los exaltados y consiguiendo que todos regresaron pacíficamente a sus casas. Tal actuación representa un acto extraordinario de valor, de capital importancia para el éxito del movimiento nacional, al salvarle de las dificultades interiores que en la Zona se crearía de haber tenido que emplear las armas para restablecer la tranquilidad en la ocasión referida.