ESE EJÉRCITO QUE VES.
Y así, de modestia llenos,
a los más viejos verás,
tratando de ser lo más,
y de parecer lo menos.
Poetas Muertos
INICIO

8/1/13

ELOGIO Y GLOSA DEL ALFÉREZ DE COMPLEMENTO DE CABALLERÍA: ANTONIO MARÍA DE YRAOLA Y PALOMEQUE.


CAÍDO GLORIOSAMENTE EN LA DEFENSA DEL ALCÁZAR DE TOLEDO



E

l día 21 de Julio de 1936, nada más dar inicio nuestra Guerra Civil, tres Oficiales de Complemento vuelven a vestir de nuevo el uniforme y poniéndose en Toledo a las órdenes del Coronel José Moscardó Ituarte, se encierran con él en el Alcázar, formando parte de esa esforzada y ya legendaria guarnición que durante 70 días de durísimo asedio, contribuyó abnegada y heroicamente a su defensa.  

Estos tres oficiales fueron: el Alférez de Complemento de Caballería Antonio María de Yraola y Palomeque, el Alférez de Complemento de Ingenieros Adolfo Aragonés de la Encarnación, y el Oficial tercero (Alférez) de Complemento del Cuerpo de Intervención Militar Adolfo Aragonés Díaz. (¿Hijo este último del anterior? Lo más seguro, aunque no me ha sido posible constatar tal circunstancia, lo cual no sería nada extraño dada la identidad del nombre y primer apellido; y tampoco es inusualmente raro que ambos, padre e hijo,  fueran Oficiales de Complemento, y que los dos, unidos en comunión de ideales patrios, decidieran encerrarse juntos en el Alcázar, al objeto de contribuir a su defensa). 

De estos tres dignos representantes de la Escala de Complemento, dos, el Alférez Yraola y el Alférez Aragonés de la Encarnación, regaron con su sangre las piedras centenarias el imperial Alcázar, ofrendando Yraola su vida a la Patria al fallecer a causa de las gravísimas heridas recibidas durante el asedio de la heroica fortaleza. 

El Alférez Yraola era ahijado de S.M. La Reina Doña María Cristina de Habsburgo-Lorena, y en honor a ese regio madrinazgo le puso el nombre de Cristina a una de sus hijas y promovido al empleo del Alférez de Complemento de Caballería (con antigüedad de 30 de Noviembre de 1929) eligió para efectuar su período de prácticas reglamentarias , el Regimiento que llevaba el nombre de tan egregia Reina y de la que era Coronel Honorario: El Regimiento de Caballería “Cazadores de María Cristina” Nº 27.  

Falangista de los de la primera época- no en vano era compañero de  empleo, escala y Arma del Fundador de la Falange- Yraola no duda un momento, nada más dar inicio nuestra guerra, de presentarse en Toledo al Coronel Comandante Militar de la Plaza, para ponerse a sus órdenes y ofrecerse a contribuir a la defensa del Alcázar como simple militante de Falange Española. Sin embargo, conocida por el coronel Moscardó su condición de Oficial de Complemento, le ordena que sobre su camisa azul mahón se coloque el uniforme de Alférez de Caballería que reglamentariamente le corresponde.  


Desde el primer momento se distingue el Alférez Yraola en la defensa del Alcázar, dando sobradas pruebas de valor y alto espíritu militar. En sus muy escasos ratos libres colabora en la redacción del Diario “El Alcázar” que , como buenamente se puede, se edita durante el asedio de la fortaleza; hasta que el día 18 de Septiembre de 1936, cuando se encontraba sirviendo una ametralladora, resultó gravísimamente herido en el vientre, por la explosión de una mina, de cuyas resultas fallece al día siguiente, 19 de Septiembre. Enterrado en el antiguo picadero de la Academia de Infantería, años más tarde sus restos fueron trasladados a la cripta construida después del asedio, donde reposan los héroes que dieron su vida defendiendo la Imperial fortaleza.  

En la fortísima explosión de la mina subterránea del día 18 de Septiembre, las alas Norte y Oeste del Alcázar, así como el torreón Sur, se desplomaron, dejando caer pesadamente los enormes bloques de piedra que constituían su fábrica. La explosión causó también numerosas bajas entre la población civil y militar que constituían la guarnición del Alcázar.  Entre los muertos, el Alférez Yraola, como ya he dejado consignado, y entre los heridos graves se encontraba el Alférez de Complemento de Ingenieros Adolfo Aragonés de la Encarnación, al que por su carrera civil de Ayudante de Obras Públicas, el mando lo requirió para que a las órdenes del teniente de Ingenieros Luis Barber Louro, intentasen neutralizar, en las galerías y subterráneos del Alcázar, las minas con las que el enemigo pretendía volar la fortaleza. 

Por fin, cuando el día 28 de Septiembre de 1936 (día de la liberación del Alcázar) el coronel Moscardó ordena al corneta de órdenes que toque “ Atención general y firmes”, para dar al General Varela su ya histórica novedad de “Sin Novedad en el Alcázar, mi general”, atrás quedaban 70 días de durísimo asedio,  y entre las ruinas enterrados los cuerpo de 102 combatientes muertos en su defensa. Entre ellos, los del heroico Alférez de Complemento de Caballería: Antonio María de Yraola y Palomeque. (1) 

NOTAS

 

1.       El Alférez Antonio María de Yraola y Palomeque, sería ascendido “A título póstumo” a Teniente de Complemento de Caballería, y recompensado: con una Cruz de Guerra, una Cruz del Mérito Militar con Distintivo rojo y la Medalla de Sufrimientos de la Patria; así como con la Palma de Plata de la Falange y la Cruz Laureada de San Fernando colectiva, concedida a todos los defensores del Alcázar de Toledo.

 

        ============================================================================

                                                                           (Sevilla. Enero de 2013)
                                                                       Francisco Ángel Cañete Páez
                                                           Economista y Comandante de Complemento
                                                                              (XVII Promoción IPS)

8 comentarios:

Anónimo dijo...

Estamos ante otro magnifico articulo escrito por el Cte Cañete Paez, el mejor escritor y conocedor de la Historia de nuestra querida Escala de Complemento. Mi mas sincera enhorabuena, no quisiera cerrar este comentario haciendo mios unos versos de D. Pedro Calderon, Soldado que fué del Glorioso Ejercito Español. Dedicadas al autor.
"PORQUE AQUI LA SANGRE EXCEDE EL LUGAR QUE UNO SE HACE Y SIN MIRAR CÓMO NACE SE MIRA COMO PROCEDE".
Enhorabuena de nuevo mi Cte. Un fuerte abrazo Maestro.
José Antonio

José Antonio dijo...

Francisco Ángel, mi Tte. Col.: En medio del luctuoso batallar de estos días y cuando aún está siendo velado el cuerpo insepulto de nuestro último honrosamente caído, sargento David, he podido disponer de un rato de tranquilidad para conocer esa nueva aleccionadora página histórica protagonizada por Alféreces de la Escala de Complemento, en unos tiempos del “a vida o muerte” en que se vio sumido el pueblo español para hacer renacer España cuando ésta se hallaba “tirada en medio del arroyo” –creo recordar haber leído que Franco, al asumir la Jefatura del Estado en el primero de octubre del 1936, precisó de esa manera el fatídico estado en que se encontraba España víctima de la canalla supranacional y de la “casera” (que son las mismas que las de ahora, pero que todavía, después de transcurridos ya tres cuartos de siglo, no han olvidado ellas cómo reacciona el pueblo español cuando le colocan entre la espada y la pared y por ello van más cautelosas ahora)–. Y, efectivamente, el Alférez Yraola dio su vida honrosamente, y con ello contribuyó a que triunfaran España y él mismo; y los Alféreces Adolfo Aragonés, aunque también ofrecieron sus vidas, solamente se les aceptó su contribución de heridas y contusiones, pero con lo cual (y no era poco) también contribuyeron al mismo triunfo.

De entre quienes lean esto, habrá quienes opinen que parezco un experto en la guerra civil; pues, por el contrario, debo hacer constar que yo, como la mayoría de los españoles de mi época, empecé a conocer detalles amplios de aquella guerra alrededor de los años ochenta, bajo la ofensiva presión falsaria de los canallas de la “memoria histórica antiespañola”. Antes, durante la vigencia del Régimen Nacional, presidido por Francisco Franco, era un afán generalizado el hermanar a todos los españoles y no el reabrir heridas ya cerradas. Así que, de este relato tuyo no conocía tantos pormenores como los que das. Y, encima, lo haces con tu magistral y atractivo estilo de siempre. Me sumo gustosamente de nuevo a todos tus demás fans…

José Antonio Chamorro Manzano
XVI Promoción AGM

Francisco Ángel Cañete Páez dijo...

Una vez más, mi coronel, te agradezco mucho tu amable y simepre patriótico Comentario. Yo también te leo, y te admiro por tu enorme patriotismo y tu grandísimno amor a España. Quiero que sepas, que para mi, ha sido un gran honor conocerte, siquiera sea a través de este querido "Cajón de Sastre" y que cuentas con todo mi garn afecto, subordinación y respeto. Un fuerte abrazo y quedo a tus órdenes. Francisco Ángel.

Anónimo dijo...

Mi querido amigo Paco. Mi Comandante:
Mis disculpas por no haberte enviado antes, mi modesto comentario a tu documentado artículo.
Mi llamada telefónica de esta tarde, ha justificado mi tardanza en escribir.
De todas forma de nuevo te pido disculpas.
Quiero públicamente darte el abrazo, que desde el Campamento Alvarez de Sotomayor,(Brigada de la Legión), en Almería, me han dado para ti.
Hablar del asedio del Alcazar de Toledo, aquellos 70 días de horror y dedicar a los tres Oficiales de la Escala de Complemento este hermoso artículo, merece como mínimo, darte las gracias una vez más, por colocar en el lugar que se merecen, aquellos oficiales que supieron dar lo mejor de su juventud luciendo con orgullo la estrella de seis puntas.
Alférez de Caballería. A. María de Yraola y Palomeque. Alférez de Ingenieros. Adolfo Aragonés de la Encarnación. y el Alférez de Intervención. Adolfo Aragonés Díaz.
Todo expuesto en un escenario de sudor y muerte, donde los 1.762 seres humanos que allí se encontraban, fueron protagonistas de un acontecimiento histórico, dando lugar a la más alta consideración, recibiendo la Cruz Laureada de San Fernando colectiva por su valor y sacrificio.
En el recuerdo indeleble a aquellos hombres y mujeres y de nuestros compañeros de la Gloriosa Escala de Complemento, que con su comportamiento nos honran, y que gracias a ti, salen del olvido y gracias a ti, vuelven a darnos ejemplo en estos tiempos de desamor y materialismo, envuelto en el laicismo más encarnizado.
Siempre mi afecto y respeto.
Un fuerte abrazo.
Salvador Soria.
Alférez de Infantería. (IPS).
Legionario de Honor.

José Antonio dijo...

Magnífica ocasión, esta que me proporciona la siempre deseada presencia, en el comentario precedente, de nuestro entrañable compañero amigo, Aquilifer (Alférez) y Legionario de Honor, Salvador Soria.

De sus palabras, creo que puedo entender que ha estado él recientemente en el Campamento de la Legión, en Almería. Si así fuere, le pregunto ¿Has visto la estatua del Caballero Legionario Laureado, Juan Maderal Oleaga? ¿Estaba emplazada ya en el lugar que nos muestran las dos fotografías insertas en el artículo titulado “Último Caballero Legionario Laureado”, publicado el 14-01-2013, por Francisco Javier de la Uz. Creo, Salvador, que podrías darnos algún dato u opinión interesante, respecto a ese bien merecido monumento erigido en homenaje a ese legionario heroico que tuvo la fortuna de ser hombre cabal desde su materna cuna (las palabras de su padre no dejan lugar a dudas de que en España se fabrican cunas (paterno-maternas) especiales para que de ellas salgan ya hombres cabales).

Anónimo dijo...

Mi respetado Coronel. Ilmo Sr. D. José Antonio Chamorro Manzano:
Siento satisfacción, al poder corresponder a su petición, que para mi es una orden, dándole algún dato sobre el acto legionario, hermoso y patriótico, teniendo lugar en el Campamento Álvarez de Sotomayor, (Almería), el pasado sábado día 12 a las 12 horas. (Emplazamiento del 3ª Tercio).
Formó el Tercer Tercio, Juan de Austria, acompañando al acto representación de autoridades militares y guiones del Cuarto Tercio, (Alejandre Farnesio. De Ronda).
En formación de parada, además, hubo jura de Bandera donde gentes de bien besaron la Enseña de la Patria, con amor y compromiso al juramento prestado.
Entre los jurandos, estuvo la sin igual periodista, Isabel San Sebastián.
Con referencia al acto, su artículo en ABC, da cumplida cuenta detallada de todo lo acontecido...una joya de artículo el cual le he enviado, a nuestro común amigo y compañero, el Comandante Cañete.
Como bien sabe mi Coronel, mi amistad con este entrañable hombre de letras y de armas, es nuestro adelantado y orgullo de todos los que hemos lucido con sumo orgullo, la estrella de seis puntas.
Él ha llegado lejos, como historiador, acompañándole en su bocamanga la estrella de Ocho puntas.
Gozar de su amistad es un privilegio.
El monumento al Legionario de 2ª D. Juan Maderal Oleaga, está en su sitio, admirado y reconocido por los que conocemos su heroismo en el combate de Edchera. (Ifni-Sahara, (13-1,1958), y donde también perdió la vida por España, su Jefe de Sección el Brigada, D. Francisco Fadrique Castromonte.
Desgraciadamente,la juventud de nuestra maltratada España, conoce mejor a:
Belén Esteban,Messi,y una pléyade de "engrandecedores de la Patria"...
En la intronización del Cristo de la Buena Muerte, nos acercamos. El Hermano Mayor de Mena, el Secretario General, el Presinente de UNAMU y yo,(de Málaga). La banda de Guerra y música acompañó igualmente, la posición intronizada del Buen Cristo.
He de decirle mi Coronel, que en el Acuartelamiento de Ronda, este momento, en el que el Cristo va a presidir, el público se pone en pie y con acordes musicales y toque de tambor, se le da al Cristo el sublime honor.
Ya la Señora Chacón, intentó eliminar del protocolo este pasaje del acto, y debo decirle, que el Coronel de Ronda, Ilmo Sr D. Antonio Ruiz Benitez, lo realiza con la mayor brillantez.(Ya ha cumplido en el 4º Tercio, como Coronel Jeje, y ha sido destinado a Granada).
Por descontado, asistieron Autoridades Civiles y Militares de Almería y provincia.
Por último le diré que los Legionarios de Honor, ocupamos un lugar preferente en formación y como no podría ser de otro modo, en la Plaza de Armas.
Asistencia de público, alrededor de dosmil personas...
Este día se considera como celebración. (VETERANO LEGIONARIO).
Aprovecho para ponerme a las órdenes de VI, desde estas formidables y entrañables páginas de los Poetas, y con su permiso le envío igualmente mi abrazo al amigo. Comandante Cañete Páez.

Salvador Soria Soria.
Alférez de Infantería (IPS).
Legionario de Honor.

José Antonio dijo...

REALES ORDENANZAS DE LAS FUERZAS ARMADAS
TRATADO PRIMERO Órdenes Generales

Artículo treinta.

Todo servicio en paz o en guerra se hará con igual puntualidad y desvelo que frente al enemigo.
- - -

Salvador: Te has hecho acreedor a la mayor recompensa a que puede aspirar un militar (Art. 36), la íntima satisfacción del deber cumplido. Magnífica descripción del desarrollo del acto y cita de la honrosa patriótica concurrencia. Te felicito por todo ello y te doy las correspondientes gracias, en nombre de todos los compañeros poetas, de todos los amigos lectores y en el de este tu amigo compañero, que queda a tus órdenes.

Juan-el mad dijo...

Hola muchas gracias por esta informacion tan valiosa. Yo soy nieto de Antonio Mª de Yraola. Mi madre, fallecida, Mª de los Angeles, era su hija mayor. Lo más triste de la historia es que la esposa de Antonio (creo que se llamaba Enriqueta) fue arrestada y ejecutada durante la contienda, y sus dos hijas se quedaron huérfanas con muy pocos años, mi madre y mi tia Mª Cristina, que también ha fallecido recientemente. Ambas pudieron criarse con su tío Jesús Mª de Yraola. Pero son ese tipo de desgracias tan horribles que pueden suceder en cualquier guerra. No obstante yo doy las gracias a mis padres y abuelos por estar aqui. Y estoy de acuerdo en que no tiene ningún sentido volver a entrar en ese tipo de contiendas, más aún cuando la historia lo ha demostrado una y mil veces: divide y vencerás. Un abrazo. Juan Alvarez de Yraola