ESE EJÉRCITO QUE VES.
Y así, de modestia llenos,
a los más viejos verás,
tratando de ser lo más,
y de parecer lo menos.
Poetas Muertos
INICIO

4/11/12

Estandarte de la División Azul











Fin a una tradición de 63 años


La Hermandad de Nuestra Señora de las Angustias «obedece» la decisión del Obispo, aunque «no está de acuerdo».
 Carmelo López-Arias.-

Por la División Azul llegaron a pasar hasta 71 capellanes, uno de ellos, Francisco Molina Alcañiz (1913-1998), natural de Alcázar de San Juan (Ciudad Real).
.Bien pudo pues Don Francisco ver procesionar durante décadas por las calles de la sede episcopal el Estandarte de la División Azul que bordaron las Madres Adoratrices de Ciudad Real en 1949. Desde entonces, y durante 63 años, ha salido cada Semana Santa portado por la Hermandad de Nuestra Señora de las Angustias, sin una sola queja popular.

No volverá a suceder. El pasado 27 de octubre, la asamblea general extraordinaria de la Hermandad decidió aceptar la petición que el Obispado les hizo llegar el pasado 16 de mayo: “Ante las interpretaciones de sesgo político que está provocando la exhibición del estandarte con el símbolo de la
División Azul, se les ruega abstenerse de su utilización en procesión”, solicita un breve escrito remitido a su sede en la parroquia de Santa María del Prado y con sello diocesano.
  La cuestión no fue votada, por cuanto se entendió como una orden: "Obedecimos a nuestros superiores como nos corresponde, aunque no estemos de acuerdo", afirmó el hermano mayor de esta cofradía, Francisco Javier González Ontiveros, quien añadió que la petición le fue reiterada este verano durante un encuentro personal.

El origen de esta decisión de la diócesis, cuyo titular es desde 2003 monseñor Antonio Ángel Algora, se remonta a las protestas que formuló en abril el Foro de la Memoria Histórica de Castilla-La Mancha, respaldadas luego por una moción municipal de Izquierda Unida. El Foro ha agradecido públicamente a la coalición comunista su "apoyo incondicional", y al obispado su “sensibilidad”.
 Por su parte, el presidente de la Junta de Hermandades, Emiliano Martín Aguirre, a través de su blog El Sayón, ha felicitado irónicamente al Foro porque "han ganado la batalla": "El obispado de Ciudad Real ha hecho caso a miembros de la izquierda desnortada, trasnochada y anticatólica de nuestra región", afirma. Y añade que "los ciudarrealeños no tenían el menor interés en que la Hermandad de la Virgen de las Angustias se deshiciera de sus estandartes". De hecho, el diario de ámbito manchego El Día Digital hizo una encuesta entre los procesionantes "y la respuesta fue unánime: no había razón alguna para que estos Estandartes dejaran de exhibirse”.




El Foro e Izquierda Unida se salieron con la suya contra la voluntad de los cofrades, hermanos y procesionantes.

Aunque sometida militarmente a las autoridades militares alemanas, la División Azul se organizó y acudió a Rusia a combatir contra el comunismo, definido por Pío XI en la encíclica Divini Redemptoris de 1937 como "intrínsecamente perverso". Ni siquiera las autoridades soviéticas acusaron nunca a un solo miembro de la Unidad de crímenes contra la Humanidad, y es conocida la confraternización de sus soldados con la población, a diferencia de la actitud de las tropas germanas.



Francisco Javier de la Uz Jiménez

2 comentarios:

Gonzalo Rodríguez-Colubi Balmaseda dijo...

"El pueblo que olvida su Historia, está condenado a repetirla" (Jorge de Santallana)

José Antonio dijo...

¡Fin de una tradición de 63 años!

Tranquilidad amigos lectores. Nada anormal; se trata de una demolición institucional más contra el patrimonio espiritual y la libertad natural del pueblo español. Eso es lo habitual en la vida diaria actual de los españoles, desde que hace 37 años falleciese el Jefe del Estado Francisco Franco y, con ello, el totalitarismo imperialista global pudiera imponernos bajo coacción terrorista ese criminal proceso que dicen las propagandas políticas del opresivo sistema mundial que se llama “transición”.

Yo quisiera aprovechar tal noticia, para felicitar a las tres generaciones de españoles ciudarrealeños que, a impulso de sus respetables motivaciones espirituales de reconocimiento a sus propias vitales raíces históricas y de culto a sus propias tradiciones culturales de sentimental carácter religioso, han conseguido –contra viento y marea– mantener durante esos 37 años dicha tradición (entre otras muchas). Por lo que informativamente amplía tal noticia, hemos de entender que la referida tradición no se manifestará en las calles del recorrido de las futuras procesiones; aunque sí se seguirá manifestando es misma tradición en la intimidad del alma de los componentes de la Hermandad de la Virgen de las Angustias y de las multitudes devotas que flanqueen sus desfiles procesionales.

La responsabilidad moral resultante de dicha demolición, queda para el titular de la autoridad jerárquica religiosa ordenante ella; cuyas motivaciones reales no aparecen en el texto de la noticia. Pero siempre nos queda la esperanza de que, en línea con sus asumidas obligaciones pastorales, procure él explicar con argumentos universales de inspiración divina, a los marionetas componentes de la canalla política que le han señalado el objetivo a demoler, que procure él explicarles la necesidad anímica de toda alma –todas las almas son criaturas de Dios, incluidas las almas de los marionetas– la necesidad anímica de toda alma de fundamentar el aspecto sociable de su currículum vitae en las, insoslayables, motivaciones espirituales de justicia moral y en el respetuoso reconocimiento a sus vitales raíces históricas y en el culto a sus respetables propias tradiciones culturales de sentimental carácter religioso.

En cuanto a los componentes de la División Azul, cuya inmensa mayoría ya están Allí, en donde nadie puede restarle o añadirles méritos, vaya para ellos, otra vez más, mi agradecido y entrañable testimonio de recuerdo. Fueron heroicos hijos de su tiempo; ofrecieron sus vidas para defender la necesaria civilización contra la genocida nadería espiritual opresiva. Escribieron, ante el desvalido pueblo ruso que fue testigo de su actuación, una de las mejores páginas de la historia humanitaria que es característica constante del soldado español (el del ¡Por Dios y por la Patria!).

Hago solemne promesa de, en el futuro y para siempre, formar parte –al menos en espíritu– de las multitudes devotas que flanqueen los desfiles procesionales de la ciudarrealeña Hermandad de la Virgen de las Angustias; y en la intimidad del alma se seguirá manifestando allí el tradicional paso del estandarte representativo de la División Azul.

José Antonio Chamorro Manzano
XVI Promoción AGM