ESE EJÉRCITO QUE VES.
Y así, de modestia llenos,
a los más viejos verás,
tratando de ser lo más,
y de parecer lo menos.
Poetas Muertos
INICIO

20/11/12


CRÓNICA EMOCIONADA DE LOS ACTOS DESARROLLADOS EN LA ACADEMIA DE INGENIEROS, CON MOTIVO DEL “XX DÍA NACIONAL DE LA MILICIA UNIVERSITARIA

 

 

A

cudiendo un año más, a nuestra virtual “Llamada de Honor”, llevada a cabo por nuestro Presidente en funciones Don Alfonso Vázquez Fraile, 64 antiguos Oficiales de la Milicia Universitaria afiliados a UNAMU, acompañados muchos de ellos por sus esposas y otros familiares, que arrojaban en nuestro particular Estadillo de “Fuerza en Revista” un cómputo total de 108 asistentes, en la mañana del día 9 de Noviembre del presente año 2012, plenos de amor patrio y henchidos de entusiasmo el corazón, nos dábamos cita en la noble Villa madrileña de Hoyo de Manzanares, donde tiene su sede desde 1986 la Academia de Ingenieros del Ejército.

 
Nos recibía un Centro cargado de historia, no ya por la acumulada en sus actuales instalaciones aún recientes, sino por los importantes conocimientos científicos desarrollados, como tal Centro de enseñanza, a lo largo de los dos últimos siglos. Descendiente directa de la Real Academia de Matemáticas de Barcelona, construida entre los años 1714 y 1720, en el año 1803 Don Manuel Godoy reorganiza el Real Cuerpo de Ingenieros y funda una Academia específica para el mismo, estableciendo su sede en Alcalá de Henares. Durante la Guerra de la Independencia, la Academia pasa por distintas vicisitudes y traslados forzosos, obligados por el devenir incierto de las operaciones de la campaña, hasta que una vez finalizada la misma (1814) vuelva  a su lugar de origen (Alcalá de Henares). En 1823 la Academia es disuelta por el Rey Fernando VII, al estimar el pérfido monarca, que los Jefes y oficiales de la misma habían conspirando contra él durante el “Trienio Constitucional” (1820-1823).  Restablecida en 1826, el año 1833 se traslada a Guadalajara donde permanece hasta 1931. Proclamada la II República en España ( 14 de Abril de 1931), el recién nombrado Ministro de la Guerra Don Manuel Azaña Díaz, agrupa en el Alcázar de Toledo a las Academias de Infantería, Caballería e Intendencia y en Segovia a las de Artillería e Ingenieros.  Y ya no volvería más la Academia a Guadalajara. Finalizada la Guerra Civil (1936-1939) la Academia de Ingenieros se establece en Burgos, donde permanece hasta 1986, en que se traslada a su actual emplazamiento de Hoyo de Manzanares, donde continúa. En la Academia de Ingenieros se forman hoy los futuros Oficiales y suboficiales de las dos Especialidades Fundamentales del Arma: “Zapadores y Transmisiones”. Se imparten también en sus prestigiosas aulas, conocimientos de Defensa NBQ, contando igualmente con un “Centro Internacional de Desminado” (CID). El lema de la Academia es “NUNC MINERVA, POSTEA PALAS” (Primero la sabiduría, después la Guerra).

 

Y a “Hoyo” llegamos, como decía al principio, en una mañana de lluvia y viento, el pasado 9 de Noviembre, y con la moral por bandera, este grupo entusiasta de compañeros de la Milicia Universitaria, con una amplia representación de las Delegaciones de UNAMU en Burgos, Ceuta, Madrid, Málaga, Sevilla y Valdepeñas (Ciudad Real). Entre los asistentes, dos  Comandantes de Complemento, ambos de Infantería, que ya vienen concurriendo año tras año a la celebración de nuestro “Día Nacional”: Don Fernando González García, de brillante historial militar y Don Francisco Ángel Cañete Páez, autor de la presente crónica. Nos acompaña también en tan señalado día, nuestro anterior Presidente Nacional de UNAMU: Don Ángel Pradel Alfaro.

 

A nuestra llegada, fuimos recibidos por el Ilmo. Sr. Coronel Don José Luis Martínez de Miguel, quien nos dio la bienvenida en su nombre y en el del General Director del Centro. La recepción oficial tuvo lugar en el Salón de Actos, donde fue el propio General director de la Academia: Excmo. Sr. Don Antonio González García  el que nos saludó con palabras plenas de afecto a la par que nos describió en una breve reseña el historial  de la Academia en sus más de dos siglos de fructífera existencia. Finalizadas las palabras del general, y como quiera que el tiempo apremiaba, fuimos divididos en dos grupos para pasar a visitar las instalaciones académicas antes de dar inicio al acto castrense. Visitamos su impresionante Biblioteca, en cuyos anaqueles se custodian algo más de cuatro mil volúmenes, de los siglos XVI al XX,  en cuyas páginas se encierran todo un cúmulo de conocimientos técnicos y científicos, que durante los pasados  siglos, han venido configurando el ser y el sentir del Real Cuerpo Facultativo de Ingenieros. Magnífico también su “Gabinete de Transmisiones y Zapadores”, en el que se pueden contemplar bellísimas maquetas de puentes, ferrocarriles, telegrafía, etc. Ya en el Museo, contemplamos los cuadros de los Ingenieros Laureados, y detenemos nuestra mirada ante el del Excmo. Sr. General de Ingenieros: Don Ricardo Álvarez de Espejo y González de Castejón, al que le fue concedida la Laureada en 1898, por una acción plena de heroísmo en la manigua cubana, y de inmediato asociamos su nombre al de su nieto, nuestro querido amigo y respetado coronel : Ilmo. Sr. Don Ricardo Fernández de Bobadilla y Álvarez de Espejo, al que el cronista, en nombre de UNAMU, envía un fuerte abrazo, por el cariño y afecto que demostró siempre hacia los Oficiales y Suboficiales procedentes de la Milicia Universitaria que tuvo a sus órdenes.

 

Finalizada la visita a las distintas dependencias, y como quiera que la lluvia ya había empezado a dejarse sentir con fuerza  durante nuestro recorrido, el acto castrense tuvo que llevarse a efecto en un amplio polideportivo de luminosas cristaleras, y una vez allí, y tras los toques reglamentarios de escuadra, compañía y batallón, formaron las distintas unidades: una compañía de Caballeros Alféreces Cadetes y otras dos de Alumnos de la Academia Básica de Suboficiales. A su frente formamos también nosotros, uniformados con la beca universitaria y la boina en la que campeaba el “pato” de Cisneros. Al frente de nuestra formación se situó el coronel Martínez de Miguel. Incorporada la bandera de la Academia con los honores de Ordenanza, portada por el Caballero Alférez Cadete número uno de la promoción, acto seguido se le rindieron honores al Excmo. Sr. General Director del Centro, que pasó revista a las unidades de alumnos, y a continuación, cuadrado ante nosotros, saludó militarmente a todos los asistentes civiles. Situada la Bandera en el frontal norte del polideportivo, al compás de una marcha militar, fuimos pasando los miembros de la UNAMU a depositar nuestro beso emocionado ante sus sagrados tafetanes, refrendado así un año más, el juramento que en una mañana de estío de hace muchos años, y con cordones cadetiles sobre el pecho, hicimos en alguno de los campamentos de la Milicia Universitaria de España. A continuación de nosotros, pasaron también a depositar su beso sobre la Bandera de España las señoras y el resto de nuestros acompañantes.

 

Finalizado tan emotivo acto, y tras pasar a ocupar la Bandera nuevamente su puesto en formación, tomó la palabra nuestro Presidente (en  funciones) Don Alfonso Vázquez Fraile, quien se dirigió a los presentes con las siguientes emotivas palabras: ( Insertar aquí el discurso del Presidente de UNAMU)

 

Finalizado el discurso del Presidente de UNAMU, tomó la palabra el Excmo. Sr. General Don Antonio González García, quien en un tono cálido a la par que vibrante, nos dio nuevamente la bienvenida al Centro de su digna dirección. Elogió y agradeció el importante papel de los Oficiales y Suboficiales de la Escala de Complemento, por los encomiásticos servicios prestados a la Patria con celo y competencia, sirviendo en las filas de sus ejércitos durante tres décadas (1942 -1972), durante la realización de su período de prácticas, en los distintos Cuerpos, Centros y Dependencias Militares.  Recordó, el General González García, a los Oficiales y Suboficiales de la I.P.S.  caídos en acción de guerra, así como los heridos y mutilados en acto de servicio. Mención especial dedicó al heroico Alférez Don Francisco Rojas Navarrete, muerto gloriosamente al frente de su sección el día 7 de Diciembre de 1957, en la campaña de Ifni, y al que le fue concedida la Medalla Militar Individual. Hizo también mención el general, de la importante aportación que supuso la llegada a los cuarteles de estos Oficiales Universitarios, como importante nexo o lazo de unión entre la sociedad civil española y sus ejércitos, destacando que tres de estos Alféreces de la Milicia Universitaria (Adolfo Suárez, Leopoldo Calvo Sotelo y Felipe González) tuvieron el alto honor de llegar a ser Presidentes del Gobierno de España. Cerrando su alocución deseándonos lo mejor en nuestras actividades civiles y exhortándonos a seguir en esta línea de a mor a nuestros ejércitos, cerrando su discurso con los tres vivas de ritual: ¡Viva España! ¡Viva el Rey! ¡Viva el Ejército!

 

Finalizado el discurso del General Director tuvo lugar el solemne acto de rendir homenaje a los caídos por España. A los compases solemnes de la “Muerte no es final” el Guión de mando de la Academia portado por un Alumno y los banderines de las distintas compañías, portados también por alumnos, avanzaron a paso lento hasta situarse frente al monumento  erigido en honor de los caídos del Arma, presidido por la imponente talla de un Cristo Crucificado. Suena lento, pausado, solemne el toque de Oración y el guión y los banderines se van rindiendo en señal de honor y homenaje a los que dieron su vida por la Patria, mientras que dos alumnos del Centro depositan a los pies del Santísimo Cristo una corona de laurel. Como epílogo del acto se cantó por los Alumnos formados ( y por aquellos de nosotros que durante su paso por el Ejército habían llevado castillos en los rombos de sus guerreras) el Himno de Ingenieros, procediéndose a su final a retirar la Bandera con los mismos honores que a su recibimiento, y dado que la lluvia no había permitido realizar el desfile militar de las Unidades en el patio del Centro, se procedió a retirar las Compañías de Alumnos, y dar, por S.E. el general, finalizado el acto.

 

Ya en un tono más distendido, fuimos invitados a una “Copa de Vino” magníficamente servida en uno de los salones de la Academia, a la que dimos inicio con un brindis del Excmo. Sr. General  Director por el primer soldado de España: ¡Por S.M. El Rey!

 

Durante la copa, lo usual en estos casos: charlas distendidas, fotos, abrazos a compañeros a los que llevábamos mucho tiempo sin ver, cambio de impresiones, recuerdos de nuestro paso por los campamentos de las IPS en nuestros juveniles años, con nuestro recuerdo entrañable para aquellos abnegados profesores, que por encima de cualquier otra disciplina académica nos enseñaron la “Asignatura sublime del amor a España”. Y la prueba está que sus enseñanzas calaron entre la inmensa mayoría de nosotros, y que pese a los muchos años transcurridos ese amor a España y a sus ejércitos sigue latiendo firme, candente, inextinguible, en lo más profundo de nuestros corazones.

 

Altamente emotivos y brillantes los actos de este día 9 de Noviembre en Hoyo de Manzanares. Conciliadas un año más “ Las Armas y las Letras”, “La Pluma y la Espada”, los antiguos Oficiales y Suboficiales de la Milicia Universitaria, aquí seguimos en permanente vigilia, pensando ya en el año próximo y haciéndonos eco de nuestro viejo adagio latino que preconiza: ARMIS NO OBSTAN LITERAE, NEQUE LITTERIS OBSTAN ARMAS”.

 

Un fuerte abrazo queridos compañeros y hasta el año próximo, que siendo Dios servido, volveremos a encontrarnos.
 

                      __________________________

                                                          

                                                            Francisco Ángel Cañete Páez

                                               Economista y Comandante de Complemento

                                                                       (XVII Promoción IPS)

4 comentarios:

Anónimo dijo...

Mi querido Paco,Comandante de nuestra querida Escala de Complemento: Debo decirte que eres orgullo para todos y un ejemplo a seguir. De forma repetitiva te lo digo siempre al leer tus artículos. Este halago y clara muestra mostrada, no duelen en prendas y exponen sin rubor, mi sentir hacia tu persona y trayectoria intelectual y militar.
Una vez más, tu exhaustiva información sobre el Día Nacional de las Milicias Universitarias, no deja cabo suelto, dando pléyade de datos significativos con los cuales el lector vive el acontecimiento como si hubiese estado presente en la Academia de Ingenieros,(Hoyo de Manzanares)...
Siento de todo corazón el no haber podido asistir a tan magno acontecimiento, y como te he referido, el artículo me ha servido de referencia, ya que sin haber asistido al acto, me he llegado a identificar plenamente, como en presencia virtual.
Los datos históricos que bien aportas, reflejan tus conocimientos y complementan con brillantez, los valores con los que nos forjamos todos aquellos hombres de las Milicias Universitarias.
Todos nos sentimos militares por los cuatro costados y con orgullo
llevamos en el corazón el amor a España y a su Bandera.

Un fuerte abrazo.

Salvador Soria Soria,
Alférez de Infantería IPS.

José Antonio dijo...

Bonita y emocionante crónica, la que con todas sus motivaciones espirituales acumuladas, sedimentadas y enriquecidas con esa solera de hombría de bien que el paso del tiempo va imprimiendo en las almas a medida que “las nieves del tiempo van plateando las sienes” de quienes han vivido o viven con un propósito de trascendente servicio debido a la sociedad patria; en este caso e inicialmente, poniendo sus nobles afanes y sus conocimientos técnicos y sus fuerzas juveniles a disposición incondicional de un Cuerpo Militar de formación (las Milicias Universitarias, que todos conocemos con diversos nombres propios), para adquirir en él la capacitación necesaria para poder servir luego en los cuadros de Suboficiales o de Oficiales de los Ejércitos; y después de esos inicios, unos de ellos (los milicios, si se me permite ese apodo cariñoso) prolongando de modo voluntario el tiempo exigido de mínima permanencia en centros o unidades militares, y otros, ejerciendo ya de civiles en los ámbitos profesionales o empresariales o relacionados con el multifacético mundo laboral general.

Y bonita y emocionante crónica, también, por la descripción minuciosa de los pormenores con los que se desarrolló el acto, desde las ceremonias más solemnes hasta los de entrañable camaradería habituales en ese tipo de actos corporativos de celebración que todos conocemos por haber participado en algunos de ellos.

Pues, vaya mi felicitación a la Presidencia de UNAMU y a todos sus asociados, por su testimonio ejemplar de hombría de bien y de sentimental permanencia en los cuadros militares, en los que tanto calor afectivo y buen ejemplo necesitan quienes por su juventud están en la situación de prestar servicio activo.

En cuanto al eminente cronista, como es de la casa y está en su línea habitual de aciertos, poco más se necesita decir aquí de él. Felicitación doble, mi Tte. Col. de poetas de Cajón de Sastre, Francisco Ángel.

José Antonio Chamorro Manzano
XVI Promoción A G M

Francisco Ángel Cañete Páez dijo...

Gracias de nuevo, mi Coronel, por tu amable comentario. Como verás. somos muchos los antiguos Oficiales de la Milicia Uiversitaria que seguimos amando con intensidad al Ejército. Un fuerte abrazo, y quedo como siempre a tus órdenes. Francisco Ángel.

Anónimo dijo...

Todo lo publicado por el Comandante Cañete Paez tiene como consecuencia movernos las conciencias y sacar a la luz los bonitos recuerdos que guardamos en el corazon tras nuestro paso por las Fuerzas Armadas.

Un abrazo mi Comandante.

Joaquin Serrano