ESE EJÉRCITO QUE VES.
Y así, de modestia llenos,
a los más viejos verás,
tratando de ser lo más,
y de parecer lo menos.
Poetas Muertos
INICIO

4/10/12

La Revolución de Octubre 1.934 en España (I)











          He querido narrar dicha revolución, desde la nada sospechosa posición del propio Gobierno de la República liderado por el Sr. Lerroux, fundador y militante del Partido Republicano Radical (inicialmente, de bases ideológicas radicales de Izquierdas), dando testimonio de los hechos en el libro: “La revolución de octubre en España” editado por el mismo Gobierno.

Bibliografía principalmente consultada

            Contrastando la veracidad de los hechos con otros libros documentales como “La revolución de octubre de 1934”, escrito por FRANCISCO AGUADO SANCHEZ (Editorial San Martín). Donde el escritor hace un estudio meditado y exhaustivo sobre dicho acontecimiento aunque más extenso y contado con más detalle, básicamente coincide con el anterior.
            El mismo autor, escribe: “La revolución roja de octubre de 1.934, impropiamente llamada de Asturias, fue un movimiento subversivo proyectado para tener alcance y consecuencias en toda la geografía española, aunque sólo revistió características graves en Cataluña y las cuencas mineras asturianas, con sus coletazos violentos en las de León y Palencia. Como en toda explosión revolucionaria, tan abundante en el periodo 1931 – 36, la de octubre fue considerada por muchos comentaristas como una guerra civil de quince días.”
            D. LUIS DIEZ - ALEGRIA GUTIERREZ, Teniente General del Ejército. Jefe de la Casa de S.E. el Generalísimo y Jefe del Estado español, y nombrado Senador Real por el Ejército de Tierra y Consejero del Reino en 1977, escribe en el Prólogo:
 “Los socialistas, única fuerza política organizada, se dejaron llevar al más extremo radicalismo revolucionario. Se vieron rápidamente desbordados por la demagogia de los exaltados a los que siguieron ante el temor de perder su clientela, y de este modo el partido socialista, lejos de seguir las huellas de sus congéneres de la Europa Central y Septentrional, sirvió a los intereses de Rusia y no a los específicamente nacionales, preconizando una revolución del más puro estilo marxista que convirtiese a España en una república soviética sometida a las directrices del Kremlin.”
 “La revolución de 1934, tuvo dos escenarios principales: Barcelona, donde el Gobierno autónomo se sublevó contra el central y fue rápidamente sometido por un puñado de soldados que restablecieron la amenazada unidad de España, y Asturias, donde grandes masas de obreros engañadas y fanatizadas por sus dirigentes, se entregaron a la imposible tarea de imponer a toda la Nación, por la más extrema violencia, un estado de características revolucionarias marxistas. Todo ello en nombre de una democracia y de un libertad pisoteada por todos.”


Primer capítulo de los dos que componen este artículo.

INTRODUCCIÓN
Inicia la campaña revolucionaria el partido socialista al día siguiente de su desplazamiento del Poder. Todavía dentro del Gobierno, el partido socialista ya preveía la revolución y procuraba prepararla.
El Sr. Francisco Largo Caballero, (sindicalista y político marxista) en uno de sus discursos, dirigido a los trabajadores (Madrid, 1.934), lo ha declarado terminantemente: “Lo primero que tendremos que hacer -dice- es desarmar al capitalismo. ¿Cuáles son las armas del capitalismo? El Ejército, la Guardia Civil, los Guardias de Asalto y, en general, la Justicia. Y en su lugar, ¿qué? Esto: armamento general del pueblo. Yo he dicho dos veces en Consejo de Ministros que esto era indispensable”.
El día 10 de octubre de 1.933, “El Socialista” (Es el órgano de expresión oficial del PSOE desde su fundación, apareciendo con periodicidad semanal en Madrid). Escribe estas palabras: “Suponemos que ningún trabajador consciente ignora el valor real de las elecciones convocadas. Son, desde hace veintitrés meses, las únicas auténticas en cuanto susceptibles de reflejar cómo se orienta, respecto de su destino, el país.” Y añade esta advertencia revolucionaria: “Cualquiera que sea el resultado de las elecciones en España, se avivará la actual situación revolucionaria... Sea el que sea el resultado electoral, triunfará la revolución proletaria”.

LAS ELECCIONES
En absoluta libertad España para expresar su pensamiento político, y al amparo de una ley electoral elaborada por un PARLAMENTO en que constituían mayoría los socialistas, se pronunció resueltamente contra éstos de una manera serena y elocuente. El resultado de las elecciones fue éste:
CENTRO: 167
DERECHAS: 207
IZQUIERDAS: 99
TOTAL GENERAL: 473
La derrota electoral del bloque izquierdista, aviva entre los dirigentes socialistas la expresión revolucionaria. Ya no hay duda. “El Socialista” dice, a los pocos días de celebradas las elecciones: “La revolución es inevitable, porque la provoca la burguesía con sus feroces intransigencias”. Sin duda, en la terminología socialista, una victoria electoral es una intransigencia de los adversarios

LOS COLABORADORES DE LA REVOLUCIÓN
LOS CATALANISTAS
En el caso de Cataluña, en el que el propio Gobierno de la Generalitat se puso al frente del levantamiento, dirigido por el Sr. Companys, se dio prisa, después de la derrota electoral, a recabar ávidamente todas las prerrogativas y franquicias que generosamente le atribuyen la Constitución y el Estatuto.


Aprovecha el Gobierno de Cataluña el sentido estrictamente jurídico y la delicadeza democrática de aquel Gobierno para apoderarse de los Mandos, del Orden Público y, en general, del control de todas las Fuerzas Armadas y Policiales de Cataluña.
El famoso consejero de Gobernación, Dencás, armó sin escrúpulo a los jóvenes milicianos separatistas, a quienes el pueblo había bautizado con el nombre de escamots” (guerrillas).





Sr. Companys Presidente de la Generalidad de Cataluña




Desconfiando de la veterana y gloriosa milicia popular rural catalana, llamada el Somatén, cuyo patriotismo y amor a España se conservaban desde las guerras napoleónicas, dicho consejero las desarma por sorpresa en una noche, y convierte aquel Cuerpo ejemplar, de tipo patriarcal y campesino, muy de acuerdo con la sana psicología del catalán, en una tropa política a su servicio. Las armas del Somatén fueron entregadas a jóvenes extremistas, separatistas, elegidos por Dencás.


Vigilancia del Somatén de LES CORTS

EI día 30 de abril, los elementos dirigentes de la Generalidad de Cataluña se ponen al frente de una manifestación de tipo revolucionario, en el que se dieron mueras a España y se cantó el himno anticastellano  Els Segadors.
Para reforzar más claramente su actitud, para que no cupiera duda en los propósitos que animaban al Gobierno de Cataluña, dijo su presidente, en aquel mitin, que “para  defender el prestigio de Cataluña y las libertades catalanas deberán ofrecer todos los hombres de Cataluña, si es preciso, la sangre de sus venas”.
Los parlamentarios catalanes se retiraron del Congreso; y en la sesión en que lo hicieron, los socialistas, por boca del Sr. Prieto, declararon su solidaridad con los rebeldes. Les ofrece en la sesión del 25 de junio el apoyo de las masas socialistas, y declara lo siguiente:
“Si vosotros -se dirige al Gobierno-, empujados por el odio antirrepublicano de todas esas gentes que os ayudan, llegáis a pelear, en términos que yo no quisiera ver registrados en la historia, con Cataluña, Cataluña no estará sola, porque con ella estará el proletariado español”.
Un diputado catalán, D. Mariano Rubio, hizo en Rentería (Guipúzcoa, País Vasco) la terminante declaración de que los catalanes estaban armados y preparados para levantarse.
Efectivamente, las juventudes de Etat Catalá (Sociedad Catalana) se adiestraban, a la vista de todo Barcelona, en el manejo de las armas.

LOS «REPUBLICANOS DE IZQUIERDA»
Otro aliado de la revolución es el bloque izquierdista, en el que figuran políticos desplazados, por las elecciones del Gobierno de la República, y alguno de los cuales no logra obtener siquiera su acta de diputado.
Las coincidencias de este grupo con los revolucionarios se produjeron en el mitin de 16 de abril de 1934, celebrado en el cine Pardiñas, de Madrid. Hablaron en aquel mitin los Sres. Casares Quiroga, Marcelino Domingo y Azaña.


  Santiago Casares Quiroga                                                        Marcelino Domingo
                                                                 


 Este terminó sus discursos con estas palabras: “Es hora de dejarse de conversaciones estériles; es hora de abandonar la pura táctica de partido e incluso la táctica parlamentaria, que es de segundo orden en la situación actual. La barrera formidable republicana es la que tenemos que formar, y al frente de ella estamos nosotros dispuestos a salir andando. Barrera republicana. República victoriosa. ¡Revolución!”.



Manuel Azaña





ANUNCIOS DE CRUELDAD DURANTE LA REVOLUCION
El día 21 de abril de 1934, la propaganda revolucionaria, cada vez más violenta, y que ya se hacía al grito de ¡Viva el comunismo! y ¡Viva el Lenin español!, adquiere expresiones  como ésta, del Sr. Largo Caballero: “En España van a ocurrir hechos de tal naturaleza, que es preciso que la clase trabajadora haga unas manifestaciones que justifiquen su actuación en el porvenir, porque esa actuación corresponderá a la que ahora se sigue con nosotros. Es indudable que en un momento determinado, el proletariado se pondrá en pie y procederá violentamente contra sus enemigos. No se diga que entonces somos unos salvajes sin civilizar, porque de nuestra conducta responde la conducta de los demás. En aquel momento no les extrañe que los corazones se hayan endurecido y que hayan dejado a un lado sentimentalismos inútiles”.
UN AÑO DE ENSAYOS REVOLUCIONARIOS
Apenas iniciado el mandato del señor Lerroux, después de la disolución de las Constituyentes, se declara en Madrid una huelga general (1 de septiembre de 1933) con el pretexto de una asamblea, que tuvo que suspenderse y en marzo de 1934 se declara otra huelga general de Artes Gráficas también en Madrid. La organización de tipógrafos e impresores era la más fuerte y veterana de cuantas se agrupaban bajo el control socialista. Había sido creada por el propio fundador del socialismo.
El día 8 de septiembre de 1934 se declaraba una huelga general, de gran espectáculo, en Asturias como protesta contra un acto que el partido popular agrario celebraba en Covadonga.
LAS MILICIAS JUVENILES REVOLUCIONARIAS
En la preparación del movimiento revolucionario, cuyo estallido se veía ya próximo, juegan papel importantísimo las juventudes de los partidos típicamente marxistas (comunistas y socialistas). El pacto entre estos partidos comenzó con el pacto de las juventudes.
Durante todo el año de preparación revolucionaria, las milicias de jóvenes marxistas celebran paradas y desfiles, unas veces francamente y otras veces con pretextos deportivos. Con motivo del entierro de un joven socialista, se celebró una manifestación en el cementerio municipal de Madrid. Una avioneta, con los planos pintados de rojo y el emblema comunista, voló sobre el cementerio arrojando flores. Comentando el suceso, decía El Socialista” el día 2 de septiembre; “El dragón de esa avioneta monstruosa, que ahora dispara flores y mañana puede disparar bombas...”
TESTIMONIOS ESCRITOS DE LAS CONSIGNAS REVOLUCIONARIAS
Los días 2, 3 y 4 de octubre, El Socialista” va acumulando presurosamente las consignas de revolución.
El día 3 de octubre aparece un artículo, que más tarde se ha sabido que era la consigna definitiva para la revolución. De él son estas palabras, repetidas tres o cuatro veces a lo largo del artículo:”Camaradas, en guardia. En guardia. Atención a la crisis!”
SE ORDENA EL ANIQUILAMIENTO DE LAS FUERZAS DEL ESTADO
El un documento que inserta “Renovación” (es la revista histórica de las Juventudes Socialistas de España), en el mismo número es lo que llama “Hoja mural número uno” y en ella se dice: PARA LOS TRABAJADORES CAMPESINOS ES DE SUMA IMPORTANCIA EN ESTOS MOMENTOS DECISIVOS PERFILAR SU ACTUACÓN EN LA PRÓXIMA INSURRECCIÓN DE LA CLASE TRABAJADORA ESPAÑOLA.
¿Programa de acción? SUPRESIÓN A RAJATABLA DE TODOS LOS NÚCLEOS DE FUERZA ARMADA DESPARRAMADA POR LOS CAMPOS. SUPRESIÓN DE TODAS LAS PERSONAS QUE POR SU SITUACIÓN ECONÓMICA O POR SUS ANTECEDENTES PUEDAN SER UNA RÉMORA PARA LA REVOLUCIÓN.
El número de 14 de septiembre es particularmente abundante en consejos y apreciaciones de este tipo. “La revolución sigue su camino triunfante”.
“LA REVOLUCIÓN PROLETARIA SIGNIFICA LA DESTRUCCIÓN TOTAL DE LAS FUERZAS DE ASALTO. NO LA ELIMINACIÓN DE JEFES Y SOLDADOS SOSPECHOSOS, SINO LA DESTRUCCIÓN TOTAL, EL ANIQUILAMIENTO Y LA APLICACIÓN DE TRIBUNALES POPULARES A TODOS LOS INNDIVIDUOS DEL CUERPO, A FIN DE QUE POR MEDIO DE JUICIO SUMARÍSIMO RESPONDAN DE SU ACTUACIÓN DENTRO DEL ESTADO BURGUÉS. MUCHAS SENTENCIAS HABRÁ QUE FIRMAR. ESTAMOS SEGUROS DE QUE ANTES Y DESPUÉS LOS JÓVENES SOCIALISTAS, CON ENTUSIASMO ESTARÁN DISPUESTOS A DARLES CUMPLIMIENTO.”
ESTALLA LA REVOLUCIÓN
En la madrugada del 4 al 5 de octubre entra la revolución marxista en su fase activa y catastrófica.
Estalla la revolución con una violencia y una potencialidad jamás conocidas. Su poder ofensivo es enorme, y sus medios, extraordinarios.
Se recibían noticias de distintos puntos de España, sabiamente distribuidos por los revolucionarios, de que los puestos rurales de la Guardia Civil eran aniquilados por el fuego y la dinamita de los rebeldes. Las comunicaciones con Asturias estaban cortadas. La revolución había llegado a su apogeo.
Mientras esto ocurría en toda España, en Cataluña se declaraba una huelga general revolucionaria, que el Gobierno autónomo se había comprometido a reprimir.
Las Fuerzas de Seguridad, a las órdenes del consejero Dencás, ya declarado en franca rebeldía, tomaban los edificios públicos e intervenían las comunicaciones.
A las ocho de la tarde del día 6, el presidente de la Generalidad, don Luis Companys, proclama el “Estat Catalá” (Estado Catalán) con una arenga, que dirige a una multitud de exaltados desde el balcón principal del palacio del Gobierno autónomo.

El Sr. Companys invita, luego de leído su manifiesto al Excmo. Sr. Domingo Batet General de Cataluña, a que el Ejército reconozca el Estado catalán y la República federal. El General, inmediatamente conferenció con el Gobierno.
Por fin, respondió al comisionado del Sr. Companys entregándole uno de los ejemplares de la declaración del estado de guerra en Cataluña, que se proclamó alrededor de las diez y media de la noche.




Excmo. Sr. Domingo Batet General de Cataluña





En vista de que estaban perdidas las esperanzas de contener el ataque de las fuerzas del Ejército, el presidente de la Generalidad ordenó enarbolar bandera blanca, considerándose vencido. La detención del Sr. Companys y de sus acompañantes se llevó a cabo por el Comandante del primer Regimiento de Artillería, D. José Fernández Unzué. También se entregaron los parapetados en el Ayuntamiento.
También se hizo fuerte en el antiguo edificio del Gobierno civil, el Sr. Dencás, consejero de Gobernación. En este edificio se encontraban más de 400 insurrectos, que disponían de gran cantidad de armamento. Al ocuparse el edificio, los rebeldes habían huido por un paso subterráneo. Las fuerzas del Ejército encontraron, al ocupar la Consejería de Gobernación, un camión blindado, 1.000 armas largas, enorme cantidad de armas cortas, 5 bombas y 125 kilos de dinamita.
El martes puede decirse ya que la normalidad es completa. El entierro de los militares muertos durante los sucesos tiene lugar, con todos los honores, el jueves por la tarde. Asisten todas las autoridades.
EL ASALTO AL MINISTERIO DE LA GOBERNACION
En la Guindalera (Madrid) se inicia el ataque revolucionario. La Policía tiene que asaltar una casa convertida en un fortín, y donde se recogieron centenares de armas modernísimas. Mueren los primeros Agentes de la autoridad.
A las ocho y media de la noche del sábado, y cuando mayor era la afluencia de gente pacífica en la Puerta del Sol de Madrid, sonó un disparo en la calle de Carretas y como si obedeciera a una consigna, se generalizó desde distintos puntos de la Puerta del Sol y calles adyacentes un intenso tiroteo contra el Ministerio de la Gobernación. Pequeños grupos de revoltosos irrumpieron en la gran plaza. La Fuerza Pública repelió la agresión y se cruzaron varios centenares de disparos entre uno y otro bando, hasta que se restableció la tranquilidad, al cabo de media hora. Esta misma noche se intentó un asalto al edificio de la Telefónica. Fue vigorosamente rechazado.

Fuerzas de Orden rechazando el ataque al Ministerio de la Gobernación

MOMENTOS DRAMÁTICOS.
Las horas eran angustiosas. Más que la rebelión armada, más que el vencimiento material de la revolución, preocupaba a los españoles el vencimiento espiritual de los antipatriotas y el quebranto moral que suponía el ver a un núcleo de españoles lanzados a la locura. Fue entonces cuando, por medio de una estación de radio de Madrid, los españoles pudieron oír al mismo tiempo dos sonidos contradictorios: el de los disparos de los revolucionarios contra el Ministerio de la Gobernación y la voz del  Sr. Leerroux, que en pleno tiroteo dirigía estas palabras a todos los españoles: …. Estad seguros de que, ante la revuelta de Asturias y ante la posición antipatriótica de un Gobierno de Cataluña que se ha declarado faccioso, el alma entera del país entero se levantará en un arranque de solidaridad nacional, a ponerse al lado del Gobierno para restablecer, con el imperio de la Constitución, del Estatuto y de todas las leyes de la República, la unidad moral y política que hace de todos los españoles un pueblo de gloriosa tradición y de glorioso porvenir….
Una semana entera estuvo Madrid bajo la amenaza del terror rojo. Apenas la población civil se confiaba, los revolucionarios reanudaban sus ataques, aprovechando las horas de animación en las calles.





La Guardia Civil deteniendo a un revolucionario












Soldados tomando posiciones en las azoteas














Con la detención del Sr. Largo Caballero se da por terminado el movimiento revolucionario. Esta detención la llevó a cabo el Policía el día 13 de octubre en la propia casa del detenido. Durante los días que ha durado el movimiento, a pesar de la gran reacción ciudadana y de la prestación de servicios de todas las clases sociales, la vida en Madrid ha sido dramática y peligrosa.
Depósito de armas descubierto por la Guardia Civil en la ciudad Universitaria el 19-11-34

 EN ASTURIAS
Donde el movimiento revolucionario adquirió caracteres de mayor violencia fue en la cuenca minera de Asturias. Y ciertamente que no dio para ello motivo la situación desesperada de los mineros asturianos. Desde antes de la implantación de la República venían siendo objeto de especiales atenciones de los Gobiernos españoles.
No buscaban los mineros asturianos en la revuelta mejoras de carácter económico: lo que perseguían era apoderarse del mando, para someter con el dominio exclusivo de su clase al resto de los españoles. La guerra social se hallaba en sus cerebros, y esta concepción no obedecía a situaciones de miseria que se pudieran remediar por la violencia, suponiendo una resistencia del Gobierno a legítimas reclamaciones obreras, sino exclusivamente al odio de clases. Por último, escuelas, regidas por maestros a quienes no repugnaban las ideas de tipo marxista.
Grupo de revolucionarios armados en octubre de 1934
 

Las fuentes de ingresos de sus organizaciones suministran la mejor prueba del verdadero sentido de la revolución. La población minera de Asturias era de unos 30.000 hombres. Del Sindicato minero de la U. G. T. formaban parte 20.000, y del Sindicato Minero Comunista, 6.000.
El factor principal de la revolución fue el Sindicato Minero Socialista. La gente más dura en la pelea, los comunistas.  El órgano revolucionario, el periódico “Avance”, dirigido por don Javier Bueno. (Avance fue, en palabras de José Calvo Sotelo, "el verdadero gestor moral de la revolución de Asturias”.)




La orden de huelga fue cursada el día 2 para el día 4, a las doce de la noche. En las instrucciones confidenciales se exigía que en el menor tiempo posible debía quedar cancelada, por rendición o muerte, la Fuerza Pública. Los Comités locales quedaban autorizados para hacer justicia revoluciona en aquellos sujetos públicamente declarados enemigos del proletariado. Esta justicia iría desde la prisión a la muerte.
Así en el campo como en los pueblos y en Oviedo, los cabecillas de la revolución, como buenos teorizantes del marxismo, practicaron lo que ellos llaman “la crueldad suficiente”. Mataron sin piedad a los Guardias Civiles y Guardias de Asalto, porque, dado el espíritu de estos Cuerpos, necesitaban matarlos para tomar ellos el Poder. Quizá, en los primeros días, dueños los sublevados de los Ayuntamientos, copados los puestos de la Guardia Civil y destrozados los destacamentos de los Guardias de Asalto, las victimas del elemento civil se reducen al mínimo; pero a los cuatro o cinco días de revuelta, desplazados los elementos más moderados por los más fanáticos, y ya convencidos de que España no secundaba sus alocados propósitos, quisieron los revolucionarios salvar la intentona mediante el terror. Los fusilamientos de Turón (Mieres) son una página que repugna a toda conciencia honrada y prueba la ferocidad de algunos de los dirigentes.
Durante la revolución, se asesinaron 34 Eclesiásticos, incluyendo 9 Religiosos de las escuelas cristianas (Hermanos de La Salle) de Turón, que se dedicaban a la enseñanza de los hijos de los mineros, así como una decena de profesores y alumnos del Seminario.
----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------
El 5 de  Octubre, llegan noticias a Cangas del Narcea, de que unos 2.000 mineros vienen de Villablino, para ocupar el Municipio y apoyar a los de Oviedo.
El Brigada Jefe  de Puesto de la Guardia Civil, con doce Guardias Civiles y cerca de veinte cazadores voluntarios que se les sumaron con sus respectivas escopetas, subieron al Puerto de Litariegos para desde allí, impedir a los mineros  que ocuparan Cangas del Narcea y siguieran  hacia Oviedo. Se les une un Teniente de Complemento del Ejército, ya fuera de Servicio, y éste los distribuye y parapeta desde los altos del Puerto defendiendo e impidiendo el paso.
Al día siguiente, 6 de Octubre, mi padre (con 18 años) procedente de Oviedo donde estudiaba, había llegado unos días antes a Cangas para disfrutarlos en familia. Se entera de lo que ocurre y sube con un amigo en coche al Puerto para ayudar a detener el paso de los mineros.
Cuando empezaron a subir los mineros en camiones el Puerto, estos, tiroteados por la fuerza que allí se encontraba, dieron media vuelta enseguida y  abandonaron la idea de ocupar el Municipio de Cangas del Narcea.

Experiencia vivida y contada por mi padre.
----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Francisco Javier de la Uz Jiménez


3 comentarios:

Javier de la Uz dijo...

De esto hace ya 78 años… ¿Se repetirá una parte de la misma historia?

José Antonio dijo...

Podré decir que me ha sorprendido esta entrada, pero no podré decir que me haya extrañado ella; nuestro Tte. Col. y Gran Jefe Francisco Javier de la Uz, en su incansable atenta defensa de la historia verdadera, útil y motivadora de España y en su igual defensa del debido y patriótico futuro histórico que hemos de legar a las siguientes generaciones de españoles e hispanófilos (hispanoamericanos y toda esa legión de gentes “ciudadanas” de los países democráticos que carecen de patria propia que pueda conectarlas con la civilización cristiana que aún bulle en sus raíces personales y que han de recurrir a la única bandera alzada en el mundo en defensa de Dios y de la Patria, la española). Nuestro citado gran poeta (repito) ha entrado con toda oportunidad con efectos de alertarnos sobre la escandalosa provocación organizada –e incrementada en los últimos tiempos– contra el pueblo español por los ya denunciados y sobradamente conocidos gestores de la historia genocida mundial de los tres últimos siglos pasados, y que en la actualidad son:

- La ONU, como ente planificador, coordinador y director.

- El Comité Revolucionario Antihumanidad, presidido por el llamado Obama.

- El Comité Revolucionario Antieuropeo, presidido por el llamado Cameron, la llamada Merkel, …

Para no entrometerme en el plan expositivo del autor de la entrada, esperaré a la publicación de su anunciado segundo capítulo, a fin de hacer el posible comentario que considere yo pueda completar un mayor entendimiento de aquel tenebroso pasado urdido desde el imperialismo totalitario globalizador, contra la indomable España.

– Y digo que, si alguien se considera sorprendido por el riguroso lenguaje de trinchera que empleo, ha de tener también en cuenta la extrema gravedad del momento en que nos hallamos. Personalmente, haré yo todo lo que esté en mi mano –de manera incruenta–, para tratar de impedir que el pueblo español vuelva a ser agredido de manera cruenta.

José Antonio Chamorro Manzano
XVI Promoción AGM

José Antonio dijo...

Los hechos históricos narrados en el artículo acerca de ese ensayo revolucionario genocida y aniquilador perpetrado en 1934 contra el pueblo español, son hechos desconocidos para la inmensa mayoría de los españoles en la actualidad; por ello, hemos de reconocer el acierto de esta su aleccionadora publicación en nuestro blog. No obstante, el conocimiento de tales hechos puede resultar poco útil si se considerase que los mismos formaran parte de una tenebrosa y peculiar manera de ser de los españoles siempre dispuestos al enfrentamiento partidista entre sí, con exclusión de la determinante influencia ejercida por las fuerzas imperialistas que desde hace tres siglos están resultando triunfantes en su intento de totalitario dominio mundial contrario a los fundamentos morales constitutivos de las personas y de la sociedad humana.

En aquellos momentos de 1934, el imperialismo globalizador estaba lanzado al logro de su ya cercano objetivo final; pensaba él que, tras la Segunda Guerra Mundial (en preparación muy avanzada ya entonces) y los posteriores arreglos que hubiera que hacer, el mundo estaría ya en sus manos y de manera irreversible. De las características genocidas que habría de tener la II G. M. (cuyo prólogo europeo había de ser la guerra civil española 1936-39), hablaban bien elocuentemente las amenazas criminales genocidas y los consiguientes procedimientos homicidas empleados por los marionetas organizadores españoles de la Revolución de 1934.

Para los españoles acostumbrados a la seguridad y la firme personalidad nacional que fueron proporcionadas por el Estado nacional creado tras la guerra civil 1936-39, el conocimiento de los penosos hechos históricos padecidos por el pueblo español entre 1700 y 1936 pudiera llevarles a considerarlos como hechos irrepetibles y carentes de valor aleccionador para los acontecimientos futuros. Ante ello, hemos de decir que una vez agotado el proyecto ideológico (falsamente ideológico) del imperialismo totalitario globalizador, éste se encuentra al borde de su propio derrumbamiento: Intentando conducir irracionalmente la población mundial (de más de siete mil millones de personas), mediante unos partidos políticos encanallados y entregados a la simple conservación de sus insaciables prebendas y su impunidad delictiva.

Aunque con el deseo de resultar equivocado en mi pronóstico, me atrevo a decir que la sociedad mundial se halla en el umbral de una encrucijada decisiva, o perece hasta extremos incalculables o se salva mediante la aplicación de una acertada filosofía de vida humana natural. Y esa filosofía de vida humana natural ha de ser inspirada por la Auténtica Teología que Dios, el Creador, inspira en el alma de cada una de todas sus criaturas. He ahí el gran reto que los teólogos, religiosos o laicos, tienen ante sí: Dar forma y explicación racional al lenguaje sentimental mediante el cual Dios se comunica con cada una de sus criaturas.