ESE EJÉRCITO QUE VES.
Y así, de modestia llenos,
a los más viejos verás,
tratando de ser lo más,
y de parecer lo menos.
Poetas Muertos
INICIO

22/9/12

ESPERANZA AGUIRRE.NO ME CONVENCE SU VERSIÓN OFICIAL.



En Abril de 2008 Rajoy, entonces en la oposición, designa a tres personas como ponentes de  textos que se van a debatir próximamente en el Congreso. Son María San Gil para política antiterrorista , el entonces presidente del PP canario y hoy ministro José Manuel Soria para el tema inmigración, y la hoy presidenta del PP en Cataluña, Alicia Sánchez-Camacho para justicia. Ponencias de actualidad entonces, y mucho mas ahora.
Examinados los borradores no hay, para Rajoy y sus barones, ningún problema con lo previamente presentado por los dos últimos ponentes citados.

 Otra cosa muy distinta ocurre con lo que piensa  exponer María San Gil. El parecer de la valiente, perseverante y corajuda política vasca de cómo se debe de abordar la lucha contra el terrorismo, choca frontalmente con la dulce posición de Rajoy y de gran parte de la cúpula del PP. Tozuda, y conocedora de primera mano de lo que supone esa lacra para España, María no cede ni un ápice. Sabe de las intenciones y objetivos del PP nacional para ganarse a los nacionalistas vascos de los que públicamente dice: “Los nacionalistas no buscan la derrota del terrorismo, ni el fortalecimiento de España”.

 Esas palabras duelen muchísimo al PP nacional.


Y claro, se rompe la cuerda por el lado más débil. María San Gil, referencia para muchos militantes en el PP dentro y fuera de las Vascongadas, el 11 de Mayo abandona la ponencia y dimite de su cargo como presidenta del  PP vasco.
Se dice que muchos dirigentes del entonces primer partido de la oposición, comentaron sobre lo ocurrido: “Si con María son capaces de hacer esto, qué no harán sobre los demás”.

A la mañana siguiente, la primera en dar la cara es Esperanza Aguirre. Le pide a Rajoy que “reflexione con lo que está ocurriendo (…) María es un referente moral para todos”.


Y dos días después y  desde Bruselas, Mayor Oreja sale al paso sobre la versión <<oficial>> de su dimisión. Y  dice sobre su compañera de partido:” La literalidad de una ponencia es la verdad de las personas. María San Gil ha visto claramente que había una idea sustancial de cambiar su posición (…) Espero que en el PP no entremos en quién miente mejor”.

Han pasado cuatro años largos de aquello. Y ya, con Rajoy de presidente, hemos visto hace muy pocos días la cesión de nuestro Gobierno ante el chantaje de ETA.
¿Quiénes  de nuestros políticos han sido críticos y duros públicamente con la concesión, por parte del Ministerio del Interior, del tercer grado al asesino Bolinaga? Aguirre, Mayor Oreja e Iturgaiz. La presidenta de la CAM acaba de dimitir, como en teoría San Gil, por razones personales. No me lo creo. Lo veremos a corto plazo. Y asistiremos a la defenestración de Mayor Oreja en breve.
La historia se repite. Rajoy, y sus barones, no quieren sombra. Sólo serviles.

                                                        Gonzalo Rodríguez-Colubi Balmaseda

2 comentarios:

Javier de la Uz dijo...

Yo, tampoco me lo creo.
Según el periodista Carlos Dávila, escribe en La Gaceta: “no hará ni 15 días, ESPERANZA le soltó al Ministro del Interior, FERNANDEZ DÍAZ: “Tú, que eres muy creyente, ruega a Dios que BOLINGA no salga en libertad, porque si no me vas a oír”. Y ¡vaya si la oyó! Y en público.
Bien: del mismo modo que algunos indecentes han sugerido el empeoramiento súbito de la enfermedad grave (dentro del cáncer de mama, el menos grave) que ha padecido la ex presidenta, argumento deleznable que se puede desechar. Hay que afirmar que la dimisión encierra razones políticas de gentil a veces, más agrio otras, colisión entre las creencias y posturas de AGUIRRE y la línea seguida por el Gobierno de RAJOY. Probablemente, la sucesión de acontecimientos no ha resistido más aplazamientos.

Gonzalo Rodríguez-Colubi Balmaseda dijo...

Ahora se dice que tuvo una gran discusión, incluso a voces, en el despacho de Rajoy por el tema de Eurovegas. Será verdad, supongo. Pero sigo sin creerme que el fundamento para su dimisión, sea otro cualquiera que no sea el de la cesión a los asesinos etarras.Como la gota que cola el vaso. El tiempo da o quita razones. Veremos.