ESE EJÉRCITO QUE VES.
Y así, de modestia llenos,
a los más viejos verás,
tratando de ser lo más,
y de parecer lo menos.
Poetas Muertos
INICIO

7/9/12

EL DESEMBARCO DE ALHUCEMAS II (FAS participantes)











INTRODUCCIÓN.-

           La guerra de Marruecos se hizo a su favor, no en su contra. Se quería devolver al Sultán la viabilidad de su Estado, que no tenía, y que con sus medios no lograba. En la Conferencia de Algeciras de 1.906, con Marruecos como parte interesada, nacieron los Protectorados español y francés. Las cabilas rebeldes al Sultán también se opusieron a ellos y nos vimos obligados a intervenir en el norte del Protectorado para sostener la autoridad de éste, frente a unas tribus rebeldes acostumbradas a campar por sus respetos en aquel territorio. Con esta operación, en la que se contó, por primera vez, con la colaboración francesa se dio el paso definitivo para acabar con la rebelión rifeña y con la sangría de hombres y dinero que nuestro país había enterrado en las inhóspitas tierras del septentrión marroquí.
       Conviene recordar esto, pues parece ser que, hoy en día, se les recuerda como nacionalistas que querían librarse de España, cuando, en realidad, de quien querían librarse era del Sultán.
        El desembarco de Alhucemas fue un desembarco militar llevado a cabo el 8 de septiembre de 1.925 en Alhucemas por el Ejército y la Armada de España, y en menor medida, un contingente aliado francés, que propiciaría el fin de la Guerra del Rif.

   Playas de Desembarco
         Fue éste el primer desembarco aeronaval de toda la historia y de su éxito, dan fe  el General estadounidense Dwight Eisenhower y los Estados Mayores aliados, que durante la planificación del desembarco de Normandía en 1.944, estudiaron profundamente la táctica empleada por los españoles en Alhucemas.
        La idea de un desembarco en Alhucemas fue empresa muchas veces proyectada y otras  abandonada por diversos motivos, y puede decirse que este desembarco era el sentimiento del Ejército de Marruecos, por considerar la bahía de Alhucemas la puerta natural del Rif y ser éste el centro de toda acción contraria, no sólo al dominio de España en Marruecos, sino también al poder de los Sultanes.

La operación de desembarco en Alhucemas fue concienzudamente preparada. Las tropas destinadas a tomar parte en ella fueron sometidas a un riguroso entrenamiento. En la imagen, ejercicios de desembarco realizados en la “playa Yazanen”.

        No sería hasta el ataque de Abd-el-Krim a la zona francesa (junio de 1.925) en que se llegaría a establecer un acuerdo franco-español de actuación en el norte de África. Durante las reuniones efectuadas para concretar tal colaboración se acordó efectuar, por fin, el desembarco en el corazón de la zona rebelde.
        La elaboración del plan le fue encargada al General Francisco Gómez Jordana Sousa. La operación consistió en el desembarco de un contingente de 13.000 soldados españoles transportados desde Ceuta y Melilla por la Armada combinada hispano-francesa. La operación tuvo como comandante en jefe al entonces "Director Militar" de España, General Miguel Primo de Rivera, y como Jefe ejecutivo de las fuerzas de desembarco en las playas de la bahía de Alhucemas al General José Sanjurjo, a cuyas órdenes estaban las columnas de los Generales Jefes de las Brigadas de Ceuta y Melilla, Leopoldo Saro Marín y Emilio Fernández Pérez, respectivamente. Entre los Jefes participantes en la acción se encontraba el entonces Coronel Francisco Franco quien por su actuación al frente de las tropas de la Legión fue ascendido a General de Brigada.

El General Sanjurjo pasando revista a las fuerzas de la “II y III Banderas de la Legión”.

        El plan preveía algunos amagos de desembarco en algunos puntos de la costa y un desembarco efectivo realizado simultáneamente en dos puntos, con el fin de dividir las fuerzas enemigas. Se plantearon tres posibilidades, y se decidió adoptar la solución del desembarco en Suani y Morro Nuevo, pues contaba con la ventaja de dividir las fuerzas enemigas en dos núcleos separados por una zona perfectamente batida por la artillería del Peñón de Alhucemas, ofreciendo una playa de fácil acceso (Suani) en la que sería fácil batir al enemigo que la defendiese.
       Las fuerzas deberían ser aportadas por las Comandancias Generales de Ceuta y Melilla, con las cuales se formarían dos columnas.
       Tomada en firme la decisión, comenzó el entrenamiento exhaustivo de las tropas y los reconocimientos aéreos y marítimos de la bahía de Alhucemas. Estos reconocimientos aconsejaron abandonar el intento sobre Suani y trasladar el esfuerzo a la playa de la Cebadilla, situada en la península de Morro Nuevo.

MANDOS Y FUERZAS ARMADAS.-
Mando Supremo: General  Miguel Primo de Rivera.
Mando Terrestre: General  José Sanjurjo Sacanell.
      Mando Naval: Almirante en Jefe, Vicealmirante Francisco Yolif  y Morgado.

El  EM. del Ejército con Franco, Quelpo de Llano, Sanjurjo y Moscardó entre otros.

FUERZAS ESPAÑOLAS:
FUERZAS TERRESTRES  (aprox. 13.000 hombres):
-  Agrupación Oriental (I Escalón): 10 Carros de asalto ligeros. 2 Banderas del Tercio de la Legión. 3Tabores de Regulares. 3 Tabores de harkas de Fuerzas Indígenas. 1 Tabor de la Mehal-la de Tetuán. 3  Batallones de Cazadores de África 3, 5 y 8. 1 Batería de obuses de 105 mm y 1 de 75; una Unidad de Ingenieros, otra de Intendencia y una tercera de Sanidad. 
  Mandos: General Leopoldo Saro Marín, Teniente  Coronel Miguel Campins y Aura, Coroneles Francisco Franco Bahamonde y Benito Martín González.
- Agrupación Occidental (II Escalón): 2 Banderas del Tercio de la Legión. 2 Tabores de Regulares. 1 harka de Fuerzas Indígenas. Fuerzas de la Mehal-la Indígena. 2 Batallones de Cazadores de África 16 y 68 y Bón. del Regimiento de Melilla. 1 Compañía de Mar. 1 Batallón Expedicionario de Infantería de Marina. 1 Batería de obuses de 105 mm y 2 de 75; una Unidad de Ingenieros, otra de Intendencia y una tercera de Sanidad.
   Mandos: General Emilio Fernánde z Pérez, Coroneles Manuel Goded Llopis y Félix de Vera Valdés.

 Tropas de la columna del “General Saro” a bordo de las barcazas K.


El Apoyo Artillero.-
         Para el bombardeo de las posiciones enemigas se contó con artillería naval y terrestre, ya que desde el peñón de Alhucemas, las piezas que había en el mismo bombardearon las posiciones enemigas.
         Piezas navales: montadas en cada uno de los Acorazados españoles. En cada uno de los Cruceros tipo Reina Victoria. En cada cañonero tipo Recalde y en los Torpederos. Total de piezas de distintos calibres de gran y mediano alcance: 108; otras de calibres inferiores y gran número de ametralladoras.
         Por su parte la escuadra francesa contribuía con un total de 48 piezas de distintos calibres de gran y mediano alcance y otras de calibres inferiores.
         La aportación de la artillería instalada en el Peñón, se componía de un total de 24 cañones y obuses y 2 morteros.
        También se contó, con las piezas artilleras de cada una de las columnas de desembarco una vez en tierra, así como con la batería del 7,62 que aportó la Armada y los cañones que se arrebataron a los rifeños.
 

      

        




“Batería de Montaña” emplazada tras la toma de Monte Mallmusi y Cuernos de Xauen.





Los Ingenieros.-
         La  aportación del Arma consistió en siete Compañías de Zapadores, una unidad de Pontoneros y otra de Aerostación.
         Para fortificar, cada soldado de Infantería llevaba 4 sacos terreros vacios, otros 1.000 en las barcazas K, el material necesario para posiciones de infantería y batería de artillería. El material se componía de sacos terreros, alambrada rápida y elementos de blocao del sistema “García La Herrán”.
         En cuanto a las transmisiones, se disponía de una estación de radio a caballo, una óptica a caballo, una óptica a lomo y una central telefónica en el Cuartel General de la División.  Cada una de las columnas contaba con una estación óptica a caballo y seis de mochila, una radio semi-fija, dos de montaña y dos secciones de tendido de cable con sus aparatos.
         Los Pontoneros llevaron material para construir ocho desembarcaderos de 30 metros, con tramos de caballetes y pontones que se utilizaron como depósitos de agua.







Melilla. Fuerzas de “Ingenieros” en las barcas que han de llevarles a los buques de Transporte.



 
La Intendencia.-
 A grandes rasgos se previeron y transportaron:
 Víveres.- 14 días, tanto de rancho en frio como caliente sobre la tropa, barcazas K y en los transportes marítimos  y artículos para confeccionar 4 días más de rancho caliente.
Agua.- la tropa, llevaba dos cantimploras; en las K, 170 mochilas de agua de 14 l. cada una; cada columna llevaría 200 bidones de 200 y 400l y 1.000 cubas de 18 a 20litros. Los buques, los tanques de agua al completo y además de contar con 3 buques aljibe con cabida de 70 a 300 toneladas.
Carne.- se contrató ganado en vivo para ser sacrificado en la playa, todo él de Marruecos.
Leña.- para tres días.
Material de Campamento.- 9.000 tiendas individuales y cada columna 300 tiendas cónicas, 20 tiendas parque, 100 faroles tipo bomba marina, y para alumbrar los hospitales, un grupo electrógeno.
Acumulación de “víveres y pertrechos” en la playa de Morro Nuevo. A destacar la gran cantidad  de mercantes que esperan ser descargados. El ímprobo esfuerzo realizado por las tropas de Intendencia, aseguró que las fuerzas de primera línea recibieran el abastecimiento necesario.

Servicios Sanitarios.-
         Los heridos se atendieron tanto en la playa, como a bordo de los buques mercantes que se habían habilitado  como hospitales, y entre la península y África, se prepararon 4.000 camas para acoger a heridos y enfermos, así como dos trenes hospitales. Se prepararon hospitales permanentes completos en Melilla, Málaga y Madrid. Se dispuso que los heridos peninsulares fuesen evacuados a España, los indígenas a los territorios de origen y los del Tercio lo fuesen a Melilla.
        Los buques hospitales Barceló y Andalucía, disponían de 321 camas y 368 literas respectivamente, el primero evacuó 5.549 heridos y el segundo 3.300.
Buque Hospital Andalucía.
        En cada barcaza K había un equipo de sanidad con personal y material suficiente, para recoger y asistir a los heridos y los botes a motor de la Escuadra los recogían de dichas barcazas y los transportaba a los buques hospitales.
        Cada una de las Columnas operantes contó con: Hospital Móvil de Montaña, integrado por personal médico y sanitario, además con 1 hospital quirófano y 1 barraca operatoria, diseñada por el doctor Gómez Ulla. Sección de higiene, Ambulancia de montaña y Sección de Artilleros Camilleros.
“Cala Bonita”.  Hospital Móvil de Montaña.

        El hospital tenía 300 camas y dos equipos quirúrgicos, a los que se unieron seis llegados de la península, que se repartieron entre los buques hospitales,  Ceuta y Melilla.


FUERZAS NAVALES (Almirante en Jefe, Contralmirante Guerra Goyena):
    • 2 Acorazados: Jaime I y Alfonso XIII.
    • 4 Cruceros: Méndez Núñez, Blas de Lezo, Victoria Eugenia y  Extremadura.
    • 1 Portahidroaviones: Dédalo.
    • 2 Destructores: Alsedo y Velasco.
    • 6 Cañoneros: Cánovas del Castillo, Canalejas, Eduardo Dato, Luaria, Laya y Recalde.
    • 11 Guardacostas: Uad Maluya, Uad Kert, Uad Martin, Uas Ras, Uad Lucus, Uad Torga, Tetuán, Ardía, Larache, Alcázar y Xauen.
    • 6 Torpederos Clase T-1: T-1, T-11, T-16, T-18 y T-22.
    • 7  Guardapescas: Marinero Jarano, Cardólo, Maquinista Macias, Condestable Zaragoza, Marinero Gante, Torpedista Hernández y Contramaestre Castelló.
    • 4 Remolcadores: Cíclope, Ferrolano, Gaditano y Cartagenero.
    • 2 Aljibes: África y E.
    • 26 barcazas de desembarco tipo K de 300 Tn. 
    • 27 Trasportes.


Portahidroaviones Dédalo, con unos 20 hidroaviones. Entregado en 1.922



Acorazado Jaime I.  Entregado en 1.921









Crucero Blas de Lezo. Entregado en 1.925





FUERZAS AÉREAS (General Jorge Soriano):
    
·         3 Escuadras (que en conjunto comprendían siete Grupos, uno de ellos, de Hidroaviones)
·         25 Breguet XIV.
·         15 Bristol F2B.
·         15 Fokker C-IV.
·         15 Breguet XIX.
·         6 De Havilland D.H.4
·         6 Potez XV.
·         4 De Havilland D.H.9.
·         8 hidroaviones Savioia S16.
·         7 hidroaviones Dornier Wall.
·         3 hidroaviones sanitarios Junkers F-13 de la Cruz Roja española.   






Junkers F-13 de la Cruz Roja Española




AVIACIÓN NAVAL.-
    • 3 Escuadrillas (formada cada una por un Grupo de reconocimiento y otro de bombardeo).
    • 6 hidroaviones de caza – reconocimiento SIAI Savioia Sm – 16.
    • 6 hidroaviones de bombardeo Machi M – 1 SAR.
    • 1 globo cautivo tipo Avorio Prasone de 1.100 m³.
    • 1 dirigible semirrígido de SCA de 1.500 m³.

Los Hidros del Dédalo dispuestos para entrar en fuego


SIAI Aavioia Sm-16 (hidro de reconocimiento)


FUERZAS FRANCESAS
FUERZAS NAVALES (Almirante Hallier):
    • 1 Acorazado: París.
    • 2 Cruceros: Metz y Strasbourg.
    • 2 Destructores: Annamite y Tonkinois.
    • 2 Monitores avisos: Reims y Amiens.
    • 1 Remolcador: Homard.
    • 1 batallón de Infantería de Marina (que desembarcó a las 24 horas).


Acorazado francés París. Entregado en 1.914

FUERZAS AÉREAS:
    • 1 Escuadrilla de bombardeo:
    • 6 Farman  Goliath.


Francisco Javier de la Uz Jiménez


3 comentarios:

José Antonio dijo...

Muy buena la ilustración fotográfica. Mi voto –por si hay concurso de méritos–: Para los intendentes de la playa de Morro Nuevo. El orden de almacenamiento en la playa de los aprovisionamientos ya desembarcados, aparece como realizado para una revista de inspección en tiempo de paz en algún Centro Técnico; y eso que habrían de llevarlo a cabo con toda rapidez y urgencia y con preponderancia de medios manuales, mientras nuevos cargueros les reclamaban. Supongo que ellos formularían su posterior informe técnico sobre los procedimientos, las dificultades, las enseñanzas obtenidas y los posibles porcentajes de pertrechos diversos confundidos entre sí y de difícil localización inmediata en el área de espera playera. Nunca he tenido ocasión de saber de él.

Gonzalo Rodríguez-Colubi Balmaseda dijo...

Verdaderamente fantástica tu exposición, Javier. El desembarco de Alhucemas, fue todo un ejemplo táctico y estratégico en su planeamiento, preparación y ejecución.

Francisco Ángel Cañete Páez dijo...

Magnífica exposición, excelente y muy detallada documentación, y en suma un magnífico y brillante artículo para deleite de cuantos amamos la historia militar de España. Mi felicitación más sincera para el autor.