ESE EJÉRCITO QUE VES.
Y así, de modestia llenos,
a los más viejos verás,
tratando de ser lo más,
y de parecer lo menos.
Poetas Muertos
INICIO

8/8/12

TTE. GALIANA - DIVISIÓN AZUL








Gran Jefe Cerdido en su día mandaba este mensaje:

Mi buen amigo Pepe, José María Castillo Querol Coronel de Caballería de la XI promoción, me dice lo siguiente:
"De la Revista Club de los Poetas Muertos copie el articulo sobre los Jefes y Oficiales de Caballería en la División Azul. Os falta el mas importante: José Juan Medina Cobacho del Arma, en lo referente a la División Azul , falta el Tte. D. Jaime Galiana Garmilla, primer laureado de esa División, aun que no participo en la Batalla de Kransy Bor ya que cayo heroicamente el 22 de octubre de 1941 en Sitno y fue enterrado en el cementerio de Grigorowo.
Angel intenta que lo corrijan".
Y así lo hago saber a todos vosotros con un fuerte abrazo.
Angel Cerdido Peñalver.

Pero en esta sección hay mucho escrito sobre la División Azul, por lo que pido a los diversos autores identifiquen la entrada correcta, ayudándose del buscador, para poder insertar esta nota.
Y como viene al caso, añado esto que me manda Rita Morales Galiana.

El Teniente de Caballería JAIME GALIANA GARMILLA, Laureado a título póstumo, murió en Rusia, era primo hermano de mi mamá, había nacido en Alicante como toda la familia Galiana/Esquerdo, creo según me ha contado mi madre tenía un carácter afable, risueño, gran deportista, gran jinete, gran militar, muy creyente, amaba a España por encima de todo. Hasta el traslado del Museo del Ejercito a Toledo, tenía una salita en el Museo de Madrid dedicada a su persona, sus medallas, la Laureada, uniformes, ahora creo que ya no está y no sé donde estarán sus pertenencias, ¡¡qué pena!!.
Un saludo.
Rita.
Jaime Galiana Garmilla. Teniente de Caballería.




En el Diario Oficial del Ministerio del Ejército número 277, del día 8 de diciembre de 1973, una orden de la Dirección de Personal decía así en el capítulo de Recompensas:  

Cruz Laureada de San Fernando: como resultado del expediente de juicio contradictorio instruido al efecto y de conformidad con lo propuesto por Asamblea de la Real y Militar Orden de San Fernando y por el ministro del Ejército, Su Excelencia el Jefe del Estado se ha dignado conceder la Cruz Laureada de San Fernando al teniente de Caballería don Jaime Galiana Garmilla por su heroica actuación en el combate librado el día 22 de octubre de 1941, para la ocupación de los pueblos de Russa y Sitno, en el que encontró gloriosa muerte…  

Ha esperado el periodista, con impaciencia y devoción, el tiempo justo para contar la historia de este joven laureado español, el último hasta el día de la fecha. Y ha guardado celosamente datos, señas humanas, documentos gráficos entrañables, cartas de su puño y letra, opiniones de amigos y conocidos que lo fueron del teniente Galiana, en la paz y en la guerra, hasta el día de hoy, en que los caballeros laureados celebran, 30 de mayo, la fiesta de su patrón, San Fernando. 

Y es por ello hoy, precisamente hoy, cuando, cuando exhumo las amarillas fotografías y los hechos heroicos que han convertido a este Teniente de corazón alicantino en el legendario Galiana de la División Azul.  

Esta es la historia relatada con el escueto sentido castrense, ni más ni menos, tal como ha servido para que sobre su recuerdo se graben las cuatro espadas y los laureles de la más alta condecoración militar. 

Encomendado el mando de la sección de Asalto del Regimiento de Granaderos 269 al teniente de Caballería don Jaime Galiana Garmilla, inicia su actuación el mismo día en que su División entra en línea, el 12 de octubre de 1941, efectuando pequeños reconocimientos de vanguardia e intentando diversos golpes de mano… 

El coronel José Martínez Esparza, en su libro publicado en 1943, titulado Con la División Azul en Rusia, escribe del teniente Galiana ya en sus primeras páginas:  

En cuanto a la Plana Mayor, Batería de acompañamiento, Sección de Caballería, baste decir que la Academia de Caballería envió al teniente don Jaime Galiana, uno de los oficiales con las características de valor propias de los oficiales de Caballería, como pronto demostró con su muerte.

Reconstruimos la historia, en principio, según los severos datos de la Orden Militar: 

El día 18 del pasado mes, hacia las dos horas, cruza, el frente de su unidad embarcada en botes neumáticos el rio Wolchov. Descubierto por el enemigo, tras tomar las oportunas medidas de seguridad para la tropa a sus órdenes, acuerda llevar a efecto personalmente la misión recibida, para lo cual, acompañado solamente del cabo Mariano Díaz de las Moras, logra infiltrarse en las posiciones enemigas, volando con una carga explosiva un refugio y causando gran número de bajas al enemigo. Al emprender el regreso bajo el fuego de las armas enemigas, les sale al paso un adversario que al intentar apresarles y no conseguirlo les arroja una granada de mano, cuya explosión causa la muerte de este y secciona el pie izquierdo del cabo Diez, que queda en tierra sin sentido. El teniente Galiana, milagrosamente ileso, carga con el cabo no obstante creerle muerto y llega al lugar donde se encuentra la sección con la que regresa a nuestras líneas haciéndose constar que mientras que el cabo era fuerte y corpulento, el teniente Galiana era de complexión física débil. 

El coronel Martínez Esparza cuenta en su esplendido diario de guerra: 

La escena a la luz sola de una lamparilla de gasolina resultaba tétrica. Entonces tuvimos ocasión de abrazar al cabo de las Moras, que lloró de emoción al verse felicitado por su comportamiento. En cuanto al teniente Galiana, sin perder más que el tiempo necesario para recibir un abrazo nuestro, organizó la evacuación de la sección, que además había de transportar los heridos, para no distraer personal de la guarnición. Al bravo Teniente le caían lágrimas de alegría y orgullo por la actuación de su gente y por el éxito del golpe de mano, que en adelante debía mantener en alerta constante al enemigo, pues le habían hecho comprobar la calidad de los soldados que tenía enfrente… 

La historia en los documentos militares termina pronto, ya. De esta forma: 

Después de una serie de actuaciones en golpes de mano reconocidas, estos culminan con su actuación en el hecho de armas llevado a cabo el 22 del aludido mes, en que para proseguir el avance ya iniciado se ordena la ocupación de los pueblos de Russa y Sitno. Iniciada la progresión, unos nidos de ametralladoras, enterradas en el saliente de un bosque, impiden todo avance por el número de bajas que ocasionan en nuestras filas, por lo que el teniente Galiana solicita reiteradamente el honor de asaltarlas, y concedido, se lanza al frente de su sección, que queda casi aniquilada, contra las posiciones ocupadas por dichas armas, de las que se apodera después de una valiente lucha cuerpo a cuerpo y en la que encuentra gloriosamente la muerte, logrando con su acción la reanudación del avance del Regimiento y con ello la ocupación de los objetivos señalados. 

De aquellos treinta hombres que efectuaron el asalto, ¡que pocos quedaron!, he podido encontrar un dato: 

Cayó con su propio cuerpo sobre el cañón de las ametralladoras, cegándolas… Iba delante de todos en cuanto el comandante Román dio la voz de asalto el impulso que dio el teniente Galiana a la sección fue incontenible. El tirador de aquella ametralladora fue muerto sobre su misma arma. Muchos muertos del enemigo, mayor número de prisioneros y cuatro máquinas útiles fueron el resultado de aquel bravísimo asalto en el que perdió la vida el teniente Galiana.
 José V. Ruiz de Eguílaz y Mondría
Coronel de Caballería

2 comentarios:

Gonzalo Rodríguez-Colubi Balmaseda dijo...

Mis Coroneles Castillo y Cerdido: En mi entrada del 09/02/2010 titulada "Gigante Capitán Palacios" rindo un humilde homenaje a tan heróico oficial en el aniversario de la épica batalla de Krasny Bor.Como quiera que al lado del Regimiento 262, combatió el Grupo de Exploración y Explotación 250 cito a TODOS los Jefes y Oficiales de Caballería. Sin distinguir a nadie como "mas importante". Aunque entre ellos estuviera mi padre el Tte Rodriguez Colubi al mando del 3º Escuadrón al ser evacuado (tiro en el cuello) su Jefe el Cap Domínguez Manjón.
Por otra parte efectivamente el heróico Tte Galiana se cubrió de gloria, antes de la batalla de Krasny Bor.

Gonzalo Rodríguez-Colubi Balmaseda dijo...

Me parece fantástico, faltaría mas, que en esta entrada se agregue la heroica acción de guerra del Teniente Galiana que le valió la concesión de la Laureada. Pero insisto corresponde a otra batalla, varios meses anterior a la aludida de Krasny Bor.No hay por tanto, nada que corregir.
Un abrazo mis Coroneles.