ESE EJÉRCITO QUE VES.
Y así, de modestia llenos,
a los más viejos verás,
tratando de ser lo más,
y de parecer lo menos.
Poetas Muertos
INICIO

19/7/12

MILITARES QUE NO ACUDEN A SU PUESTO DE TRABAJO


El coronel Alamán Castro da la voz de alarma ante la nueva afrenta al Ejército por parte de la casta política: “Quieren convertirnos en una mierda de soldados"
El ministro de Defensa, Pedro Morenés.

El Gobierno se ha propuesto acabar con los militares que no cumplen en su puesto de trabajo. El Ministerio de Defensa está preparando una resolución para endurecer las condiciones de los militares. Habrá serias medidas disciplinarias para los que hagan trampas. Acabar con el absentismo. Este es el objetivo que se ha fijado el departamento que dirige Pedro Morenés. La nueva normativa que está preparando endurecerá ostensiblemente los horarios y condiciones de trabajo de los militares. 
Según el borrador de “Resolución X/2012, de la secretaría de Estado de Defensa, sobre ordenación del tiempo de trabajo del personal militar”, la nueva normativa se centrará en dos puntos principales: 
- Por un lado, acabar con el absentismo. La resolución que se ha redactado aplica duras condiciones para acabar con aquellos militares que no acuden a su puesto de trabajo. Son estas: 
1. Habrá inspecciones para controlar la asistencia de los militares. Cada trimestre, los mandos de primer nivel deberán enviar un informe sobre las horas de trabajo del militar. 
2. Aquellos que no acudan a trabajar por un motivo justificado, serán sancionados con medidas disciplinarias. El documento no concreta cuáles, aunque sí destaca que se prestará “especial atención a las acciones de fraude en el cumplimiento del horario”. 
3. “No se autorizarán ausencias cuando se trate de atender deberes de carácter público o personal que puedan realizarse fuera de la jornada de trabajo”.
4. Todas las ausencias, aunque sea temporales, del puesto de trabajo deberán ser justificadas documentalmente. 
5. La administración militar revisará especialmente las bajas médicas: será obligatorio presentar un parte médico al primer día de ausencia y se entregará al día siguiente de su expedición. 
6. La administración también revisará mediante reconocimientos médicos periódicos la situación real de aquellos militares en situación de incapacidad temporal. No podrán negarse a someterse a chequeos.

- El otro asunto destacado de la resolución será la ampliación de los horarios de trabajo de todos los militares:

1. Trabajarán media hora más, hasta un total de 37, 5 horas semanales. O, lo que es lo mismo, 1.647 horas anuales. 
2. Tendrán derecho a una pausa diaria, pero únicamente de 20 minutos. 
3. En cuanto a los puestos de especial dedicación, tendrán una jornada de 40 horas semanales. Aquí se incluyen quienes presten servicio en gabinetes de altos cargos, en unidades vinculadas a consejo de ministros. 
4. El Subsecretario de Defensa aprobará en el primer trimestre del año el calendario laboral. 
5. El horario de trabajo será de 7:30 a 15 horas de lunes a viernes. 
6. En Cuarteles Generales: de 07:30 a 17:30 de lunes a viernes y de 9 a 14 los sábados.
7. Los militares tendrán derecho a vacaciones: un mes natural o 22 días hábiles. No habrá días adicionales por antigüedad. 
8. Se suprimen los días de permiso por asuntos propios. 
9. Se suprime el pasaporte anual para que los militares destinados en Canarias puedan viajar a la Península con cargo al Estado. 
Código de buenas prácticas 
El Gobierno también tiene previsto aprobar un código de buenas prácticas para los militares. El objetivo es que los cargos públicos fomenten la productividad entre los militares. En él se incluirán las siguientes medidas: 
- Restricción del acceso a Internet, potenciando el uso de la intranet corporativa. Solo dispondrán de conexión a la Red aquellos militares cuyo puesto de trabajo requiera su uso obligatorio y tendrán restricciones. 
- Obligatoriedad de realizar cursos de formación para el mejor desempeño del puesto de trabajo. 
- Exigirán la justificación de todas las ausencias, incluidas las de menos de dos días en las que se alegue enfermedad. 
- Todos los militares deberán fichar a la entrada y a la salida de su trabajo. Portarán distintivo, tarjeta corporativa o identificación electrónica.

MI RESPUESTA AL MINISTRO 
¿Cuándo no ha sido así, señor ministro Morenés?  ¡Qué poco sabe de lo nuestro! No somos políticos, quitando los indeseables de nosotros, que usted y el resto de políticos tienen tan cerca. Nosotros los sentimos tan lejos y ustedes, naturalmente, compensan tan generosamente. 
Sobre las inspecciones: Todos los militares hemos estado inspeccionados todos los días por nuestro superior inmediato y éste por el suyo y así respectivamente. De acabar con el absentismo se encargaban, todos lo días a todas las horas, también los anteriores. 
Siempre han sido castigados los militares cuando no asistían a sus obligaciones. Cuando eso sucedía, sin necesidad de nombrar un juez, los mandos de primer nivel tenían facultades pera arrestar en un castillo (cárcel militar en nuestro argot) hasta dos meses, pena, que una vez cumplida, se podía recurrir judicialmente y de la que siempre se daba cuenta a la autoridad superior. 
En caso de que recurrido el arresto éste hubiese sido injusto, se arreglaba con un “usted perdone”, sin derecho a indemnización alguna, y un arresto al superior injusto. 
Respecto a “la atención a las acciones de fraude en el cumplimiento del horario”, siempre ha estado castigado. Siguen otro montón de chorradas que nada tienen que ver con nosotros, pues las bajas médicas, reconocimientos periódicos, siempre se han llevado así.

 Y ahora viene lo más interesante de lo que nos cuenta el despistado señor Morenés, que, sabiendo tanto de lo nuestro, debe tener unos remordimientos de conciencia inmensos, por la estafa que supone que no nos hayan pagado nunca, ni nos paguen, horas extraordinarias. Se ha olvidado nuestro ignorante ministro de algunos detalles importantes, seguro que ha sido sin querer, dada la alta diligencia del ministro y su interés por hacernos la vida agradable. 
Veamos. La ampliación de los horarios de trabajo de todos los militares: Se suprimen los días de permiso por asuntos propios. Nunca hemos tenido esos días. Los sargentos de semana, uno por compañía, solo podían salir en la semana a la calle tres horas y media al día, horas de paseo de la tropa, estoy hablando de los de mi época, no habrá variado mucho, venían hace una semana al mes cuado las cosas iban bien. 
Los oficiales de semana tenían que asistir al desayuno, comida y cena de la tropa. Naturalmente fuera de las ocho horas de jornada. 
El oficial y el suboficial de guardia tenían que estar 24 horas sin dormir, cuando las cosas iban bien, hacían ese servicio de 2 a 3 días al mes, naturalmente al día siguiente a seguir el horario normal. 
El capitán de cuartel no podía salir del cuartel durante las 24 horas del día, se solían hacer 4 ó 5 servicios al mes, cuando las cosas estaban bien. 
Durante las maniobras, solían durar una semana, todos estaban de servicio 24 horas todos los días, durmiendo en el suelo, y comiendo cuando se podía, casi nunca caliente, o no durmiendo cuando los ejercicios eran nocturnos, siempre, y más cuando eran con fuego real, expuestos a graves peligros. 
Naturalmente, importaba muy poco que fuese fiesta o no. Luego había otros servicios no periódicos, actos públicos, normalmente en días de fiesta, visitas de autoridades, inundaciones, incendios, etc. y alguno más me olvidaré. 
Nunca por ellos se cobró, ni se cobra una peseta. Supongo que el tan justísimo y diligente ministro, tendrá todo esto en cuenta y lo considerará en lo sucesivo horas extraordinarias a cobrar, como hacen el resto de los españoles y me temo muy mucho que también el ministro. 
Señor ministro, esto que le parece a V.E. tan extraordinario e increíble es lo que venimos haciendo en el Ejército, por lo menos desde el año 1958, que yo ingresé en la Academia. Precisamente la misma Academia en la que nos quieren hacer mitad soldado y mitad ingeniero industrial. Es decir, una mierda de medio soldado y una mierda de medio ingeniero. Que la Patria no se lo agradezca y Dios sí se lo demande.

Francisco Alamán Castro

Coronel y colaborador de AD
José V. Ruiz de Eguílaz y Mondría
Coronel de Caballería

9 comentarios:

Francisco Benitez dijo...

Que razón lleva el Coronel Alaman en sus comentarios.

Paco Membrillo dijo...

¿Se referira a mi, que a los 20 días de tener un derrame cerebral y pasar 5 dias en la UVI despues de una intervencion en el cerebro ya estaba en mi puesto de trabajo o que a los siete días de un infarto y despues de pasar tres dias en la UVI despues de una revascularizacion ya estaba otra vez en mi destino? Locuras o cosa de militares?

Javier de la Uz dijo...

Cuando leí la noticia, no daba crédito.
¿Desde cuándo los militares hemos mirado la hora de término de jornada, a excepción de algún inepto para el Servicio?
¿Desde cuándo no se ha corregido la impuntualidad, sin necesidad de fichar?
¿Desde cuándo nos han pagado las horas extras realizadas por los Servicios, que como bien dice el Coronel Alamán, fueron y son numerosos incluidas los días de Fiesta?
Por no seguir enumerando. Sr. Ministro, ¡qué pobres consejeros tiene!

Lorenzo Cavanillas dijo...

Lo que le pasa a este ministro, es que ha creído que los militares son como los políticos que tienen seis meses de vacaciones y cobran dietas sin mover un dedo.

Gonzalo Rodríguez-Colubi Balmaseda dijo...

Cuando hace no muchos meses Pedro Morenés fue nombrado Ministro de Defensa, en este mismo blog y mediante comparativas fotográficas con su antecesora la separatista Chacón, ensalcé su comportamiento escrupulosamente respetuoso en actos militares mucho más si preside nuestra Bandera. Bien es verdad que debería ser lo normal. Claro que Chacón había puesto el listón tan bajo… Aún así no me desdigo de lo dicho. Pero hay algo más, señor Ministro, que las normas externas.
Hoy, más que avergonzado, me siento asqueado. Y no sólo con el Ministro de Defensa. Y me pregunto: ¿no hay un solo General, colaborador directo o no de Morenés que le ponga los puntos sobre las íes? ¿Nadie le va a explicar cómo somos los militares? ¿Dónde está ese “espíritu militar”?

José Antonio dijo...

De todos es conocido el que yo huyo de aproximarme y de comentar cuestiones de pequeña política (política de los políticos). Luego no debiera comentar este artículo.

Pero por lo que yo veo (lo vemos todos), España está siendo sometida por la canalla mundial (ONU, FMI, UE, BCE y otros organismos anexos, cuyos personajes principales que dan la cara son, OBAMA, MERKEL, CAMERON, (a SARKOZY, que les debió parecer que le faltaba cara, le largaron), está siendo sometida, además de a ruina económica, a todo tipo de manipulaciones y provocaciones desestabilizadoras de la opinión pública, orientadas a la agitación y la violencia social.

Hoy, estamos comentando algo que yo considero es una manipulación y una provocación de procedencia partidista política, destinada a crear desmoralización entre el personal militar, a enfrentar militares contra militares y contra el ministro del ramo. Razones que avalen esa creencia mía, ninguna en especial; tan sólo la dicha del acoso internacional, la evidencia de que ni al ministro o ministra más tonto que hayamos padecido nunca se le ocurriría anticipar un libelo así (si quisiera ponerlo en práctica lo publica por sorpresa en el BoD, y ya está) y la procedencia web del artículo.

En un comentario, el 17-03-2012, dije: De conformidad con lo que antecede, se hace pública advertencia de que habrá de recibirse con cautela cualquier publicación procedente del tal dicho sitio web.

No obstante, respeto todas las opiniones respetables. Y el tiempo dará la razón a quien la tenga.

José Antonio Chamorro Manzano
XVI Promoción A G M

Anónimo dijo...

No nos equivoquemos, si esa instrucción/norma es verdad, ha sido escrita por militares.
Mi Coronel antiguo, lo único que le digo, con el debido respeto, que se actualice un poco. Podemos estar de acuerdo, pero los tiempos cambian.

Javier de la Uz dijo...

"Quiero saber qué soy funcionario o militar"

Gema Nieves / Madrid jueves, 13 de septiembre de 2012

http://www.revistatenea.es/RevistaAtenea/REVISTA/articulos/GestionNoticias_10038_ESP.asp

Soy el CBMY (Cabo Mayor) Casiano Sánchez Pérez, escribo esto no en mi nombre sino en el sentir de todos aquellos que elegimos esta profesión: "Quiero saber qué soy, funcionario, militar". De esta forma comienza una carta recientemente enviada a Miguel Ángel de la Cruz, periodista de Antena 3 y miembro de la Asociación de Periodistas de Defensa (APDEF). Y, hoy por hoy, por mucho que se pretenda, no es un tema que sorprenda dentro del seno de una institución como la militar, ya que con la última reducción de gastos se estipuló la eliminación de la paga extra de Navidad para los funcionarios; así como todos los días adicionales por asuntos particulares que además se recortan de seis a tres y también los días adicionales por antigüedad -esta medida no se aplica el presente año-; y se modifican las retribuciones que se perciben cuando se falta al servicio por enfermedad común.
De esta forma, y como funcionarios públicos que son, los miembros de las FAS y de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, se verán afectados igualmente por los recortes y nuevas normas.
En referencia a este problema, el mencionado Cabo Mayor expone una situación que muchos han vivido, y que no es sólo enfrentarse a recortes presupuestarios, sino que, a veces, los demás colectivos no entienden que las Fuerzas Armadas son parte de esta sociedad para lo bueno y para lo malo. Se trata de una profesión elegida por vocación, en la que los militares tienen que respetar y potenciar unos valores muy específicos, pero que, a la hora de la verdad, en lo que se refiere a la administración, se les considera como funcionarios. Los valores les imprimen a los militares ese ardor guerrero que sienten (como dice el autor por vocación y convicción), pero muchas veces las decisiones políticas les llevan a sentirse fuera de lugar.
Para una explicación mejor, hay que ponerse en situación y la mencionada carta de CBMY Sánchez dice: El otro día había quedado con unos amigos a tomar un café, todos ellos son funcionarios de distintos Ministerios y Administraciones -vamos que estábamos un grupo de los que mucha gente en este país se alegra cuando el Gobierno de turno nos congela o nos baja el sueldo-, ese grupo de personas, que según nuestros políticos somos afortunados por tener un sueldo fijo en época de crisis y afortunados cuando no hay crisis por trabajar poco.
Nos sentamos a tomar café -continúa- y, ¡cómo no!, salió el tema de conversación: ¡Qué más nos van a quitar del sueldo! Dos años con el sueldo congelado, dos bajadas de sueldo y ahora nos quitan la paga extra de Navidades. Los comentarios son parecidos: pues a mí me viene el seguro del coche de la casa y el de vida; a ver cómo les hago frente y los reyes de los niños "qué Navidades nos esperan". Yo me mantenía escuchando en silencia las quejas de unos y de otros, hasta que uno de ellos que trabaja en los juzgados como auxiliar administrativo me preguntó por qué no decía nada: "Los militares también sois funcionarios o vais por libre". Los demás compañeros asienten al comentario y yo me quedo pensando y digo "No sé, yo soy militar es lo que me han enseñado. Claro que para todo lo malo parece ser que soy funcionario". En ese momento se dispara el aluvión de críticas de mis amigos: pues claro que sois funcionarios; por qué tenías que tener un trato distinto, los demás trabajamos igual o más que vosotros. Por un momento no entendía por qué se ponían de esa forma, pero me sentí molesto, busqué una defensa de mi argumento y empecé el tuno de preguntas.

CONTINUA.....

Javier de la Uz dijo...

SIGUE....

A mi amigo de los juzgados: Tú cuando haces una guardia, ¿te la pagan? Su respuesta: Pues claro estaría bueno, si no de qué.
A mi amiga del hospital: Tú los servicios, ¿son de 24 horas sin dormir? ¡Sí hombre!, nadie está 24 horas sin dormir
A mi amigo el profesor: Tú cuando hay que quedarse a trabajar porque tu jefe te lo ordena hasta la hora que haga falta, ¿a qué te quedas sin cobrar? Estaría bueno que me tuviera que quedar después de las clases y encima gratis.
A mi amigo bombero: Vosotros, sí que hacéis guardias o servicios y al día siguiente a trabajar, como mucho te dan el día de saliente con suerte, ¿verdad? No yo trabajo 24 horas que son 3 jornadas de trabajo, de 8 horas, con lo que libro 3 días.
Pero entonces, a ninguno de vosotros os mandan de maniobras a dormir en una tienda de campaña durante una semana; no os mandan de misión al Líbano, Afganistán o Somalia durante 6 meses sin ver a vuestras familias y jugándote la vida; no os mandan a cualquier zona de España en caso de incendio o catástrofe durante el tiempo que sea necesario; no estáis disponibles las 24 horas del día, durante los 365 días del año como nosotros.
La respuesta es sencilla, "no". Entonces si yo soy funcionario como vosotros, por qué no tengo vuestros derechos, por qué no me pagan las horas extras, porque no me pagan las guardias, los servicios, las maniobras, por qué pueden llamarme a cualquier hora y decirme que me incorpore a la unidad, por qué pueden llevarme lejos de mi familia durante seis meses arriesgando mi vida, por qué pueden destinarme a cualquier unidad de España si yo no quiero. Yo tenía razón "SOY MILITAR" pero para lo malo también soy funcionario.
Finalmente, el cabo mayor afirma que, desde su postura, respeta profundamente a todos y cada uno de los profesionales de todos los sectores. También aclara que no se queja del suyo, "ya que fue mi elección y mi vocación. No presumo de trabajar más o menos que otros, pero sí puedo decir que no se me trata como a un funcionario, exceptuando cuando tienen que congelar o bajar los sueldos, así que no me llamen funcionario porque me confunden y lo mismo pienso que tengo los mismos derechos que tienen ellos".