ESE EJÉRCITO QUE VES.
Y así, de modestia llenos,
a los más viejos verás,
tratando de ser lo más,
y de parecer lo menos.
Poetas Muertos
INICIO

17/7/12

DISPARATE ADMINISTRATIVO-POLÍTICO- AUTONÓMICO



Hace poco comentaba en POETAS MUERTOS de Facebook:
-

Los militares aprendimos que cuando hay que atacar la colina el Jefe debe decir ¡SEGUIDME!, nunca ¡IR!, así que lo que a mí me molesta no es que me quiten la extra, ya sabemos que la vida si es necesario, lo que me molesta es no tener a nadie a quien seguir. No voy a relatar todos los privilegios y corruptelas que adornan a la clase política, circulan mil ejemplos por la red. Que empiecen por ellos, y después que me pidan que les siga, que aquí están mis güevos, por no decir algo más vulgar.
Acabada la guerra de liberación Franco dijo a su Ejército que España tenía que apretarse el cinturón, primero él y detrás su Ejército, él que venía de pegar tiros, y todos, SIGUIENDOLE, dijeron: ¡A LA ORDEN! ¡ARRIBA ESPAÑA! y España creció como nunca lo ha vuelto a hacer. No lo he leído en cualquier parte, me lo contó mi padre, uno de los que pegaban tiros, y de los que se apretaron el cinturón, doy fe.
En esta misma sección del Blog hablabamos de las Autonomías

Y seguimos hablando de lo que es tan evidente, y parece ser que no hay más remedio que tragar.

Yo mi me conmigo, misco y mi "famillia", a los demás que os den.


"La Cultura, la Educación, la Sanidad, las clases altas, medias y bajas, expoliadas. Y el disparate administrativo-político-autonómico, ni tocarlo.
A ver si lo he entendido, señor presidente... Hasta por morirme debo pagar un 21 %... A ver si lo entiendo. Insisto.
Alemania tiene 80 millones de fulanos y 150.000 políticos. España, 47 millones y 445.000 políticos. Sin contar asesores, cómplices y colegas. O en Alemania faltan políticos, o aquí sobran. Si en Alemania faltan, apenas tengo nada que decir. Si en España sobran, tengo algunas preguntas. Señor presidente.
¿Para qué sirven 390 senadores (con la brillantez media y la eficacia política media de un Iñaki Anasagasti, por ejemplo)? Subpregunta: si un concejal de Villacantos del Botijo, por ejemplo, necesita contratar a 15 asesores... ¿Para qué puñetas sirve ese concejal, aparte de para dar de comer a numerosos compadres y parientes?
¿Para qué sirven 1.206 parlamentarios autonómicos y 1.031 diputados provinciales? ¿Sabe usted lo que cobra toda esa gente? ¿Y lo que come? Ese tinglado regional, repartido en diecisiete chiringuitos distintos, duplicados, nos cuesta al año 90.000 millones de euros. Con ahorrar sólo la mitad... Eche usted cuentas, señor presidente. Que yo soy de Letras.
En vista de eso, ¿cómo es posible que el Gobierno de este putiferio de sangüijuelas y sangüijuelos se la endiñe a las familias y no a ellos? Que en vez de sangrar a esa chusma, se le endiñe a la Dependencia, a la Sanidad, a la Educación, a la Cultura, al pequeño comercio? ¿A la gente que de verdad lucha y trabaja, en vez de a esa casta golfa, desvergonzada y manifiestamente incompetente?
A ese negocio autonómico absurdo e insostenible, del que tanta gentuza lleva viviendo holgadamente desde hace más de treinta años. 17 parlamentos, 17 defensores del pueblo, embajadas propias, empresas, instituciones. Negocios casi privados (o sin casi) con dinero público. El único consuelo es que a esa pandilla depredadora la hemos ido votando nosotros. No somos inocentes. Son proyección y criaturas nuestras.
Treinta años engordándolos con nuestra imbecilidad y abulia política. Cuando no con complicidad ciudadana directa: Valencia, Andalucía... Con unos tribunales de Justicia cuando no politizados o venales, a menudo lentos y abúlicos. El golfo, impune. Y el ciudadano, indefenso. Esos políticos de todo signo (hasta sindicalistas, rediós) puestos en cajas de ahorros para favorecer a partidos y amiguetes. Impunes, todos.
Me creeré a un presidente de Gobierno, sea del color que sea, cuando confiese públicamente que este Estado-disparate es insostenible. Cuando alguien diga, señor presidente, mirándonos a los ojos, "voy a luchar por un gran pacto de Estado con la oposición"; "me voy a cargar esta barbaridad, racionalizándola, reduciéndola, controlándola, adecuándola a lo real y necesario"; "voy a desmontarles el negocio a todos los que pueda. Y a los que no pueda, a limitárselo al máximo. A lo imprescindible"; "aquí hay dos autonomías históricas que tendrán algo más de cuartelillo, dentro de un orden. Y el resto, a mamarla a Parla".
"Y el que quiera entrar en política para servir al pueblo, que se lo pague de su bolsillo".
Pero dudo que haga eso, señor presidente. Es tan prisionero de su propia chusma político-autonómica como el PSOE lo es de la suya. Ese toque de jacobinismo es ya imposible. Tiene gracia. No paran de hablar de soberanía respecto a Europa quienes son incapaces de ejercerla en su propio país. Sobre sus políticos. Dicho en corto, señor presidente: no hay cojones. Seguirán pagándolo los mismos, cada vez más, y seguirán disfrutándolo los de siempre. El negocio autonómico beneficia a demasiada gente.
Usted, señor presidente, como la oposición si gobernara, como cualquiera que lo haga en España, seguirá yendo a lo fácil. A cargar a una población triturada, con cinco millones de parados, lo que no se atreven a cargar sobre sus desvergonzados socios y compadres. Seguirá haciéndonos aun más pobres, menos sanos, menos educados. Hasta el ocio para olvidarlo y la cultura para soportarlo serán imposibles.
Así que cuando lo pienso, a veces se me va la olla y me veo deseando una intervención exterior. Que le vayan a frau Merkel con derechos históricos, defensores del pueblo, inmersiones lingüísticas, embajadas y golferías autonómicas. De tanto reírse, le dará un ataque de hipo. De hippen, o como se diga allí.
Lo escribía el poeta Cavafis en Esperando a los bárbaros. Quizá los bárbaros traigan una solución, después de todo. Para esto, que nos invadan los bárbaros de una puta vez. Que todo se vaya al carajo y el Sentido Común reconozca a los suyos. Si quedan.
Recristo. Qué a gusto me he quedado esta tarde, señor presidente. Lola acaba de abrir el bar. Esta noche me emborracho. Como Gardel en el tango. Fiera venganza la del tiempo. Parece un título de Lope de Vega. Un tango adecuado para este pasaje".

Reverte.

PD: La negrita es mía.

José V. Ruiz de Eguílaz y Mondría
Coronel de Caballería

10 comentarios:

Chevi Sr. dijo...

Hablando de Franco de recortes y de decencia.

La Razón,15 de Julio de 2012
Alfonso Ussía

Nadie se confunda. No defiendo un régimen autoritario. Sí a muchas personas decentes que lo tuvieron todo al alcance de sus manos y no permitieron que ni una sola peseta se desviara a sus bolsillos. He leído un formidable artículo del no menos formidable Manuel Martín Ferrand, en ABC. Se lo dedica a Claudio Carudel, y nos narra una inolvidable y divertida anécdota de un domingo en el hipódromo. La Yeguada Militar competía con varios de sus caballos, y en el hipódromo se presentó, conduciendo su «Seiscientos», el que era Vicepresidente del Gobierno, el Capitán General Muñoz-Grandes. España salía de su durísima posguerra y la economía temblaba. A Muñoz-Grandes no le gustó la cantidad de coches oficiales con matrículas del PMM presentes en el aparcamiento de socios. Habían acudido al hipódromo llevando a ministros, subsecretarios y altos mandos militares. Llamó a uno de los conductores, el de más rango, un brigada de Infantería, y le ordenó que volvieran a Madrid a sus respectivos garajes. Al término de la reunión hípica, los ministros, subsecretarios y altos jefes militares que habían acudido en sus coches oficiales con sus esposas se las vieron y desearon para conseguir un taxi que los llevara a sus casas. El Capitán General volvió en su flamante «Seiscientos».

El palacete de Castellana 3 albergaba la Presidencia del Gobierno. Era el Día de la cuestación en beneficio de la ayuda contra el cáncer. Presidía la mesa petitoria instalada ahí la esposa del entonces Presidente del Gobierno, el Almirante Carrero Blanco. La mujer de Carrero, Carmen Pichot, para agradecer a sus compañeras de mesa la colaboración prestada, encargó en el inmediato restaurante «Jockey», templo sagrado de la gastronomía madrileña, unas bandejas de canapés y unas bebidas. Llegó el Almirante y reconoció, por el inconfundible cuello verde de los camareros de «Jockey», a quien servía los canapés y las bebidas. Y amablemente le preguntó por el motivo de su presencia. «La señora de Carrero Blanco nos ha encargado este servicio». «Pues servicio cancelado», dijo Carrero. Y dirigiéndose al camarero, que era el célebre Torres, por quien supe del sucedido: «Muchas gracias. No tenemos dinero para pagar un restaurante tan caro. Dígale al señor Cortés de mi parte que considero sus canapés como su aportación a la lucha contra el cáncer». Cortés, enterado del asunto, se presentó en la mesa y depositó un generosísimo donativo.

Casualmente y por haberlos conocido desde muchos años atrás en Comillas, soy amigo de Agustín Muñoz-Grandes Galilea, Teniente General e hijo del Capitán General Muñoz-Grandes, y de Luis Carrero Blanco Pichot, Almirante de la Armada. Dos personas excepcionales, militares ejemplares y abiertos al respeto por todas las ideas. Sus padres fueron dos personajes con un poder ilimitado en todos los sentidos. Sus hijos no heredaron de ellos otra cosa que el ejemplo de la honestidad. Tanto uno como otro viven modestamente de sus pensiones de retiro después de cuarenta años de servicio a España en las Fuerzas Armadas. Se podrá discutir el beneficio o el perjuicio que las ideas políticas –para mí, supeditadas a la interpretación militar de su situación– procuraban en aquellos momentos. Pero nadie, ni sus más enconados enemigos, ni sus más resentidos adversarios, pueden poner en duda la decencia y honestidad de aquellos poderosísimos señores que durante decenios, y hasta su muerte, cerraron sus bolsillos al vuelo de una peseta ajena. Tomen nota los de ahora.

Chevi Sr. dijo...

UN CABREAO


A las órdenes de todos mis Superiores y un saludo muy cordial a todos.
Estoy hasta “los mismísimos” de estos mamarrachos que tenemos por Gobernantes.

Yo no me lleve el dinero de la banca, yo no me lleve el dinero de la construcción y ahora si tengo que pagar el crédito a los bancos, y pagar indemnizaciones a empresarios, partidos políticos, sindicatos, sueldos y dietas a políticos corruptos e ineficaces. Yo no estoy cabreado estoy furioso y ya no aguanto más.

Tengo 54 años mujer y cuatro hijos de los que tres continúan a mi cargo, llevo desde los 20trabajando, soy Capitán de la Marina Mercante, Capitán de Corbeta de la Armada, Piloto Naval de Helicópteros, tengo 3.100 días de mar, 2.300 horas de vuelo, he estado en los conflictos de Yugoslavia, Albania, Líbano, Irak y Perejil, separado de mi Familia una gran parte de mi vida y no tengo ni un piso en propiedad y tengo un coche que tiene 240.000 km y 11 años y que echa más humo que las baterías de cock de Ensidesa en su tiempo.

Pueden decir toda esta ralea de hijos de mala madre de Políticos salvadores de la Patria lo mismo?., he despilfarrado? he malversado? he robado? O será que con mi sueldo y mis 16 cambios de residencia motivados por cambios de destino, no me lo pude comprar porque no tenía para pagar de forma honrada una renta y una hipoteca. Y ahora me quita El Mierda de la Moncloa la paga extra (que es con lo que pago lo
Reyes de mi familia) para pagar yo el enriquecimiento de políticos ineptos, ladrones y corruptos, constructores y banqueros.

La frase de estos arcabuceros de baja estopa es que “lo manda Europa”. Quien coño es Europa, Políticos de mierda, sinvergüenzas, gente execrable, sátrapas indeseables, sino os importa vuestra Nación que es España a la que no dudáis en esquilmar, ni dejar en manos de
Nacionalistas separatistas, Terroristas y demás gente fusilable siempre que vuestros votos y prebendas se conserven, como coño os va importar lo que diga Europa, la Torre de Babel de muchas naciones que nos llevamos dando palos durante milenios.

Acaso dice Europa que haya más políticos que en ninguna parte, acaso dice Europa que haya diecisiete gobiernos de ladrones ineptos e ineficaces excepto para robar, acaso dice Europa que se paguen indemnizaciones millonarias a banqueros especuladores e ineptos, acaso dice Europa que se paguen sindicatos politizados, y partidos políticos.

DEJAD DE REIROS DE NOSOTROS POR QUE OS ACABAREMOS CORTANDO LA CABEZA,CABRONES.

Esto es lo que yo siento en este momento y aunque no lo digan abiertamente, porque a lo mejor no son tan temperamentales, sí que son muchos los que lo piensan pues están en mis mismas circunstancias.

Un fuerte abrazo a todos y perdonar el deshago, pero como sois todos amigos me sabréis disculpar y comprender.

Juan Carlos.

Chevi Sr. dijo...

OTRO CABREAO.

¿Porqué coño aplauden?

HOLA, soy funcionario. O lo que es lo mismo, un cabrón que no trabaja, que roba al ciudadano. Un parásito que se esforzó una vez y, desde entonces, vive del cuento. Nunca he recibido una subida anual equiparable al IPC, pero eso es merecido, como las congelaciones salariales y la reducción de sueldo. Nunca he estado en paro, por lo que no he podido cobrar un subsidio compatible con alguna que otra chapuza. Tampoco soy ni un honrado político, sacrificado hasta la esclavitud en busca de las mejoras de mis conciudadanos, ni banquero con contrato blindado ni jubilación millonaria que me permita lujos con los que llenar los bolsillos de mis proveedores. Nada de todo eso. Soy
un funcionario de mierda que roba y estafa. Que malversa capitales. Que despilfarra presupuestos, porque el dinero público no es de nadie. Que se ríe de los ciudadanos prometiendo el oro y el moro, y luego no les da, sino que les quita.

Pero, eso sí, todo bien consensuado y democrático.
Tras haberme confesado, permítanme una opinión, un desliz tras el discurso de Rajoy. Ahora también sin paga extra de diciembre - ya digo de antemano que me está bien empleado por pertenecer a esa calaña que tanto daño ha hecho a este país por seguir ganando lo mismo cuando los que dejaban el instituto sin saber hacer la "o" con un canuto ganaban de tres mil para arriba doblando hierros o dando yeso a las paredes-, entonces no se acordaban de equipararnos.

Qué fácil es reducirles el sueldo, qué socorrido, manido y trillado recurso. Son culpables, no producen beneficios ni crean riqueza. Culpables. Culpables además de salir a las doce a tomar un café.
Culpables además de no estar nunca en su puesto de trabajo. Culpables de leer el periódico en horas laborales. Qué fácil es culparles, qué socorrido, manido y trillado recurso.

La primera afición de España no es el fútbol, sino criticar a los funcionarios. Con
lo facilito que debe de ser sacar unas oposiciones, con la vida descansada de los funcionarios, con la nula responsabilidad que tienen, con la jubilación rápida y generosa
de la que gozan. Qué envidia. . . la de tantos funcionarios frustrados.
España no funciona no porque los transportistas trabajen mal, no porque los albañiles
no sepan su oficio, no porque los patronos estafen a sus empleados, no porque los políticos sean incompetentes, no porque haya inmensos pozos de fraude. No. Es por los funcionarios. Son muchos, seguramente tienen ellos la culpa de serlo, y viven bien.
Y como culpables que son de las siete plagas de Egipto van a ver reducido su salario. Una vez más. Sigue habiendo autonomías con embajaditas en el extranjero, pero castigamos a los funcionarios; sigue habiendo televisiones públicas con pérdidas, pero castigamos a los funcionarios; sigue habiendo subvenciones a la. prensa, especialmente si es en el idioma local, pero castigamos a los funcionarios; sigue habiendo subvenciones (¡última hora!) a quien se saque el carné de conducir en vasco, pero castigamos a los funcionarios; sigue habiendo inflación de aeropuertitos locales, pero castigamos a los funcionarios; sigue habiendo cuatrocientos mil políticos, diecisiete autonomías, cincuenta diputaciones y cabildos, ocho mil ayuntamientos, mancomunidades y miles de patronatos municipales o provinciales, pero castigamos a los funcionarios; sigue habiendo innecesarios traductores en el Senado, pero castigamos a los funcionarios; sigue habiendo Senado, inútil y caro, pero castigamos... ¡A los funcionarios!
(continua)

Chevi Sr. dijo...

(MISMO CABREADO)

De todo esto el gobierno no quiere saber nada: nada se ha avanzado en la remode1ación del Estado, nada se ha avanzado en el combate contra la corrupción, nada se ha avanzado contra los consejeros que hundieron las cajas de ahorros, sean profesionales, políticos o sindicalistas.
Nada se ha hecho contra las indemnizaciones multimillonarias a quienes con su incompetencia o mala voluntad se beneficiaron de la relajación de quien debía controlar sus excesos. Nada se ha hecho contra los partidos políticos que dejan deudas gigantescas en la banca y que también han contribuido a la desesperante situación actual.
Nada, nada ,nada de nada. Contra los funcionarios, que es más fácil. De cobardes, pero mucho más fácil.
En Italia, cuando la ministra de Trabajo anunció la no subida de las-pensiones rompió a llorar en mitad de la explicación que terminó el primer ministro, Mario Monti, visiblemente angustiado.
En España, Rajoy corta la cabeza a media España y los diputados del PP aplauden y vitorean como si les hubiera tocado el cuponazo. Pregunto: ¿había una sola medida. .. algo de qué alegrarse? ¿Algo que celebrar? ¿Algún gesto para el optimismo?
Entonces. . . y perdónenme ustedes: ¿por qué cojones aplaudían?
Para mirar lejos hace falta tener buena vista. Quizás ahí esté la respuesta. Nos pusieron en el camino de la senda neoliberal que siempre han perseguido y que escondieron como siempre en la campaña electoral: acabar con la sanidad pública, con la educación pública, con los servicios públicos, con el Estado del bienestar.
Amigos, creo que es el momento de plantarse. De decir por aquí no paso. Les animo a participar en cuantos actos de protesta se convoquen. Siempre hay otra salida distinta al recorte a los más débiles. Podemos hacer historia si no nos quedamos en casa. Eso o preguntar a Zerolo dónde compra la lotería, que también sería otra salida.
Feliz domingo.

Alejandro de Bernardo
adebemar@yahoo.es

von Thies dijo...

José Vicente, en puertas del 18 de Julio, leer Poetas Muertos es como abrir una ventana para que entre aire fresco en una habitación cerrada y con olor a moho. Hermoso párrafo, no hay duda, pero que no dice más que la verdad. Da gusto ver que todavía hay alguien que escribe Guerra de Liberación, con lo que está cayendo.
Hasta la vista y ¡Arriba España!
“von Thies”

Angel González dijo...

CARTA ABIERTA DE UN FUNCIONARIO AL SECRETARIO DE ESTADO PARA LA ADMINISTRACIÓN, DON ANTONIO BETETA


Respetado Sr. Beteta:
Lo de respetado es sencillamente porque es Vd. un superior mío, y por tanto, debo respetarlo. Aunque el respeto de los subordinados, Sr. Beteta, se gana, no se tiene por decreto o por desempeñar un cargo, por muy alto que sea.
He estado leyendo sus declaraciones, por cierto muy desafortunadas tanto en el tono como en el estilo, sobre el poco interés de los funcionarios y los trabajadores en el desempeño de su laboro. Del ánimo de los trabajadores para “colaborar a sacar adelante esto” se lo puede imaginar cuando le apliquen el 50% de reducción del salario, como ha aprobado su Gobierno en la reforma laboral (Hay quién la llama desierto laboral). Posteriormente le he escuchado por televisión y ya han cortado lo referido al café y periódico de los funcionarios, se nota que la censura funciona. Y tiene Vd. la poca “sensibilidad” de hacer estas declaraciones durante una conferencia-desayuno, café y ensaimada con mantequilla en mano. Son las formas democráticas del Gobierno del que Vd. forma parte. Pero eso es harina de otro costal que ahora no viene a cuento.
Me gustaría Sr. Beteta hacerle algunas preguntas, a ver si es usted capaz de responderlas, porque estoy seguro que de una forma u otra, esta carta abierta llegará a su conocimiento ya que espero que su jefe de gabinete no tenga el valor de ocultársela para que Vd. no se enfade y tenga la posibilidad, aunque dudo que sea capaz, de defenderse como yo, funcionario de a pié, estoy haciendo por la presente.
Me gustaría que me dijera si Vd., Sr. Secretario de Estado para la Administración, se incorpora diariamente a las 8 de la mañana, como es mi caso y el de la inmensa mayoría de trabajadores de la administración (funcionarios y laborales). Y si también, para cumplir el horario se levanta de su mesa a las 3 de la tarde.
Otra pregunta, créame, nada capciosa: ¿Pica Vd. las entradas y las salidas, incluidos los 20 minutos de desayuno?. Y ya que estamos, ¿le llevan el café, gratis por cierto, a su despacho junto con los cinco o seis periódicos pagados con dineros públicos de la partida de gastos protocolarios?. En todo caso, Sr. Beteta, siguiendo su línea sobre el café y periódico de los funcionarios, el funcionario que tome café y lea el periódico lo hace con dinero de su bolsillo. Aunque con los recortes de sueldos que se han encargado Vdes. de hacernos, en forma de bajada de sueldo por los anteriores y de aumento del IRPF por ustedes, dudo mucho que haya funcionarios que se permitan tales dispendios.
Y ya que hablamos de IRPF, ¿Vd. también tiene el máximo de retención, el 24%, como los funcionarios o se ha quedado como toda la clase política anclado en el 3,5%?. Por cierto, Sr. Beteta, si se le aplicara a Vd. el tramo establecido por su Gobierno, el resultado de su retención sería del 43%.

Angel González dijo...

Sr. Beteta, yo todas las mañanas me levanto a las 6,30 para ir a trabajar. Para ello tengo que coger el tren de cercanías, bajarme en la estación y darme una caminata de 20 minutos hasta llegar a mi centro de trabajo. El importe de los desplazamientos, como es natural, corre por mi cuenta, y puede creerme que a final de mes es un pico, pero es más barato ir en transporte público que desplazarme con mi coche (pequeño no crea que tengo uno de lujo y no porque no me guste, sino porque el sueldo no se estira). ¿Vd. también utiliza el transporte público o le recogen todas las mañanas con el vehículo oficial de gama súper alta en su domicilio? Supongo que pagará Vd. de su bolsillo los gastos de mantenimiento del vehículo, conductor, etc. Perdón, es que no sabía que eso entra con el cargo, Sr. Secretario de Estado. O sea, que son los
contribuyentes los que le pagan a Vd. todos sus desplazamientos. ¡Vaya, vaya de las cosas que nos estamos enterando!
¿Quiere Vd. que hablemos de salarios? Bueno, lo dejamos que como estamos en
“crisis”, tampoco es cuestión de ponerle la cara colorada.
Pero si podemos hablar de otra cosa: las facturas de restaurantes (o restauranes como
también admite la Real Academia de la Lengua), ¿también se pagan por gastos de
protocolo?. ¡Hay que ver lo aficionados que son Vdes. al Vega Sicilia y al Luis Felipe!.
Se ve que no sale el dinerillo del bolsillo propio.
Espero que al menos cumpla Vd. con las 40 horas semanales, con los 8 días de
asuntos propios y los 24 días de vacaciones anuales.
No quiero cansarle, Sr. Beteta, aunque, puede creerme, tengo cuerda para mucho mas
rato. Lo que sí espero es que tenga la valentía de contestar a cada uno de los puntos
que le planteo, creo que en nombre de la inmensa mayoría de los funcionarios y de los
ciudadanos españoles.

Chevi Sr. dijo...

Artículo de Ernesto Sierra Moralejo, funcionario del Grupo A.

“Resulta que en la década prodigiosa del pelotazo, cuando media España se lo llevaba caliente a casa, cuando un encofrador sin estudios se embolsaba tres mil euros, cuando hasta el último garrulo montaba una constructora y en connivencia con un par de concejales se forraba sin cuento, cuando un gañán que no sabía levantar tres ladrillos a derechas se paseaba en Audi, los funcionarios aguantaban y penaban. Nadie se acordaba de ellos. Eran los parias, los que hacían números para cuadrar su hipoteca, hacer la compra en el Carrefour y llegar a fin de mes, porque un nutrido grupo de compatriotas se estaba haciendo de oro inflando el globo de la economía hasta llegar a lo que ahora hemos llegado.

Y ahora que el asunto explota y se viene abajo, la culpa del desmadre… es de los funcionarios. Los alcaldes, diputados y senadores que gobiernan la cosa pública a cambio de una buena morterada no son responsable de nada y nos apuntan directamente a nosotros: somos demasiados, hay que ultracongelarnos, somos poco productivos. Los responsables bancarios que prestaron dinero a quienes sabían que no podrían devolverlo tampoco se dan por aludidos. Todos los intermediarios inmobiliarios, especuladores, amigos de alcalde y compañeros de partida de casino de diputado provincial no tenían noticia del asunto. Nosotros sí. Como diría José Mota: ¿Ellos? No. ¿Nosotros? Sí. ¿Siendo así que ellos? No. Por tanto, ¿nosotros? Sí.

La culpa, según estos preclaros adalides de la estupidez, es del juez, abogado del estado, inspector de hacienda, administrador civil del estado que, en lugar de dedicarse a la especulación inmobiliaria a tocateja, ha estado cinco o seis años recluido en su habitación, pálido como un vampiro, con menos vida social que una rata de laboratorio y tanto sexo como un chotacabras, para preparar unas oposiciones monstruosas y de resultado siempre incierto, precedidas, como no podía ser de otra forma, de otros cinco arduos años de carrera. Del profesor que ha sorteado destinos en pueblos que no aparecen en el mapa para meter en vereda a benjamines que hacen lo que les sale de los genitales porque sus progenitores han abdicado de sus responsabilidades. Del auxiliar administrativo del Estado natural de Écija y destinado en Barcelona que con un sueldo de 1000 euros paga un alquiler mensual de 700 y soporta estoicamente que un taxista que gana 3000 le diga: joder, que suerte, funcionario.

Chevi Sr. dijo...

(continua)

La culpa es nuestra. A poco que nos descuidemos nosotros los funcionarios seremos el chivo expiatorio de toda una caterva de inútiles, vividores, mangantes, políticos semianalfabetos, altos cargos de nombramiento digital, truhanes, pícaros, periodistas ganapanes y economistas de a verlas venir que sabían perfectamente que el asunto tarde o temprano tenía que petar, pero que aprovecharon a fondo el momento al grito de mientras dure dura, y que ahora, con esa autoridad que da tener un rostro a prueba de bomba, se pasan al otro lado del río y no sólo tienen recetas para arreglar lo que ellos mismo ayudaron a estropear, sino que, además, han llegado a la conclusión de que los culpables son ... los funcionarios.

Soy funcionario. Y titulado superior. Funcionario de carrera por oposición ganada compitiendo en buena lid contra miles de candidatos. ¿Y saben qué? No me avergüenzo de nada. No debo nada a nadie (sólo a mi familia, maestros y profesores). No tengo que pedir perdón. No me tocó la lotería. No gané el premio gordo en una tómbola. No me expropiaron una finca. No me nombraron alto cargo, director provincial ni vocal asesor por agitar un carnet político que nunca he tenido.

Aprobé frente a tribunales formados por ceñudos señores a los que no conocía de nada. En buena lid: sin concejal proclive, pariente político, mano protectora ni favor de amigo. Después de muchas noches de desvelos, angustias y desvaríos y con la sola e inestimable compañía de mis santos cojones. Como tantos y tantos compañeros anónimos repartidos por toda España a los que ahora algunos mendaces quieren convertir, por arte de birli-birloque, en culpables de la crisis.

Amigos funcionarios, estamos rodeados de gente muy tonta y muy hija de puta.

PD. Si alguien, en cualquier contexto, os reprocha -como es frecuente- vuestra condición de funcionario os propongo el refinado argumento que yo utilizo en estos casos, en memoria del gran Fernando Fernán-Gómez: Váyase usted a la mierda, hombre, a la puta mierda".

Anónimo dijo...

The Home button, meanwhile, has moved a fraction of a millimeter down and its resistance feels slightly different than that in 20?
61 The BDBI-Y, BANI-Y, and the victim is male or sexcam female?
Gl�cklicherweise gibt es seit einiger Zeit zahlreiche sexcam
M�dchen, die live vor der sexcam ihr Bestes geben, um den Zuschauer zu befriedigen.


My blog: sexcams