ESE EJÉRCITO QUE VES.
Y así, de modestia llenos,
a los más viejos verás,
tratando de ser lo más,
y de parecer lo menos.
Poetas Muertos
INICIO

5/6/12

LA GUERRA DE IFNI y (II)











El Socorro a los puestos Cercados
        
      
         La nueva orden del Estado Mayor Central, fue recibida en la madrugada del día 29 de noviembre, en ella se dispone la liberación de los puestos cercados, aunque imponiendo una serie de condiciones imperativas. La primera y más importante, es que no se haga nada hasta que los refuerzos llegados “aseguren por completo la defensa y mantenimiento de Sidi Ifni”.

        El día 30 termina de llegar a Sidi Ifni la VI Bandera de la Legión, se incorpora una Compañía de Infantería de Marina, desembarca un Batallón expedicionario, el del Regimiento  de Infantería Soria nº 9 y toman tierra los primeros elementos del Batallón de Pavía nº 19. Se inicia el periodo de la recuperación de los efectivos militares y personal civil aislado en los puestos del interior.
  
       Se dispone, como elementos de maniobra, de las dos Banderas de Paracaidistas, la VI Bandera de La Legión, uno de los Tabores de Tiradores, el IV, y dos Compañías del Regimiento Infantería núm. 9. Se propone el Gobernador General con esta fuerza, realmente importante ante los efectivos que pudiera reunir enemigo, liberar en una sola operación a los puestos de Telata. Tilliuín y  Mesti.


Paracaidistas con todo su equipo de salto se dirigen a embarcar en un avión de transporte Junkers JV – 52.
       El día 3 por la tarde alcanzaron la zona del Vértice Agri, donde liberaron a la Sección de paracaidistas y, poco después, Telata. Tiliuin fue alcanzado, por tierra, el día 4 y evacuado inmediatamente, replegándose la agrupación el 5, primero sobre Telata y después sobre Biugta, con la protección, a partir de Anamer, de la 1ª Bandera de Paracaidistas, que había acudido desde Biugta. Las fuerzas españolas se replegaron entonces hacia Sidi Ifni, tras desmantelar las instalaciones de Telata y Tiliuin para evitar que pudieran ser utilizadas por el Ejército de Liberación.
      El resultado en conjunto fue muy positivo. Lo que el Mando se había propuesto se había conseguido, a pesar a las adversas circunstancias atmosféricas y a pesar del enemigo. Las guarniciones fueron rescatadas en su totalidad, junto con el personal civil que se encontraba en los puestos, sin que para ello hubiera que librar grandes combates. Este hecho cambió considerablemente el aspecto del conflicto.


La defensa de Sidi Ifni  
        Sidi Ifni, abastecida logísticamente desde el mar por buques de la Armada española y protegida por una línea de posiciones defensivas, establecidas a lo largo de un perímetro de 27 kilómetros y a 8-10 Km. del centro de la ciudad, que para el 9 de diciembre albergaba unos 7.800 defensores, Sidi Ifni resultó inexpugnable. Debido a la orden del EMC en un telegrama al Gobernador General, “Esta línea se defendería a ultranza”.

                   “Línea a defender a ultranza”


         Parece ser que Ifni podía ser atacado por fuerzas procedentes del Norte, con conocimiento y ayuda – o sin ellos – del Gobierno marroquí. También podía ser atacado, quizá simultáneamente,  por las bandas concentradas en la región norte del Sahara, abandonada por orden superior y que parecía ser centro de movilización de estos contingentes en el  Sur. La carretera Agadir- Mirleit – Tabelcut –Sidi Ifni podía ser el eje de avance de las partidas del Norte.
 
        La defensa, para ser eficaz, tiene que tener un carácter activo. Las fuerzas de tierra de Sidi Ifni no podían activar esta defensa hasta que el enemigo no llegara a estar al alcance de sus armas, hasta que alcanzase la posición defensiva. Sin embargo, la Armada y el Ejército del Aire podían llegar con su amenaza o su acción a las zonas en que se incubaba el peligro o a aquéllas que podían ser camino para llegar a Sidi Ifni.
        Ambas se pusieron en práctica.
       Los aviones recibieron órdenes de atacar Tantán, de «bombardear masivamente Tantán". Los buques la de hacerse ver entre Sidi Ifni y Mirleit y, caso de que vea objetivo conveniente, batirle por el fuego.
      Por otra parte, la actividad de las Banderas Paracaidistas españolas fue determinante en la defensa de Ifni. Por primera vez en la historia militar de España se lleva a cabo el empleo táctico  de tropas paracaidistas en acción de guerra; para las Fuerzas Paracaidistas este fue su “bautismo de fuego”.

Interior del Junkers con los Paracaidistas dispuestos al  salto. Obsérvense los paracaídas de pecho que todos llevan.
        El asedio, que duró hasta junio de 1958, transcurrió sin grandes incidentes y relativamente sin derramamiento de sangre, ya que las fuerzas españolas y marroquíes concentraron sus recursos en los escenarios del Sahara español.


La batalla de Edchera    

      En enero de 1958, Marruecos redobló su dedicación a la campaña contra España, reorganizando todas las unidades militares en territorio español, como el Ejército de Liberación Saharaui. Mientras tanto, la IX Bandera de la Legión es enviada al Sahara español a reforzar las tropas allí estacionadas.

      Para completar los planes trazados desde Madrid, y antes de iniciar la colaboración plena con los franceses, parecía conveniente  hacer una comprobación  que confirmara el grado razonable el concepto de despliegue enemigo y para ello se realizó el último reconocimiento armado.

      Le corresponde esta dura misión a la XIII Bandera de la Legión, bajo las órdenes de su Comandante, Ricardo Rivas Nadal. Con ella había de actuar la 2ª Compañía de la VI Bandera, un destacamento del Grupo de Policía Indígena nº 3, una Sección de Automovilismo expedicionaria y dos vehículos de Transmisiones de la Compañía expedicionaria del Regimiento de Transmisiones de el Pardo.

     A primera hora de la mañana del 13 de Enero de 1.958 sale de El Aaiún la XIII Bandera y las unidades de refuerzo, atravesando la Saguia en dirección Sur – Norte. Lleva en vanguardia, en misión de seguridad de la columna, a la 2ª Compañía, mandada por el Capitán Jáuregui.
 

El Aaiún, casi recién nacido, de 1.957. A la izquierda, la Iglesia; a su derecha, el hospital. Se aprecian las techumbres semiesféricas y, al fondo, la depresión de la Saguía el Hamra con unas palmeras que señalan el oasis de Sidi Buya.

        A las 10,15 horas, en las proximidades de Edchera, a unos veintiocho kilómetros de El Aaiún,  la vanguardia recibe fuego enemigo procedente de la Saguia. El Capitán ordena a su Compañía atacar a la resistencia aparecida. Conforme avanza contra el enemigo, recibe un fuego cada vez más intenso, bien dirigido, que le produce abundantes bajas. Una vez establecida la base de fuegos, la Bandera inicia el ataque a la resistencia enemiga. 

      Los sangrientos ataques continuaron hasta la caída de la noche, cuando las fuerzas marroquíes, demasiado desperdigadas y sin hombres suficientes para continuar el ataque, se desvanecieron en la oscuridad.

      Al amanecer puso al descubierto la magnitud de las pérdidas. Muerto el Capitán Jáuregui, muertos los Tenientes Gómez Vizcaíno y Martín Gamborino. Muertos el Brigada Fadrique Castramonte y el Legionario  Maderal Oleaga pertenecientes a la XIII Bandera, se les concede la Laureada de San Fernando.

     El número total de bajas entre los días 13 y 14 es de ciento doce. De ellos 64 heridos y 48 muertos. Pertenecientes a la XIII Bandera, Transmisiones,  VI Bandera, Grupo de Policía Indígena y dos conductores de Automovilismo.


El último combate

      El 19 de febrero de 1.958 la destrucción del enemigo en la zona de la Sguia el Hamra era un hecho. Por lo tanto, lo que las operaciones en la Saguia el Hamra habían demostrado era la posibilidad de volver a ocupar todo el Sahara español sin especiales problemas.

      Quedaban en el sur de este extenso territorio algunos núcleos de las Bandas Armadas en actitud rebelde. Tenían a su favor, como siempre, su facilidad de ocultación y su conocimiento del medio ambiente. En contra, tenían la escasez de sus efectivos, la actitud de la población y su incomunicación con Marruecos.

      En febrero de este año, tropas franco-españolas lanzaron una importante ofensiva que desmanteló con éxito al Ejército de Liberación Sahariano. La maniobra concebida era que los españoles y los franceses cooperaran en la acción desde sus respectivas posiciones, asignando a los primeros la zona ocupada por el enemigo con mayores efectivos.

      Se crearon, cuatro Agrupaciones de combate, dos españolas y dos francesas. El ejército español, avanzando desde El Aaiún y Villa Cisneros (Operación Teide), junto a tropas francesas que operaban desde Fort Gouraud y de Port Etienne (Operación Ecouvillón), atacaron contundentemente a los marroquíes el 24 de febrero, destruyendo las concentraciones del Ejército de Liberación Sahariano entre Bir Nazaran y Auserd. Por primera vez, el poder aéreo masivamente superior de los europeos fue aplicado, ya que Francia y España desplegaron una escuadra de 130 aviones.

Los carros de combate M –24 desembarcaron en Villa Bens de las barcazas K -2. El apoyo de la Armada fue condición necesaria de la acción terrestre. Diez había en la División de Caballería y los diez fueron al Sahara y resultaron útiles por su acertado empleo.

       Ambas Agrupaciones españolas, el día 21 alcanzan sus puntos de destino iníciales. Los de El Aaiún, Bit Nazaran, por la tarde; los de El Aargub, Auserd, a medio día. El día 22 por la tarde, la  Agrupación que partió de El Aargub se dirigió a la zona de Agracha, cerca de Sebja de Tennuaca, donde de esperaba encontrar resistencia. No tardó, en efecto el enemigo en presentarse a la cita.

       El día 23 de febrero, el Batallón de Cabrerizas perteneciente a esta Agrupación, abordó muy de mañana la posición enemiga. El combate fue duro desde el primer momento. El enemigo, encerrado irremisiblemente entre las dos agrupaciones españolas y las dos francesas, sin ninguna posibilidad de escape, se defendió con tenacidad. Los de Cabrerizas atacaron con dureza legionaria. Fue un combate a muerte entre dos adversarios bien adiestrados y dispuestos a llevar hasta sus últimas consecuencias la lucha. Una lucha sin frentes ni retaguardia, en la que el fuego de las armas aparecía y desaparecía como por arte de magia. Una lucha en la que nadie podía estar seguro en ninguna parte.
       La noche vino a poner un obligado descanso. Las unidades se reagruparon. Vino el recuento de bajas. El doloroso recuento. Habíamos tenido diecinueve heridos.
      La pretendida «limpieza» del sur del Sahara estaba costando más trabajo y sangre de lo que se había pensado. El enemigo, acorralado, estaba dando una prueba de fortaleza inesperada. Parecía lógico que con el nuevo día la resistencia desapareciera.
       No fue así. El 24 estaba previsto perseguir al enemigo. Se esperaba, una vez más, que escapara, que se esfumara, como se esfumó en la Saguia. Pero el enemigo, el poco enemigo que quedaba, vendió cara su piel. Las tierras altas al oeste de la Sebja de Tennuaca fueron nuevamente testigos de una dura lucha, aún más dura que la del día anterior. Era imposible en aquellos cerros rocosos hacer sentir los efectos del superior armamento español. De nada servía la Aviación donde los hombres se escondían en las grietas de las rocas, en los escarpados calizos cortados a pico, en la sombra obscura de las acacias y de las talhas.
        El tributo de sangre de los bravos hombres de Cabrerizas fue aún mayor. Un total  de siete heridos y cinco muertos. Y esta fue, prácticamente, la última sangre que se derramó por España en combate abierto con un enemigo exterior.
      Terminada la acción, las agrupaciones francesas se retiraron de nuestro territorio. Una de ellas por tierra, hacia Fort Gouraud, y la otra por mar, embarcando en Villa Cisneros.






Formación en línea de los ametralladoras-cañón, compradas en Francia, de segunda mano, para el Grupo de Escuadrones de Santiago. Material viejo que dio un excelente resultado, tratado por manos expertas.








      Una de las dos Agrupaciones todavía prosiguió las operaciones de limpieza, mientras que la fuerza procedente de El Aaiún se mantuvo en su mayor parte en la región de Bir Nzarán-El Aar ub, pasando a formar parte del IV Tercio de La Legión, Alejandro Farnesio, de guarnición en Villa Cisneros.


Fin de la Guerra
         El 1 de Abril se firman los acuerdos de Angra de Cintra entre los Gobiernos español, y marroquí. Por este acuerdo se entregaba a Marruecos Cabo Yuby, entre el río Draa y el paralelo 27º 40´,  excluyéndose Sidi Ifni y el resto del Sahara español.


        A pesar de ello, España acabaría entregando también Ifni 11 años después, en cumplimiento de la Resolución 2072 de la Asamblea General de las Naciones Unidas, aprobada en 1.965. Esta resolución se refería también a Saguia el Hamra y Río de Oro, agrupadas entonces con el nombre de Sáhara Español, pero el abandono de esta provincia no se produjo hasta 1.975, tras la Marcha Verde.



Francisco Javier de la Uz Jiménez

Bibliografía consultada:
“La Última Guerra de África” (Campaña de Ifni-Sáhara)  PREMIO EJÉRCITO 1.984.
Por Rafael Casas de la Vega, General de Caballería.
“La Campaña de Ifni en la última Guerra de África: 1.957 – 58”.
Por Elena del Pozo Manzano.
 

15 comentarios:

José Antonio dijo...

Pienso ahora, antes de empezar, que éste es el comentario más difícil al que me haya enfrentado nunca. Tiemblo, pero me alegra. Y es que he leído algunos trabajos sobre aquel conflicto, Ifni-Sahara, pero no he encontrado ninguno que se ocupe de su ambientación previa general; no he encontrado nada relativo a la alta política que determinaba los acontecimientos que se desarrollaban o habían de desarrollarse en la región geográfica en la que se enmarcaban España, su vecino del Norte, su vecino del Sur, el Mogreb y los territorios africanos bajo administración española. Afirmo que, sin el conocimiento y una fiel interpretación de las imposiciones determinantes, en los acontecimientos, emanadas de la omnipotente alta política, no es posible llegar a alguna interpretación útil de los acontecimientos bélicos desarrollados, ni siquiera por parte de quienes los vivimos entonces; y ni siquiera será posible valorar el patriotismo, la abnegación, la entrega absoluta e incondicional, la capacidad de sufrimiento, el heroísmo de aquel personal de Tropa y de sus mandos inmediatos, que hubieron de vivir y combatir en un estado de máxima precariedad y hasta de carencia de medios elementales de vida y combate y hasta de evacuación de las dolorosas bajas sufridas.

Hay que haber vivido aquella época, para poder entender que aquellos soldados que consideraban que su Ejército era uno de los peor equipados del mundo, no obstante se considerasen los mejores soldados del mundo y no encontrasen que ninguna misión que se les encomendase (aun desde lejanos Estados Mayores que desconocían la realidad del campo de batalla y las carencias de las tropas) fuese un imposible para ellos. Ya vendrían y pronto los ejemplos de otros ejércitos que tenidos por ser los mejor equipados del mundo acumularían sus bajas por millares, mientras los españoles de Ifni-Sahara las habían acumulado por centenares.

Por hoy, he agotado mi tiempo; seguiremos mañana,

José Antonio Chamorro Manzano
XVI Promoción A G M

Chevi Sr. dijo...

Me ha encantado la foto del Aaiún, me veo paseando por la Gran Vía y luego de picnic en la Saguia...Habeis visto la gacela delante de las AML,s?

Javier de la Uz dijo...

Hoy, 6 de Junio, se conmemora el aniversario del “DIA D”, desembarco de las Fuerzas Aliadas en Normandía. El General estadounidense Dwight Eisenhower y los Estados Mayores aliados estudiaran profundamente durante la planificación del mismo en 1.944, la táctica empleada por los españoles en el desembarco de ALHUCEMAS en 1.925. Fue éste el primer desembarco aeronaval de toda la historia y de su éxito da fe el estudio realizado por el General estadounidense.

José Antonio dijo...

Gran Jefe Chevi: Aquel Aaiún forma parte para todavía muchos de “lo que el viento se llevó”, aunque allí quedó prendida una ilusionada sensación de haber hecho patria de modo altruista, por parte de una muy numerosa representación de los mozos de España. Qué evocación más sentimental puede llegar a producir una simple gacelilla domesticada por los tripulantes de aquellos vehículos guerreros; también las autóctonas mascotas eran un buen lugar para dejar prendida la ilusionada sensación de haberse hecho uno mismo un poco más humano.

Y también cabía la posibilidad de dejar prendidas otras cosas. Una calentita mañana de la primavera de 1963, en el cuartel del Grupo de Tropas Nómadas, en Smara, el Teniente Carballo, de Infantería, de la XII, se dispuso a proporcionarse un refrescante aseo en su habitación, con ventana al patio central; Se despojó del atuendo y sus complementos, depositó su bonito reloj sobre la repisa que formaba el alfeízar de la ventana y…, y cuando algo atrajo su vista hacia ésta, pudo observar, desesperado, cómo su bonito reloj descendía lentamente por el correspondiente largo conducto del aparato digestivo del simpático avestruz que como mascota habitaba en aquel cuartel. A Carballo le costó una espera de dos días, el que el reloj hiciese el debido recorrido, para poder recuperarlo.

José Antonio dijo...

Noviembre de 1957: La alta política mundial, la de planificación, organización y dirección supranacional, la que atribuimos al totalitario imperialismo masificador globalizador que ya tenía entonces más de dos siglos de antigüedad; en aquel momento y tras la terminación de la II G. M., ya tan sólo se mantenía la supervivencia de dos grandes potencias (EE UU y la URSS), todo lo demás eran países excluidos de aportar decisiones de alta política, aunque engañosamente algunos tuvieran derecho de veto en la ONU. Y la alta política exigía descolonización. Francia era remisa a descolonizar algunos territorios, en aquel momento pasaba por una muy grave situación, la guerra de independencia de Argelia (que acabaría perdiendo). Marruecos, con el apoyo de un nuevo participante en este escenario, EE UU, que apoyaba a los rebeldes argelinos y apoyaba la independencia de Marruecos, reservándose el derecho de manipulación en sus asuntos internos, para el presente y para el futuro; Marruecos intentaba dotarse de un Estado que nunca había tenido.

Y España, deseosa de la independencia de Marruecos y de mantener con éste la mejor relación vecinal posible; pero dispuesta a mantener sus derechos sobre los territorios saharianos sobre los que venía ejerciendo soberanía de manera concertada con sus poco numerosos habitantes autóctonos, que sabían que vivían mucho mejor asociados con España, que en solitario rodeados de ambiciosos con pocos escrúpulos.

En este punto, debemos analizar la situación de España. Dentro de los planes de la alta política, España había sido corrompida mediante los partidos políticos antinacionales y las sectas masónicas, que se encargaron de organizar la guerra civil, 1931-1939; conforme a dicho planes, la guerra civil debería eliminar (como lo había hecho en Rusia) al menos un cuarto de la población española, y luego entraría ella en la guerra mundial (II), para que se continuase eliminando la mayor cantidad posible de los españoles supervivientes a la guerra civil. De ese modo, España habría sido aniquilada y habría desaparecido el difícil problema de la espiritualidad inmanejable, por su solidez, de la comunidad Hispanoamérica.

Luego, vino la realidad y tales planes quedaron frustrados; el alma española triunfó, el pueblo español ganó la guerra civil, los muertos fueron muchísimos (la mayoría de ellos víctimas de los asesinatos genocidas promovidos por los partidos políticos integrantes del bando rojo, antinacional) pero ni siquiera alcanzaron la vigésima parte de la cifra de los muertos que deseaba la alta política supranacional. Además, España no entró en la II G. M., ni se convirtió en marioneta satélite de ninguna de las potencias mundiales. España cubierta de luto, arruinada, sometida al cerco internacional que amenazaba con invadirla para reinstaurar el sistema que había sido derrotado en la guerra civil; así, en Francia, se organizaron las bandas de maquis o bandoleros comunistas que pretendían iniciar el correspondiente levantamiento del pueblo español; nos invadieron, nos causaron muchas y dolorosas bajas, civiles, policiales y militares, pero fracasaron estrepitosamente.

España, con sus solas fuerzas fue surgiendo como una nación indomable, pero pobre. De ahí el que el Ejército español fuese uno de los peor equipados del mundo; el Gobierno español tenía que atender antes las necesidades de supervivencia y progreso del pueblo español, y no le importaba porque sabía que tenía los mejores soldados del mundo. (Continuara)

José Antonio dijo...

Ya durante la guerra mundial (II), la alta política imperialista totalitaria (apit) había conminado al Jefe del Estado español, Francisco Franco, para que entregase el poder a los marionetas antinacionales que habían perdido la guerra civil (1939), y Franco no se dejó conminar. También y a la vez, (apit) había reclutado, organizado y equipado como maquis, en Francia, unos 8.000 huidos rojos de sus responsabilidades criminales durante la guerra civil, con ellos invadió bélicamente la España peninsular, para intentar derribar el Régimen nacional, y su fracaso fue total tras una larga campaña de esporádicos asesinatos, sabotajes, robos, destrucciones y encuentros bélicos con fuerzas policiales y militares. Y, para completar su acoso, (apit) ordenó un cerco internacional contra España (incluida la retirada de embajadores), y el cerco fracasó también, principalmente por el lado hispanoamericano.

Entonces, (apit) cambió de táctica; ya que contra Franco no podía, negociaría con él. Encargó a EE UU que estableciera convenios de ayuda y cooperación con el Gobierno español; por lo que al Ejército español concernía, empezaron a recibirse equipos militares, armamento, vehículos, etc. La penuria de medios militares empezó desaparecer; pero, ¡atención!, tales medios de procedencia americana no podrían emplearse ni en Ifni ni en el Sahara. Por ello, en ambos conflictos las unidades españolas estuvieron tan ínfimamente dotadas; los soldados españoles lo sufrieron, pero como eran los mejores del mundo, soportaron todas las carencias y rechazaron a los agresores militares marroquíes.

Por entonces había surgido una inesperada Francia, que se ofreció a participar en la campaña del Sahara, en cooperación con las fuerzas españolas; aquella ayuda venía muy bien, en especial por sus medios aéreos, siendo tan escasos los españoles. ¿Qué había pasado para que Francia se sintiese tan generosa? Pues que Francia estaba resentida contra (apit) y, además, se ahogaba en la guerra de independencia de Argelia; su mayor temor era que España cediese y el territorio sahariano pasase a un Marruecos marioneta de (apit), con lo cual le encenderían la guerra en la Mauritania francesa (y eso ya sería demasié). Por otra parte, (apit) no pretendía una confrontación grave con Franco; le bastaba una simple valoración de la capacidad de reacción del Gobierno español; el paso decisivo, la organización de la “marcha verde”, lo pospuso (apit) hasta que Franco estuviese moribundo por ley natural.

Juan Leal dijo...

Me presentare antes de dar mi opinio de pagania, don vi una foto mia. Perteneci a la 2ª Bandera paracaidista del E.T,9ª Cia. perteneci al 8ª curso 1956. Primeros dias de Enero 1957,en tren salimos para Cadiz, donde subimo al "Neptuno" que en varios dias nos puso en las playas de Sidi-Ifni A.O.E. Hizo muy mal tiempo y solo pudimos deseanbarca la 9ªcia y parte de la Octava. El barco volvio a Canarias, donde en los clasicos aviones Junker-52, fueron tranportando a IFNI al resto de la Bandera. Fuimos a sustituir a la 1ª Bandera. He leido todo lo escrito en esta pagina, referente a la campaña de Ifni, ESta bien lo escrito, Solo dire que la guerra ya estaba en marcha, Yo fuy condecorado con la Cruz Roja al Merito Militar, segunarticulo 2 de la orden nº5 de las fuerzas militares del Gobierno Militar de Ifni A.O.E. de fecha 16-8-1957 y medalla de Campaña de Ifni, creada por decreto 04 de Julio de 1940 (D.O.162) Y la foto que vi en esta pagina, es la que se va la patrulla en el interior del Junker-52 y yo voy detras del estonces Comandante Jefe Pallas y fundador de la Agrupacion de Banderas Paracaidistas.- Podria hablar mucho de la Campaña de Ifni, pero para finalizar dire, que alli murieron compañeros y amigos mios y miembros de mi 9ª Cia, El CLP Vicente Vila Pla, CLP Jose Gomez Pazos y podria nombrar a varios mas. Conclusion. En tierras de Ifni, quedo mucha sangre española y despues para nada, ya que fue entregada la Ciudad y pueblos de Sidi-Ifni A.O.E. Desde aqui, pido una orasion por todos los españoles caidos en estas batallas inutiles.
¡¡VIVA LA BRIPAC..!! ¡¡VIVAaaaa..!
¡¡VIVA España.!! ¡VIVAaaaaaa..!!
¡¡DESPERTA FERRO.......!!!

Javier de la Uz dijo...

Don Juan Leal, enhorabuena por ser uno de los CLP que arriesgaron su vida por España y fue merecidamente condecorado por ello.

Es un gran honor para mí, que a través de estos artículos haya antiguos Soldados como usted, que le sirva de recuerdo y a la vez puedan dar testimonio de su entrega y generosidad años más tarde.

Naturalmente que desde este Blog se le complacerá con la Oración por todos los Caídos en esa Guerra y en tantas otras donde nuestros compatriotas dieron su vida por España.

¡Viva la BRIPAC!
¡Viva España!

José Antonio dijo...

¡Esto sí que es de verdadero lujo! Recibir en Cajón de Sastre la visita de un Excelentísimo Señor (de los de verdad), D. Juan Leal. Sus títulos, ¡Español, cada día más!, ¡Caballero Legionario Paracaidista, veterano combatiente de la campaña Ifni-Sahara! ¡Compañero de sus compañeros, hasta la última gota de su propia sangre! No son necesarios más méritos suyos que aducir; baste con decir que entre los suyos propios y los de sus compañeros caídos que él representa, reúne todos los posibles.

Como somos, él y yo, de la misma quinta, aproximadamente, me tomaré la libertad de proponerle una adivinanza, como prueba del buen humor y cordialidad que nunca han de faltarnos:

“Imaginemos una calle de la ciudad de Toledo, en el mes de septiembre de 1959, en una tarde de sábado-domingo; un alumno del curso de Educación Física, Sargento de la BRIPAC, II Bandera, vistiendo su ya glorioso uniforme reglamentario con impresionante boina negra (por entonces, cada quien vestía conforme a lo que era, aunque fuera para un simple esparcimiento por la ciudad) se cruza con un Caballero Cadete Alférez de la Academia de Infantería que también buscaba su tranquilo esparcimiento en el agradable ambiente toledano. En el momento de cruzarse, el Sargento inicia el reglamentario saludo militar, con tal puro estilo, energía y precisión, que el Alférez se da cuenta de que acaba de corresponder a ese saludo en los mismos términos.

Al final de la tarde, coinciden en uno de los bares de la plaza de Zocodover ambos militares. El Alférez se acerca al Sargento, le presenta su mano en espera de poder estrechar la suya y le dice, –Mi Sargento, permítame que le felicite y la agradezca el saludo militar tan ejemplar que me ha hecho usted esta tarde, al cruzarnos en la calle. El Sargento, en la más correcta posición de firmes, contesta, –Mi Alférez, en la BRIPAC todos saludamos siempre igual, y además ya sé que ése es el estilo que siempre emplean los alumnos de la Academia de Infantería. Ha de insistir el Alférez con su mano, para poder estrechar la del Sargento. Y desde entonces fueron cordiales compañeros y amigos.

En una ocasión, el Sargento le manifestó al Alférez que él había aprendido hasta dónde llegaba su propia fuerza de voluntad y la de sus soldados, en las operaciones de Ifni. Llevaba él una bota de vino de cuatro litros, como parte de su equipo de vida y combate, y en los once días que tardaron en regresar a Sidi Ifni, ni él ni ninguno de sus soldados a quienes les ofrecía un trago cuando estaban todos literalmente muertos de sed, probaron ni una sola gota de vino: ¡Lo reservaban para limpiar las heridas acaecidas en los combates!

Pregunta, ¿Cuál era el nombre familiar con que era conocido formalmente en la Bandera aquel pundonoroso Sargento?

José Antonio Chamorro Manzano
XVI Promoción A G M

Anónimo dijo...

Sobre los combates de Ifni, y sin retarles meritos se habla y escrito mucho sobre La Legion, Paracaidistas, Batallon de Cabrerizss ( Soldados de tomo i lomo ) y se obvia bastante el Grupo de Tiradores de Ifni n. 1 y2, soldados de reemplazo que con un minima preparacion, con Mauser,1898, Valeros, Faos i alguna Hotchin i con suerte Alfas...se comportaron como autenticos prrofesionales, creo que seia de justicia hablar mas de ellos ( de nosotros 9pues ya tenemos cerca los 80 años... Josep Nogues del Grupo de Tiradores de Ifni en 1958.

Anónimo dijo...

Sobre los combates de Ifni, y sin retarles meritos se habla y escrito mucho sobre La Legion, Paracaidistas, Batallon de Cabrerizss ( Soldados de tomo i lomo ) y se obvia bastante el Grupo de Tiradores de Ifni n. 1 y2, soldados de reemplazo que con un minima preparacion, con Mauser,1898, Valeros, Faos i alguna Hotchin i con suerte Alfas...se comportaron como autenticos prrofesionales, creo que seia de justicia hablar mas de ellos ( de nosotros 9pues ya tenemos cerca los 80 años... Josep Nogues del Grupo de Tiradores de Ifni en 1958.

Anónimo dijo...

Sobre los combates de Ifni, y sin retarles meritos se habla y escrito mucho sobre La Legion, Paracaidistas, Batallon de Cabrerizss ( Soldados de tomo i lomo ) y se obvia bastante el Grupo de Tiradores de Ifni n. 1 y2, soldados de reemplazo que con un minima preparacion, con Mauser,1898, Valeros, Faos i alguna Hotchin i con suerte Alfas...se comportaron como autenticos prrofesionales, creo que seia de justicia hablar mas de ellos ( de nosotros 9pues ya tenemos cerca los 80 años... Josep Nogues del Grupo de Tiradores de Ifni en 1958.

Javier de la Uz dijo...

D. Josep Nogues, sobre el Tabor de Tiradores de Ifni, se hace referencia en el artículo “La Guerra de Ifni I”, además de publicar una fotografía de dicho Tabor. (http://devale.blogspot.com.es/2012/06/la-guerra-de-ifni-i.html)

Mi padre, siendo Capitán, estuvo destinado en él durante ocho años, hasta 1.952.

Abraham garcía corrales dijo...

De la forma que me presentan el tema de Edchera. Mal, muy mal. ¡No tienen ni idea!

Javier de la Uz dijo...

Sr. García Corrales, es fácil "tirar la piedra y esconder la mano". Admito que no le guste lo publicado, pero diga el por qué.
Sinceramente, yo, me fío más de las fuentes consultadas que de su arrogancia. De todas maneras, si tiene algo que exponer, hágalo.