ESE EJÉRCITO QUE VES.
Y así, de modestia llenos,
a los más viejos verás,
tratando de ser lo más,
y de parecer lo menos.
Poetas Muertos
INICIO

20/6/12

EL SUICIDIO EN LAS FUERZAS ARMADAS DE LOS EE UU.




(Leído en Tiempo Militar, diario de Argentina)

En la actualidad las Fuerzas Armadas de los Estados Unidos hacen frente a un problema bastante serio, como es el suicidio de muchos militares. Este problema es mucho más grave ahora que en años anteriores. Durante los últimos siete años la cantidad de militares estadounidenses que deliberadamente se quitaron la vida, aumentó tres veces. Desde 2005 a 2011, se suicidaron más de dos mil uniformados estadounidenses, según lo revelaron el pasado fin de semana varios informes de prensa originados en fuentes militares de Washington.

En noviembre de 2011, la prensa estadounidense publicó un artículo del Centro de Seguridad de los EE.UU, según el cual en 2010 se habían suicidado 468 militares, mientras las bajas en ese mismo año eran de 462 hombres. Según los expertos, hoy cada 36 horas se suicida un militar estadounidense y cada 80 horas se suicida (termina con su vida voluntariamente) un veterano de un conflicto bélico.

Según el Pentágono, uno de los factores que influyen en el aumento de los suicidios, es la rotación frecuente de las tropas estadounidenses en las zonas de conflicto y su participación permanente en los conflictos bélicos. La estadística marca que la tasa más alta de suicidios se produjo después del segundo o tercer envío (visita o permanencia) a Irak o Afganistán. Entre otras razones que llevarían a tomar esta drástica determinación se contarían: problemas financieros, el estrés, las aspiraciones no realizadas respecto de la vida y del servicio militar y los problemas familiares.

                                         Reclutas en el CIR de Cáceres

Expertos castrenses subrayan también como un factor específico del aumento del suicidio en las Fuerzas Armadas estadounidenses, al sistema de contratación existente y que ya lo consideran equivocado. Las FF. AA. de ese país resultaron que no eran capaces de librar prolongados combates. Como fue evidente, el moderno y sofisticado armamento con que cuentan y la prosperidad económica no son la garantía del espíritu combativo de un militar, que es la base de la conducción del combate exitoso.

El contratado, está dispuesto a servir por dinero, pero “se rinde o se quiebra” cuando los sufrimientos u obligaciones del servicio militar y el riesgo superan el límite de la retribución económica. En las condiciones de la guerra real la estabilidad y firmeza de las Fuerzas Armadas de este tipo, es decir conformada por contratados, se precipita muy rápidamente. Según datos de especialistas militares, durante la actual guerra en Afganistán, de las Fuerzas Armadas estadounidenses desertaron cerca de quince mil militares.

Como contra medida a los suicidios, en 2009 se creó en los EE.UU. una estructura especial, denominada Las Fuerzas de Prevención de los suicidios en las Fuerzas Armadas (Army Suicide Prevention Task Force). Este organismo se dedica al desarrollo de los programas especiales para reducir los suicidios. Además se implementaron otras medias, pero según fuentes oficiales estadounidenses la cantidad de los suicidios sigue aumentando.

                                                                              José Antonio Chamorro Manzano
                                                                                   XVI Promoción A G M


5 comentarios:

José Antonio dijo...

El suicidio individual es el resultado de una vida agotada, de una vida sin proyecto de futuro; y la carencia de proyecto de futuro es el resultado de una vida sin un pasado satisfactorio, en gran parte motivado ese pasado (insatisfactorio) por haberse vivido inmerso en ambientes (familiares, educativos y sociales) corrompidos. EE UU nació como país, en algún momento pretendió ser nación pero no tuvo éxito y el hecho real es que sigue siendo el país paraíso de las masas. Aunque se le han aproximado ya tanto los otros actuales países (antiguas naciones), que estamos muy cercanos a disfrutar “del paraíso global de las masas”.

Habría que comparar los datos de suicidios del ámbito militar, con los del ámbito civil. Pudiéramos llegar a la conclusión de que en el ámbito civil el suicidio es más numeroso aún. Para que no tenga que decírnoslo algún lector, en el ámbito general español estamos en la actualidad por encima de los diez suicidios diarios. Resultante consecuencia ello del brutal intento de querer sacarnos de ser nación y meternos a ser país, que se viene produciendo desde el año 1975.

El tema nos obliga a analizar fundamentalmente la estructura humana del actual ejército estadounidense:
(continuará)

José Antonio Chamorro Manzano
XVI Promoción A G M

Javier de la Uz dijo...

CONCEPTO DEL MILITAR

De entrada, no lo entiendo (DIEGO MAZÓN, LA RAZÓN)

Me he esforzado mucho en entenderlos. He buscado y rebuscado para ver por qué alguien decide meterse a la milicia. Y no lo entiendo. No comprendo que en la sociedad de hoy una persona opte por entrar en un trabajo como este, en el que el principal requisito es obedecer a un jefe detrás de otro hasta que, con suerte, llegue a general y aún así, o peor, tendrá que estar a las órdenes del político de turno.
No me cabe en la cabeza que alguien opte por ponerse este uniforme por un mísero sueldo, cuando enfundándose el de policía municipal cobraría mucho más. Es incomprensible que un joven de provecho, en el siglo XXI, asuma valores como el sacrificio, la entrega incondicional, la obediencia, el honor, la lealtad, el silencio, la disponibilidad, la constancia, cuando el resto de la sociedad rema en la dirección opuesta.

Hay que tener mucha moral para cargar sobre los hombros de uno la responsabilidad tremenda de proteger a una sociedad que mientras duerme, toma cañas o se va de excursión ignora y menosprecia a quienes vigilan su libertad, a quienes dejan la vida en la búsqueda de la tranquilidad de sus congéneres. Y hay que tener mucha humildad para entrar en una forma de vida en la que la ambición es la última de las prioridades, y en la que te pueden mandar al culo del mundo a cumplir una misión que nadie entiende, en la que te cambian de destino por razones de servicio y no puedes ni rechistar.

No, en realidad a quien no entiendo es a la sociedad, que desprecia a los militares porque no los comprende. A la sociedad en la que algunos aún los consideran un vestigio del franquismo, a la sociedad que es incapaz de decir «gracias» al colectivo que vela por su vida, a la misma que protesta porque el presupuesto de Defensa no vaya destinado a esa vaguedad de fines sociales que se queda en escalones burócratas. Y no entiendo a los políticos que quieren hacernos creer que los militares son un grupo de voluntarios de uniforme que se dedican a repartir caramelos por el mundo y a hacer de bomberos ocasionales. Porque al fin y al cabo, como decía Calderón de la Barca, «aquí, en fin, la cortesía, el buen trato, la verdad, la firmeza, la lealtad, el honor, la bizarría, el crédito, la opinión, la constancia, la paciencia, la humildad y la obediencia, fama, honor y vida son caudal de pobres soldados; que en buena o mala fortuna la milicia no es más que una religión de hombres honrados».

José Antonio dijo...

Mi Tte. Col. poeta Gran Jefe Javier: No puede caber duda de que a pesar de la pertinaz sequía que padecemos (esa frase la acuñó en los años cuarenta Paco Franco y es que le dio por entonces a la lluvia por no caerse sobre el campo español y no había ni un labrador que pudiera cosechar al menos un trébol); pues a pesar de la actual pertinaz sequía de hombría de bien, intelectualidad y patriotismo, tú sabes encontrar ejemplares a los que les desbordan esas virtudes; tal como es el caso de este Diego Mazón.

Me pregunto yo. ¿Se escriben artículos de ese calibre en alguno de los países paraíso de las masas que nos rodean? –Se recompensará con alguna chuche, a quien pueda responder con veracidad–

José Antonio dijo...

Habíamos quedado dispuestos a examinar la componente humana fundamental de las FF AA estadounidenses. En los términos en los que nos interesa el análisis, concluimos pronto diciendo que tales fuerzas están nutridas plenamente por personal voluntario contratado, y que ese personal de mentalidad masificada inane añade a su carencia de una filosofía existencial equivalente a la española de (Por Dios y por la Patria) el tener que asumir un permanente estado de riesgos vitales y de alejamiento familiar en escenarios geográficos fuera del que constituye su propia nación. Además, históricamente, los militares USA están mentalizados a combatir y vencer en cortos espacios de tiempo; primero, la insidia masónica corrompe el poder decisorio y las estructuras vitales del enemigo, y luego, la superioridad de medios propios, harán que sus victorias sean rápidas y contundentes. Pero esa superioridad deja en los combatientes la perenne sensación de su inhumanidad y del abuso antinatural constitutivo de su oficio.

¿Podría imaginarse alguno de los actuales soldados USA, el resistir incomunicados con otras fuerzas propias y muriéndose de miseria, durante un año, en el Fuerte de Baler (Filipinas). O durante nueve meses, en el Santuario de la Virgen de la Cabeza. O, ni tan siquiera, durante setenta días en el Alcázar de Toledo?
(continuará)

José Antonio dijo...

Hacia el año 1955, la gran empresa cinematográfica USA produjo una película sensacional de ambientación militar, en la Academia Militar de West Point; “Cuna de Héroes”, se titulaba y fue estrenada en Zaragoza, en el entonces novísimo cine Palafox y estando los de la XVI promoción de cadetes de la A G M. Creo que no pudo quedar ni un solo militar que dejara de verla, y hubo cadetes que hasta tres veces la vieron. Es que nosotros nos preguntábamos ¿En qué se diferencia su academia, de la nuestra? Es que nos parecía todo igual en ambas, las formalidades reglamentarias, el respeto a los símbolos y a la normativa existente, la ilusión por “graduarse”, etc.

Pero qué pasaba en USA para que desde hacía unos años estuviesen produciendo un conjunto de películas sensacionales moralizadoras –¡franquistas!–. Pues pasaba que, al acabar la II G M, los mandamases supranacionales y las vencedoras potencias democráticas, se espantaron de la monstruosidad que habían hecho en colaboración bélica con las derrotadas potencias totalitarias “nacional socialistas”; habían causado la muerte a más de sesenta millones de personas, amén de la ruina de toda Europa y de otras grandes regiones mundiales y de la destrucción de inmensos tesoros culturales y artísticos; y los mandamases ordenaron a USA que encabezara un movimiento de regeneración humanista y de principios tradicionales de la civilización occidental.

Aunque no tardaron mucho en percatarse ellos de que, así, USA y sus satélites se encaminaban hacia el espíritu “nación” y con ello ¡peligraba su democracia! Así que de inmediato, ¡contraorden!, ¡volver a las películas basura, a la contracultura y a la masificación inane! USA perdió su oportunidad de ser nación y ahí lo tenemos “el país paraíso de las masas”. Pero en el ejército USA, aquel movimiento de regeneración había dejado un sentimiento patriótico dominante y que lo inhabilitaba para poderlo emplear como ejército marioneta en las programadas guerras imperialistas de dominio mundial. Solución; se mandaría a ese ejército, nutrido principalmente por soldados de recluta en servicio militar obligatorio, a Vietnam, para corromperlo allí, hacerle perder la guerra y dejarlo desprestigiado de por vida. Entonces, estaría ya justificado el crear un nuevo ejército USA, nutrido por personal contratado voluntario; sí el actual ejército USA que deja tanto que desear como combatiente capaz de soportar con pleno espíritu las mayores durezas de la guerra total y sin descanso, el ejército que es capaz de contabilizar quince mil deserciones en Afganistán y un creciente número de suicidios, incluso de ya antiguos combatientes.

Y ahora, me pregunto: ¿Tiene sentido el que me dedique yo de lleno a tratar de presentar, ante quienes personifican el máximo Poder Imperialista Totalitario Globalizador Inane, los principios teológicos universales que conforman la Auténtica Teología, que desde hace un par de siglos se viene diciendo que es lo único que podrá salvar la Humanidad de una catástrofe apocalíptica? Y lo hago para que, con respeto a tales principios, puedan dichos poderosos conducir y gobernar la Humanidad conforme a los designios de Dios.