ESE EJÉRCITO QUE VES.
Y así, de modestia llenos,
a los más viejos verás,
tratando de ser lo más,
y de parecer lo menos.
Poetas Muertos
INICIO

29/4/12

REFLEXIONES SOBRE EL IBI

Remitido por Jorge, sacerdote de la parroquia Beata María Ana Mogas, del barrio Tres Olivos de Madrid.


En algunos ayuntamientos de Madrid Izquierda Unida está pidiendo a la iglesia que renuncie al privilegio de su exención del IBI. Y creo que puede ser bueno aclarar a la gente qué es eso.
Ya sabes, por si te parece oportuno difundirlo.
En estos días se han levantado voces que solicitan que la iglesia deje de estar exenta del pago del IBI, el impuesto de bienes inmuebles, porque es un privilegio y porque en estos tiempos de crisis los ayuntamientos no se pueden permitir el renunciar a lo recaudado por ese concepto.
Quiero con esta entrada aclarar algunas cosas sobre ese supuesto privilegio de la Iglesia católica, haciendo dos consideraciones.


PRIMERA CONSIDERACIÓN
La exención del IBI  (impuesto sobre bienes inmuebles) no es en absoluto un privilegio especial de la iglesia católica.
Por ley, están exentos de IBI:
·         Servicios públicos (Defensa, Seguridad, Educación y Servicios penitenciarios).
·         Los inmuebles destinados a usos religiosos por aplicación de Convenios con la Santa Sede, con la Federación de Entidades Religiosas Evangélicas, con la Federación de Comunidades Israelitas y con la Comisión Islámica.
·         Pertenecientes a gobiernos extranjeros o que les sea de aplicación la exención por convenios internacionales.
·         Los pertenecientes a Cruz Roja.
·         Los terrenos ocupados por las líneas de ferrocarriles y los edificios enclavados en los mismos terrenos.
·         Colegios concertados.
·         Pertenecientes al patrimonio histórico-artístico.
·         Entidades sin fines lucrativos
Y no digamos las ventajas fiscales de que gozan partidos políticos y sindicatos: No tienen que declarar lo ingresado por cuotas, las subvenciones, las donaciones, los rendimientos de sus actividades económicas, los rendimientos procedentes de las rentas de su patrimonio.
Pues ya ven:
Nadie pide que partidos políticos y sindicatos renuncien a sus enormes ventajas fiscales.
Nadie que paguen el IBI las mezquitas o templos budistas.
Nadie clama por el pago del IBI de embajadas o colegios, o grandes palacios.
Ni exigen que lo pague el ejército o las comisarías, las estaciones de RENFE o las cárceles.
No. Nada de nada, pero que lo pague la Iglesia.
SEGUNDA CONSIDERACIÓN
Leo que se pide el pago del IBI por parte de la Iglesia porque en un momento de crisis los ayuntamientos necesitan ese dinero. Pues se me ocurren varias cosas. Pero sólo me voy a detener en una de ellas.
Esta crisis está generando evidentemente una gran pobreza.
¿Qué están haciendo por los pobres las embajadas, los propietarios de los grandes palacios, las mezquitas…?
¿Qué están haciendo por ellos los ayuntamientos?
Porque a Caritas llegan cada día personas enviadas por sus ayuntamientos para que les echemos una mano, ya que ellos andan justos de presupuesto.
No los envían a los sindicatos ni a los partidos, a las mezquitas o sinagogas, embajadas o legaciones diplomáticas.
No. Los envían a las parroquias.
En esta parroquia de un servidor llevamos atendidas más de 250 personas sin trabajo, de las que ya han conseguido empleo más de ochenta.
Ayudamos con alimentos a treinta familias a las que se llena el carro de la compra dos veces al mes. Y no es nada. Compañeros tengo que atienden a ciento cincuenta familias.
Pues ya ven la solución. Que el IBI lo pague la Iglesia para ayudar a salir de la crisis. Justo a la institución que más está haciendo por sacar adelante a esa gente, justo a ésa, que le suban los impuestos.
Y los partidos y sindicatos, tan solidarios ellos, ¿no van a renunciar a alguno de sus privilegios? ¿Nadie va a pedir que paguen el IBI las embajadas de USA, Rusia, Cuba o China? ¿Nadie exigirá impuestos a las mezquitas? ¿Y a Renfe? ¿Y a la duquesa de Alba?
Pues no, que pague la Iglesia.
Y mientras, los ayuntamientos enviándonos pobres porque ellos no tienen presupuesto.
Ayer nos llegaron otras dos familias derivadas desde la junta municipal.
Resulta divertido: Iglesia, que paguen ustedes el IBI, que hay que salir de la crisis, y de paso que me atiendan a estas familias, que me he quedado sin presupuesto.
¡¡YA ESTÁ BIEN DE CALLAR!!

                                                                 Gonzalo Rodríguez-Colubi Balmaseda

5 comentarios:

G. uillermo dijo...

¡Verdad!...
En realidad es un reconocimiento (ese subconsciente...), remiten a los necesitados al único lugar donde verdaderamente van a recibir ayuda.

Javier de la Uz dijo...

La Iglesia católica en España, a través de Cáritas, ofrece alternativas para encontrar empleo.
La eficacia de Cáritas en conseguir empleo para parados es cinco veces mayor que la del Inem. Colocan al 16%, y el Inem sólo al 3%.

Cáritas invierte 2.000 euros por cada parado que encuentra trabajo frente a los 11.000 euros que le cuesta al Estado, a través del Inem.

De las 80.417 personas atendidas en 2011 por los Servicios de Apoyo al Empleo y la Formación de Cáritas en toda España, un total de 13.148 (el 16%) consiguieron un puesto de trabajo en Cáritas.

Estos datos, que se han dado a conocer en Madrid durante la presentación en la sede de Cáritas Española de la Memoria 2011 del Programa de Empleo, son, en palabras de su secretario general, Sebastián Mora, “una demostración de que la lucha contra la pobreza, cuando se ponen medios y recursos, personas comprometidas e ideas buenas, se pueden crear oportunidades para la vida de las personas más vulnerables”.

Cáritas sale muy barata:
Según el cálculo realizado por el portal Teinteresa.es "además de eficaces, las políticas de empleo de Cáritas son considerablemente más baratas. Si el Inem destina más de 1.700 millones de euros a comunidades y ayuntamientos para políticas de reinserción y empleo. Si dividimos el presupuesto total de Cáritas entre el número de personas a las que ha encontrado trabajo (13.100 personas) tenemos que cada caso favorable le cuesta a Cáritas algo más de 2.000 euros. Si hacemos lo propio con el presupuesto del Inem y el número de personas a las que logra colocar (unas 150.000), obtenemos un precio por acierto de más de 11.000 euros. Las diferencias en cuanto a la eficacia y la gestión de los recursos son considerables".

Después de estos datos, los que tienen y disponen de privilegios, son los que más tienen que callar.

Gonzalo Rodríguez-Colubi Balmaseda dijo...

Una comida diferente


Pagó la última ronda de unas cervezas que le habían sentado divinamente después de una intensa semana de trabajo, se lo habían pasado bomba despotricando del viaje del Papa, de la hipocresía de la Iglesia , de todo lo que les pedía el anticlericalismo que los unía como la amistad que se profesaban y que les servía para estar colocados en la misma empresa pública de la Junta.


Se fue a casa para comer algo antes de echarse una buena siesta, pero de camino se encontró con un olor que lo llevó directamente hasta el paraíso efímero de su infancia. Un olor a cocido, a caldo humeante, el aroma que lo recibía cuando llegaba a su casa después del colegio, con su madre atareada en la humilde cocina donde la olla hervía sin cesar.


Entró en un local que le pareció un restaurante modesto, pero con encanto; iba distraído, pensando en el Informe Técnico sobre Prevención de Riesgos Psicosociales de las Personas Expuestas a Situaciones de Disrupción Económica Familiar que le habían encargado en la empresa pública donde trabaja. En realidad, no era un restaurante; sino un autoservicio frecuentado por gente de toda condición. Había personas ataviadas a la antigua usanza, junto a individuos solitarios que vestían según las normas alternativas del arte povera.


De pronto abrió los ojos y se quedó pasmado al comprobar que, quien le servía la comida en la bandeja, era una monja. Aquello era un comedor social y se vio rodeado de eso que nunca se nombra en los informes ni en los dosieres que prepara: pobres.


Quiso retirarse; pero la monja no lo dejó. Le sonrió y le dijo que no se preocupara, que la primera vez es la más complicada, que no debía avergonzarse de nada, que el cocido estaba buenísimo y que, de segundo, había filete empanado; que no se perdiera las vitaminas de la ensalada ni de la fruta, y que podía rematar la comida con un helado de los que había regalado una fábrica cuyo nombre obvió. Se vio sentado a una mesa donde un matrimonio mayor, y bien vestido, comía en silencio, sin levantar los ojos de la bandeja. Enfrente, un tipo con barba descuidada sonreía mientras devoraba el filete empanado y le contaba su vida; había perdido el trabajo, el banco se había quedado con su casa, después del divorcio no sabía a dónde ir; menos mal que las monjas le daban comida y ropa, y que dormía en el albergue bajo techo. «Al final, he tenido suerte en la vida, compañero; así que no te agobies, que de todo se sale…». No podía creer lo que estaba sucediendo. Nadie le había pedido nada por darle de comer, ni le habían preguntado por sus creencias. Se limitaban a darle de comer al hambriento, sin adjetivos.


Al salir, no le dio las gracias a la monja que le había dado de comer. Pero no fue por mala educación, sino porque no podía articular palabra. Una inclinación de cabeza. Ella le contestó con una sonrisa leve. «Vuelve cuando lo necesites y, si no estoy, di que vienes de parte mía. Me llamo Esperanza».


Pregunta:
¿Hay algún comedor social regido por ateos o por los sindicatos?

Gonzalo Rodríguez-Colubi Balmaseda dijo...

Autora de un reciente informe sobre la supuesta discriminación que sufren los musulmanes en Europa, AMNISTÍA INTERNACIONAL no condena sin embargo las muertes violentas de cristianos en Nigeria. Tampoco las organizaciones progresistas, ni los multiculturalistas, ni la ultraizquierda, ni los falsos buenistas católicos, ni la derecha acomplejada, ni los que promueven la victimización de los musulmanes como promotores ideológicos de esta escalada de violencia contra los”infieles” en todo el mundo islámico.
Al menos veinte personas han muerto y otras tantas han resultado heridas en un ataque con granada este domingo durante la misa en una iglesia de Nairobi.
La ciudad ha sido blanco de una serie de ataques con granada, no reivindicados, desde finales del año pasado. El más grave de esos atentados, el pasado 10 de marzo contra una terminal de autobuses, que causó nueve muertos y sesenta heridos.
“Alguien arrojó una granada a una congregación en el interior de la iglesia y diez de sus integrantes resultaron heridos”, según el portavoz adjunto de la Policía keniana, Charles Owino.
Los heridos fueron trasladados inmediatamente a varios hospitales por otros fieles que consiguieron escapar a la detonación.

Gonzalo Rodríguez-Colubi Balmaseda dijo...

Estas son las cifras de la odiada Iglesia Católica:

5.141 Centros de enseñanza: 990.774 alumnos. Ahorran al Estado 3 millones de euros por centro al año.

107 Hospitales. Ahorran al Estado 50 millones de euros por hospital al año.

1.004 centros, entre ambulatorios, dispensarios, asilos, centros de minusválidos, de transeúntes y de enfermos terminales de Sida, un total de 51.312 camas. Ahorran al Estado 4 millones de euros por centro al año.

Gastos de Cáritas : 155 millones de euros al año , salidos de los bolsillos de los católicos españoles.

Gastos de Manos Unidas: 43 millones de euros al año, salidos de los bolsillos de los católicos españoles.

Gastos de las Obras Misionales Pontificias:
Domund: 21 millones de euros, que también salen de los bolsillos de los católicos españoles.
365 Centros de reeducación para marginados sociales: exprostitutas, expresidiarios y extoxicómanos; 53.140 personas. Ahorran al Estado medio millón de euros por centro al año.
937 orfanatos: 10.835 niños abandonados. Ahorran al Estado Cien mil euros por Centro.
El 80% del gasto de Conservación y mantenimiento del Patrimonio Histórico Artístico. Se calcula un ahorro al Estado entre 32.000 y 36.000 millones de euros al año.

A todo esto tenemos que sumar que casi todas las personas que trabajan, colaboran, etc. con Cáritas, Manos Unidas, u otras organizaciones de la Iglesia Católica son voluntarias sin sueldo alguno. Son personas que ayudan a los demás sin pedir nada a cambio. ¿En que cifra se puede tasar esta colaboración si el Estado tuviera que hacerse cargo de ella.?
Esta es la razón por la cual el estado sigue dando un poco de ayuda a la Iglesia Católica, ¡porque le sale muy barato!.
Muy pocos conocen este maravilloso trabajo hacia la ciudadanía española de la Iglesia Católica que le sale tan provechoso para el estado español y conviene difundirlo para que lo sepamos todos.

¿Cuantos comedores para indigentes ha abierto y mantiene C.C.O.O.?
¿Cuantos hospitales para enfermos terminales ha abierto UGT?.
¿A cuantos enfermos de SIDA tratan los sindicatos?
¿A donde puede ir un necesitado a pedir un bocadillo o comida para su familia, a la sede del PP, a la del PSOE, a CC.OO. a UGT.?
¡¡Pues todos estos y más viven de nuestro dinero.!!