ESE EJÉRCITO QUE VES.
Y así, de modestia llenos,
a los más viejos verás,
tratando de ser lo más,
y de parecer lo menos.
Poetas Muertos
INICIO

6/3/12

Ministro de Defensa


La foto de Pedro Morenés que el Ministerio de Defensa no quiso difundir



Durante el primer viaje a Afganistán –el pasado mes de enero- de Pedro Morenés, el ministro de Defensa fue coprotagonista de un emotivo encuentro con una niña afgana, del que apenas se ha hablado.
Zainab –así se llama la pequeña-  tenía tres años y se encontraba hospitalizada en el Role-2, el hospital de campaña habilitado en la base española Ruy González de Clavijo, en Herat (Afganistán).
Cuando Morenés entró en la estancia donde se encontraba la enferma, la niña estaba siendo tratada de unas heridas muy graves en la pierna, tanto que la amputación parecía la única solución.
El ministro, impactado por aquella escena, decidió apuntar en su agenda el asunto y prometió realizar todas las gestiones que estuvieran en su mano para que la niña recibiera tratamiento médico en España, si aquello era posible.
Apenas un mes después, la niña viajó a Barcelona para ser tratada de sus heridas.
El pasado domingo, El Periódico de Catalunya informó del caso anunciando la mejoría de la pequeña, que salvará su pierna. El ministro Morenés estaba junto a la pequeña. Ilustraba la pieza con la única fotografía que se obtuvo de esa visita, tomada por un fotógrafo del diario catalán.
Según le cuentan a El Chivato testigos de ese momento, el gabinete del ministro no quiso hacer de ese encuentro un evento mediático. Es más, trato de darle el perfil más bajo posible. Por eso no existen fotografías oficiales en el registro del ministerio. Tan sólo la instantánea tomada por el fotoperiodista del diario del Grupo Zeta. Tampoco hubo invitación a la prensa, ni anuncio de la visita.

El Confidencial Digital

José V. Ruiz de Eguílaz y Mondría
XXX Promoción



7 comentarios:

Javier de la Uz dijo...

Bajo mi punto de vista, me parece elogiable la categoría personal del Sr. Ministro, al no querer hacer publicidad de un acto estrictamente humanitario.

Chevi Sr. dijo...

Y bajo el mío también. Ya sé que puede parecer una chorrada, pero lo bien hecho bien hecho está, y cuando tu mano derecha no ve lo que hace la otra (por no nombrar la bicha) nos acercamos a las enseñanzas del más Grande, sea uno católico, musulmán, o ateo.

José Antonio dijo...

Pues yo aplaudo también ese sentimiento humanitario. Pero no quisiera verme en el sillón ministerial en este momento; porque ahora va a caer sobre el Ministro una lluvia de interpelaciones parlamentarias por parte de las miembras: que “por qué no consultó antes en el parlamento, si la niña afgana era persona o sólo ser vivo”, que “si se enteró antes de si la niña era de derechas o de izquierdas”, que “si se le preguntó en qué idioma quería que la operaran”, que “si preguntó a su madre si sabía que hasta los dieciséis años la niña no es ciudadana y se la puede abortar gratis”…

Y todas esas preguntas no irán con mala intención; tan sólo serán para achantar al Ministro, no vaya a quedar mejor que su antecesora (que me parece que tuvo algún detalle humanitario similar), y porque,además, por cada interpelación parlamentaria se cobra una pasta (la cantidad que la diga alguna miembra voluntaria, porque si la digo yo no me iban a creer), y además, como ya se saben la martingala, hay miembras que una pregunta la subdividen en seis y cobran seis veces más.

G. uillermo dijo...

Elogiable..lo es, pero menudo problema social tenemos...cuando lo normal se convierte en extraordinario (elogiable)...

Javier de la Uz dijo...

Mi querido Guillermo, que tenemos un problema social grave por convertir lo que desearíamos fuese normal, en extraordinario, es cierto. Por desgracia, esto no es nuevo.
En tiempos de Jesucristo ya había Escribas y Fariseos; al que el Maestro llamaba hipócritas y sepulcros blanqueados por parecerse a estos, en que por fuera se muestran hermosos, pero por dentro están llenos de huesos de muertos y de toda inmundicia.

Así hay mucha gente hoy en día, entre ellos muchos políticos, que por salir en la foto, me atrevería a decir que hacen lo que no sienten.

Gonzalo Rodriíguez-Colubi Balmaseda dijo...

El Ministro de Defensa es un SEÑOR como la copa de un pino.

Javier de la Uz dijo...

20 de marzo del 2012 elcofidencial.com

LOS GEMELOS DEL EJÉRCITO QUE EL MINISTRO MORENÉS SE EMPEÑÓ EN PAGAR DE SU BOLSILLO

Ocurrió durante la visita que realizó a las tropas españolas desplegadas en Afganistán. El ministro de Defensa, Pedro Morenés, olvidó llevar en el equipaje unos gemelos de camisa, que sin embargo iba a necesitar. Cuando lo comentó, los mandos la entregaron unos gemelos del Ejército, comunes y de poco valor. El ministro preguntó cuánto valían porque quería pagarlos. Le respondieron que no eran de mucho valor y que se los regalaban, pero Morenés insistió en abonar su importe. Se mostró firme, y al final los pagó.

"La mujer del Cesar, no sólo tiene que ser buena, sino que también aparentarlo".
Y este señor, hasta ahora, nada más que he dado ejemplo.