ESE EJÉRCITO QUE VES.
Y así, de modestia llenos,
a los más viejos verás,
tratando de ser lo más,
y de parecer lo menos.
Poetas Muertos
INICIO

27/3/12

CRISTOFOBIA






¿Existe Cristofobia en la España del siglo XXI? ¿Se persigue, se condena y se priva del trabajo a un funcionario público por el hecho de ser cristiano? ¿Puede un juez de Familia ser católico? Parece una broma de mal gusto, o que hablamos de otro país, pero todo eso le ha sucedido al juez Fernando Ferrín Calamita con la entrada del nuevo siglo en España. ¿Por qué? Ferrín Calamita cometió la “torpeza” de seguir su conciencia, además de hacer cumplir escrupulosamente la ley. Corría el año 2006. Una mujer con sentimientos homosexuales solicita al juzgado que él preside la patria potestad de la hija biológica de su pareja. El juez Ferrín sigue el protocolo para estos casos y solicita unos informes periciales para determinar si ese entorno social podría ser positivo, o bien perjudicial, para el desarrollo de la menor. A partir de ahí, el juez Ferrín Calamita fue presionado, amenazado, extorsionado y, finalmente, expulsado de su trabajo, teniendo que pasar por un verdadero calvario profesional y familiar; incluido el linchamiento mediático y la merma de su salud. Éste es un libro que habla de la Justicia y, también, que quiere hacer justicia.

                                                                       Gonzalo Rodríguez-Colubi Balmaseda

1 comentario:

José Antonio dijo...

Esta entrada es también de las que hacen apropiada escolta a aquella deicida injusticia que se cometió en el Gólgota en lejana fecha y que en estos días estamos conmemorado, en el mundo con resignación cristiana y en la inmortal España con esa misma resignación pero a la española (hondo sentimiento por lo que nuestros pecados de cada uno pudieran contribuir a atormentar al injusticiado en el Gólgota; solidaridad fraterna y sin condiciones para con todos quienes multitudinariamente se manifiestan en tradicional procesión con devoto recogimiento; ejemplar respeto para con todo lo sagrado que es patrimonio del alma popular, artísticas imágenes que hacen aflorar a nuestros rostros esos indominables sentimientos por los que verdaderamente merece la pena vivir y, si hiciera falta, morir; sentidas oraciones religiosas, conmovedoras saetas, vibrantes plegarias militares; elegantes vestidos de luto, capuchones, velas, cirios, flores, etc.).

¿Qué podríamos decir ahora del injusticiado juez que pide justicia en su libro? Pues yo digo que a mí me hace rememorar con toda su intensidad el caso de aquellos cientos de miles de personas que hubieron de abandonar sus lugares natales o de residencia habitual, por causa del terrorismo político; y el caso de todas aquellas incalculables personas que fueron linchadas mediáticamente y sin oportunidad de poder defenderse, por razones de criminal política; y el caso de todas aquellas incalculables personas que fueron y son presionadas, amenazadas, extorsionadas y, finalmente, expulsadas de su trabajo o han de cerrar sus negocios, teniendo que pasar por un verdadero calvario profesional y familiar, todo ello por razones de criminal política; y el caso de aquellos honrados y disciplinados militares que, por vía de mando al servicio de la criminal política, fueron involucrados en un esperpéntico golpe de estado teniendo que pasar por un verdadero calvario profesional y familiar; y el caso de todos aquellos policías y guardias civiles que fueron acusados con falsedad y condenados, teniendo que pasar por un verdadero calvario profesional y familiar, y todo ello por la sinrazón de que había que neutralizar la Policía y la Guardia Civil, para que triunfase el imperio de la criminal delincuencia política, en España; y… Y para qué seguir, si mañana es Domingo de Resurrección…

José Antonio Chamorro Manzano
XVI Promoción A G M