ESE EJÉRCITO QUE VES.
Y así, de modestia llenos,
a los más viejos verás,
tratando de ser lo más,
y de parecer lo menos.
Poetas Muertos
INICIO

13/2/12

Tcol de la Guardia Civil Gómez Rodriguez


Los de Caballería siempre nos hemos emocionado cuando algún compañero sabe de cuentas, leer y escribir.

 Baltasar Garzón, vaya juez.

SÁBADO, 28 - V - 2005 LA RAZÓN

«Ha querido, previo millonario cobro, airear su vida privada desde su tierna infancia»



Siempre he respetado a los Jueces, por convicción y por profesión. Pero, ¿qué hacer cuando un Juez miente y abusa del enorme poder que le da la  creencia social de que siempre dice la verdad, ya sea en aras de enriquecerse o de destruir a un ciudadano que le cae mal? En 1992 es desmantelada la UCIFA (Unidad Central Antidroga de la Guardia Civil) por el Juez Baltasar Garzón y Luis Roldán. La Justicia condenó a un Coronel, un Comandante, un Sargento y varios guardias, además de a algunos confidentes, por la utilización de técnicas irregulares en la lucha antidroga: pagar con una parte de la droga decomisada a los confidentes que las hicieron posibles. 
Antes, en 1991, los propios mandos de la UCIFA que luego serían condenados descubrieron el enriquecimiento personal de dos guardias civiles y un confidente, que actuaban habitualmente como agentes encubiertos (los guardias Domínguez y Porras, y el confidente Temple). Al realizar las denominadas entregas controladas sustraían droga que luego vendían, con reparto de ganancias. La riña entre ellos por ese reparto originó su descubrimiento. No obstante, su interés común por salvarse los unió de nuevo, convirtiéndose en «arrepentidos clónicos» del juez Garzón, que asumió las readaptadas declaraciones de estos corruptos, y les garantizaron beneficios penales a cambio de las acusaciones que debían hacer sobre los mandos y compañeros que les descubrieron, según guión prefabricado por los colaboradores del Juez, designados expresamente por Roldán. Estos guardias corruptos y el confidente fueron mínimamente condenados, y casi no pisaron la prisión. Los que los descubrieron fueron expulsados de la Guardia Civil, con prisión de 8 años y 100 millones de multa. 
Me entero ahora de que el citado juez todavía se permite el lujo de difamar públicamente a uno de los miembros de la UCIFA, el Comandante Pindado, en quien el juez parece focalizar su odio a la Guardia Civil. En Internet se trascriben las páginas 320 y 321 del libro primogénito del juez Garzón –«El hombre que veía amanecer»–, diciendo que tales páginas son la impresión «que una persona de su talante y categoría (Garzón) ha sacado de un «Sr. Comandante de la Benemérita, mientras le está tomando declaración». En esencia, el juez afirma que el Comandante Pindado insultó gravísimamente a todos los guardias civiles para salvarse de sus responsabilidades, y que, en el colmo de su bajeza moral para exculparse, afirmó que «un guardiacivil, un número, es... escoria». Ante tales insultos degradantes para los guardias civiles, Garzón escribe que «le agredieron las entrañas las palabras de tal personaje... sin alma de oficial» y que ordenó a la mecanógrafa que las reflejase especialmente («Marta, ponga eso entre comillas y en negritas»). En fin, el Juez da tal lujo de detalles sobre lo que le declaró Pindado que, si fuera cierto, habría que concluir que San Garzón destruyó al demonio encarnado en dicho Comandante. 
Sin embargo, el Juez Garzón miente como un bellaco porque nada de esto que publica en su libro es verdad, ni figura en las declaraciones del sumario. 
¡Jamás el Comandante Pindado dijo lo que el Juez Garzón afirma en su libro!, y escrito está en el sumario lo que realmente ocurrió. Es alucinante seguir leyendo cómo tergiversa Garzón el caso UCIFA en su conjunto y cómo insulta al Comandante citado y a la Guardia Civil, acusando a su Dirección incluso del delito de prevaricación, al decir que concedió a Pindado un retiro vitalicio del 200 por cien para «vivir del cuento por sus servicios prestados a la Patria ». Incluso remata el Juez con un brindis libertario, muy propio de su ridícula candidatura al Nobel de la Paz: «Con este tipo de democracia para qué coño queremos libertades, si Franco no ha muerto joder, es que no nos damos cuenta; en la Guardia Civil hay más dictadores que en toda América Central y del Sur». 
Nada más lejos de la realidad. He rescatado las declaraciones del Comandante ante el Juez Garzón, y nada hay de insultos, ni de escorias, ni de negritas, ni de todas las gilipolleces que, increíblemente, refleja en su libro como ocurridas. Y, por supuesto, es falso lo del 200 por cien de pensión arbitraria. Y era lógica mi ignorancia hasta ahora dado que jamás he comprado un libro a este personaje, por haber conocido, en directo, su vampirismo del trabajo real de los policías y guardias civiles en aras de un arribismo enfermizo, como me decía la extraordinaria Fiscal Carmen Tagle, tan despreciada en vida por algún compañero y tan llorada por los mismos –especialmente Garzón– delante de los fotógrafos. 
Por ello me pregunto, ¿cómo puede un Juez mentir y difamar con tanto descaro, o tan enorme malicia, sobre algo que consta por escrito de forma radicalmente distinta? ¿A qué se atreverá este Juez cuando se dilucide algo solamente testimonial y no se pueda acreditar? ¿Será en estos casos igual de difamador y malvado, o es que se vuelve loco y se descontrola en hechos concretos? 
Puestos a recordar lo que falsifica el Juez, resumo las circunstancias reales de la declaración de Pindado del 17-12-1992. El Comandante tenía órdenes de auto inculparse del pago con droga a confidentes; con ello el caso UCIFA se hubiera cerrado cómodamente para Garzón y para Roldán, que era el que patrocinaba el caso previo pacto con el Juez. Para amedrentar al Comandante le incomunicaron, le privaron de su abogado y le amenazaron con echar a su familia de su vivienda oficial de inmediato. En esa situación, en la que los colaboradores del juez llevaban 6 días ablandándolo (¿torturándolo?), le sacaban de prisión en algunas ocasiones y le reunían en puntos aislados con su esposa, a la que en paralelo sacaban a solas de su domicilio asustándola con largos paseíllos en coche (algunos de noche), conminándola a convencer a su marido para que se inculpara y así sacar adelante a sus tres hijos, prometiéndole entre otras cosas comprarle un buen piso a su nombre si lo conseguía. 
Las coacciones y amenazas permanentes para obtener confesión, llamadas torturas por el art. 174 del C. Penal, no dieron su fruto el día de declarar. El Juez se encabronó tremendamente, llegando a golpear la mesa cuando el Comandante exige, antes de firmar y sin auto inculparse, que tachen una línea que ha quedado en blanco para que no la pudieran rellenar con algo no dicho (lo que demuestra que el Comandante sabía bien quién era Garzón) y así consta en el sumario. El Juez, lleno de ira, ordena entonces ponerle unos grilletes y sacarlo esposado por la puerta principal de la Audiencia Nacional, previa cita de fotógrafos y cámaras de TV. En fin, luego siguieron nada menos que casi cuatro meses de prisión en aislamiento total, eliminación por recusación del incómodo (por su independencia) Presidente del Tribunal que le debía juzgar y, finalmente, la condena prevista por el instructor. Le hicieron todo «un completo». En definitiva, ¿qué decir de todo un Juez, al que se atribuye, per se, verdad y certeza en lo que conoce y afirma, cuando resulta que miente e injuria descarada y públicamente? ¿Y qué pensar de tal Juez si, al difamar y dañar conscientemente a una persona por hechos ocurridos en su labor jurisdiccional, lo hace por ganar dinero y fama? 
La conclusión no puede ser otra que la de que se trata de un auténtico sinvergüenza, que intenta y consigue sacar una cuantiosa suma de dinero publicando sus casos profesionales, con el enorme descaro de injuriar y mentir, a pesar de saber que se puede comprobar tal falsedad. La Real Academia es concluyente sobre lo que es un SINVERGÜENZA: el que comete actos ilegales en provecho propio, o que incurre en inmoralidades. Y éste es el caso, en ambas acepciones, del Juez Baltasar Garzón, nuevo rico gracias a sus publicaciones infames, al menos en lo que yo he podido comprobar. Si Josep RAMONEDA afirmaba («El País», 18-2-2001) que lo dicho en ese libro de GARZÓN sería «parcial o imprudente», yo añado que es delictivo e inmoral, porque delito es injuriar públicamente e inmoral es hacerlo para lucrarse. 
Pero si lo anterior son «sinvergarzonadas», no podemos obviar, ya puestos, lo que ocurre con el segundo libro que acaba de publicar –«Un mundo sin miedo»–. En éste, aparte de ser un bodrio filosofal sobre las supuestas virtudes del Juez vistas por sí mismo y un cortar-pegar de informes policiales fagocitados, tiene algo gravísimo: revela informaciones que sólo ha podido conocer por razón de su cargo y que no deben ser divulgadas, por generar grave daño para la causa pública y para terceros. Me refiero a lo que narra el Juez sobre la detención de la cúpula de ETA en Bidart (Francia), proporcionando datos clave para la identificación del confidente que propició tal éxito policial. Cuestión delicadísima que en absoluto figura en el atestado policial y que sólo ha podido conocer reservadamente por razón de su cargo. Si es cierto lo que afirma el Juez, acaba de condenar a muerte a una familia; y si se lo ha inventado, la misma familia puede ir pensando en el exilio, al tiempo que echa por tierra una estrategia de infiltración policial de graves consecuencias. 
En esencia, como dice el Tribunal Supremo, al aplicar el art. 417 del C. penal en una condena a un funcionario por revelación de información conocida por su cargo: «Nada más desmoralizador que el custodio de la legalidad -en el concreto aspecto del sigilo profesional- se convierta en el infractor de la norma" (STS, 2ª, de 19-6-2003). 


El juez Baltasar Garzón ha querido, previo millonario cobro, airear su vida privada desde su tierna infancia, mezclándola con relatos profesionales falsos o reservados sobre lo sucedido con personas detenidas. Pero esa mezcla prefabricada de salsa rosa con autos de prisión, de obsesivo pavoneo con gente VIP –tras captar al gran profesional Luis del Olmo para abrirle las puertas de los famosos– y de enormes titulares cual supermán en sumarios escogidos, no tiene maldita gracia. Cuando se comprueban las mentiras, difamaciones y daños que es capaz de producir, por ganar dinero como sea, no se comprende que siga siendo Juez. En definitiva, hay que concederle al Juez Garzón, de inmediato, su ansiado Premio Nobel. Pero no el de la Paz, sino el Nobel al Juez Sinvergüenza. Y para certificar su enorme merecimiento al premio, el Candidato Garzón puede contar conmigo. Le guardaré una copia de los documentos comentados y de algún otro más, ahora que voy a ser su más fiel testigo protegido.

Serafín-Rafael GÓMEZ RODRÍGUEZ
Teniente Coronel de la Guardia Civil
Doctor en Derecho por la Universidad Complutense
http://www.eficaciapolicial.es/quienes_somos.htm

José V. Ruiz de Eguílaz y Mondría
XXX Promoción

11 comentarios:

Javier de la Uz dijo...

En estos momentos, sólo me sale una expresión: "..........". Que no reproduciré por respeto a los Poetas, no al "........." EX JUEZ.

Al Comandante Pindado, lo conozco muy bien desde que era Caballero Cadete en la AGM. Es de la misma Promoción que mi hermano y supe de su desgracia por él. Puedo asegurar que tanto como persona como Oficial de la Benemérita es integro, pero se cruzó en el camino con un “CHORIZO DE DIRECTOR” y un SINVEGUENZA y DESPRECIABLE Juez.

Seguramente no les interese saber esto y otras cosas del Juez, a los de la “zeja” y “perroflautas” que se manifiestan apoyándole.

Chevi Sr. dijo...

Que le pasó al Tcol Javi?

Javier de la Uz dijo...

El Tte. Coronel Serafín Gómez Rodríguez, por su destino en el Servicio de Información de la Guardia Civil en aquella época, estaba naturalmente al tanto del Sumario que se instruyó a su cuñado Comandante Pindado, y sabía que lo escrito por el ex juez en su libro era mentira y no correspondía en absoluto con dicho Sumario.

Por eso el “………” (otra vez me sale la misma expresión), no pudo meterle mano y se tuvo que ir con el rabo entre las patas, como vulgar perro callejero.

Chevi Sr. dijo...

Bueno, lo de SINVERGUENZA que explica el Tcol, lo entendemos hasta los de Caballería.
Javi, un silencio entre comillas dice más que mil palabras.

José Antonio dijo...

Anoche leí esta entrada, y con toda la indignación que puede producir un atropello así (el cual ya era presentido por mí, en función de lo que ya advertían en 1975 voces dignas de respeto y crédito, e iban confirmando, luego, hechos palpables) y con toda urgencia elaboré un comentario a mi gusto. Empleé en ello casi una hora, y luego me lo releí, y luego lo borré.

Me parecía que aquel comentario mío no alcanzaba a enjuiciar y calificar en sus justos términos las conductas de los criminales personajes actuantes o cómplices o encubridores contra el Comandante Pindado y otros, no citados, agentes de la Guardia Civil e incluso una familia colaboradora en la lucha policial contra el terrorismo. Así es que lo borré, me puse a hacer gimnasia para tranquilizarme y poder dormir; y no me fumé un puro, porque no tenía nada que celebrar y además cuando yo tenía veintinueve años dejé de fumar.

Durante esta noche, ha estado trabajando mi satélite espía de bolsillo, y ahora al levantarme he recogido algunos de sus datos: El poder del Estado en España continúa sometido al criminal sistema de la partitocracia antinacional; todas las instituciones nacionales han sido corrompidas y neutralizadas, así ocurrió que la Guardia Civil vio desmantelados sus órganos de defensa antiterrorista y de defensa antidrogadicción y de defensa antidelincuencia de cualquier tipo (especialmente los de defensa contra la tiránica delincuencia política). Conocidos son los casos de los heroicos agentes encarcelados, expulsados del Cuerpo, arruinados ellos y sus familiares, etc.

Aún más: La media de suicidios entre la población española supera ya los nueve diarios; la de asesinatos, creo que ya ni la hacen o no la publican; la de rupturas matrimoniales, les da tanta vergüenza que tienen que falsearla a la baja; la de abortos premeditados, es espantosa, pero aún la falsean al alza para empujar a las indecisas; la de indigencia a causa del paro, esa se ve aunque no la publiquen o la falseen; la de carencia de proyectos de vida digna entre los jóvenes, esa es vox pópuli: no existen tales proyectos; la de multimillonarios a costa de los bienes nacionales y particulares, esa no la hacen o es secreta, pero los “millo” muestran a todas horas sus riquezas (y su desvergüenza) en la tele y las revistas, etc.

Y ahora, me pregunto: ¿Tiene sentido el que yo me dedique de lleno a difundir la Auténtica Teología, que desde hace un par de siglos se viene diciendo que es lo único que podrá salvar la Humanidad de una catástrofe apocalíptica?

José Antonio Chamorro Manzano
XVI Promoción A G M

Gonzalo Rodríguez-Colubi Balmaseda dijo...

No debemos de descansar ante las numerosas, y desde siempre, tropelías cometidas por el ex-juez. Los blogs, las encuestas, las firmas valen de mucho.
Este sujeto hasta ahora ha pagado una pequeña parte de sus sinvergonzonadas.

G. uillermo dijo...

Al maestro José Antonio:

Estimado maestro, te preguntas,
¿Tiene sentido el que yo me dedique de lleno a difundir la Auténtica Teología, que desde hace un par de siglos se viene diciendo que es lo único que podrá salvar la Humanidad de una catástrofe apocalíptica?.

Hace unos meses, el 29.9.2011, en un comentario a una entrada mía "¡Vaya lío, que dicen que tiene el tío!, decías:

"Muchas veces pienso en qué es lo que incita al alma humana a acometer empresas imposibles a primera vista. Mira que lo de aquel náufrago que, al verse solo en una remota islita y carecer hasta de bolsillos en los que resguardar sus manos, al encontrarse una humilde botella tirada en la arena se le ocurrió una idea imposible a primera vista, y como pudo escribió un S.O.S., lo metió en ella y se la encomendó a las olas. No sé si en realidad recibiría la ayuda que pedía; pero estoy seguro de que aquella esperanza sería desde entonces su principal estímulo para con toda entereza procurar sobrevivir.
Con tantos S.O.S.,s como lanzamos los poetas desde Cajón de Sastre ¿por qué no habrá de llegar alguno de ellos a buenas manos? Al menos, ahí está nuestra esperanza…"

Pues si esa dedicación tiene sentido para ti...adelante ¡con todas tus fuerzas!

Recibe un abrazo.

José Antonio dijo...

G.uillermo, mi querido colega: Me has proporcionado una doble alegría. La primera, por ese apoyo que para mí significa tu comprensión y estímulo para con mi postura de proseguir con aquello que yo considere necesario y acertado sin hacer daño a nadie. De momento, creo que algunas de mis tentativas han llegado a buen puerto; milagrosamente, pero han llegado. Aunque reconozco que esta es una tarea inacabable en el espacio y en el tiempo, pero tiene el aliciente de que alguna vez y cuando menos lo esperas se abre una puerta a la que no has llamado. En todo caso, ya se sabe “cada loco con su tema”. Y malo cuando no se está loco, por algo ideal.

La segunda alegría, pues ese reencuentro con aquel náufrago de la botella encomendada a las olas. ¿Quién no se ha encontrado en su vida con algún necesitado que haya puesto su esperanza en alguna otra cosa tan difícil como la de que surta efecto esa petición embotellada, con tal de no tirar la toalla? Lo malo es pretender acertar “la primitiva” a base de gastarse el dinero. Yo hago una cada seis meses, y la víspera del sorteo estoy con igual ilusión que creo lo estaría el náufrago en el momento de lanzar su botella a las olas.

Un fuerte abrazo de poetas de Cajón de Sastre.

Cristina Fdez. de Valderrama Alonso dijo...

Entrevista de Jesús Quintero en su programa “El loco soy yo”, al ex juez Baltasar Garzón:

http://www.canalsuralacarta.es/television/video/entrevistas-a-pedro-reyes--baltasar-garzon-y-antonio-escohotado/14225/156

En el siguiente enlace, Encarna Navarro publica la transcripción de dicha entrevista:

http://www.xing.com/net/ne_elclubdelaescritura/entrevistas-homenajes-y-debates-159037/entrevista-de-jesus-quintero-a-baltasar-garzon-26132905/


En ella, llama poderosamente la atención, la respuesta del ex juez a la pregunta que le formula El loco de la colina:

JESUS: ¿Cuál es el peor delito que puede cometer un juez?

GARZON: Sin lugar a dudas la prevaricación. La prevaricación en los jueces, es decir, dictar una resolución injusta, es la negación en sí misma de la justicia. El juez tiene un poder que le dan las leyes y la constitución. El no ejercer ese poder con la moderación, la mesura, la responsabilidad que comporta y utilizarlo en contra de alguien o en aprovechamiento propio es absolutamente injustificable.

G. uillermo dijo...

Antonio Eximeno en El Espíritu de Maquiavelo (1794):

"De todas las injusticias ninguna mayor que la de aquellos que cuando más engañan, con mayor arte procuran parecer hombres de bien".
(Cicer. De offic. lib. I)

G. uillermo dijo...

Por otro lado, leído en Internet:

«Yo soy cristiano no practicante»
Es una frase tonta y sin sentido, creada probablemente por algún personaje «preclaro» de nuestra Iglesia, para justificar alguna situación injustificable. Ningún cristiano medianamente lúcido puede pronunciarla, aplicándosela a sí mismo. Evangélicamente está haciendo el ridículo.

Se puede decir «soy un cristiano inconsecuente con mi fe», «soy un cristiano abandonado y con necesidad de convertirme», «soy un cristiano que no he llegado a comprender el sentido de la Eucaristía», «soy un cristiano en búsqueda»...
Pero, decir «soy un cristiano no practicante», con convicción y autosuficiencia, es de una estupidez mayúscula, e implica arrancar una de las páginas más importantes del evangelio.

Aceptar tal afirmación como válida es reducir el cristianismo a una forma de entender el mundo que afecta sólo a nuestra cabeza, pero en nada a nuestra vida. Es afirmar que se puede ser seguidor de Jesús -eso es ser cristiano-, «sin practicar».