ESE EJÉRCITO QUE VES.
Y así, de modestia llenos,
a los más viejos verás,
tratando de ser lo más,
y de parecer lo menos.
Poetas Muertos
INICIO

12/2/12

Ministro del Interior


MINISTRO DEL INTERIOR
Se le entiende todo.



José V. Ruiz de Egíuílaz y Mondría
XXX Promoción

2 comentarios:

G. uillermo dijo...

¡Impecable!.. casi por lo insólito, que un ministro diga en el Parlamento, lo que muchísimos pensamos y decimos en la calle.

Dos cuestiones:

Una, que Rajoy le diga a Fernández..Jorge no seas tan clarito, que lo nuestro es la tibieza.

Dos, daría lo que fuese por saber que pasaba por la cabeza del "señor" Urbina, escuchando al ministro, ¡menudo careto!.

Javier de la Uz dijo...

Seguramente que Jorge Fernández Díaz, va a ser uno de los mejores Ministros de Interior de toda la Democracia.

El 15 de abril de 2009 reproduce el Semanario Alba una entrevista publicada en dicho Semanario y realizada por Gonzalo Altozano a Jorge Fernández Díaz, diputado entonces en el Congreso español, en la que contaba cómo vivió su conversión.

EXTRACTO DE LA ENTREVISTA:
En su despacho del Congreso de los Diputados hay un enorme retrato de Tomás Moro, santo al que Juan Pablo II pedía que se encomendaran los políticos para obtener fortaleza, paciencia, perseverancia y buen humor. De esto último anda sobrado Fernández Díaz, a pesar de su seriedad (habrá quien diga, maliciosamente, que humor y sonrisa no son sinónimos, que ahí está Zapatero, al que pocos le han encontrado la gracia, el chiste).

-¿Es fácil tener presente a Dios en el Congreso de los Diputados?
-Aunque parezca que le hayamos cerrado la puerta, aunque a veces no lo queramos ver o escuchar, tengo la íntima convicción de que Dios está muy presente en el Congreso. Las Cortes son el órgano legislativo del Estado y Dios, el gran legislador del universo.

-¿Cómo vive la política?
-Como un magnífico campo para el apostolado, la santificación y el servicio a los demás, como mi vocación personal y específica, el lugar donde Dios quiere que esté. Para un católico, dedicarse a la política, aquí y ahora, es un reto apasionante.

-Antes hablaba de providencialismo. ¿No cree en el azar?
-En la vida las cosas no suceden porque sí o gracias a los amigos o por lo listo que uno sea; todo esto son causas segundas, mediaciones humanas, que, respetando la libertad de cada uno, responden a los designios de Dios. Volviendo a san Agustín y salvando de nuevo las distancias, si pienso en las cosas que me pasaron antes de mi conversión, puedo decir lo que el de Hipona en sus Confesiones: “Ah, Señor, eras Tú”.