ESE EJÉRCITO QUE VES.
Y así, de modestia llenos,
a los más viejos verás,
tratando de ser lo más,
y de parecer lo menos.
Poetas Muertos
INICIO

26/2/12

Y a usted...¿qué le han contado?







NODO


José V. Ruiz de Eguílaz y Mondría
XXX Promoción

2 comentarios:

Javier de la Uz dijo...

Tiempos pasados ¿fueron mejores?, quizá sí, quizá no; según con el cristal con que se mire.
Algunos Poetas hemos vivido al menos una parte de aquella época, y otros poco o nada. Pero seguro que los “no políticos”, podemos decir que la vivimos espléndidamente.

José Antonio dijo...

Nací en febrero de 1938. A veces he querido estar seguro de tener recuerdos relacionados con la posguerra desde antes de cumplir mis cuatro años de edad; pero como también estoy seguro de que si relatase alguno nadie me iba a tomar en serio, pues me los callo. Pero si tengo la certeza de en la primavera de 1943 haber acompañado a mi abuela materna a dar el pésame a la madre política (suegra) de un recién fusilado por sentencia de un tribunal de Justicia que había sustanciado la acusación que formularon contra él varios familiares de cinco fusilados por los rojos en 1936 (ahora le calificarían de represaliado).

El hecho se inició cuando aquel hombre se vio envuelto más o menos engañosamente en la criminilización a que fue sometida una parte numerosa del pueblo español, conforme a los planes de los poderes imperialistas foráneos que programaron, organizaron y dirigieron en buena medida el desarrollo de la guerra civil hasta que la parte nacional consiguió imponerse a los imperialistas y poner fin a la guerra. Aquel hombre había denunciado de ser fascistas a cinco personas que pronto fueron asesinadas por bandas milicianas rojas. Acabada la guerra, los familiares de las víctimas denunciaron al antes denunciante; y como los gerifaltes rojos en su huida se cuidaron de dejar pruebas sobradas de la culpabilidad criminal de los tontos útiles que había manipulado ellos para conseguir más de doscientos mil asesinatos de “fascistas”, para así hacer recaer sobre los tontos la acción de la Justicia y poder hablar ahora, tres cuartos de siglo después, de “crímenes del franquismo”; pues el denunciante denunciado fue sometido a procedimiento judicial durante cuatro años. Ni aun con su evidente lentitud consiguió el tribunal que los familiares de las víctimas cejasen en su firme demanda de justicia, y el tribunal hubo de dictar justa sentencia condenatoria. Y en 1947 acompañé a mi abuela a dar tardío pésame al padre y la madre de dos de aquellos cinco asesinados de 1936.

¡Ya me he vuelto a salir del tema! Yo lo que quería decir es que he visto el NO-DO y que tengo muchos recuerdos presenciales de lo que en él se relata. Así, que doy fe de su certeza. Certeza inconcebible ahora en que todo es falsa y tendenciosa propaganda antiespañola.

Voy a ver si consigo hacerlo con toda brevedad. Habréis visto hacia la parte del final, un “seiscientos”, de dos puertas y que se abrían a “contraviento”. Pues uno como ése se lo compró a plazos en 1966 Antonio Morán Álvarez, de la XVII Promoción, teniente del Regimiento Toledo 35, con acuartelamiento en Zamora. Toda la tenientada estábamos muertos de envidia; pero ¡oh, efímera suerte del pobre! Al tercer día de su estreno, entra nada triunfal Antonio con su bólido por la puerta principal del cuartel; le faltaba la puerta del lado derecho y mostraba un respetable bollo en la chapa posterior. Y entre las palabrotas usuales por entonces, nos dio a conocer lo ocurrido: Había recogido en la gasolinera de Morales del Vino a un abuelete autoestopista; cuando se le estaba acabando el cigarro, el abuelete, por no manchar, abrió la puerta para tirar la colilla, y el aire de la marcha arrancó la puerta que golpeó por detrás. Ahora, lo que colmaba la indignación de Antonio era que el abuelete se había empeñado en darle veinticinco pesetas para que pagase los desperfectos.

José Antonio Chamorro Manzano
XVI Promoción A G M