ESE EJÉRCITO QUE VES.
Y así, de modestia llenos,
a los más viejos verás,
tratando de ser lo más,
y de parecer lo menos.
Poetas Muertos
INICIO

1/2/12

Alfonso Ussía vs J. Bardem






Alfonso Ussía vs J. Bardem

Me divierte esta gente. Ya no saben qué hacer para llamar la atención.
Su «marketing» -perdón por la cursilería- se sustenta en la grosería calculada y la incoherencia. Hace pocos días, el Instituto Reina Sofía de Nueva York entregó sus premios. No tengo la relación de los miembros que componen su jurado, pero me temo más de una sorpresa.
Entre los premiados estaba el inevitable Javier Bardem. Todos los presentes, empezando por la Reina, protocolariamente vestidos. Pero como Javier Bardem es comunista y republicano, se presentó sin corbata para parecer más de izquierdas. La Reina le entregó su medalla y Javier Bardem se la agradeció recordando a la Reina su condición de republicano, detalle que a la Reina y al resto de los presentes les importa un bledo. El día que le concedan el Premio Quesos de Castilla, lo dirá cuando reciba el queso: «Muchas gracias, pero soy republicano». Años atrás, encabezó el movimiento de la Ceja con su oposición a la guerra de Irak y llamó asesino a Aznar. Poco después, el Gobierno socialista de Zapatero mandó a nuestros soldados a luchar en la guerra de Afganistán. Pero Bardem se calló, seguramente por su condición de republicano. También, desde su condición de anticapitalista y antinorteamericano, montó un «lobby» para acceder a la posibilidad de ser premiado con un «Oscar». Es un buen actor y ganó el «Oscar». Y a pesar de que se lo daban en los Estados Unidos lo aceptó encantado, olvidando su condición de antinorteamericano, anticapitalista y republicano, que allí en Estados Unidos significa ser muy de derechas.
También es un decidido defensor de la causa palestina, y los judíos le caen muy mal, pero lo que son las cosas, ingresó a su mujer, Penélope Cruz, en unos de los hospitales más caros del mundo para que ésta diera a luz al hijo de ambos. En un hospital de Los Ángeles fundado y administrado por la comunidad judía. Lo normal y lógico en un antinorteamericano, anticapitalista y antisemita.
El feliz matrimonio viene poco por España, porque aquí el cine no tiene dinero, y el anticapitalista busca dólares en otros mercados. Pero como las raíces tiran, el joven matrimonio anticapitalista, antinorteamericano, antisemita y republicano ha elegido para vivir la urbanización «La Finca», la más exclusiva de los entornos de Madrid, y hace muy bien, porque un comunista anticapitalista tiene todo el derecho a vivir entre multimillonarios si puede mantener ese nivel de vida. Y cuando le pregunte un inocente militante comunista el motivo de tanto lujo, el coherente le responderá: «Ya ves, vivo ahí, pero soy republicano».

Sentirse comunista, antinorteamericano y republicano, no garantiza la coherencia. Por respeto a la Reina, pero más aún, por respeto a su condición de republicano, no se acepta el premio del Instituto Reina Sofía, y si se acepta, se acude vestido de premiado, no de grosero marginal. Por respeto a su condición de antiamericano y anticapitalista, no se acepta el «Oscar». Por respeto a sus simpatías palestinas y desafectos hacia Israel, no se tienen los hijos en un hospital judío carísimo. Y por respeto a su condición de comunista, no se hace uno una casa en la urbanización más selectiva de Madrid. Y todavía hay gente que admira su militancia en la izquierda. Gente muy divertida, por otra parte.
Alfonso Ussía

Cristina Fernández de Valderrama Alonso

7 comentarios:

G. uillermo dijo...

Cristina, ¡que cara te vendes!, inmensa alegría tu aparición por el blog, señal de tu recuperación, deseo.

Felicita a Chevi de mi parte, porque Cajón de Sastre ha alcanzado las 50.000 visitas.

Saludos.

José Antonio dijo...

Cristina: Ante todo, decirte que celebro tu presencia con esta entrada; pues de no ser por ella me habría perdido ese sainete. Y no están los tiempos para perderse algo que nos abstraiga de los asuntos de Estado, a veces tan serios, tan serios, que nos alejan de lo cotidiano y cuando sales por la mañana no tienes tema de conversación con los vecinos. Mañana, haré uso de esa cuestión planteada; así, aparte de hablar distendidamente tantearé los sentires de algunos de mis vecinos que no sé por dónde campan en la actualidad.

Es que como todo va de peor en peor, ya el personal no sabe hacer sainetes como en aquellos años de nuestras entretelas. Yo creo que la Reina debiera haberle dado una torta, al garrulo, y éste debiera haber dicho –Majestad, manos blancas no ofenden. Por eso, la medalla y la pasta me las llevo.

Entonces, se hubiesen presentado varias miembras de las de la igualdad de género; y unas (las de género masculino) hubiesen gritado –¡No hay derecho a esta discriminación! Ahora tiene que venir el Rey y darle otra torta al garrulo, para demostrar que en este país hay igualdad de oportunidades entre los géneros (que algunos fachas dicen sexos).

Y las miembras de género femenino hubiesen gritado –¡No te aguantes, garrulo, dale tú una torta a la Reina, para demostrar que en este país hay igualdad de oportunidades entre los géneros (que algunos fachas dicen sexos).

Entonces, las miembras se lían a tortas entre sí; la Reina dice –¡Qué tropa…! Y se baja el telón. Como EE UU es el paraíso de las masas, todo Nueva York aplaude entusiasmado la representación.

Y, encima, al garrulo le dan otro oscar (y a mí el Nobel de literatura).

Perdona, por la broma. Y que me alegro por tu recuperación de buena forma.

Chevi Sr. dijo...

Mi Coronel, muy bueno; me has hecho reir, gracias.

José Antonio dijo...

Chevi, Mi Coronel y Gran Jefe: El reír limpio, significa tener la conciencia limpia. Si tú has reído limpiamente ante esa imaginaria situación de inocentes despropósitos, quiere ello decir que tu conciencia siente la íntima satisfacción por el deber cumplido y que se siente limpia de maleza culpable cultivada por sentimientos innobles. Eso ya lo sabíamos de ti quienes compartimos el día a día contigo; pero de esa manera tú lo confirmas una vez más.

Y en Cajón de Sastre nos gustaría ver reír limpiamente a todo el mundo, en especial a quienes desempeñan cargos públicos o de autoridad; y si vemos a alguien que no puede reír así, trataremos de ayudarle, aunque sea diciéndole lo que sea menester, aunque sea saludándole con un vulgar improperio artesanalmente creado por el noble y tan expresivo pueblo español, pero siempre sin ánimo de insultar y por su propio bien. He dicho…

G. uillermo dijo...

Fina y elegante muestra de apoyo del maestro José Antonio.

José Antonio dijo...

G.uillermo, mi estimado colega poeta: Como tú también puedes reír limpiamente, tu apoyo a Gran Jefe Chevi tiene doble valor. Muchas gracias, por el apoyo que también haces a mi modesta persona.

Cristina Fdez. de Valderrama Alonso dijo...

Muchas gracias José Antonio y Guillermo. Efectivamente estoy mucho mejor, y ya únicamente me queda, la incomodidad de no poder apoyar el pié hasta el 15 de marzo aproximadamente. Esto está "chupao".